EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 7°C   |   Máx. 21°C   |   Actual 19°C

Santiago de Chile. Lun 13/07/2020

15:27

El Tiempo:  Santiago Máx. 21°C | Mín. 7°C | Actual 19°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Ganadería regenerativa, una forma de recuperar biodiversidad

En la búsqueda por encontrar fórmulas para que el ganado se alimente en las praderas de forma sostenible y sustentable en el tiempo, surge esta opción que propone que los animales pastoreen en manadas compactas, como lo harían naturalmente, respetando los ciclos de recuperación de la pastura y del propio terreno.

Miércoles, 13 de noviembre de 2019 a las 8:30
- Una de las características diferenciadoras de la ganadería regenerativa radica en que las vacas deben pastar en bloque, imitando su comportamiento natural. Esto les permitía defenderse de eventuales depredadores.
Crédito: Gentileza Andrés Ciampi
Resultados preliminares

En Chile, son más de 3 mil las hectáreas que están trabajando con el concepto de ganadería holística. La gran mayoría de estas se ubican en la región de Coyhaique donde la emisión de Gases de Efecto Invernadero se ha visto reducida en cerca de un 15% a 20% tras diez años de trabajo.

“Todavía faltan diversos análisis por realizar, pero el secuestro de carbono por parte de la pastura supera al del pastoreo convencional y al rotativo. Pero lo más importante, es que la adopción de este sistema ha aumentado la diversidad de las plantas del sector, enriqueciendo la biodiversidad de las zonas donde se ha trabajado”, asegura Ide.

Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Rolando Araos Millar

Escasez hídrica, cambios de temperatura y una producción agropecuaria intensiva llevan a que el suelo vaya perdiendo su condición. Lo grave es que si no se toman medidas, ese suelo dejará de ser productivo y no servirá para criar animales.

Chile no está libre de este problema. En la zona centro sur, advierten los expertos, las praderas están cada vez más débiles y con menores porcentajes de materia seca, lo que lleva a creer que estos terrenos podrían pasar a ser ‘zonas muertas’ dentro de los próximos años.

“En los últimos 10 a 15 años, los niveles de materia seca en las praderas han caído sobre el 60%. Uno de los factores más importantes es el sobrepastoreo que genera ‘costras’ en el terreno, las que impiden que el agua penetre las capas del suelo cuando llueve o se riega, frenando la absorción del agua, prolongando la sequía. Es un círculo vicioso que podría terminar desertificando las zonas más importantes de producción ganadera del país independiente de que llueva mucho o no”, advierte Carlos Díaz, asesor ganadero independiente.

Sin embargo, aparecen alternativas que prometen no solo mantener la calidad, sino que incluso mejorarla y así transformarse en una fórmula que devuelve al medio ambiente su condición.

Una de ellas es la ganadería regenerativa, específicamente el Manejo Holístico, concepto acuñado y desarrollado por Allan Savory, ecologista y ganadero de Zimbabue en los años 60’, y que se aplica en Chile hace más de 10 años.

“Esta metodología plantea que el ganado —de vacas, bueyes, ovejas, corderos, entre otros— pastoree como lo haría naturalmente, en manadas compactas y en ciclos de tiempo controlados, para evitar el sobrepastoreo y la erosión de una zona. Esto ayudará a la recuperación y consolidación de los suelos, aumentando su biodiversidad y rendimiento”, dice Isidora Molina, veterinaria y Educadora en Manejo Holístico de Efecto Manada – La Tonada.

El impacto será no solo mejorar la calidad de la alimentación animal y la condición del suelo, sino que también será beneficioso para el medio ambiente, ya que como plantea Molina, las plantas en mejores condiciones serán capaces de secuestrar más carbono, compensando las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que genera la actividad ganadera.

Planificando el pastoreo holístico

En el pastoreo holístico, al igual que en el rotativo, los animales están en el campo por períodos cortos de tiempo, la diferencia radica en que los tiempos de pastoreo están dados por la recuperación de las plantas perennes y no por la cantidad de pasto disponible, lo que le da un mayor plazo de recuperación a la pastura.

A esto se agrega el hecho de que una vez que el ganado se traslada, se incorporan otros animales o aves al predio.

”El rotativo implica que las vacas van alimentándose en determinados predios. Cuando este se agota, van al siguiente, permitiendo que la zona donde comieron se regenere. En el pastoreo holístico se mantiene este principio, pero añadiendo un control más estricto sobre los animales, además de sumar a las aves, una vez que el ganado se ha alimentado”, explica Díaz.

Cómo hacerlo

El primer paso para ejecutar este pastoreo, dice Molina, implica dividir el campo en cuarteles de pastoreo, separados (una alternativa es utilizar cercos eléctricos) para impedir que los animales sobrepasen el terreno sobre el que un número acotado de animales se alimentará por períodos determinados.

Carlos Díaz asegura que, si bien no hay una receta, en términos internacionales lo que se suele hacer es “crear 10 franjas de pastoreo por hectárea cada 20 vacas, las que funcionan en un esquema de 3x33, es decir, 3 días de pastoreo muy intensivo por 33 de descanso. En el caso de las ovejas se crean 10 franjas de pastoreo por hectárea cada 40 ovejas, con los mismos tiempos”.

Lo más relevante, según Isidora Molina, es que los animales deben pastar de forma conjunta, formando un solo bloque, como lo harían naturalmente, ya que es así como solían protegerse antiguamente de los depredadores.

“Cuando pastan juntas, en alta densidad y en cortos períodos, se producen una serie de beneficios en el terreno. Las pisadas suelen romper la costra superficial que hay en los suelos compactados, el consumo es más homogéneo y las heces quedan repartidas de manera más uniforme sobre el terreno. Además, las plantas no consumidas pueden ser pisoteadas, haciendo más efectiva la incorporación de materia orgánica”, explica Molina, quien facilitó el siguiente video para ejemplificar este sistema.

Frente a la opción de incorporar otras especies en el pastoreo, una buena alternativa son las gallinas, las que se pueden sumar 2 a 3 días después de que el ganado haya pastado. Esto ayudará a acabar con cualquier larva parasitaria que después la vaca pueda consumir.

Además, el ‘rasqueteo’ del ave ayudará a incorporar la bosta (feca) de forma más rápida y efectiva al suelo.

Respecto de la carga animal, Isidora Molina indica que hay diferentes formas de estimar o calcular la disponibilidad de forraje que se puede usar y que para ello es necesario ir observando cómo se va comportando cada potrero y el campo completo a medida que los animales van avanzando.

“La carga animal es una de las decisiones que se va tomando antes de cada planificación de pastoreo para asegurar disponibilidad, rentabilidad y para dejar una cobertura o mantillo disponible para que el suelo pueda recuperarse”, dice Molina.

Monitoreo de la pastura

Luis Horacio Luisoni, investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en la Estación Experimental Reconquista, de Argentina, quien ha estudiado los sistemas de pastoreo por más de 30 años, reconoce que la ganadería holística cuenta con la complejidad de que el monitoreo debe ser mucho más riguroso que el de la ganadería convencional.

“Por lo general, uno monitorea cada 2 o 3 meses, pero en la holística, el monitoreo debe ser semanal, si es que no diario cuando se trabaja con predios complicados en términos de sequía”, asegura Luisoni, agregando que este trabajo implica “revisar que la pastura no esté en desarrollo, al momento que los animales entran a pastar. Si la ballica sigue creciendo al día 33 de descanso, el pastoreo debe retrasarse hasta que el proceso de crecimiento haya terminado”, dice.

Molina concuerda con Luisoni, puesto que “mientras más tiempo esté la ballica —o cualquier otra especie— en desarrollo, más CO2 será capaz de secuestrar. Sin embargo, llega un momento en que la curva de secuestro de CO2 se frena, generalmente al día 33, y allí la planta comienza a liberar este gas a la atmósfera. Es, en ese momento, cuando se debe iniciar el pastoreo”, asegura.

De acuerdo a la experta, esto evitará que el CO2 absorbido por las plantas vuelva a la atmósfera, lo que reducirá considerablemente las emisiones de este elemento. “La ganadería convencional se centra más en engordar al animal. Pero la holística busca que haya un equilibrio entre lo que el animal come y lo que la naturaleza devuelve”.

Pero para que los animales puedan pastorear en manada, se secuestre una gran cantidad de CO2 y el sistema opere, es esencial que la pastura sea de alta palatabilidad y tenga una buena condición, lo que implica tomar una serie de medidas en caso de que la calidad no sea la adecuada.

Evitado que se pierda el agua

Para que la pradera mantenga un buen nivel de productividad resulta clave que el agua sea capaz de penetrar la tierra y que las raíces tengan buen acceso a ella, por lo que es esencial que el suelo no esté compactado.

“La compactación es el principal enemigo de cualquier terreno. Por ello, es recomendable no voltear el suelo —evitando que las bacterias que estén bajo tierra mueran cuando sean expuestas a la luz solar—. Para ello, se utiliza un apero que cuenta con cuchillas capaces de ir abriéndose paso, rompiendo las capas más internas del terreno, brindándole micro y macro porosidad al mismo”, dice Jorge Ide, especialista independiente en praderas y cultivos para alimentación animal.

Con esta tarea no solo aumentará la infiltración máxima, sino que además el agua será retenida por mucho más tiempo.

“Esto hará que las raíces de la pastura crezcan fuertes y profundas, mejorando la estructura de vegetación y minimizando el escurrimiento. La clave, a fin de cuentas, es no perder agua por evaporación —cuando no es absorbida— o porque esta corre cuesta abajo”, dice Ide.

La unión de minerales y organismos biológicos

Una pradera sana requiere que el suelo contenga los minerales y microorganismos adecuados para su desarrollo.

Para esto es esencial la materia orgánica, ya que es la principal responsable de la retención de agua en el suelo. Esta proviene de la descomposición de los residuos que dejarán las plantas, animales y microorganismos que aparezcan en el subsuelo y micorriza (ambiente que rodea a las raíces).

“La descomposición biológica necesita humedad para producirse. Por ello, es recomendable que el ganadero incorpore compost, té de compost o purines en el suelo para que este sea capaz de desarrollar sus propias bacterias y hongos degradadores”, asegura Carlos Díaz.

Según Molina, la dosis de materia orgánica a aplicar deberá ser definida tras un análisis de suelo, el que arrojará el nivel de materia orgánica pre existente en el terreno y, con ello, se sabrá cuánto es necesario aplicar.

Una vez que la pastura comienza a emerger, se inicia el proceso de fotosíntesis, que será determinante en el resultado final.

“El flujo de energía solar – fotosíntesis se hace más eficiente con una mayor cantidad de hojas verdes, ya que las hojas actuarán como verdaderos paneles solares y captadores de carbono. A menor cantidad de hojas, menor será la captación de energía y de CO2. Este proceso se ve favorecido por ciclos eficientes tanto del agua como de los minerales”, asegura Isidora Molina.

Jorge Ide, por su parte, plantea que si las plantas no comienzan a germinar a las dos semanas de haber añadido la materia orgánica —en caso de que el suelo haya quedado muy dañado por malos manejos anteriores— es posible sembrar semillas ballicas perennes para que estas puedan cumplir con el ciclo de la energía.

“La ballica es muy eficiente para la fotosíntesis, sobre todo si se siembra desde O’Higgins hacia el sur, por lo que es una alternativa atractiva si se busca acelerar el proceso previo al pastoreo”, dice Ide, aunque advierte que la ganadería holística no busca monocultivos, por lo que el productor, con posterioridad, tendrá que buscar otras plantas y pasturas para incorporar al terreno.

Recuperación de la biodiversidad

El suelo, gracias al agua, la materia orgánica y el CO2 capturado, comenzará a recuperar su biodioversidad, reapareciendo nemátodos, bacterias beneficiosas para la rizósfera, hasta animales que comenzarán a acercarse al terreno sobre el que se trabajó.

“Los animales van a interactuar en un mismo espacio, bostearán allí, el suelo será capaz de descomponerlas e incorporarlas al estar biológicamente activo, el agua podrá ser retenida ayudando al desarrollo de más y más plantas”, argumenta Molina, explicando que según las condiciones, se podrán ver cambios en un par de meses.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Estas herramientas permiten hacer un adecuado control de las malezas, mejorar la eficiencia en el uso del agua y aumentar la presencia de materia orgánica en el suelo, entre otras cosas.
El Mercurio
La actual pandemia provocará una serie de cambios, tanto a corto como largo plazo, en las relaciones entre las exportadoras, las aseguradoras y las navieras, por lo que es necesario que los agro exportadores tomen una serie de resguardos.
El Mercurio
Es fundamental que los vendedores/exportadores tomen una serie de medidas preventivas para evitar cualquier daño o perjuicio, como la escrituración de un contrato y el establecimiento de distintas cláusulas.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores