EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mar 28/06/2022

10:31
El Mercurio - Campo

Protectores solares en cerezos: cada vez más necesarios

Si bien tradicionalmente son usados en poscosecha, con el fin de proteger los procesos de inducción y diferenciación floral de las plantas, en los últimos años han aparecido alternativas para proteger a la fruta en precosecha.

Viernes, 22 de abril de 2022 a las 8:30
- En cerezos, los bloqueadores solares se usan tradicionalmente en poscosecha.
Crédito: Jean Paul Joublan
Los costos
Si bien Jean Paul Joublan reconoce que los protectores o bloqueadores solares tienen un costo accesible, no son baratos, por lo que su aplicación implica un esfuerzo económico no menor de parte del productor.

"Estamos hablando que la aplicación, cuyos volúmenes dependerán del tipo de producto que se use, puede llegar a alrededor de US$ 300 por hectárea, es decir, no es nada de barato", asegura.

Catalina Atenas, por su parte, dice que sin dudas los productos más caros son los incoloros.

"Los de caolinita, en cambio, son bastante más baratos", agrega.

Luis Muñoz G.

El aumento de las temperaturas y la acción del sol en primavera y verano durante los últimos años, sobre todo en la zona central, han llevado a que los productores de cerezas deban tomar medidas para evitar la pérdida de condición y calidad de las fruta y las plantas.

Una alternativa que ha mostrado una buena efectividad para enfrentar los efectos provocados por el estrés hídrico y calórico en las plantas son los protectores o bloqueadores solares, los cuales pueden ser usados, según su composición y origen, tanto en precosecha como en poscosecha.

"Si bien no son todos, son cada vez más los cereceros que a lo largo del país, especialmente en lugares como la zona central, están contemplando la aplicación de este tipo de productos en sus huertos", asegura Jean Paul Joublan, asesor experto en frutales.

Vitales en poscosecha

Los protectores o bloqueadores solares en cerezos son usados, en la mayoría de los casos, una vez finalizada la cosecha, con el fin de proteger a las plantas de las altas temperaturas del verano y evitar así que estas perjudiquen los procesos de inducción y diferenciación floral, que resultan vitales para la próxima temporada.

"Se sabe que las altas temperaturas en esta época aumentan la incidencia, por ejemplo, de frutos dobles", afirma Catalina Atenas, investigadora del Centro de Evaluación Rosario (CER).

De igual forma, se ha podido establecer que el uso de los bloqueadores solares en esta etapa permite aumentar las reservas de almidón y argininas en la planta, mejorando las posibilidades de aumentar la productividad y calidad de la fruta obtenida en la temporada siguiente.

Jean Paul Joublan, por su parte, agrega que el uso de estos productos también ayuda a proteger el buen estado de los dardos de la planta, los que al estar expuestos a las altas temperaturas podrían verse dañados.

"Los dardos pueden llegar a morir por el exceso de radiación. Incluso esas heridas que se generan en la madera pueden servir de puerta de entrada para el cáncer bacterial y hongos de la madera, dos enfermedades altamente peligrosas para los cerezos", sostiene.

Los protectores solares más usados por los productores de cerezas en poscosecha son aquellos hechos en base a caolinitas, un compuesto que tiene la particularidad de que deja una película blanca sobre la superficie de aplicación.

"Por lo mismo, su uso, en el caso del cerezo, se descarta en precosecha, debido a que puede manchar la fruta", advierte Jean Paul Joublan.

El asesor agrega que lo ideal, por una cuestión de costos, sería realizar solo una aplicación -máximo dos- 7 a 10 días después de la cosecha.

"En el caso de las variedades tempranas, que son las que más sufren con las altas temperaturas en el verano, las aplicaciones pueden comenzar a mediados de noviembre", dice.

Sin embargo, Catalina Atenas indica que hay productores que en la actualidad pueden llegar a realizar tres y hasta cuatro aplicaciones, dependiendo de las temperaturas que existan en la zona donde está ubicado su huerto.

Una opción para la precosecha

A pesar de que los protectores solares en cerezos se usan tradicionalmente en poscosecha, en los últimos años, gracias a la salida al mercado de productos incoloros, en base a fosfolípidos u oligosacáridos, que no manchan la fruta, muchos productores han empezado a realizar aplicaciones antes de la recolección.

"Hay que tener en cuenta que en la actualidad hay zonas del país donde, en época de precosecha, las temperaturas son tan altas como en el verano, por lo que proteger la planta y también la fruta es una necesidad", dice Catalina Atenas.

La experta señala que estos productos se usan, en la mayoría de los casos, en variedades de media estación y tardías, que son las que eventualmente podrían tener la fruta más expuestas a las altas temperaturas de primavera.

Sin embargo, Jean Paul Joublan indica que pocos productores los usan, debido a que "el periodo que transcurre entre cuaja y cosecha es muy corto, por lo que no vale mucho la pena".

Según las investigaciones realizadas por el CER, estos productos permiten bajar las temperaturas de la fruta en 2°C a 3 °C, lo que puede representar una muy buena opción, por ejemplo, para fruta de la variedad Regina, que en los últimos años ha mostrado signos de pardeamiento interno una vez que llega a destino.

"Si bien hay varios factores que influyen en el pardeamiento de la fruta, la exposición a altas temperaturas antes de la cosecha es uno de ellos", afirma Catalina Atenas.

La experta señala además que esta información ha sido corroborada en diversos ensayos de campo.

"Efectivamente al realizar aplicaciones de estos productos antes de la cosecha se logra menor incidencia y severidad del pardeamiento de la fruta, pero también se logra una fruta de mejor calidad, ya que esta estará más cómoda, pues se mejora la conductancia estomática y el potencial hídrico", asegura.

Catalina Atenas indica que los ensayos realizados en CER contemplaban 2, 3 y 4 aplicaciones, según el producto, siendo la primera cuando la fruta adquiere un color pajizo.

"Algunos productores hacen aplicaciones cada 7, 10 o 15 días. Lo más importante es tener claro que estos productos, en general, son bien inocuos. De hecho, no tienen carencia, por lo que pueden ser aplicados si se quiere un día antes de la cosecha", dice.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Establecer un huerto de estas características, con 416 o incluso 1000 plantas por hectárea, permitirá tener producciones más precoces y retornos de inversión más rápidos. Sin embargo, para funcionar bien se requiere contar con plantas de calidad y de una variedad adecuada, entre otras cosas.
El Mercurio
Las buenas cifras obtenidas a la fecha en la mayoría de las zonas más tardías hacen suponer que esta temporada podría estar marcada por altas producciones. Sin embargo, ello agudiza el riesgo de que se produzcan problemas asociados a la logística de transporte.
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores