EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 15°C   |   Máx. 33°C   |   Actual 18°C

Santiago de Chile. Jue 04/03/2021

4:16
El Mercurio - Campo

Falta de mano de obra complica las cosechas

La imposibilidad de viajar para los temporeros extranjeros, el miedo a contagios por coronavirus, los bonos estatales debido a la pandemia y la competencia con las cerezas han puesto en jaque a los productores.

Lunes, 28 de diciembre de 2020 a las 8:30
- El creciente volumen de producción de cerezas, que permite pagar más caro, ha generado una mayor competencia por los trabajadores.
Crédito: El Mercurio
Menos volumen de exportaciones

Un efecto que puede desencadenar la menor disponibilidad de mano de obra podría ser una disminución en el volumen total de exportaciones esta temporada.

“Si no se logra contar con los trabajadores necesarios en huertos y centrales de embalaje, podría esperarse una posible baja en los volúmenes para esta temporada, aunque es prematuro”, sostiene Ronald Bown, presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas (Asoex).

Hasta ahora, considera que las especies que podrían verse más afectadas son las uvas de mesa de la zona norte, las cerezas y arándanos, y teme que la situación pueda empeorar cuando se sumen los carozos y uva de mesa de la zona central.

Otro rubro que podría verse complicado es la uva vinífera, ya que la falta de personal podría repercutir en la calidad de los vinos.

“Se están dejando de hacer trabajos importantes para las viñas. Si no manejas el follaje, por ejemplo, luego tendrás un vino que puede pasar de tener una calidad premium o reserva, a granel, y eso es muy grave”, resalta Fernando Medina.

Revista del Campo
Lea la nota completa en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.


Paloma Díaz

Mario Correa es productor de frutas en Graneros, en la Región de O’Higgins. Lleva 42 años dedicado a la fruticultura, trabajando con distintas especies, y dice que no recuerda haber enfrentado otra temporada con la escasez de trabajadores que ha visto estas semanas, mientras avanza con la cosecha de su huerto de cerezas.

“Estamos con un costo sobre 30% respecto del año pasado solo en la cosecha de las cerezas, que lo pude pagar, pero después tenemos que seguir con esos mismos precios en las labores y cosechas de otras frutas, donde esos costos no dan”, afirma, y advierte que también ha observado la falta de personal para completar turnos en los packings de la región.

Pese a que la tasa de desocupación a nivel nacional llegó a 11,6% en el trimestre móvil de agosto a octubre de este año, por encima del 7% del mismo período del año pasado, según datos del INE, la inesperada falta de temporeros que acusa el agro en lo que va de diciembre también genera problemas en las labores previas a la cosecha de otras frutas, como los raleos de las manzanas y peras, y en la uva de mesa de la zona central.

“En la uva de mesa no hemos podido arreglar los racimos, lo que luego incide mucho en los calibres de las uvas, en las infecciones que puedan tener, porque si entras más tarde, se rompen los granos, es más complicado y se pone más lento el trabajo”, asegura Mario Correa.

La situación se repite en la Región de Atacama, donde ya comenzaron con la cosecha de las primeras uvas, en la que enfrentaron retrasos y menores volúmenes en los primeros envíos por la falta de mano de obra.

“Las medidas implementadas por el covid-19 restringen los viajes, por ejemplo, desde Bolivia, desde donde cada temporada vienen muchos de nuestros cosechadores de uvas, lo que ha significado que estemos atrasados en prácticamente dos semanas, lo que incidió en que el primer barco de la temporada se ha ido con menor cantidad de fruta de la que habíamos presupuestado”, afirma la presidenta de la Asociación de Productores y Exportadores Agrícolas del Valle de Copiapó (Apeco), Lina Arrieta.

Esto, debido a que la no llegada de inmigrantes de distintas nacionalidades es una de las principales razones que los productores atribuyen a la falta de cosecheros, a lo que se suma un aumento importante en la superficie de cerezos que está entrando a producción –lo que genera una mayor competencia para captar trabajadores en las semanas peak, como diciembre– y a un inusitado interés por trabajar de manera informal, para no perder los bonos asociados a la pandemia.

Menos inmigrantes

“Está muy difícil la temporada en este aspecto, lo he vivido en carne propia, porque en mi vivero estamos pagando un 30% más para retener a la gente, ya que estoy en la Sexta Región y es una de las zonas con menos disponibilidad de personas en este momento”, dice Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta.

Una de las principales razones que ha identificado es la menor llegada de inmigrantes, por lo que como gremio han planteado al Gobierno la necesidad de flexibilizar las leyes de inmigración para los trabajos agrícolas, tal como se hace en algunos países europeos y en zonas de Estados Unidos, como California.

“Se necesita tener mayor flexibilidad, incluso en estas condiciones de la pandemia. Planteamos que se podría generar un pasaporte sanitario laboral específico, de temporada, para quienes vengan a trabajar a las cosechas y labores de las frutas”, plantea Valenzuela.

Desde el Ministerio de Agricultura, si bien admiten que durante los últimos años han notado un aumento de los trabajadores extranjeros en las cosechas de frutas, aseguran que las normativas de inmigración dependen de Relaciones Exteriores.

“En esta pandemia creemos que lo primero es cuidar la salud de todas las personas; por eso hay que tener mucho cuidado en ver cuál es la estrategia de ingreso de extranjeros”, dice el ministro de Agricultura, Antonio Walker.

¿Más informalidad?

Fernando Medina es productor de arándanos, uvas viníferas y cerezas en la Región del Maule y asegura que esta temporada perdió seis hectáreas del blueberry solo como consecuencia de la falta de gente para la cosecha.

“De las 32 hectáreas que tengo, seis se me pasaron y las perdí, y en las 26 hectáreas restantes tengo pérdidas importantes por la menor condición en el proceso, y eso solo es porque tuve 150 personas, frente a las 210 habituales”, explica, y añade que nota a menos personas buscando trabajo y un inusual desinterés por firmar contratos.

La situación se repite en otras regiones y los productores estiman que se debe a que los cosecheros tienen temor de perder los beneficios o bonos entregados por el Gobierno, para hacer frente a la emergencia sanitaria.

“Hemos hecho un estudio y hemos visto que no se pierden los bonos ni los beneficios sociales al firmar un contrato, por lo que creo que eso es una mala excusa para incentivar la informalidad en el empleo… El Ministerio del Trabajo va a fiscalizar a los contratistas con mucha atención”, advierte el ministro Antonio Walker.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Los principales organismos controladores de insectos y ácaros se dividen en parasitoides, depredadores y entomopatógenos y pueden actuar en manzanos, cítricos, paltos, berries, frutillas, tomates, entre otros.
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.
El Mercurio
Ejecutar este tipo de manejo no implica simplemente regar menos y estresar más al cultivo, sino que requiere de una estrategia y conocimiento acabado del cultivo donde se trabajará.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores