EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Vie 02/12/2022

13:28
El Mercurio - Campo

Consideraciones para mecanizar un huerto frutal

Un huerto bien diseñado, con árboles de copa angosta, y un suelo lo más parejo posible, con entre hileras libres de escombros, entre otras cosas, son aspectos fundamentales para que las máquinas puedan moverse y realizar sus trabajos sin problemas.

Miércoles, 19 de octubre de 2022 a las 8:30
- La decisión de mecanizar un huerto debe tomarse, idealmente, antes de plantar. En la imagen una cosecha de ciruelas.
Crédito: El Mercurio
La cuestión económica
Los expertos señalan que la decisión de mecanizar las labores de un huerto debe estar basada en datos objetivos que demuestren que ese esfuerzo significará una ganancia para el proyecto.

"Mecanizar un huerto por mecanizarlo no tiene sentido. Esto tiene que ser un medio, no un fin en sí mismo. Anteponer la mecanización a un factor productivo puede tener muchos bemoles en el camino y perjudicar la productividad del huerto", indica Jean Paul Joublan.

A partir de aquello, José Mery advierte que para apostar por la mecanización es fundamental contar con una superficie mínima, con el fin de justificar la inversión, que en algunos casos puede ser bastante alta.

"Los tractores que permiten hacer camellones o subsolados, equipados con tecnologías de punta como GPS o relativamente autónomos, cuestan entre 100 y 150 mil dólares. Por lo mismo, no se justifica que un productor que tiene 30 o 40 hectáreas plantadas compre", señala.

En ese caso, dice, lo mejor es apostar, tal como lo hace la gran mayoría de los productores, por los prestadores de servicio.

José Mery dice que la máquina que sí o sí debería comprar un productor frutícola es un tractor frutero, compacto, para realizar otras labores, como las aplicaciones de plaguicidas.

“Estos tractores son tremendamente serviciales en la medida que cuenten con accesorios como enganche frontal y enganche trasero hidráulico. Permiten hacer labores combinadas y alcanzar mucha más eficiencia, ya sea poniendo una trituradora adelante y un equipo pulverizador atrás. O una barredora adelante y una trituradora atrás", explica.

Jean Paul Joublan, por su parte, destaca la importancia de saber en qué momento del desarrollo del proyecto se quiere incorporar la mecanización al huerto, de modo que el productor tenga certeza de cuánto dinero necesitará y cuándo.

"En el caso de la cosecha en frutos secos, por ejemplo, quizás al principio, cuando los árboles son menos productivos, conviene apostar por una semi mecanización de la labor, y posteriormente avanzar hacia la mecanización completa", asegura.

Pulverización en huertos densos
A menudo, muchos productores se quejan que al pulverizar huertos densos el nivel de cobertura está lejos de ser el óptimo.

Según José Mery, uno de los factores que afecta el desempeño de esta labor es el tractor que se usa.

“Si se pretende manejar con éxito un equipo pulverizador en un huerto denso, se deben utilizar tractores con alta potencia. Usar tractores de 70 a 80 hp es un error. Hay que tener máquinas con potencia de 90-100 hp mínimo, los cuales son escasos en el mercado chileno, pero sí están disponibles", asegura.

El experto explica que usar un tractor de alta potencia permite que el ventilador del equipo pulverizador funcione, produciendo la cantidad de viento precisa para penetrar en el huerto.

"Al contrario, si no tienes potencia, lo más probable es que no logres el objetivo de que los productos penetren el huerto", agrega.

Luis Muñoz G.

La necesidad de mejorar la rentabilidad del negocio y la cada vez menor disponibilidad de trabajadores dispuestos a laborar en el campo, sobre todo en las últimas temporadas, están llevando a que muchos productores de frutas vean con interés la posibilidad de incorporar a sus huertos nuevas tecnologías que les permitan avanzar en la mecanización y automatización de las labores.

“Sin embargo, si no se prepara de manera adecuada el huerto o no se toman determinadas consideraciones que les permitan a las máquinas moverse con comodidad en el predio y cumplir su labor, esto no tendrá un mayor impacto en la gestión. Porque no mecanizamos por mecanizar, sino que para tener un impacto positivo en la rentabilidad del proyecto”, asegura Jean Paul Joublan, asesor experto en frutales.

Esto, en la práctica, implica contar con huertos que permitan el transitar y la eficiente operación de las máquinas sin afectar su productividad, para lo cual se requiere diseñar un adecuado sistema de conducción y tener suelos parejos y en buen estado, entre otras cosas.

A pesar de que los expertos indican que técnicamente es posible adaptar un huerto frutal antiguo para la mecanización, lograr ese objetivo, sobre todo en determinados cultivos como el manzano, es tremendamente difícil.

Así, por ejemplo, Eduardo Rauld, asesor experto en manzanos, comenta que la mayoría de las experiencias relacionadas con este tema en las que ha participado ha resultado “un desastre”. “El proceso, a menudo, deriva en que los huertos resultan con graves problemas de productividad, que son súper difíciles de resolver”, afirma.

Si bien no todas las especies frutales son iguales, los expertos concuerdan en que la mejor forma de mecanizar o agregarle tecnología a un huerto frutal es considerando las distintas variantes desde el diseño del proyecto.

“Lo mejor es que los productores siempre piensen antes en lo que querrán incorporarles a los huertos. Por ejemplo, si en el futuro quieren integrar un robot de cosecha o máquinas para poda y otras labores, hay que pensar en aspectos como el marco de plantación, ajustar el diseño y sistema de plantación que sea compatible con esto. Y esto en la práctica significa en el caso de algunas especies evitar las copas y propiciar los sistemas de espalderas”, indica Stanley Best, investigador del INIA Quilamapu y especialista en agricultura de precisión.

Desde el comienzo

En ese sentido, uno de los aspectos que se deben considerar a la hora de diseñar un huerto que se adapte bien a la mecanización es la especie con la que se va a trabajar, debido a que cada una de ellas tiene distintas características y necesidades.

“Los frutos de nuez, por ejemplo, tienen la ventaja de que sus labores pueden ser casi completamente mecanizadas, desde la plantación, pasando por el fertirriego, aplicaciones, hasta la cosecha, incluyendo la logística. Esto, en la práctica, significa desprenderse de una gran cantidad de mano de obra”, señala Jean Paul Joublan.

Otras especies, en cambio, como los cerezos, otros carozos y las pomáceas, tienen un límite para la mecanización. De hecho, en la actualidad cuando se piensa en fruta para el mercado en fresco se descarta de plano el uso de cosecha mecanizada, debido a que la fruta es muy susceptible a golpes y machucones.

“En el caso de las pomáceas, como manzanas y peras, en los últimos años se ha avanzado en la incorporación de plataformas autopropulsadas o tiradas por tractor que facilitan varias labores, entre ellas la cosecha, raleo manual o hasta podas. Es una semimecanización”, sostiene José Mery, gerente de Simaq, empresa de asesoría y capacitación.

Los expertos comentan que, además de la especie con la que se va a trabajar, es importante que los productores se preocupen de diseñar un huerto con un sistema de conducción que permita tener árboles de copa angosta, y descarten de plano aquellos que propicien los árboles de copa ancha y entre hileras muy distantes. Esto, a su vez, estará ligado con las características (especialmente el vigor) del material genético (portainjerto y variedad) que se incorporen en el huerto.

“Hoy, casi todos los huertos ‘modernos’ están desarrollados para ser mecanizados o disminuir el uso de mano de obra. Para ello se trata de tener árboles de más baja altura, donde el trabajador pueda desarrollar distintas labores, como la cosecha o las podas, con mayor facilidad”, indica Jean Paul Joublan.

Suelos en buen estado

Tan importante como tener un adecuado diseño de huerto es que este cuente con un suelo parejo y en buenas condiciones, de modo que las máquinas que puedan transitar no tengan inconvenientes al moverse.

“Para partir hay que considerar que la entre hilera, que es por donde transitará la máquina o plataforma, se debe encontrar limpia y apta para el tránsito”, dice José Mery.

Según el especialista, esto es especialmente importante en los huertos de frutos secos, donde labores como la cosecha pueden ser totalmente mecanizadas.

“Los suelos tienen que estar bien nivelados, parejos, sin piedras. También deben estar compactados subsuperficialmente para poder recoger los frutos, dependiendo del tipo de cosechadora que se tenga”, explica.

Jean Paul Joublan reconoce que “tener un suelo parejo y en buen estado, facilita las tareas”, aunque advierte que, si este no está perfecto, se pueden buscar otras alternativas.

“Hay opciones intermedias que a pesar de que el suelo no esté perfecto pueden realizar un buen trabajo, como por ejemplo las máquinas side by side, que remecen el árbol, generando que la fruta caiga en la máquina y esta a su vez se vaya a un bin”, señala.

Los expertos también hacen un llamado a tener cuidado si se pretende mecanizar lugares del huerto con laderas, especialmente si se quiere usar máquinas pulverizadoras, debido a que se hará muy difícil.

“Los productores creen que porque pueden llevar el agua a las alturas, a través de las mangueras, todo lo demás, como el manejo del huerto, no importa o es secundario. Y eso es fatal, pues genera una serie de problemas posteriores”, asegura José Mery.

El gerente de Simaq comenta que le ha tocado ver huertos establecidos en laderas, donde las labores, especialmente las aplicaciones fitosanitarias, se hacen casi imposibles.

“Muchos productores creen que al usar equipos integrales, que no son de arrastre, pueden trabajar sin problemas en condiciones de pendiente. Sin embargo, eso no es así. El equipo con suelo húmedo, en épocas de lluvias, no anda bien. Por ende, no pueden aplicar o cosechar. Al final tienen que hacer todo a mano. Y hasta eso se dificulta. De hecho, en algunos casos hay que amarrar a los trabajadores para que no se caigan”, afirma.

Por lo mismo, recomienda que este aspecto sea tomado en cuenta a la hora de diseñar el proyecto, sobre todo si se quiere mecanizar algunas labores. En ese sentido, advierte que la decisión de mecanizar o no esa parte del huerto debería pasar por la pendiente de la ladera.

“En el caso de la maquinaria para realizar aplicaciones, tenemos que las que usan neumáticos de goma pueden llegar a una pendiente de 12%, dependiendo del tipo de suelo. Las de oruga, en tanto, pueden llegar a un 15% de pendiente, pero no más de eso”, explica José Mery.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores