EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Lun 21/06/2021

20:53
El Mercurio - Campo

Test rápido ayuda a detectar tuberculosis en ganado vacuno

Invención en base a tiras reactivas fue desarrollada por un equipo investigadores de la Universidad de Concepción y está a solo pasos de llegar a nivel comercial.

Miércoles, 09 de junio de 2021 a las 8:30
- A los 10 minutos de aplicado el suero, la tira reactiva desarrollada en la U. de Concepción entrega sus resultados: si muestra dos líneas es porque el animal está contagiado con tuberculosis (tira derecha), en cambio, si aparece una sola línea, el resultado es negativo (tira izquierda).
Crédito: Gentileza Universidad de Concepción
La importancia de detectar la tuberculosis bovina

La tuberculosis bovina produce importantes pérdidas para la industria ganadera, tanto en Chile como en el resto del mundo.

“La tuberculosis bovina tiene una incidencia predial del 7,8% en Chile, teniendo un impacto a nivel productivo y comercial en este sector”, indica el director ejecutivo de FIA, Álvaro Eyzaguirre.

A nivel nacional, la tasa de positividad de esta enfermedad en bovinos es de 7,8%, dicen los expertos. Sin embargo, si un animal enferma, es capaz de contagiar a los demás por vía aerógena (a través del aire) o calostral (a través de la leche), en el caso de la vaca a sus crías.

“Si el predio se infecta, las tasas de positividad pueden aumentar hasta el 70% en un periodo de cinco años. Es una enfermedad que arruina al agricultor”, advierte Cabezas, quien también es director del Hospital Clínico Veterinario de Animales Mayores de la Universidad de Concepción.

Si un plantel llega a contraer tuberculosis bovina, la disminución de la productividad lechera puede alcanzar los 300 litros/vaca año.

Es tal la gravedad de esta enfermedad que es de notificación obligatoria, por lo que los ganaderos están obligados a denunciar los casos observados, pues se trata de una enfermedad potencialmente zoonótica, es decir, puede transmitirse entre animales y seres humanos.

“Por esta razón, impulsar este tipo de iniciativas es de suma importancia, donde la innovación está aportando a solucionar una problemática real y abriendo la puerta para el posible desarrollo posterior de vacunas, contribuyendo de manera significativa al programa de control y erradicación de esta enfermedad y eventualmente poder transformarse en un producto de impacto mundial”, complementa el director ejecutivo de FIA.

Investigadores participantes

En el proyecto han participado investigadoras e investigadores de las facultades de Ciencias Veterinarias y de Ciencias Biológicas, entre ellos Florence Hugues, Oliberto Sánchez y Dr. Jorge Toledo.

“Es una participación conjunta entre las dos facultades que venimos desarrollando hace muchos años”, detalla Cabezas.

El estudio contó con el apoyo de la Plataforma de Innovación Biotecnológica (Innbio) de la Universidad de Concepción, el Centro de Biotecnología y Biomedicina (CBB) y el SAG.

Rolando Araos Millar

En tan solo 10 minutos se puede saber si un bovino padece tuberculosis. Una revolución frente a los tres días que toman las pruebas tradicionales.

La magia la consigue una tira reactiva desarrollada por científicos de la Universidad de Concepción e impulsada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), que a través de una muestra de sangre, es capaz de detectar la presencia de anticuerpos contra micobacterium bovis, patógeno causante de esta enfermedad.

Hasta ahora el programa de control y erradicación dirigido por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), utiliza la prueba de hipersensibilidad cutánea para diagnosticar la tuberculosis bovina, la que entrega resultados en 3 días. La tira reactiva promete, entonces, muchos beneficios.

“La nueva prueba podría reducir en seis veces el costo respecto del actual examen”, afirma Óscar Cabezas, académico de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción y parte del equipo de investigadores detrás del proyecto.

Otra ventaja es la facilidad de uso. La tira funciona de manera similar a una prueba de embarazo: si marca dos líneas rojas, el animal está contagiado con tuberculosis; si aparece una sola línea roja, el resultado es negativo. Esta facilidad para interpretar el resultado ayuda a que no se requiera de un especialista para analizarlo.

“Estas funcionan de forma muy similar a las pruebas de embarazos. Entregan un resultado rápido, en no más de 20 minutos, no requieren de personal especializado y su uso no requiere de laboratorios o algún equipamiento específico, y justo por esta razón es que se pueden usar en terreno”, explica Oliberto Sánchez, director del proyecto y docente del departamento de Farmacología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción.

Esta característica haría que el examen sea útil de aplicar en empresas familiares, pequeños productores o incluso en ferias ganaderas, donde llegan animales desde distintos puntos para después ser trasladados a otros lugares.

De hecho, la idea es entregar un método de vigilancia de tuberculosis bovina a nivel nacional, considerando que esta enfermedad puede, potencialmente, infectar a los humanos (ver recuadro).

Apuntando al desarrollo comercial

El equipo que desarrolló las tiras entregó un prototipo a representantes del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) del Biobío, que lo validó y entregó un visto bueno que abre la puerta para que sea comercializado.

“El SAG está interesado en este proyecto, pero es necesario que una empresa pueda producir masivamente este producto”, asegura Muriel Sandoval, gestora tecnológica de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTL) de la Universidad de Concepción y quien está a cargo del proceso de transferencia en temas agrícolas y ganaderos de la Universidad de Concepción.

Sin embargo, todavía quedan algunas etapas por cumplir.

Por ello, en la actualidad, tanto Sánchez como Cabezas y Sandoval preparan la transferencia de este resultado, es decir, revisar aspectos de regulación, protección de propiedad intelectual y empaquetamiento de la tecnología.

“A inicio del 2020 contábamos con un prototipo funcional que entregaba resultados bastante confiables. Sin embargo, su producción aún no estaba estandarizada, y tampoco se había realizado una validación adecuada de estas tiras en terreno”, explica Sánchez.

El SAG está interesado en el proyecto, pero se requiere que una empresa pueda producir masivamente el producto.
Gentileza: Universidad de Concepción

Para esto será necesario desarrollar una prueba que no solo detecte la tuberculosis en el tejido animal o suero, sino que también en la sangre. Esto ya se encuentra en etapa de pruebas de campo y validación por el SAG en Osorno y Coyhaique, lo que está siendo apoyado por FIA.

El proceso ha sufrido algunas ralentizaciones a causa de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia.

“Esperamos retomar las actividades en agosto, una vez que pasen las restricciones que tiene el SAG a raíz de la pandemia. En esta etapa de diagnóstico, vamos a hacer una incursión en más de mil animales con las muestras de suero y luego, con el proyecto FIA, con muestras de sangre”, complementa Cabezas.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Para lograr este objetivo es clave que se escoja el momento apropiado para realizar las aplicaciones y se utilicen la técnica y tecnología adecuadas.
El Mercurio
Este fenómeno, que puede llevar al productor a perder hasta la mitad de la cuaja, se puede combatir realizando algunas labores como la poda, la nutrición, la aplicación de reguladores de crecimiento y el riego, entre otras.
El Mercurio
Buscar una zona con buen clima y suelo, usar plantas de excelente calidad y contemplar la utilización de riego tecnificado, entre otras cosas, es fundamental para lograr buenos resultados productivos en un proyecto de este tipo.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores