EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 26°C

Santiago de Chile. Sáb 24/10/2020

0:49
El Mercurio - Campo

Eficiencia y eficacia: las promesas de la siembra de precisión en cereales y hortalizas

En la actualidad la tecnología se puede adaptar a un tractor o máquina tradicional permitiendo que funcionen con el mismo objetivo que una específica: sembrar dosis exactas y hacer siembras variables según el tipo de suelo, entre otros.

Miércoles, 07 de octubre de 2020 a las 8:30
- La siembra de precisión permite que la semilla quede posicionada a una profundidad adecuada para el desarrollo del cultivo.
Crédito: Freepik
Rolando Araos Millar

Sembrar dos veces en el mismo lugar, dejar sectores del predio sin semillas, que los granos queden muy cerca uno del otro, no lograr las poblaciones adecuadas o que la simiente quede enterrada a la profundidad adecuada en el suelo tras pasar con la sembradora, son problemas con los que deben lidiar los productores cerealeros y hortaliceros, que impactan tanto por los resultados del cultivo, como por el mayor gasto.

Una alternativa para minimizar estos problemas es la siembra de precisión, que a través de tecnologías ayuda a que el grano quede enterrado y distribuido a la profundidad y a distancia que requiere cada cultivo para optimizar la germinación y el desarrollo de las plantas, lo que será clave para una mejor eficiencia del cultivo.

“La eficiencia de los sistemas de precisión es incomparable. No solamente permiten la siembra de dosis exactas, sino que también la siembra variable, que corresponde a sembrar más o menos semillas, dependiendo del tipo de suelo en el que se esté trabajando”, asegura Rodrigo Ortega Blu, profesor de la Universidad Técnica Federico Santa María, especialista en agricultura de precisión y socio de la empresa tecnológica NeoAG Agricultura de Precisión.

Y hoy en día, la tecnología permite hacerlo a un costo bajo y sin necesidad de una conexión a internet.

Transformando la maquinaria para sembrar

Si bien se cree que la agricultura de precisión es sinónimo de invertir en máquinas nuevas y costosas, esto no necesariamente es así, ya que es posible adaptar tractor y sembradoras “normales” y convertirlas en una maquinaria de precisión.

“En Chile es muy difícil que inviertan en maquinaria solo para hacer agricultura de precisión, por lo mismo estas tecnologías todavía no han logrado masificarse tanto, por lo que la opción más conveniente es adaptar máquinas más antiguas”, opina Rodrigo Ortega Blu.

Para ello, se puede añadir un computador al tractor, el que debe contar con un banderillero satelital —identificable porque posee una serie de luces en la parte superior de la pantalla— como se muestra en la siguiente imagen.

Ejemplo de un computador con banderillero satelital. Crédito: Gentileza Rodrigo Ortega Blu

Por su parte, a la sembradora se le deben instalar componentes como una válvula y motor hidráulico o eléctrico, un sensor de velocidad, sensor de siembra, un embrague y un medidor de la resistencia del suelo.

Piezas y funciones de cada una dentro de la sembradora de precisión:
Pieza Utilidad
Computador

Es una pantalla pequeña, con botones o táctil, que permite configurar todos los elementos que le sean conectados. Por sí sola no tiene utilidad, pero sí cuando se le agregan otras piezas descritas en esta tabla. Es el “cerebro” dentro de la siembra de precisión. Además, controla todas las funciones de la maquinaria.
Algunos computadores incorporan un sistema de guía conocido como banderillero satelital, por lo que no es necesario añadir uno extra.

Válvula y motor hidráulico o eléctrico

Permitirán acelerar o ralentizar la velocidad a la que caen las semillas desde la máquina.

Sensor de velocidad

Le entregará información al computador sobre la velocidad a la que gira el eje o plato de siembra, lo que a su vez permitirá que la válvula y el motor entreguen las semillas a mayor o menor velocidad.

GNSS (antiguamente conocido como GPS)

Determina la ubicación específica del tractor en el predio a través del uso de la geolocalización.

Sensor de siembra

Detecta si hay un mal funcionamiento en los ductos de bajada de la sembradora (parte por donde caen las semillas desde la máquina).

Embrague

Se puede instalar en cada válvula de bajada de la semilla. Funciona como una “tapa” que puede impedir o detener la caída de las semillas desde la sembradora.

Medidor de resistencia del suelo

Analiza el terreno al momento de realizar la siembra, lo que permite aplicar mayor o menor presión al lanzar la semilla hacia el suelo. Esto evita que la simiente quede muy cerca de la superficie o muy hundida.

* Todos los datos generados por estas piezas serán almacenadas en el computador y no se requiere de una conexión a internet en el campo para utilizarlas.
Fuente: Rodrigo Ortega Blu

Las modificaciones, tanto al tractor como a la sembradora, se pueden realizar independiente del tipo o edad de la maquinaria.

“Las piezas son aplicables a cualquier modelo o maquinaria agrícola, no solo tractores o sembradoras, sino que también a cosechadoras, pulverizadoras, entre otras”, sostiene Rodrigo Quintana, investigador del INIA Quilamapu y experto en maquinarias de precisión.

La inversión necesaria para contar con todas estas piezas para una sola máquina ronda los US$10 mil y puede llegar a un tope de US$14 mil, mientras que la vida útil de todo el equipamiento puede fácilmente superar los 10 años.

“Lo ideal es que la instalación y configuración de cada una de estas piezas sea supervisada por un experto”, recomienda Ortega Blu.

Tras adaptar la máquina, será necesario conocer las condiciones del terreno y el suelo donde se trabajará, así como aquellos sectores más o menos idóneos para la siembra. De esta manera será mucho más fácil configurar la computadora del tractor para saber en qué sectores entregar más o menos semillas.

Infografía interactiva - Presione los elementos de la imagen para revelar más información

Infografía: Rolando Araos Millar | Fuente: Basado en la información entregada por Rodrigo Ortega Blu, Rodrigo Quintana y Ricardo Rodriguez | Recursos: Freepik

Conociendo el predio

El paso inicial para utilizar de manera eficiente la agricultura de precisión es realizar un muestreo del suelo, que permitirá conocer las características sobre las que se trabajará, como por ejemplo si es un terreno arenoso o arcilloso; así como el contenido orgánico, lo que es clave al momento de calibrar la tecnología de precisión.

Si bien existen una serie de alternativas para este proceso, una de las opciones más conocidas es el escáner electromagnético, elemento que se adosa a una moto de cuatro ruedas y que es capaz de generar cerca de 2 mil datos por hectárea, los que posteriormente son analizados por un software.

“No se necesita una conexión a internet para realizar esta operación, porque toda la información será almacenada en un dispositivo desde el que se podrá obtener toda la información. De igual forma, estos datos pueden ser subidos a una nube (almacenamiento en internet)”, explica Ricardo Rodríguez, gerente general de Agroprecisión, empresa que realiza mapeos de suelo desde hace 21 años.

El escáner permite determinar cuáles son las zonas con mayor y menor conductividad electromagnética, representado por una escala de colores que va desde el rojo hasta el azul, en el mapa que es construido por un software, y que identifica a través de colores los distintos niveles de conductividad que diferencian las estructuras del suelo, lo que definirá cuántas muestras de suelo son necesaria.

Tales muestras de suelo deberán ser ejecutadas por el agricultor y enviadas a un laboratorio para determinar la presencia de minerales, tipo y estructura de suelo, así como la capacidad de retención de humedad del terreno.

“Por ejemplo, en un predio de 60 hectáreas, se ejecutaron 26 muestras de suelo tras el mapeo. Si se hubiese trabajado sin esta herramienta, habría sido necesario realizar cerca de 4 muestras por hectárea para ser representativo, dando un total de 240 muestras”, dice Rodríguez, quien explica que esto permite ahorrar tiempo y dinero.

Los resultados del análisis de suelo se contrastan con los del mapeo de suelos —tarea que debería ser realizada de forma conjunta entre el productor y un asesor—, lo que permite crear un mapa de prescripción, que muestra con una alta especificidad los sectores idóneos para la siembra, así como los que presentan condiciones más pobres o sencillamente negativas para el cultivo.

“Los sectores más idóneos para los cultivos requerirán menos semillas porque se presume que tendrán un buen rendimiento, mientras que los sectores más rezagados necesitarán una mayor cantidad de semillas”, explica el gerente general de Agroprecisión, quien explica que la dosis de dichas semillas debe ser supervisada por un asesor.

Desplace la línea ubicada en la mitad de la imagen para revelar el contenido de cada lado:

Recuadro: Rolando Araos Millar | Fuente: Imágenes proporcionadas por Ricardo Rodríguez, Agroprecisión | Recursos: Juxtapose

En la ruta correcta

El primer paso para la siembra es programar el banderillero digital del tractor con la ruta que se desea seguir a través del campo, la que será guiada únicamente por el GPS, por lo que no requiere internet para operar.

“Si bien todos los computadores incluyen GPS incorporado, no todos vienen con banderillero satelital. La diferencia está en que el que trae este sistema, posee una serie de luces en su parte superior, mientras que uno que no lo trae, no posee tales luces”, explica Ortega.

A la izquierda, un computador sin banderillero satelital y a la derecha un equipo con banderillero satelital (posee luces en su parte superior). Crédito: Gentileza Rodrigo Ortega Blu

La herramienta permitirá trazar todo el campo o la hectárea que se busca sembrar y el operador solo necesitará seguir las instrucciones y direcciones que le indique el banderillero.

“Este cuenta con una luz verde al centro y una serie de luces azules a cada lado. Si el conductor se desvía mucho hacia un lado o hacia otro, el sistema indicará con las luces y con un pitido muy fuerte que debe modificar su curso porque se está desviando”, explica Rodrigo Quintana.

Además, al integrar los datos del análisis del suelo, la sembradora se podrá configurar para que entregue las semillas adecuadas a cada zona del predio. Asimismo, el medidor de resistencia de suelo —pieza que debe ser añadida de forma extra, tal como se indica en el recuadro anterior— permitirá que la máquina detecte cuál es más duro o más blando y aplique la fuerza necesaria para que la semilla quede en una profundidad tal que permita su desarrollo.

“La semilla debe colocarse a la profundidad apropiada y a la misma distancia de una con respecto a la otra. De esta forma, se generan plantas uniformes que no competirán entre sí, evitando la generación de plantas dominadas y dominantes, factor que impacta en el rendimiento”, asegura Rodrigo Quintana.

Incluso permite que si, por ejemplo, una de las cuatro líneas de siembra está tocando una zona que ya tiene semillas, el computador selle esa bajada, pero siga operando con las demás, lo que permitirá que todo el terreno quede sembrado.

Evaluar los resultados

La única forma de verificar que la siembra fue realmente exitosa es en la cosecha.

En el caso de las hortalizas, bastará con realizar una inspección visual de los cultivos, analizando los rendimientos alcanzados y comparando a todos los sectores con temporadas anteriores.

“Si en los sectores donde se sembró menos, a raíz de los resultados del análisis de suelo, y aun así se produjo más, es porque la siembra de precisión fue un éxito”, asegura Rodrigo Quintana, quien agrega que, a fin de cuentas, con este sistema, los sectores buenos compensarán el rendimiento de los malos.

Para los cereales, es necesario que la cosechadora cuente con un monitor de rendimiento, el que debe ser incorporado y configurado en la computadora.

Esta herramienta consta de una serie de sensores instalados dentro de la tolva y conectados a un GPS, que miden la presión que ejercen los granos a medida que son cosechados e identifica automáticamente el sector del campo que se está cosechando y así saber los rendimientos de cada zona.

Estos datos pueden ser posteriormente descargados y visualizados en un “mapa de color”, donde el color verde indicará una baja presencia de granos por cada sector, mientras que los colores más rojos señalarán aquellos lugares donde la cosecha fue mayor.

“Con esta información será posible cambiar o mantener los manejos previos. Si un sector tiene un mal rendimiento, se identifica el factor limitante y este puede ser corregido durante la siguiente temporada”, dice el profesor de la Universidad Técnica Federico Santa María.

El experto añade que, si el factor limitante no puede corregirse, lo lógico es ajustar el manejo al potencial de rendimiento de cada sector.

Infografía: Rolando Araos Millar | Fuente: Basado en la información entregada por Rodrigo Ortega Blu, Rodrigo Quintana y Ricardo Rodriguez | Recursos: Freepik

¿Solo para la siembra?

Tanto Quintana como Blu destacan que la inversión que se realice para adquirir el computador y las otras piezas son de utilidad no solo para la siembra, sino que también la labranza del suelo y aplicación de fertilizantes y plaguicidas.

“De hecho, el mapa de prescripción permitirá saber qué sectores requieren una labranza determinada o cuál es el nivel de fertilizantes o plaguicidas estimados que se deben aplicar”, explica Rodrigo Quintana.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Si bien ambos son capaces de generar buenos resultados productivos, la elección de cuál se ocupe debe hacerse a partir de criterios técnicos como el tipo de suelo y la variedad con la que se está trabajando.
El Mercurio
Este organismo buscará entregar herramientas concretas que permitan dar un uso adecuado a los plaguicidas de uso agrícola; lo que incluye también dar soporte a procedimientos legales que guarden relación con registros y tolerancias tanto para mercado interno como en exportación.
El Mercurio
Este acuerdo incluye regulaciones que beneficiarán a los pequeños y medianos productores nacionales y también agiliza las tramitaciones relacionadas con aspectos y certificados fitosanitarios entre ambos países.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores