EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 8°C   |   Máx. 17°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Mar 18/05/2021

19:53
El Mercurio - Campo

Las variedades que buscan reimpulsar al kiwi

La estrategia de la industria apunta a aumentar la superficie de kiwis amarillos, de la mano de variedades como Jintao, Soreli y Dori; y mejorar la calidad de la producción actual de verdes, a través de cultivares como Clon 8 y Wilkins. Incluso, hay varios productores que pretenden probar algunas variedades de kiwi rojo.

Lunes, 03 de mayo de 2021 a las 8:30
- Cristal, la variedad de origen chileno, se está probando en diversos lugares.
Crédito: El Mercurio
El plan maestro
Apoyar el desarrollo, el crecimiento y la competitividad del sector productor y exportador de frutas es el objetivo del "Programa Estratégico para la Fruticultura de Exportación Zona Centro Sur", que es coordinado por la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF) y que cuenta con la colaboración de la Corporación de Fomento a la Producción (Corfo), el Ministerio de Agricultura, la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex), el Consorcio Tecnológico de la Fruta, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), la Universidad de Concepción y la Universidad Católica de Chile.

En el caso del kiwi uno de los objetivos del programa es favorecer la introducción de material genético a Chile, a través de la elaboración de manuales y protocolos. La idea es contar con una metodología para que el proceso de introducción de variedades tenga la menor cantidad de errores posible.

"Queremos que el productor pueda preguntarle al obtentor todo lo necesario, desde que entra el material a Chile hasta que pasan muchos años y la planta ya es adulta. La idea es que tenga todos los antecedentes antes de comprar, con el fin de que pueda comparar con otras variedades", explica Carlos Cruzat.

Esta iniciativa incluye también la solicitud de un Análisis de Riesgo de Plagas en China con el fin de lograr que el material genético se pueda traer directamente desde ese país a Chile, lo que en la actualidad no se puede hacer.

Coberturas, una alternativa para los amarillos
Luego del desastre ocasionado por la Psa en la superficie de kiwis, Christian Abud y su equipo se dedicaron a investigar si las coberturas plásticas eran una herramienta efectiva para frenar la arremetida de esta bacteria en los huertos.

“Finalmente pudimos validar que estas herramientas son eficaces para lograr que los huertos puedan convivir con la Psa”, asegura Abud.

El asesor comenta que a pesar de que se trata de herramientas caras —su valor fácilmente puede llegar a los US$ 30.000 por hectárea—, las coberturas les han permitido a muchos productores mantenerse en el negocio de la producción de kiwis amarillos, que son los más sensibles a la enfermedad.

“Creo que en la actualidad es la mejor opción para crecer en kiwis amarillos”, afirma.

Luis Muñoz G.

A pesar de los buenos resultados comerciales de la última temporada —que se relacionaron con un aumento en la demanda internacional— en la industria del kiwi saben que para reposicionar a esta especie en el mercado se debe trabajar en la búsqueda e incorporación de nuevas variedades.

“Necesitamos incorporar nuevas variedades de kiwis, ya sean amarillas o verdes, para mejorar lo que ya producimos y ampliar la oferta existente, sobre todo en momentos en que esta fruta se ha posicionado en el mercado como una alternativa altamente nutritiva y sana”, asegura Carlos Cruzat, presidente del Comité del Kiwi.

De hecho, desde hace años que la industria viene buscando y probando nueva genética que permita en el mediano plazo recuperar parte de la superficie de kiwis amarillos que se perdió producto de la crisis de la PSA, pero sin dejar de lado la producción de kiwis verdes que en la actualidad representa alrededor del 98% de la oferta nacional.

"El kiwi amarillo tiene cosas muy atractivas, como su valor en los mercados internacionales, aunque también tiene bastantes debilidades desde el punto de vista productivo y la inversión que es mayor. Por lo mismo, creo que, si bien es una buena opción avanzar en plantar amarillos, Chile debe seguir concentrándose en producir kiwis verdes de alta calidad y productividad, donde contamos con Hayward que es una variedad muy buena y está ampliamente probada y validada”, sostiene Christian Abud, asesor y director gerente de C. Abud & Cía.

Amarillos: La difícil búsqueda

Chile lleva más de 20 años produciendo kiwis amarillos y los resultados a la fecha han sido pobres y con varias decepciones, al punto que en la actualidad solo el 2% del volumen producido corresponde a ellos. La causa, de acuerdo a los expertos sería que no se han adaptado bien al clima y han sufrido problemas sanitarios como Verticillum y especialmente Psa.

“Las variedades amarillas disponibles en Chile son sin duda más sensibles a la Psa que las verdes, y eso ha sido determinante para que esta parte del negocio no haya prosperado en el tiempo”, explica Carlos Cruzat.

Además, en esas condiciones su rendimiento no es tan bueno como el verde.

“Tienen una productividad más limitada. Hoy, por ejemplo, el promedio de un huerto de amarillos en Chile se mueve entre 20 y 22 toneladas por hectárea, lo que es bastante menos que las 35 toneladas que se pueden lograr con Hayward (kiwi verde)”, complementa José Tomás Alvear, asesor experto en kiwis.

Entre las variedades amarillas que no han prosperado en Chile figuran Hort16A, Kiwi Kiss y Enza Gold. Sin embargo, hay algunas que han tenido resultados positivos.

Una de las que mejor ha funcionado a la fecha es Jintao, aunque suele presentar fruta de calibres medios y problemas de productividad.

"Cuesta llegar a los 30.000 kilos con un buen calibre, y eso hace que la rentabilidad se estreche", dice Christian Abud.

“Además le cuesta tomar un poco el color”, agrega José Tomás Alvear.

Otra de las variedades amarillas que se ha probado en el país con relativo éxito es Soreli, un cultivar que se cosecha alrededor del 20 de febrero y que tiene en la actualidad cerca de 100 hectáreas plantadas.

“Llegó al país hace alrededor de 10 años y se ha adaptado bastante bien a nuestros suelos. Tiene una planta muy vigorosa, que soportó muy bien la Psa en su momento, y que permite producir 40.000 kg por hectárea sin problemas. Quizás entre sus debilidades podemos destacar su floración que al ser más temprana hace que quede más expuesta a heladas; y su vida de poscosecha que al igual que otras variedades más tempranas es más corta”, indica Felipe Espinosa, productor que tiene 4 hectáreas de Soreli en la comuna de Teno, Región del Maule.

Espinosa, que además es director de la exportadora Compañía Chilena de la Fruta (CCF), comenta que un alto porcentaje de su producción de Soreli tiene como destino el mercado europeo, aunque también hay una parte que va a Asia.

“Los retornos normalmente se mueven en torno al 1,20 a 1,50 por kg”, agrega.

Otra de las variedades amarillas con presencia en Chile es Dori, que destaca por ser más tardía que Hayward.

"Esta variedad viene de Italia y destaca por tener muy buen color y sabor. Si bien en la actualidad está creciendo en superficie, aún no se le ha tomado la mano completamente en el manejo. Ha tenido algunas dificultades productivas", comenta Carlos Cruzat.

Según Christian Abud, uno de los mayores problemas que se ha dado con esta variedad se relaciona con que la mayoría de los huertos se plantaron sin polinizantes.

"De todas maneras tiene mucho potencial", asegura.

Verdes: mejorar lo que hay

Hayward es en la actualidad la variedad verde más plantada y comercializada en el orbe, llegando a representar alrededor 75% del volumen mundial.

Su éxito se debe a que cuenta con buen calibre, un gran sabor (dulce con algo de acidez) y propiedades nutritivas (alto en vitamina C) que han sido muy valoradas especialmente en tiempos de pandemia, incluso empujando al alza su precio en el mercado, lo que también estaría reactivando el interés de los productores por él.

“De hecho, son varios los productores de otras especies que están muy interesados en la actualidad en reconvertirse y entrar a plantar Hayward”, asegura José Tomás Alvear.

Por lo mismo, los expertos coinciden en que, si se desea explorar una nueva variedad verde, se debería elegir una que mejore las características que exhibe Hayward en la actualidad.

“Quizás habría que pensar en una que produzca fruta un poco más cilíndrica y eventualmente más dulce que Hayward”, dice Carlos Cruzat.

Sin embargo, encontrar esa variedad no ha sido fácil. De hecho, la mayoría de los intentos por encontrar otros cultivares verdes distintos de Hayward han terminado en fracasos.

Ese es el caso de Summer kiwi, una variedad más temprana que Hayward y extremadamente dulce, pero que suele presentar calibres pequeños, lo que se traduce en menor productividad y bajas considerables en su precio.

"Lamentablemente la mayor parte de lo que se plantó se terminó arrancando”, asegura Carlos Cruzat.

A pesar de ello, los intentos por probar nuevas variedades verdes continúan. En la actualidad, por ejemplo, se están probando en el país Green Light, una variedad más temprana que Hayward y que a la fecha ha mostrado algunos problemas de productividad; Cristal, un cultivar de origen chileno que cuenta con buena forma y color de fruta y una productividad similar a la de Hayward, aunque ha presentado muchos problemas en poscosecha; y Wilkins, que produce fruta similar a Hayward, pero más cilíndrica y con un poco más de materia seca.

“Wilkins es un Hayward de mejor desempeño. Se trata de una variedad que está siendo probada por Subsole y que cuenta con características que se ajustan con lo que se está buscando", agrega Carlos Cruzat.

José Tomás Alvear, que conoció de cerca a Wilkins cuando trabajó en Subsole, comenta que se trata de una variedad con un potencial un poco superior a Hayward, especialmente por la forma cilíndrica que alcanza su fruta.

“De todas maneras, lo poco que hay de esta variedad está plantado en dos zonas que son bien benignas para el kiwi. Por lo mismo, si se quisiera pensar en ampliar la zona de plantación, habría que probar y validar todo de nuevo”, indica.

Sin embargo, es Clon 8, una selección mejorada de Hayward, el que abre las esperanzas.

"El Clon 8, que se usa en Italia, produce una fruta más cilíndrica y de mayor calibre que Hayward. Además, permite tener huertos más fértiles, es decir más productivos. Pensamos que en los nuevos huertos se puede llegar obtener 45-50 toneladas por hectárea sin problemas", afirma Christian Abud.

Agrega que el próximo paso es validar su poscosecha, la que se sabe —de manera informal— es similar a la de Hayward.

Para Felipe Espinosa, quien trabajó con esta variedad hace algunos años, lo más destacable, más allá de sus características productivas, es que puede ser propagada in vitro.

“La ventaja es que este sistema permite propagar plantas bastante sanas, de forma rápida. Además, tendrás que todas las plantas son iguales, lo que es sumamente importante para un productor”, dice.

Rojos: Explorar las opciones

Felipe Espinosa comenta que por estos días está haciendo los trámites para traer al país un par de variedades rojas desde China, con el fin de propagarlas y plantarlas. Su idea es ver cómo se da el material en Chile y, en la medida de lo posible, ampliar su oferta.

El kiwi rojo, que se caracteriza por tener un alto dulzor, tiene volúmenes muy limitados en el mundo. De hecho, casi toda la producción en la actualidad se da en China.

“Se trata de un negocio casi boutique. Es un producto extravagante, muy de nicho. Está avanzando, pero aún muy lento", señala Carlos Cruzat.

Si bien Christian Abud cree que es positivo avanzar en probar estas variedades, advierte que hay que considerar sus características, para evitar sorpresas posteriores.

"Si el kiwi amarillo es sensible a la Psa, el rojo lo es aún más. Por ende, habría que pensar en una plantación en confinamiento -invernadero-, como se está haciendo en Italia", explica.

De hecho, el asesor comenta que hace algunos años su empresa probó la variedad Hongyang, con pésimos resultados.

“Pese a que las plantas estaban siendo cultivadas bajo plástico, no pudieron resistir los efectos de la Psa y se murieron”, afirma.

¿Ampliar la zona de producción?

Si bien en Chile existen plantaciones de kiwi entre las regiones de Valparaíso y del Biobío, el corazón de la zona productora se encuentra en las regiones de O´Higgins y del Maule, especialmente en la provincia de Curicó, donde está un tercio de la superficie nacional.

Según Carlos Cruzat, la utilización de nuevas variedades permitiría aumentar la superficie de plantación, especialmente hacia el sur.

"La limitación en el sur es la cantidad de azúcar que es capaz de acumular el kiwi. Por lo mismo, con algunos manejos y variedades más dulces podríamos movernos hacia el sur, a lugares como las regiones de Ñuble y del Biobío, ya que el kiwi se siente muy cómodo en términos de follaje, aunque requiere de buenos suelos”, indica.

Christian Abud, por su parte, cree que hay que tener mucho cuidado a la hora de hablar de nuevas zonas de plantación, ya que el kiwi es una especie muy sensible que no se adapta bien a cualquier lugar.

"Esta es una especie que requiere agua y es altamente sensible a las sales. Por lo mismo debe ser regada con agua con conductividad eléctrica menor a 0.8. Debe ser plantado en un suelo preferentemente franco, entre otras cosas”, sostiene.

Lo realmente importante para el asesor es evitar cometer los errores del pasado, como plantar kiwis en lugares como San Felipe o zonas precordilleranas donde las plantas quedaban expuestas a heladas.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Avanzar en la construcción de infraestructura de acumulación de agua y tecnificación de los sistemas de riego, utilizar genética más tolerante a la sequía y la salinidad, mejorar la calidad de los fertilizantes usados y llevar a cabo manejos específicos en el suelo para evitar la compactación, serán de gran ayuda para alcanzar este objetivo.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.
El Mercurio
Fortalecer la zona donde interactúan las raíces con los microorganismos del suelo ayudará a que los cultivos capten los nutrientes que necesiten de forma más rápida y eficiente, y estén en mejor condición frente a situaciones de estrés y ataques externos.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores