EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 15°C   |   Máx. 31°C   |   Actual 30°C

Santiago de Chile. Dom 24/01/2021

16:29
El Mercurio - Campo

La calidad en primer plano

Tanto la protección del suelo como el buen manejo de los árboles en el verano, y el cuidado de las marcas, son claves para lograr buenos precios por las cerezas.

Miércoles, 13 de enero de 2021 a las 8:30
- Un empaque y etiqueta adecuados son claves también en el momento de comercializar la fruta en China.
Crédito: Gentileza ASOEX
Eduardo Moraga

“Estamos convencidos de que el tope en China no es el volumen sino que la calidad que podamos ofrecer”, afirma Cristián Tagle, presidente del Comité de Cerezas. El dirigente no dice las palabras a la ligera. Sabe que en la temporada 2020-202l la presión de la oferta chilena de cerezas será mayúscula. Años de fuertes plantaciones y un clima benigno esta temporada han disparado los volúmenes.

La plantación de cerezos se ha vuelto una alternativa común para agricultores de la zona central y sur, además ha comenzado a atraer fondos de inversión. Por eso, lo único seguro en ese rubro es que cada temporada se verá más fruta que la anterior. Cristián Tagle, como muchos en el sector, está confiado en el apetito chino por las cerezas, pero también tiene claro que los proyectos que prosperarán serán los que sean capaces de entregar una fruta de calidad a los consumidores.

En todo caso, una cosa es proponer lograr mejores frutas, otra muy distinta es cumplir todas las tareas necesarias para lograrla. Las cerezas son una de las frutas más delicadas. Se daña por las lluvias y si no se manipula con delicadeza, su piel se raya: el conocido y temido pitting. El cerezo, que no tiene un sistema radicular sólido, sufre mucho con las condiciones de altas temperaturas. Paradójicamente, el árbol también lo pasa mal cuando el clima permite una producción abundante.

La calidad también se juega en el último cuarto de milla. Para tener un negocio estable hay que contar con un empaque que permita mantener la calidad y condición por cerca de un mes y crear marcas deseadas por los consumidores, para lo cual es clave tener una calidad estable, incluso si eso significa resignar ingresos.

Suelo es la base

“La calidad en las cerezas es como un edificio. La base de todo es el suelo. Si no se trabaja bien, todo lo que se construya arriba corre riesgo de colapsar. Si la planta logra desarrollar buenas raíces, va a ser capaz de soportar mejor períodos de bajas precipitaciones. Cuando estén dadas las condiciones ambientales para una alta producción, va a ser más capaz de entregar los elementos necesarios”, sostiene Sebastián Warnier, gerente agrícola de Garcés Fruit, la mayor productora y exportadora del país.

Warnier cree que todavía la preocupación por el suelo no es masiva a la hora de plantar cerezos. La premura por invertir hace que se salten algunos pasos. El primero de ellos es estudiar las características del suelo, pues Chile se caracteriza por tener una gran diversidad de ellos, incluso a nivel intrapredial. Hacer un mapeo del campo permite identificar las distintas áreas productivas. Cada una de ellas puede requerir de estrategias de riego y fertilización diferentes. También puede influir los portainjertos que mejor se adapten a cada paño de terreno.

“En el caso de las cerezas, la calidad tiene mucho que ver con el tema estético. A los consumidores chinos les interesa que sea una fruta de calibre grande, oscura y firme. Para lograr eso tienes que trabajar muy bien el suelo”, reflexiona Warnier.

La sintonía fina con el suelo se debe llevar también a la fertilización. Warnier explica que en Chile se ha tendido a entregar demasiado nitrógeno a los cerezos, lo que finalmente termina produciendo frutas más blandas y propensas al pitting.

Trabajar a tiempo

Para Oscar Carrasco, asesor agronómico, el reloj ya está corriendo en contra. Aunque sea pleno enero.

“Lamentablemente hay productores que a último minuto se preocupan por la calidad. Es vital trabajar con tiempo. Por ejemplo, ahora es el momento en que las plantas comienzan a acumular reservas para la siguiente temporada. Hasta marzo los cerezos sufren un estrés importante por las altas temperaturas del verano. Hay que permitir que la maquinaria fotosintética funcione a full en estos meses, para eso hay que estar preocupados de tener un buen riego”, sostiene Carrasco.

El profesional sostiene que es importante ajustar la fertilización a la real demanda de las plantas, con un ojo puesto en elementos menos reconocidos como el magnesio.

“No puedes reaccionar en busca de calidad dos días antes de la cosecha de cerezas”, sintetiza Carrasco.

También cree que es necesario manejar los árboles de manera que tengan una alta luminosidad interior. Con ello no solo se consigue que las cerezas tomen color, sino que además se hace más fácil su cosecha. Carrasco advierte que cada vez son menos los trabajadores dispuestos a cosechar árboles altos. No solo son más lentos de procesar, sino que también revisten más posibilidades de caídas.

Sebastián Warnier agrega que es importante usar hidrocooler para bajar la temperatura de las cerezas recién cosechadas.

“Generalmente se parte muy temprano en la mañana cosechando. Sin embargo, recién cerca de las tres de la tarde se despachan los camiones a la planta de procesamiento. Si no se baja la temperatura, perfectamente las cerezas pueden llegar con más de 30 ºC al packing. Obviamente la calidad se va a ver afectada”, señala Warnier.

Sintonía fina en el empaque

“Cuando los compradores chinos ven consistencia en la calidad y condición de las cerezas son muy fieles a una marca. Eso significa que están dispuestos a pagar un premio en cuanto a precios”, explica Marcela Martínez, gerente técnico de San Jorge Packaging.

La ejecutiva explica que la atmósfera modificada se ha vuelto fundamental para llegar a China con una fruta firme, que no se deshidrate y reduzca severamente la posibilidad de surgimiento de hongos.

Andrés Ruiz, gerente general de Nature South, explica que este año además se necesitará una sintonía fina en qué mandar en cada marca.

“En la temporada pasada la calidad fue más pareja. En cambio, ahora tenemos una gran diversidad. Por eso es un momento de tomar decisiones con una mayor sintonía fina de qué embarcar y en qué etiquetas colocarlas”, sostiene Ruiz.

Las exportadoras chilenas han impulsado las etiquetas propias para salir de la venta de fruta como commodity. El objetivo es fidelizar al consumidor y asegurar mejores retornos.

El packaging con letras doradas, con diseños trabajados y en que son usuales pequeñas maletas de cerca de dos kilos de cartón con una manilla, listas para regalar, es muestra visible del trabajo que se ha hecho.

Sin embargo, hay un trabajo importante detrás. Para sustentar las marcas se debe entregar una calidad consistente. Una exportadora puede tener más de una etiqueta, cada una asociada a una calidad esperada por el comprador.

Es por eso que este es un año para “filetear” la alta calidad en las marcas más reputadas. Incluso aunque eso signifique reducir el volumen y derivar hacia etiquetas secundarias.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Escoger la genética adecuada para trabajar y administrar correctamente el agua de riego a aplicar, son parte de las recomendaciones para alcanzar este objetivo.
El Mercurio
El seguro de crédito permite indemnizar al exportador frutícola, en caso de que el importador o recibidor no sea capaz de pagar por la carga entregada. Sin embargo, se deben reunir una serie de condiciones para ello.
El Mercurio
Heladas, frío, exceso de radiación o de lluvias son algunos de los factores a los que hay que poner atención para evitar daños, especialmente en estos meses cuando muchas variedades están iniciando el proceso de crecimiento de ramilletes expuestos, floraciones e incluso cuaja.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores