EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Sáb 25/06/2022

4:18
El Mercurio - Campo

Virus en frutales: Cuáles son los principales y cómo evitar su propagación

Es crítico identificar los síntomas (si estos aparecen). Es importante utilizar plantas sanas y eliminar los vectores para disminuir la probabilidad de diseminación de virus en el huerto. Esto porque si los virus infectan a las plantas, no hay tratamiento posible en terreno que los contengan.

Miércoles, 27 de abril de 2022 a las 16:00
- El gran desafío, tanto para viveristas como productores, radica en que los virus pueden tardar meses e incluso años en mostrar los primeros síntomas.
Crédito: Montaje: Rolando Araos | Recursos: Freepik
Cómo buscar y detectar virus

Recuerda revisar el reportaje sobre cómo ejecutar una adecuada búsqueda y testeo de virus en frutales. Pincha la imagen para acceder a ese artículo.



Rolando Araos Millar

Están constantemente al acecho. Algunos no generan síntomas en la planta, mientras que otros pueden devastarla en un par de temporadas. No tienen cura ni tratamiento, y por ello, lo único que se puede hacer con un cultivo infectado es arrancarlo. Porque, aunque sean invisibles, una vez que atacan, pueden provocar graves consecuencias. Hablamos de los virus en frutales.

“Las enfermedades causadas por virus son complejas porque no tienen control químico, a diferencia de los hongos y bacterias. Una vez que la planta está infectada no hay nada más que hacer además de arrancarla”, advierte Mónica Madariaga, especialista en virología vegetal del INIA La Platina.

Y los efectos no se quedan solo en las plantas, sino que también pueden afectar a la fruta—generando deformaciones, manchas, reducción de calibre, con falta de color, aromas y azúcar, entre otros— lo que significa una pérdida de la calidad comercial y pone en riesgo los resultados económicos de la temporada.

De hecho, virus como Prunus necrotic ringspot virus (PNRSV) han llevado a China a imponer restricciones como prohibir el ingreso de cerezas infectadas con este patógeno, con suspensión del huerto por un año si, durante la misma temporada, se detectara el virus en dos lotes.

Y, si bien bajo algunas condiciones los virus pueden ser asintomáticos (sin síntomas en la planta, aunque sigan generando un daño), causan un estrés constante, lo que favorecerá a que otros agentes de daño abióticos (helada, calor extremo, exceso de poda, entre otros) y bióticos (otros patógenos, insectos, ácaros, nemátodos, entre otros) debiliten con mayor facilidad y rapidez al cultivo.

Por ende, es fundamental conocer las medidas para prevenir las infecciones de las plantas por parte de los virus, saber cuáles son las especies frutales susceptibles a cada uno de ellos y también identificar las estrategias que permitan prevenir las infecciones. Sin embargo, esta misión no será nada fácil.

“La sintomatología no siempre es una herramienta confiable para su diagnóstico porque el virus en algunas especies es asintomático o bien puede tardar mucho tiempo en presentar los primeros síntomas”, dice Jaime Auger, especialista en virología vegetal y académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

En un intento de ayudar a reconocerlos, a continuación, les dejamos, en formato de booklet un listado de los virus más importantes presentes en Chile divididos en tres categorías según las especies vegetales que infectan: carozos, vides y pomáceas.

Cada lista indica cuáles son sus principales síntomas, el o los vectores con el que se suelen diseminar y las medidas básicas para disminuir o evitar su impacto y difusión.

Una amenaza silenciosa

En el caso de los carozos, se abordan los virus PNRSV, PPV, ToRSV y PDF. Interactúe con el booklet para conocer la información.

Vides versus nematodos y chanchito blanco

En el caso de las vides, se abordan los virus GLRaV, GFLV y GV. Interactúe con el booklet para conocer la información.

¿Peligros controlados?

Para las pomáceas, se han escogido dos virus: ApMV y ACLSV. Interactúe con el booklet para conocer la información.

¿Qué son los vectores?

A diferencia de lo que ocurre con los hongos y las bacterias, los virus no pueden propagarse por sí solos, pues requieren de un hospedero que los albergue y de un vector que los desplace de un lugar a otro para poder diseminarse.

Así, por ejemplo, algunos virus pueden utilizar de hospedero a un frutal, mientras que el vector que utilizan para contagiar a otros cultivos pueden ser nemátodos o chanchitos blancos que, al morder esa planta, quedan con partículas del virus que van dispersando a medida que visitan y atacan otros predios.

“A nivel general, se han identificado como vectores a los pulgones, nematodos, al chanchito blanco y al polen”, dice Mónica Madariaga.

En la siguiente tabla puede ver un resumen de los nemátodos y los virus que pueden ayudar a diseminar:

Descripción general de los virus y sus vectores:
Nombre del vector Virus que propaga Cultivo que afecta
Pulgones (Myzus persicae) PPV, Plum pox virus Carozos
Nematodo Xiphinema americanum sensu lato ToRSV, Tomato ringspot virus Frutales menores
Carozos
Pomáceas
Nematodo Xiphinema rivesi ToRSV, Tomato ringspot virus Frutales menores
Carozos
Pomáceas
Nematodo Xiphinema index GFLV, Grapevine fan leaf virus Vides
Polen PNRSV, Prunus necrotic ringspot virus
PDV, Prune dwarf virus
Carozos
Chanchito blanco (Planococcus ficus) GLRaV-3, Grapevine leafroll virus 3 Vides
Escamas (Coccoidea) GLRaV-3, Grapevine leafroll virus 3 Vides
Fuente: Basado en la información entregada por los especialistas participantes en la nota: Jaime Auger, Nicola Fiore, Mónica Madariaga y Gabriela Medina.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Establecer un huerto de estas características, con 416 o incluso 1000 plantas por hectárea, permitirá tener producciones más precoces y retornos de inversión más rápidos. Sin embargo, para funcionar bien se requiere contar con plantas de calidad y de una variedad adecuada, entre otras cosas.
El Mercurio
Las buenas cifras obtenidas a la fecha en la mayoría de las zonas más tardías hacen suponer que esta temporada podría estar marcada por altas producciones. Sin embargo, ello agudiza el riesgo de que se produzcan problemas asociados a la logística de transporte.
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores