EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mar 28/06/2022

10:41
El Mercurio - Campo

Investigaciones buscan mejorar la calidad y alargar la vida de las cerezas

Diversos productos o tratamientos de precosecha y poscosecha, basados en la aplicación de productos como compost, activadores de suelo y protectores solares y la utilización de herramientas como la atmósfera modificada y luz UV-C, muestra promisorios resultados.

Jueves, 05 de mayo de 2022 a las 8:30
- Muchas de las investigaciones de nuevos tratamientos se están realizando a nivel de planta, en el huerto.
Crédito: Víctor Escalona
Luis Muñoz G.

El acelerado crecimiento del negocio de las cerezas en los últimos años ha configurado una nueva realidad para la industria local, donde el principal desafío es llegar a destino con fruta de buena calidad, es decir, que cumpla con los atributos de calibre, firmeza y dulzor que busca el consumidor.

En la actualidad son varios los grupos de investigación y universidades a lo largo del país que están trabajando en el desarrollo y la evaluación de distintos tratamientos y tecnologías que apuntan a buscar la calidad de la fruta en distintas etapas del proceso: dentro del campo, a nivel de planta; y en poscosecha, ya sea en el packing, en el transporte o en el almacenamiento.

En El Mercurio Campo hemos seleccionado tres trabajos que se describen a continuación.

Buscando la comodidad de la planta

“Creemos que el concepto de ‘planta cómoda’ es clave para lograr los objetivos productivos que se buscan en este negocio”, asegura Raimundo Cuevas, gerente del área profesional de C. Abud & Cía.

Por lo mismo, desde hace varios años que la empresa asesora, a través del Centro de Innovación Montefrutal (CIM), viene evaluando el efecto de las aplicaciones de distintos bioestimulantes y microorganismos benéficos vía riego para potenciar la fertilidad del suelo y el desarrollo de las raíces.

Según Cuevas, uno de los tratamientos que mejores resultados ha mostrado en los huertos es la aplicación de compost y ácidos fúlvicos.

"Estas aplicaciones, que fueron estudiadas y realizadas desde la plantación del huerto hasta la entrada en producción, llevó a que el sistema radicular de las plantas estuviera mucho más desarrollado, robusto y eficiente. Todo esto se tradujo, una vez que entró en producción, en que se obtuviera más fruta (alrededor de 10%-15% más) y un mayor calibre (hasta un calibre más) que el testigo", afirma.

El experto dice que se pueden ver efectos similares en los huertos con la aplicación de hongos formadores micorrizas, los cuales generan una simbiosis con la raíz y aumentan su volumen y capacidad de captar nutrientes del suelo.

"De esta forma las plantas están menos estresadas, captan más nutrientes y, sobre todo, logran fruta con mejor firmeza", indica.

Paralelamente, comenta que recientemente se han estado probando algunos activadores de suelo, donde destaca uno que viene cargado con ciertas señales electromagnéticas que se liberan al ser aplicados.

"Estas señales electromagnéticas son vibraciones de ciertas frecuencias que estimulan microorganismos del suelo que hacen que haya mayor simbiosis e intercambio de nutrientes entre microorganismos y la planta, llevando a que en huertos con producciones altas tengamos aún mejores resultados, sobre todo en calibre", explica Raimundo Cuevas.

A pesar de los buenos resultados logrados hasta ahora, Cuevas comenta que aún queda por avanzar, por lo que la idea del Centro de Innovación Montefrutal es seguir estudiando el efecto de otras sustancias.

"Hoy hay muchos productos interesantes como estimulantes en suelo, probióticos y prebióticos que seguramente nos ayudarán a soportar situaciones de estrés generadas por el cambio climático, entre otras cosas", sostiene.

Cuidando la poscosecha del huerto

El Centro de Evaluación Rosario (CER), por su parte, ha centrado parte de sus esfuerzos en la búsqueda de alternativas que ayuden a los huertos de cerezos a sobrellevar lo mejor posible la poscosecha, una etapa marcada en los últimos años por veranos y otoños tremendamente cálidos que han generado que las plantas se vean expuestas a condiciones de estrés, complicando su entrada en dormancia y comprometiendo su potencial productivo de la temporada siguiente.

Entre las alternativas que a la fecha mejores resultados han mostrado figura la aplicación de un programa con distintas sustancias como bloqueadores solares, biosestimulantes en base a algas y productos que ayudan a bajar el estrés en las plantas, en distintos momentos del verano, dependiendo de las condiciones climáticas.

"Las aplicaciones de estas sustancias en su conjunto, que suelen comenzar inmediatamente después de la cosecha y se extienden hasta febrero, incluso marzo, le permiten a la planta mantenerse fotosintéticamente activa para acumular una mayor cantidad de reservas y así sustentar etapas posteriores una vez que salga de dormancia, como el periodo inicial de floración o incluso la primera etapa de crecimiento de fruto", asegura Catalina Atenas, investigadora del CER.

La experta explica que la buena condición de la planta en poscosecha se verá reflejado en una mayor producción de arginina -sustancia que en cerezos se acumula en las raíces-, lo que tiene directa relación con un potencial productivo más alto.

"En la actualidad estamos realizando evaluaciones entre junio y julio, con el fin de obtener un indicador. Hemos tratado de establecer rangos de contenido de arginina, lo que nos ha permitido tener buenas correlaciones con los parámetros de producción de la temporada siguiente. Sin ir más lejos, hemos detectado que al realizar estos tratamientos se logra un aumento de 15%-20% en el porcentaje de arginina", afirma Catalina Atenas.

Prolongar la vida de las cerezas

“Aunque todavía nos queda harto por investigar y validar, creo que hay muchas tecnologías que serán de gran ayuda para lograr que nuestras cerezas lleguen bien a China”, asegura Víctor Escalona, investigador del Centro de Estudios de Poscosecha (CEPOC) de la Universidad de Chile, quien participa en el proyecto “Aumento del potencial de almacenamiento y de la calidad general de cerezas”, impulsado por el Comité de Cerezas y CORFO.

El investigador, que co-lidera el área de poscosecha del proyecto, comenta que en las últimas temporadas se han evaluado diversos tratamientos como el uso de techos, mallas, elicitores, películas hidrofóbicas, concentraciones de gases tanto para atmósfera modificada como controlada, sales de calcio para la mantención de la firmeza, e incluso tratamientos térmicos y radiación UV-C, entre otros.

De ellos, reconoce que hay varios que son tremendamente novedosos para el rubro de las cerezas y cuentan con un alto potencial de desarrollo a futuro.

Según Escalona, uno de los que más destaca es la aplicación de elicitores, que son moléculas naturales de las plantas que favorecen la resistencia al estrés y distintas enfermedades, es decir, ayudan a potenciar su sistema inmunológico.

El experto comenta que en las últimas temporadas han estado experimentando con aplicaciones de sustancias como metiljasmonato, ácido salicílico y ácido oxálico, tanto en pre como en poscosecha.

Si bien las aplicaciones en precosecha se realizaron desde la etapa de endurecimiento de carozo hasta viramiento de color, en poscosecha ocurrieron en las líneas de proceso del packing, donde la solución se aplicó al agua presente en el sistema.

"En términos de resultado, podemos decir que con las aplicaciones de algunos tratamientos pudimos lograr fruta más firme”, asevera Escalona.

El experto también destaca el potencial de la atmósfera controlada, una tecnología para el transporte y almacenaje de fruta que busca mantener concentraciones de gases estables en el tiempo, generando una atmósfera ideal y evitando la aparición de hongos.

"Esta tecnología se usa aún muy poco para cerezas, pues los productores suelen enviar la fruta en contenedores marítimos en frio envasadas en atmósfera modificada. Sin embargo, creo que las atmósferas controladas podrían transformarse en una alternativa para enfrentar de mejor manera el almacenamiento de la fruta en origen y luego durante el transporte a mercados alejados como China”, explica Víctor Escalona.

Esta herramienta, dice, podría tener especial relevancia en el almacenamiento de la cereza recién cosechada, sobre todo si se consideran los altos volúmenes de fruta que se reciben en las plantas y el largo tiempo que debe pasar antes de ser procesados y exportados.

El investigador comenta que en la actualidad se están probando distintas alternativas de atmósfera controlada. Incluso señala que se han evaluado unas de 10% de oxígeno y 10%-15% de CO2 -normalmente se recomiendan las de 5% de oxígeno y 10% de CO2- que podrían resultar bastante interesantes para las cerezas.

"Creo que esta opción tiene gran futuro, porque además de mantener la fruta en buena condición, permite reducir el uso de las bolsas que son un factor importante desde el punto de vista medioambiental", señala.

Víctor Escalona también resalta el potencial de las aplicaciones de ozono y luz UV-C durante el paso de la fruta por las líneas de proceso, como alternativas inocuas contra diversos patógenos.

"El ozono, por ejemplo, en presencia de la luz se destruye y forma oxígeno, pero de paso puede bajar la carga microbiológica que pueda haber. La luz UV-C, en tanto, es un tratamiento que tradicionalmente se usa para desinfectar zonas de trabajo en laboratorio. De hecho, también la hemos usado para desinfectar hortalizas", sostiene.

El experto cree que estos tratamientos eventualmente también podrían ser aplicados en el hidrocooling o durante la línea de transporte de las cerezas y contarían con un alto potencial de desarrollo, sobre todo para el mercado de fruta orgánica.

En esa línea, también destaca el potencial que podrían tener los absorbedores de etileno, una herramienta que disminuye la presencia de esta hormona, que favorece la maduración y modifica el color, la firmeza, el sabor y los aromas de la fruta, durante el periodo de almacenamiento.

“A diferencia de otras especies, las cerezas, en general, no son grandes productoras de etileno. Sin embargo, el largo periodo de almacenamiento al que están sometidas, puede llevar a que esto varíe”, indica Escalona.

El experto comenta que en el último tiempo se han evaluado algunos papeles que contienen paladio (catalizador de etileno, es decir, lo absorbe) que son integrados a la fruta almacenada.

“Al analizar la fruta almacenada por 35 días envasada en atmósfera modificada con paladio, nos dimos cuenta que había menos presencia que la que no tenía", asegura.

De todas maneras, señala, hay que seguir con las pruebas.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Establecer un huerto de estas características, con 416 o incluso 1000 plantas por hectárea, permitirá tener producciones más precoces y retornos de inversión más rápidos. Sin embargo, para funcionar bien se requiere contar con plantas de calidad y de una variedad adecuada, entre otras cosas.
El Mercurio
Las buenas cifras obtenidas a la fecha en la mayoría de las zonas más tardías hacen suponer que esta temporada podría estar marcada por altas producciones. Sin embargo, ello agudiza el riesgo de que se produzcan problemas asociados a la logística de transporte.
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores