EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 7°C   |   Máx. 19°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Vie 25/09/2020

0:49
El Mercurio - Campo

Más agua disponible, pero siguen las restricciones

El invierno dejó más precipitaciones, lo que mejora la situación para la nueva temporada de riego, pero no hay que dar por superada la sequía, plantean en las juntas de vigilancia de los principales ríos.

Miércoles, 16 de septiembre de 2020 a las 8:30
- El embalse Santa Juana tiene actualmente un volumen cercano a los 140 millones de metros cúbicos de agua, 80% del total.
Crédito: Gentileza Junta de Vigilancia Río Huasco
Arnaldo Guerra Martínez

Mientras en el Norte Chico la caída de nieve no fue suficiente como para mejorar las condiciones de la nueva temporada de riego, y se aferran a la esperanza de que en lo que queda de septiembre caiga algo, más al norte miran el horizonte con tranquilidad. Al sur, en tanto, mejoraron las condiciones respecto de la campaña 2019-2020.

Distintas realidades para un año en que el regreso de las lluvias hizo pensar en un posible cambio en el ciclo de años secos.

La siguiente es la situación, según las juntas de vigilancia de las principales cuencas de norte a centro:

Agua suficiente en Copiapó

El tranque Lautaro presenta cerca de 14 millones de metros cúbicos, lo que permitirá un abastecimiento prácticamente normal.

"No vamos a tener problemas de agua. Estamos tranquilos al inicio de una nueva temporada de riego", señala Timothy Taffe, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Copiapó.

Se basa en que había agua acumulada, producto del cierre temprano que se hizo del tranque y por una serie de precauciones adoptadas con antelación, pese a que fue un año seco, con solo un par de caídas de nieve en la parte alta de la cordillera.

La diferencia reside en que desde 2015, cuando ocurrió el primer aluvión, que no han tenido restricciones de agua, porque permitieron cargar completo el tranque.

"Estamos con menos agua que en 2017, pero tenemos agua suficiente para pasar el año", agrega.

Control ajustado en Huasco

Aunque las estimaciones señalan que hay menos reservas de nieve en la cordillera que las calculadas inicialmente, y a pesar de que hubo más precipitaciones, según destaca Nicolás del Río, presidente de la Junta de Vigilancia de la Cuenca del Río Huasco, de todas maneras el volumen de Santa Juana se ha mantenido constante en la presente temporada.

"Estamos por sobre el 80% del volumen embalsado, con cerca de 140 millones de metros cúbicos, de un total de 166 millones", dice Del Río.

En la Junta de Vigilancia destacan que han implementado un sistema de administración de la cuenca que ha permitido hacer un control muy ajustado en la entrega de agua.

"Siempre mirando que la cantidad que entra desde el afluente sea idealmente mayor que el caudal que se entrega, de manera de seguir acumulando agua", señala Del Río.

El sistema ha permitido que cada una de las comunidades de agua puedan administrar los volúmenes embalsados. Para eso invirtieron cerca de 1.500 millones de pesos en la instalación de 22 compuertas de telecontrol. La profesionalización hecha al modelo de gestión, destacan, ha prácticamente triplicado la disponibilidad.

Falta nieve para Paloma

"Lo que vamos a repartir en el sistema Paloma es un tercio de lo embalsado, para que tengamos tranquilidad para un par de años más", destaca Patricio Aguirre, vicepresidente del Sistema Paloma, que reúne a los embalses Recoleta, Cogotí y Paloma, en el Limarí.

Así, las restricciones se mantienen en Coquimbo, pese a que se registraron precipitaciones.

"El problema es que fueron muchos eventos de poca precipitación hasta llegar a 80 mm. Por eso, la cantidad de nieve en la cordillera fue mínima", dice.

Aguirre plantea que todo el mundo tiene la idea de que llovió este año, y la zona y sus agricultores "están al otro lado", pero aclara que la situación sigue exactamente igual.

Respecto de la nieve, indica que no pierden las esperanzas de que algo caiga en lo que queda de este mes.

Con estas condiciones, sigue la restricción total, que va a depender de cuánta agua embalsada tengan a finales de septiembre.

Relativo optimismo en Aconcagua

Aunque el viernes 4 de septiembre pasado se declaró, por seis meses, zonas de escasez a las provincias de Quillota, Los Andes y San Felipe, la nieve acumulada en la cordillera tiene relativamente optimista a Javier Crasemann, presidente de la Junta de Vigilancia de la Primera Sección del Río Aconcagua.

"Está apretado el tema del agua. Hay poca disponibilidad. Los caudales están bastante bajos en esta fecha, pero como cayó harta nieve, eso nos tiene relativamente optimistas", señala Crasemann.

Eso sí, la esperanza es que dure mucho, para alcanzar a usarla.

"Lo mejor sería que aguante lo más posible en la cordillera, porque la demanda más alta de la primera sección es en noviembre-diciembre. Esto ocurre porque no hay embalse, no hay ninguna obra de infraestructura que permita administrar esa nieve que, en el fondo, se nos arranca de las manos. Ojalá que no haga tanto calor en esta primavera para que la curva de deshielo no sea tan pronunciada ", dice Crasemann.

Según mediciones de Codelco en Lagunitas, en lo que va de año han caído 5,96 metros de nieve y 758 mm de lluvia, mientras que en Aconcagua Sur, las cifras son de 9 metros y 694 mm, respectivamente.

Eso significa que 2020 trajo para Aconcagua casi el triple más de nieve que el año pasado.

Claro que también en Aconcagua hay tres veces más derechos de agua entregados que el agua disponible.

Más agua y nieve para la cuenca del Maipo

Solo un dato extremo para graficar lo que pasó con el agua en Santiago el año pasado. Hubo momentos en que la demanda humana llegó a ser el 80% del agua de la cuenca.

Pero, afortunadamente, este año va a ser mejor que el pasado, destaca Jorge Poblete, miembro del directorio de la Asociación de Canales del Maipo y de la Junta de Vigilancia del Río Maipo. Claro que 2019 fue extremo de sequía, después de muchos años secos.

"El año pasado, la pluviometría en Santiago fue muy baja -82 mm- y este año ya vamos con precipitaciones que son tres veces las del año pasado, y con buena cantidad de nieve en la cordillera. Eso nos permite tener un escenario mucho más auspicioso", dice Jorge Poblete. Como ejemplo, entrega mediciones de estaciones de la Sociedad Canales del Maipo: 286 mm en la bocatoma en Puente Alto y 243 mm en Buin.

"Claramente, estamos con un año mucho más favorable que lo desastroso que fue el año pasado", recalca.

La proyección hecha para el agua da cuenta de la nueva situación:

El caudal para el río Maipo para septiembre son 39,5 metros cúbicos por segundo y lo registrado el año pasado en igual mes fueron 26 m /s. Para octubre se esperan 52,5 m /s y en la temporada anterior fueron 27,1 m /s. En noviembre se esperan 89,5 m /s y el caudal del año pasado fue de 45,6 m /s. Para diciembre lo proyectado son 115,5 m /s y el año pasado se llegó a 51,4 m /s, de ahí en adelante la diferencia se empieza a estrechar hasta marzo, pero siempre con ventaja para este nuevo ciclo.

"No son para saltar, pero son buenas noticias, porque el volumen embalsado permite que la ciudad no nos quite tanta agua a los regantes agrícolas. Ahora, claramente nos va a seguir penando la sequía del año pasado, ya que los huertos terminaron muy resentidos, y en general, toda la estructura productiva quedó con magulladuras", recalca Jorge Poblete. Al mismo tiempo, aclara que eso "no significa que haya terminado la sequía".

Falta conciencia en O'Higgins

"Todo indica que este es un año similar al antepasado -temporada 2018-2019-, al menos en términos de pluviometría en el valle y por la caída de nieve en la cordillera", señala Patricio Crespo, presidente de Federación de Juntas de Vigilancia de O'Higgins.

El directivo agrega que la gran cuenca del Cachapoal tendría una situación auspiciosa, pero no tan favorable como la del Tinguiririca.

Más allá de las cifras, Crespo considera que lo que se puede prever es que esta va a ser una temporada que ya se sabe como convivir con ella, y permite más o menos operar en torno al 60% de la dotación técnica mínima. La situación prevista se alejaría de la crisis vivida el año pasado.

"Todo el mundo hizo los ajustes para sobrevivir en esas condiciones, pero este nuevo año plantea también restricciones, particularmente para la pequeña agricultura que, por un problema de cultura o de recursos, no hace las mantenciones adecuadas de las canales, no los limpian, y ahí hay mucha pérdida por conducción", señala el agricultor.

Da como ejemplo lo hecho por los regantes del canal Población, que preside, que asumieron el compromiso de limpiar los 50 km del canal que nace en Santa Cruz y llega a Marchigüe. "Perdía más de la mitad del agua y tuvimos que hacer esfuerzos monumentales para bajar a 30%", señala Crespo, quien destaca que falta que otras organizaciones asuman compromisos similares.

"Lo estimado es un poquito menor al promedio de la última década, pero es bastante manejable. Respecto de la última temporada va a duplicar los aportes. No debiera generar mayores limitaciones", señala.

Sigue el déficit

"El pronóstico de deshielo que tenemos hasta ahora nos marca alrededor de 75% hasta enero, 65% para febrero y 60% para marzo, de acuerdo a nuestros derechos", señala Juan Carlos Diez, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Maule, para destacar que el panorama es mucho mejor que el del ciclo pasado, que en enero fue de 50%, febrero de 45% y marzo de 35%, aunque aún hay un déficit hídrico de 31%, respecto de un año normal.

En cuanto a la nieve, una medición en la Laguna del Maule muestra dos metros y medio.

"Según los pronósticos, la condición es buena, todo dependerá de que el deshielo sea más lento y el río recién caiga en una situación deficitaria a finales de diciembre o principios de enero", señala Diez.

El directivo recalca que aunque la condición se presente positiva, no hay que olvidar que la zona viene también de 10 años con sequía y con una Laguna del Maule que todavía está al 19% de su capacidad.

Más nieve en Ñuble

Como "un fenómeno extraño" califica Salvador Salgado, gerente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, lo ocurrido este año. Llovió similar al año pasado -que fue malo en cuanto a disponibilidad-, pero que, sin embargo, tuvo temperaturas más bajas en la cordillera, lo que hace hasta ahora exista más nieve que en el ciclo anterior.

"Hoy se estima que tenemos tres veces más cobertura nival que el año pasado", señala Salgado.

En términos prácticos, agrega, se están viendo caudales en el río relativamente bajos, lo que querría decir que la nieve se ha mantenido en la cordillera, aunque faltan los meses más críticos -septiembre y octubre-, ya que al subir la isoterma comienza a caer la reserva de nieve.

"La Región de Ñuble tiene una agricultura intensiva, pero no cuenta con embalse de regulación; entonces, estamos supeditados al movimiento de la isoterma, a la precipitación y a la cobertura nival, situación, en una zona que tiene un porcentaje alto de cultivos tradicionales, hace que la planificación agrícola sea bastante compleja", agrega.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Al realizar esta labor no solo se elimina madera sino que también se compromete la existencia de los centros frutales, es decir, se reduce el potencial productivo de las plantas.
El Mercurio
Instalar este tipo de tecnologías en el predio no solo permiten identificar cuánto se regó realmente y cómo está trabajando el equipo de riego, sino que también alertan en caso de que haya un corte en el suministro eléctrico o si el tranque se quedó sin agua. Además, es posible programar los equipos de riego y fertirriego a la distancia.
El Mercurio
Para que el grano cosechado cumpla los requerimientos para satisfacer de manera adecuada la demanda de nutrientes y materia seca para que los animales entreguen una leche de buena calidad es cumplir ciertas exigencias que consideran la elección de la semilla, la fertilización.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores