EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Lun 21/06/2021

21:12
El Mercurio - Campo

Los drones agarran vuelo

Gracias al abaratamiento de las tecnologías y al surgimiento de nuevas empresas, el uso de drones en la agricultura se disparó. La labor más habitual es en la aplicación de agroquímicos, pudiendo llegar a zonas escarpadas, además de ahorrar mano de obra y evitar accidentes.

Miércoles, 09 de junio de 2021 a las 8:30
- El uso de drones se ha masificado en los últimos años. Los equipos cada vez pueden levantar más peso y tienen mayor autonomía.
Crédito: Gentileza High Drone
Revista del Campo

También puede leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.



Eduardo Moraga

“Este ha sido un año pivote. Estuvimos sembrando casi cuatro años, yendo a hacer demostraciones en los campos, para legitimar que los drones eran eficientes, seguros y sustentables para la agricultura. Hoy nos vienen a hacer los pedidos. Los drones llegaron para quedarse”, explica Ricardo Díaz, CEO de Ecodrones.

Lo que hace un par de años hubiera sonado a ciencia ficción, hoy se ha vuelto cada vez más común. Labores como la fumigación, apoyo a la polinización y análisis de crecimiento vegetal se realizan con estos pequeños aparatos voladores.

Tras esa masificación está un competitivo mercado de empresas que prestan servicios con esas herramientas.

“Se encuentra de todo. Hay desde empresas consolidadas hasta estudiantes de agronomía que compraron un dron”, afirma Paulo Escobar, CEO de Bioinsumos Nativa, empresa que está trabajando en el desarrollo de productos específicos para aplicar con drones.

La vertiginosa evolución en la tecnología y la baja en los costos también han hecho lo suyo. Si hace un lustro un dron podía cargar cinco litros de agroquímicos, hoy los más modernos pueden volar con hasta 35 litros. La autonomía de vuelo también aumenta gracias a baterías más poderosas, así como constantemente se optimizan las cámaras y los sensores de proximidad.

“La mejora de la tecnología ocurre a un ritmo similar al de los celulares. Cada seis meses hay cambios importantes en el software. Cada año mejoran los equipos en cuanto a autonomía y cámaras. La tecnología que hoy existe es muy superior a la de cinco años atrás”, sostiene Manuel Berríos, socio de High Drone Chile.

Ahorro aéreo

La masificación de los drones ha ido a la par de un gran cambio en la agricultura chilena: la falta de mano de obra. Aunque la tendencia hizo crisis la temporada recién pasada, lleva varios años cocinándose a fuego lento.

“Los agricultores no tienen 20 personas para recorrer el campo todos los días para ver qué está ocurriendo y detectar un problema. A través de la observación por drones se puede zonificar un campo y decirle que algo está pasando en esa hilera y la gente puede ir a observar. Se hace un manejo más eficiente de la gente”, explica Cristián Escudero, socio de AgroGreen y gerente de Pollen Systems Chile.

El mismo ahorro en mano de obra puede ocurrir en la aplicación de agroquímicos. Manuel Berríos explica que un campo de frutilla de 10 hectáreas puede quedar listo en menos de una mañana con un equipo de dos personas a cargo de un dron.

De paso, la menor exposición de personas a los químicos es un punto que valoran las empresas agrícolas y forestales, sobre todo las de mayor tamaño, que están expuestas a un mayor escrutinio de los clientes externos y de las autoridades.

“Se reduce la posibilidad de accidentes que dañen la salud de las personas”, explica Ricardo Díaz. En los terrenos con grandes pendientes el uso de drones para fumigar se ha hecho casi obligatorio.

La sustentabilidad ambiental también juega a favor del uso de estos aparatos. Un agroquímico puede diluirse entre 600 y 1.000 litros de agua por aplicación. Cuando se hace vía dron, se usan entre 20 y 40 litros de agua.

Lo que falta

Para José Miguel Figueroa, gerente de nuevos proyectos del centro de investigaciones CER, todavía hay un espacio importante por indagar en el uso de los drones.

“Podría ser más indicado para problemas que puedan producirse en la parte alta de los árboles. También puede ser interesante para el uso de bloqueadores solares en manzanos y cerezos. En todo caso, hay que validarlo a través de investigaciones”, señala el ejecutivo.

Figueroa enumera como algunos elementos a estudiar la presión con la que se expulsa el líquido, el tamaño de las boquillas, el volumen de las gotas, la concentración del producto o la capacidad de mojamiento.

En el caso de la utilización de drones para el análisis de los campos, Figueroa cree que al igual que con los satélites, todavía falta por avanzar en la interpretación de los datos obtenidos.

“Un árbol puede estar amarillo por múltiples factores, desde una enfermedad a un problema de fertilización. Una correcta interpretación se logra analizando muchas veces un mismo cultivo. Eso es muy caro para una empresa y se lo pueden terminar copiando. El riesgo para el agricultor es que finalmente solo se quede con una foto con bonitos colores en su oficina”, afirma Figueroa.

Cristián Escudero explica que el servicio de aplicación de agroquímicos a través de drones ha crecido explosivamente en los últimos tres años, lo que implica ciertos riesgos.

“Uno ve gente haciendo aplicaciones y que no necesariamente tiene conocimiento de plaguicidas ni de su manipulación. A veces se aplican como si fuera agua. Es un espacio que ha crecido mucho gracias a la llegada de equipos baratos”, sostiene Escudero.

En el caso del análisis de imágenes, el ejecutivo de Agro Green recomienda que los agricultores sean más exigentes.

“No sirve si el agricultor no recibe una explicación agronómica de qué está pasando”, agrega Escudero. Su recomendación es que los clientes exijan por lo menos una reunión previa para señalar cuáles son sus necesidades de información y qué le puede proveer la empresa de drones.

Posterior al análisis del campo es necesario, por lo menos, otro encuentro para establecer en conjunto un diagnóstico agronómico del campo con el fin de extraerle el mayor valor a la información. En este punto es crucial la habilidad de comunicación del equipo de la empresa de drones, pues la solución de los problemas pasa por cambios en la forma de trabajar de las personas a cargo del campo.

Paulo Escobar, en todo caso, cree que no toda la responsabilidad cae en la empresa que presta los servicios, sino que también en lo que pasa al interior de los campos.

“En términos de competencias técnicas, al interior de las empresas agrícolas faltan personas con la capacidad para interpretar y sacarle partido a la información que entregan los drones”, sostiene el ejecutivo de Bioinsumos Nativa.

Aporte chileno

“Chile tiene un buen nivel en el uso de drones en el agro. Es una tecnología relativamente reciente en el mundo y se pueden hacer avances locales. Estamos a casi cinco años en que la inteligencia artificial estará en los drones y les permitirá tomar decisiones autónomamente, como, por ejemplo, detectar una plaga en una planta y aplicar el producto para controlarla. Para programar la inteligencia artificial necesitas mucho entrenamiento en los campos. En nuestro país se pueden desarrollar esos avances”, sostiene Winston Colvin, gerente general de South Pacific Seeds.

Sebastián Warnier, gerente agrícola de Garcés Fruit, explica que un avance que espera un uso de drones más continuo.

“El próximo paso debe ser tener información en vivo, no que solo vengan con equipos y a los días te llegue un informe. Necesitamos ver en tiempo real cómo circula el agua en el campo y qué pasa con las plantas”, sentencia Warnier.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Para lograr este objetivo es clave que se escoja el momento apropiado para realizar las aplicaciones y se utilicen la técnica y tecnología adecuadas.
El Mercurio
Este fenómeno, que puede llevar al productor a perder hasta la mitad de la cuaja, se puede combatir realizando algunas labores como la poda, la nutrición, la aplicación de reguladores de crecimiento y el riego, entre otras.
El Mercurio
Buscar una zona con buen clima y suelo, usar plantas de excelente calidad y contemplar la utilización de riego tecnificado, entre otras cosas, es fundamental para lograr buenos resultados productivos en un proyecto de este tipo.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores