EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Lun 25/10/2021

19:15
El Mercurio - Campo

Frutillas hidropónicas en macrotúneles, una alternativa que ahorra hasta 76% de agua

Además, la estructura, que tiene una capacidad de 270 metros cuadrados por cada unidad de cobertura, permite cosechar fruta en invierno, en momentos donde la disponibilidad es muy baja, permitiendo alcanzar atractivos precios.

Miércoles, 22 de septiembre de 2021 a las 8:30
- El sistema de macrotúneles es modular por lo que su instalación, con mano de obra limitada, puede tomar 3 días. Mientras que la instalación de las bandejas y el cultivo puede tomar otros 10 días.
Crédito: Cristian Balbontín - INIA
Rolando Araos Millar

Producir frutillas en macrotúneles con un sistema hidropónico permite ahorrar hasta 76% de agua en contraste con el sistema tradicional en suelo al aire libre.

“Si para producir 1 kg de frutilla en sistema tradicional se requieren entre 250 y 400 litros de agua, bajo este sistema se requieren menos de 100 litros para producir la misma cantidad de frutilla”, dice Cristian Balbontín.

El investigador de INIA Quilamapu que participó en la última edición de la Expo Chile Agrícola 2021, adaptó e investigó diferentes aspectos de este sistema durante 4 años en las comunas de Chanco, Pelluhue y Cauquenes en la región del Maule gracias a un proyecto financiado por el Programa de Zonas de Rezago de la Región y ejecutado por INIA.

Para la frutilla, la producción hidropónica en macrotúneles, tal como ocurre con otras producciones en estas condiciones, facilita su desarrollo en invierno, donde los requerimientos de agua son más bajos, sumado a que están protegidas ante precipitaciones u otros eventos meteorológicos adversos que pueden alterar a la planta.

También resulta muy conveniente para la comodidad y eficiencia de las labores como podas, deshoje, manejo de enfermedades y cosecha, pues al estar las plantas sobre mesas, las personas trabajan de pie y no agachadas.

Además, las condiciones de humedad, temperatura, nutrición y la menor presencia de plagas y enfermedades, permiten que cerca de la mitad de la producción se concentre en los meses de invierno e inicios de primavera, aprovechando una de las ventanas comerciales más atractivas para este berry, pudiendo alcanzar precios notoriamente más altos que los habituales.

“Este sistema ayuda a que cerca del 60% de la frutilla sea cosechada entre los meses de junio a septiembre, momento donde la disponibilidad de fruta es muy baja”, explica el especialista.

En el gráfico se puede observar la evolución de la oferta (cajas de 7 kg) y el promedio del precio considerando todas las categorías alcanzado durante la temporada 2020 en el mercado Lo Valledor de Santiago. Para fruta de categoría “especial” el valor por kg puede ser de 3.600 pesos (US$ 4.45) en el mes de agosto e inicios de septiembre.

Evolución de la oferta y precio mensual de una caja de frutilla de 7 kg en el mercado Lo Valledor en Santiago.
Fuente: Datos obtenidos de Odepa durante la temporada 2020

Una alternativa conveniente

Una de las ventajas que entrega este sistema de macrotúneles radica en que son modulares, y que contando con las condiciones de suelo nivelado y mano de obra, la instalación es rápida: en 3 días puede estar instalado el macrotúnel, siendo necesario considerar también la instalación de las bandejas que soportan las bolsas de sustrato sobre el cual se establece el cultivo, con un total de 10 días.

Lo importante es considerar materiales que permitan una alta transmisión de luz y acumulación de temperaturas, esenciales para la producción en invierno.

La inversión, dependiendo de la cantidad de macrotúneles que se adquieran, se puede recuperar, incluso, en la segunda temporada debido a que al ser hidropónico se puede trabajar con una alta densidad de plantas por metro cuadrado, lo que permite duplicar la productividad.

“En el sistema al aire libre, en una hectárea, suelen haber 5,5 plantas por metro cuadrado, las que pueden producir entre 4 y 5 kg por metro cuadrado. En el macrotúnel con hidroponía, en tan solo 270 metros cuadrados pueden establecerse hasta 3 mil plantas que pueden producir hasta 11 kg por metro cuadrado”, ejemplifica Balbontín.

Por tanto, dice el especialista, el retorno será mucho mayor para el productor considerando el factor de la densidad de los cultivos y su consecuente aumento en la productividad. Sin embargo, debido al alza de los precios de los materiales registrados en el último año producto de la pandemia, se debe hacer un análisis detallado de la rentabilidad y el número de unidades a implementar.

Los macrotúneles son modulares por lo que su instalación puede tomar 3 días. Para las bandejas y el cultivo, esto puede tomar hasta 10 días.
Crédito: Cristian Balbontín

Cómo trabajar con el sistema

Uno de los aspectos más relevantes de este sistema, y que los productores deben considerar antes de emplearlo en sus predios, radica en que no todas las variedades de frutilla serán igual de productivas, así como tampoco todos los sustratos entregarán los mismos resultados.

“No da lo mismo qué variedad usar. Distintas variedades, en las mismas condiciones, presentan desarrollos diferentes. Esto no implica que las variedades sean deficientes, sino que como el sistema como tiene menor luminosidad y temperatura, provoca que algunas variedades se resientan”, explica el investigador del INIA Quilamapu.

Balbontín explica que para definir cuál era la mejor alternativa se realizaron ensayos con distintas combinaciones de sustrato y variedades, siendo aquellas de día neutro, como Albion, Monterey y San Andreas, las que tienden a rendir mejor en este sistema. Y en cuanto a las mezclas de sustratos, comprobaron que mientras Albion tuvo un mejor rendimiento con Growbag y cascarilla de arroz con turba, la variedad San Andreas alcanzó su máximo rendimiento con cascarilla de arroz con turba.

“San Andreas, con cascarilla de arroz y turba, alcanzó un rendimiento de 1,086 kg por planta, lo que es una productividad bastante interesante”, explica Balbontín.

También pueden emplearse otros sustratos en base a corteza de pino compostada en combinación con los anteriores a fin de disminuir la inversión en los sustratos. Sin embargo deben vigilarse factores como la salinidad y pH de las mezclas, así como su aireación y estabilidad.

Clave el manejo nutricional

Otro aspecto esencial en el sistema hidropónico es la nutrición, pues el sustrato aporta muy pocos elementos y estos deben ser suministrados adecuadamente a fin de evitar problemas de deficiencia o toxicidad.

Por lo mismo, elementos como nitrógeno, fósforo, potasio y calcio resultan esenciales para el crecimiento de la planta (etapa vegetativa), así como el boro y el zinc en las etapas de floración y fructificación (etapa productiva).

Las dosis de fertilizantes para ambas etapas están estandarizadas, según una serie de ensayos realizados en este sistema.

Para ello, explica Balbontín, junto a Juan Hirzel, especialista del INIA en nutrición y fertilidad, analizaron los contenidos de nutrientes en diferentes órganos de plantas de diferentes variedades a través del desarrollo de la planta.

Elementos como nitrógeno, fósforo, potasio y calcio resultan esenciales para el crecimiento de la planta (etapa vegetativa), así como el boro y el zinc en las etapas de floración y fructificación (etapa productiva).
Crédito: Cristian Balbontín

“Al inicio puede ser complejo, pues los sustratos son muy pobres en elementos nutricionales y las eventuales deficiencias suelen presentarse en forma severa. Sin embargo, gracias a estos estudios, hemos estandarizado bastante bien las dosis de elementos que deben emplearse tanto en la etapa de crecimiento vegetativo como para la producción de fruta”, explica Balbontín.

Menos uso de insumos

Otra de las ventajas que entrega el sistema radica en que los frutos requieren una carga de plaguicidas muchísimo menor en contraste al sistema al aire libre. Las estimaciones más conservadoras mencionan que se requiere entre un 60% a 75% menos de aplicación de agroquímicos.

“Esto le entrega algo muy valorado por los consumidores: inocuidad alimentaria de la frutilla. Esto porque bajo un manejo adecuado prácticamente no presentan enfermedades, hay una baja carga química y, como no están en contacto con el suelo, tampoco suelen sufrir ataques severos de plagas”, dice Balbontín.

Sin embargo, recalca Balbontín, este sistema debe monitorearse continuamente, pues al haber una mayor densidad de plantas, eventuales enfermedades o insectos dañinos deben ser detectados y controlados en forma oportuna y selectiva.

Para ello es muy importante, por ejemplo, comenzar con plantas de alta calidad sanitaria desde el vivero, que no presenten enfermedades de la raíz.

Por otra parte, el sistema ofrece la posibilidad de un rápido reemplazo de plantas enfermas, eliminado aquellas que se hayan contaminado con lo cual se evita la diseminación de agentes patógenos.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.
El Mercurio
Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores