EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 4°C   |   Máx. 19°C   |   Actual 9°C

Santiago de Chile. Mar 29/09/2020

8:04
El Mercurio - Campo

Cómo controlar las malezas en los huertos de arándanos orgánicos

Para lograr este objetivo el productor debe diseñar una estrategia que se adapte al concepto orgánico, pero que a la vez sea efectiva y tenga viabilidad económica.

Viernes, 24 de julio de 2020 a las 8:30
- Usar coberturas en los camellones ayuda a evitar la presencia de malezas.
Crédito: INIA
Los tipos de malezas
Las malezas que suelen generar menores problemas para los productores de arándanos orgánicos son las anuales, entre las que destacan la ballica, la avenilla y el yuyo.

“Estas, en general, dejan de ser un problema cuando son sacadas del suelo”, asegura Alberto Pedreros.

Las más complejas son las perennes, especialmente las rastreras, entre las que se encuentran el vinagrillo, el correhuelas, el pasto bermuda, la chépica, las chufas y el falso té.

Estas cuentan con propágulos subterráneos, lo que les permite pasar desde la entre hilera hasta la hilera sin dar demasiadas señales.

“También hay otras que tienen propágulos que van sobre el suelo, como estolones, y que también avanzan hacia las hileras, que es donde se riega y se agrega fertilizante”, afirma Pedreros.

¿Cuándo controlar?
La mayoría de las especies de malezas crecen en primavera-verano, por lo que su control debería darse mayoritariamente en esa época.

En el caso de las malezas perennes, que son las más problemática, lo ideal es llevar a cabo el control cuando tienen entre 4 y 5 hojas.

“Este tipo de malezas comienzan a acumular reservas después de la quinta hoja, por lo que es importante cortarlas antes. De hecho, para estas y todo tipo de malezas, habría que procurar que nunca lleguen a floración, de lo contrario el suelo se llenará de semillas”, explica Alberto Pedreros.

Luis Muñoz G.

Las malezas siguen siendo uno de los principales problemas en las más de 3.000 hectáreas de arándanos orgánicos que se estima existen en el país.

“Estas especies vegetales afectan de manera importante el crecimiento y el rendimiento productivo de las plantas, lo que a su vez genera un perjuicio económico para el productor”, asegura Alberto Pedreros, académico de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción.

Si bien el impacto de las malezas sobre el rendimiento de los huertos dependerá de la variedad de arándano con la que se esté trabajando, se sabe que con un control adecuado la productividad puede mejorar hasta en 55%.

Por lo mismo es clave contar con una estrategia de control efevctiva, pero que además sea viable económicamente.

Apostar por la prevención

Considerando que en los huertos de arándanos orgánicos no se pueden aplicar productos químicos, la opción más viable para realizar un efectivo control de malezas es evitar su presencia desde el comienzo.

“Lo ideal es comenzar con las labores varios años antes de la plantación, pensando en evitar especialmente la presencia de malezas perennes, que son las más dañinas”, advierte Carlos Klein, productor de arándanos orgánicos y ex director de la Asociación de Productores Orgánicos de Chile.

Una alternativa para ello es aplicar herbicidas químicos foliares y al suelo antes de que productor se convierta en orgánico.

“Si bien habrán muchos que no les guste esta opción, se trata de una estrategia bastante efectiva, debido a que permite eliminar un alto porcentaje de las malezas perennes que se encuentran en el suelo”, afirma Alberto Pedreros.

El académico comenta que estas aplicaciones deben ser complementadas con el uso de una rastra mecánica.

“Estas herramientas pueden sacar a la superficie hasta el 80% de las estructuras vegetativas de las malezas, lo que evitará que estas vuelvan a aparecer”, agrega Alberto Pedreros.

Otra opción, según los expertos, es realizar una biofumigación, técnica agroecológica que esteriliza el terreno a través de gases —con alto contenido isotiocianato— producidos por la descomposición de materia orgánica. Si bien esta alternativa es bastante efectiva, no es muy usada por los productores.

El combate a las malezas

Para un huerto establecido la estrategia puede considerar una o varias de las herramientas que en la actualidad se encuentran disponibles.

“Existen distintas alternativas de control que pueden ser usadas por los productores, cuyos resultados son variables. Lo importante es comprender que no existe una solución mágica para el problema”, afirma Emilio Rubilar, administrador de campo de EntreRios Farms, una de las mayores empresas productoras de arándanos orgánicos del país.

- Coberturas

Una alternativa que a la fecha ha mostrado buenos resultados en el control de malezas en huertos de arándanos orgánicos es la instalación de coberturas plásticas o carpetas —ya sea de polipropileno, propileno u otro material resistente— sobre los camellones.

“Los plásticos son ubicados por toda la hilera y tienen una pequeña apertura, que es por donde emerge la estructura de la planta”, explica Carlos Klein.

Si bien estas herramientas permiten reducir entre 70% y 80% la emergencia de las malezas sobre el camellón, no son muy efectivas para controlar aquellas que aparecen en el borde de él ni en la taza (donde está la planta).

Según Alberto Pedreros, estas carpetas, que idealmente deben ser instaladas durante el establecimiento del huerto, tampoco son una solución real para las malezas que tienen propágulos vegetativos, las cuales pueden crecer bajo el suelo y emerger donde está el espacio de plantación.

“Estas malezas, que tienen muchas reservas bajo el suelo, andan en busca de luz, por lo que a menudo emergen justo en el lugar donde están las plantas”, advierte.

- Mecanización

Otra opción es usar maquinaria especializada.

Si bien la oferta es bastante limitada en Chile, hay algunos modelos que han demostrado tener resultados bastante positivos, como los que basan su funcionamiento en la emisión de vapor.

“Estamos probando una máquina de este tipo y hemos tenido resultados bastante positivos, ya que quema bastante bien las malezas”, comenta Emilio Rubilar.

Pese al aporte que pueden generar estas máquinas, cuyo valor oscila entre US$ 10.000 y US$ 15.000, los expertos coinciden en que su utilización en ningún caso representa una solución definitiva para las malezas, debido a que no pueden ser usadas en determinadas zonas del huerto como la taza o los bordes del camellón.

Otra desventaja de las desmalezadoras mecánicas, según los especialistas, es que solo hacen un control efectivo de las malezas anuales.

“Si bien también pueden eliminar las perennes, estas tenderán a rebrotar, lo que llevará a que haya que controlarlas cada tres o cuatro semanas. Esto, desde el punto de vista de los costos, hace que su uso resulte bastante inviable en el largo plazo”, explica Alberto Pedreros.

Para Carlos Klein, que afirma haber probado un sinfín de desmalezadoras mecánicas, el problema de estas herramientas está básicamente en el diseño.

“Muchas de las máquinas que se encuentran disponibles en el mercado tienen las herramientas para desmalezar en la parte trasera, haciendo que se dificulte muchísimo la labor del operador. Al final usarlas es sumamente incómodo”, afirma.

Máquina desmalezadora a vapor de MM Spray Chile. Prueba realizada en uno de los campos de arándanos de la empresa EntreRíos Farms. Crédito: MM Spray Chile.

-Desmalezado manual

Según los expertos consultados, el desmalezado manual es la forma más efectiva.

“Los trabajadores tienen la capacidad de sacar las malezas de cualquier lugar, incluso de aquellos que son de difícil acceso para las máquinas como el borde del camellón o la taza”, asegura Carlos Klein.

El gran problema es su costo.

“En nuestro caso, el control de malezas, donde el trabajo manual es preponderante, representa entre 15% y 18% de los costos totales de producción del huerto”, asegura Emilio Rubilar.

Pese a ello es la técnica más usada por los productores de arándanos orgánicos en la actualidad.

- Biocontroladores

Otra opción que figura en los manuales de producción orgánica es el uso de controladores biológicos, es decir, de determinados organismos vivos que se alimentan de diferentes especies de malezas.

“El control biológico es una técnica altamente específica, ya que apunta a una especie en especial, en este caso de maleza. El problema es que si eliminas una, quedará el espacio para que llegue otra, por lo que en estos casos puede parecer poco efectiva”, afirma Alberto Pedreros.

Si bien Carlos Klein destaca el potencial que tiene el control biológico para controlar algunos tipos de malezas, asegura que en la actualidad no existen trabajos ni menos información que sirva de guía para los productores.

“Si se parte de la base que buena parte de las malezas son especies introducidas, sería lógico que se buscaran soluciones biológicas en sus lugares de origen, pero eso no se está haciendo. Y esto se debe, en gran medida, a que en Chile no hay especialistas en el tema”, asegura.

“Más allá de cualquier consideración, hay que tener en cuenta que un control biológico nunca le va a solucionar el problema de todas las malezas a un productor, por lo que siempre debe ser complementado”, agrega Alberto Pedreros.

- Trabajos en la entre hilera

Dentro de la estrategia también se debe contemplar el trabajo de control de malezas en la entre hilera del huerto, debido a que puede transformarse en un punto de origen para el problema.

Una buena forma de abordar la problemática de las malezas en esta zona es arrancar toda la vegetación existente en ella, incluyendo las malezas de crecimiento erecto (vertical). Esto, según los especialistas, permitirá tener un suelo relativamente limpio, al menos por un tiempo.

“El problema es que cuando se corta la vegetación, hay una tendencia a que predominen las malezas perennes rastreras y que son muy difíciles de erradicar”, advierte Alberto Pedreros.

Por lo mismo, esta medida debe ser complementada con otras tareas, como puede ser la siembra en el lugar de algunas especies de crecimiento vertical, sin rizomas ni estolones, como la festuca o la ballica.

“Estas especies, que ayudarán a retrasar la llegada de las malezas, deben ser sembradas y a lo largo del tiempo mantenidas cortas, como si se tratara de un césped”, agrega Alberto Pedreros.

- Otras opciones

A lo largo de los años también han surgido otras opciones de control de malezas, las cuales han tenido resultados bastante mediocres.

Una de ellas es el uso de vinagre, sustancia que al ser aplicada al suelo en concentraciones adecuadas —dependerá de su composición y nivel de presencia del problema— es capaz de inhibir el crecimiento de estas especies vegetales.

“Lo que ocurre a menudo es que el vinagre, que debería ser producido por el propio productor, no tiene la concentración de ácido acético necesaria, por lo que carece de efectividad. Por lo mismo, no es una alternativa muy usada”, comenta Carlos Klein.

También se han probado algunas resinas en base a algunas coníferas provenientes de países como Nueva Zelanda.

“Estos productos, que son tremendamente caros, se usan en dosis de casi 10%-11% de concentración y son bastante desagradables de aplicar, pues tienen un olor muy fuerte. Su gran problema es que solo queman la parte verde de las malezas, es decir, queda una parte viva”, explica Carlos Klein.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Al realizar esta labor no solo se elimina madera sino que también se compromete la existencia de los centros frutales, es decir, se reduce el potencial productivo de las plantas.
El Mercurio
Instalar este tipo de tecnologías en el predio no solo permiten identificar cuánto se regó realmente y cómo está trabajando el equipo de riego, sino que también alertan en caso de que haya un corte en el suministro eléctrico o si el tranque se quedó sin agua. Además, es posible programar los equipos de riego y fertirriego a la distancia.
El Mercurio
Para que el grano cosechado cumpla los requerimientos para satisfacer de manera adecuada la demanda de nutrientes y materia seca para que los animales entreguen una leche de buena calidad es cumplir ciertas exigencias que consideran la elección de la semilla, la fertilización.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores