EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 6°C   |   Máx. 21°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Lun 03/08/2020

23:17

El Tiempo:  Santiago Máx. 21°C | Mín. 6°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Drones, una nueva alternativa para fumigar

Su uso en granos permite, además de ahorros económicos importantes, mejorar en 40% la aplicación de los productos fitosanitarios sobre el follaje, reducir en hasta un 90% el uso de agua y evitar la compactación de los suelos.

Lunes, 22 de junio de 2020 a las 8:30
- Los instrumentos del dron le permiten aplicar las dosis del producto fitosanitario de forma homogénea, ya que realiza la pulverización a una velocidad, altura y dosis constantes en el tiempo, dicen los expertos.
Crédito: Gentileza Rodrigo Quintana - INIA
Profesionalizar el rubro

Si bien el costo de un dron es alto —entre US$20 a US$25 mil—, ya existen en el mercado diversas empresas que prestan el servicio en granos, alfalfa, soya y pronto comenzarán en viñas e, incluso, están realizando pruebas de fertilización en suelos que se preparan para cerezos.

De todas formas, la recomendación es preferir empresas certificadas, que acrediten su experiencia en el rubro.

Y si el que va a operar la tecnología, es el productor, la recomendación apunta a que se capacite para evitar errores y potenciales daños en el cultivo.

“El agricultor y sobre todo el aplicador o piloto debe tener cursos de aerodinámica, climatología, modos de vuelo y trabajo, logística de operación, configuración y utilidad del geoposicionamiento global (GPS), pesticidas e incluso en el uso de los equipos de protección personal (EPP), conocimiento que se puede obtener en diversas academias o empresas”, dice Rodrigo Quintana.

Además, debe tramitar y obtener las credenciales emitidas por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y el Ministerio de Salud, que le permitirán realizar los trabajos en el predio:

a. Credencial de aplicador de plaguicidas, emitido por el SAG.

b. Credencial de operador de aeronaves pilotadas a distancia (RPA), emitido por la DGAC.

c. Inscribir al equipo pilotado remotamente (RPAS) en la DGAC.

d. Obtener la autorización sanitaria para realizar la aplicación en la Secretaría Regional Ministerial de Salud competente al área de aplicación, según indica en Decreto Nº 5/10 del Ministerio de Salud.

GPS y configuración

Una de las claves para que el dron fumigue adecuadamente es la configuración del GPS del equipo, con el que se puede determinar su ubicación geográfica en el espacio de trabajo.

Para ello es fundamental que el operador establezca, a través de Google Maps o Bings, la ubicación y ruta del dron, asignándole una altura y velocidad de vuelo. Además, se deben determinar los momentos específicos en que se deben asperjar los productos.

Una vez realizada esta configuración, el dron recorrerá automáticamente el campo sin participación humana. La única razón por la que el piloto podría intervenir es que en el predio exista un árbol u obstáculo que el mapa original no haya registrado, ocurra un abrupto cambio en las condiciones meteorológicas que impida una fumigación exitosa o exista algún desperfecto técnico en el equipo.

“Esto da una gran ventaja, porque si se conoce el predio, basta con configurar el dron y hacerlo trabajar durante la noche” dice Alberto Munizaga.

Es posible configurar la ubicación y ruta del dron, asignándole una altura y velocidad de vuelo.
Crédito: Rodrigo Quintana - INIA

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Rolando Araos Millar

A pesar de que en un comienzo solo eran utilizados para capturar imágenes aéreas de alta calidad de los campos, con el tiempo los drones han adquirido funcionalidades que permiten hacer más eficiente -productiva y económicamente- la actividad agrícola.

Una de ellas es su uso para aplicar productos fitosanitarios, donde han demostrado ser un 40% más eficaces en el asperjado sobre el follaje de las plantas, realizar el trabajo hasta 20 veces más rápido en cultivos extensivos y disminuir hasta un 90% el volumen de agua que los métodos de pulverización tradicionales.

“Los instrumentos del dron le permiten aplicar las dosis del producto fitosanitario de forma homogénea, ya que realiza la pulverización a una velocidad, altura y dosis constantes en el tiempo. Esto impide que las gotas sean asperjadas de forma excesiva o descontrolada”, asegura Maud González, presidenta de la Asociación de Pilotos de Drones Fumigadores (ADF Drones).

Además, su utilización evita la compactación de los suelos que genera el tránsito de maquinaria pesada, lo que permite incluso utilizar productivamente esas zonas del campo.

“Gracias a la utilización de la fumigación con drones he recuperado una superficie de cultivo importante que hasta hace un tiempo estaba dañada por la compactación. De hecho, era usada como camino para el tránsito de maquinaria. Lo mejor es que gracias a esto he aumentado mi producción en alrededor de 10%”, afirma Cristián Soto, quien cultiva 250 hectáreas de arroz y 50 de trigo en Parral, Región del Maule.

Buenos resultados

Si bien esta tecnología puede ser usada en cualquier cultivo, los mejores resultados a la fecha se han logrado en arroz, trigo y maíz.

En el caso del arroz, la fumigación con drones evita que los tractores y pulverizadores se expongan a la humedad de las piscinas de inundación y se deba recurrir al arriendo de aviones, que son de un costo alto y de baja eficiencia.

“El uso de drones le permite al productor aumentar la rentabilidad del cultivo, lo que siempre es importante en un rubro con márgenes estrechos como este”, indica Cristián Soto.

Además, el dron es capaz de asperjar productos fitosanitarios desde la época del barbecho (periodo donde el suelo se regenera) hasta la post emergencia del cultivo, es decir, en gran parte de las etapas productivas.

“Si se fumiga con un tractor en las etapas de barbecho o emergencia, el suelo estará muy blando, por lo que la máquina lo compactará en exceso, dañando la futura producción de arroz. Con el dron, ese problema no existe”, comenta Soto.

En maíz, en tanto, los drones han permitido fumigar en la noche, cuando las plagas que afectan al cultivo se encuentran más expuestas.

“Esto se debe a que el vehículo no requiere luz de día para operar y es autónomo. Solo se necesita configurarlo de manera adecuada y será posible fumigar sin problemas”, asegura Rodrigo Quintana, investigador del INIA Quilamapu.

¿Y los frutales?

En el caso de los frutales medianos y grandes, con follajes irregulares, como paltos, nogales y cerezos, los resultados de la fumigación con drones no han sido tan efectivos, por lo que no se recomienda su uso.

“Pese a que con esta tecnología los productos pueden llegar mejor a lugares como las copas de los árboles, existe el riesgo de que el dron se atasque, se dañe o pueda golpearse contra los cultivos, algo que ya le ha ocurrido a distintos clientes. Por ello, lo mejor es utilizarlo en superficies planas y extensivas”, sostiene Alberto Munizaga de Robomotic, empresa que ensambla y comercializa drones en Chile.

La situación cambia para los frutales pequeños y bajos, como se ha visto en una serie de pruebas en huertos de arándanos de la Región del Maule.

“Los resultados preliminares son positivos, ya que se ha logrado obtener un bajo nivel de residuos de plaguicidas en las muestras de laboratorio en post cosecha, y se ha logrado un control eficiente del hongo, disminuyendo las pérdidas de producción”, dice Quintana.

Puntos a mejorar

A pesar del potencial de los drones para la fumigación agrícola, los expertos concuerdan en que en la actualidad su uso está fuertemente limitado por su escasa autonomía de vuelo, la que varía entre 10 y 15 minutos, dependiendo del modelo.

Según los expertos, este problema se relaciona directamente con la capacidad de las baterías usadas. De hecho, en la actualidad, la mayoría de los drones utilizan dos baterías —lo que depende del modelo—, las cuales les permiten recorrer alrededor de una hectárea. Como una forma de extender el uso, los expertos recomiendan a los productores tener al menos 14 de ellas.

“De esta forma el dron estará constantemente aplicando, deteniéndose, recambiando las baterías y volviendo a operar. Hay que considerar que el tiempo de carga de cada una llega a las 2 horas”, comenta Maud González.

Si bien las baterías se pueden adquirir en el mercado, es importante tener en cuenta que su precio es elevado, pudiendo variar entre $400.000 y $800.000 cada una, dependiendo del modelo.

“Lo otro que se debe tener en cuenta es que, como sucede con los celulares, cada batería puede ser recargada un total de 180 a 200 veces. Tras ello, debe ser desechada y se debe adquirir una nueva”, advierte Maud González.

El otro gran problema que puede entorpecer es la velocidad del viento, la que si supera los 10 a 12 km/hr puede llevar a que la aplicación sea menos eficiente y puede producir contaminación por efecto de la deriva.

“Los vientos laterales causarán que el rocío del dron se desplace hacia los lados, perdiendo precisión en la aplicación”, dice el investigador del INIA Quilamapu.

Si bien esto se ha intentado solucionar con boquillas especiales antiderivas y con distintas formas de aplicación, de momento, la recomendación es operar el dron bajo un escenario de poco viento.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Si bien los productores suelen creer que esta práctica solo genera beneficios al huerto, esto no siempre es así. De hecho, hay casos, sobre todo cuando la poda mecánica no es bien planificada, en que se pueden generar enormes daños a las plantaciones.
El Mercurio
Este instrumento actúa en caso de que la importadora o recibidora establecida en Estados Unidos, sea incapaz de pagar el valor del producto agrícola recibido.
El Mercurio
Esta etapa, que cubre desde el nacimiento hasta los 60 o 70 días de vida de la cría, definirá el potencial productivo del animal. Los manejos deben comenzar en la vaca gestante.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores