EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 6°C   |   Máx. 21°C   |   Actual 14°C

Santiago de Chile. Lun 03/08/2020

23:10

El Tiempo:  Santiago Máx. 21°C | Mín. 6°C | Actual 14°C

Tiempo
El Mercurio - Campo

Cómo realizar una adecuada aplicación de fungicidas en cultivo de trigo

No llevar a cabo un correcto manejo puede provocar la aparición de enfermedades como mancha amarilla, septoriosis y roya de la hoja.

Miércoles, 01 de julio de 2020 a las 8:30
Ruben Antonio Massaro
Enviar Mail Delicious Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Ruben Antonio Massaro

El trigo tradicionalmente se siembra en otoño-invierno y se cosecha aproximadamente 5-6 meses después. Una de sus principales características es que este requiere ser vernalizado, es decir, necesita transcurrir por un período de bajas temperaturas para florear.

Durante todo su desarrollo, este cultivo estará expuesto a una serie de enfermedades foliares como mancha amarilla, septoriosis y roya de la hoja, como también a plagas como pulgones (en las hojas o en la espiga) y orugas defoliadoras de la especie Pseudaletia unipuncta (que en Chile es conocido como gusano cogollero), cuyas larvas pueden ubicarse no solo en las hojas superiores del cereal, sino que también pueden desplazarse y alimentarse a nivel del suelo.

Entendiendo que todos estos patógenos pueden alcanzar altos valores de incidencia en estados tempranos del desarrollo, como el fin de macollaje o durante la encañazón, como también en estadios más tardíos como la hoja bandera (HB) —proceso donde emerge la última hoja del tallo—, es fundamental que se comiencen a planificar desde ya los futuros controles químicos para evitar pérdidas productivas.

Condiciones para una buena aplicación

Considerando que los plaguicidas —sean herbicidas, insecticidas o funguicidas— serán asperjados y aplicados por vía foliar, es muy importante que estos efectivamente penetren el follaje para que sean traslocados por la planta, es decir, que las sustancias aplicadas logren ingresar al trigo y sean transportadas dentro de cada hoja del follaje.

Para ello, será fundamental que cada uno sea asperjado a una determinada cantidad de gotas/cm2 (cobertura de la pulverización) debido a que actuarán y serán absorbidos de forma diferente, como menciona la siguiente tabla.

Clasificación de los plaguicidas según su movimiento en las plantas y cobertura (gotas/cm2) de la pulverización:
Plaguicidas No absorbido
(50 - 70 gotas/cm2)
Absorbido y poco traslocado
(30 - 40 gotas/cm2)
Absorbido y traslocado de un órgano a otro
(20 - 30 gotas/cm2)
Herbicidas Contacto Traslocación localizada
(sistema parcial)
Sistémico
Insecticidas Contacto
(tópico o local)
Translaminar
(acción en profundidad)
Sistémico
Fungicidas Contacto
(Protector)
Traslocación localizada
(quasi o loco sistémicos)

Traslocación dentro de un órgano
(sistémicos "verdaderos")
Fuente: Ruben Massaro

Dado lo anterior, para cumplir y obtener una efectiva traslocación, es altamente recomendable realizar las aplicaciones con condiciones meteorológicas buenas o muy buenas.

Según ensayos realizados en la región centro y sur de Santa Fe (Argentina) —ciudad que queda a la altura de Illapel, en Chile, por citar un ejemplo—, durante 3 años, tales condiciones son de temperaturas que oscilen entre 15°C y 30°C grados, una humedad relativa de entre 38% y 86% y una velocidad de viento que no supere los 15 km/h.

Valores mínimos y máximos de algunas variables meteorológicas registradas en 21 ensayos de tratamiento con fungicidas en trigo:
Temperatura
(°C)
Humedad relativa
(%)
Velocidad del viento
(Km/h)
Fechas de tratamiento
15,0 a 30,0 45 a 64 2,0 a 8,0 11/oct hasta 8/nov
22,6 a 30,6 38 a 72 1,2 a 12,0 18/oct hasta 31/nov
22,6 a 29,3 38 a 72 1,2 a 12,0 8/oct hasta 18/oct
Fuente: Ruben Massaro

Buscando una óptima pulverización

Una adecuada técnica de pulverización debe considerar una serie de variables como el volumen asperjado, presión de trabajo y tipo de pastilla, lo que permitirá alcanzar la cobertura deseada, sea este en un blanco o un sitio determinado del cultivo.

Si bien la creencia general es que el trigo requiere altos volúmenes de agua y una fuerte presión de trabajo, esto dependerá de si el canopeo (cobertura foliar del trigo) es excesivamente denso o no.

En caso de que el follaje presente una baja densidad, bastará con aplicar con un bajo volumen de agua (entre 29 y 62 lt/ha), lo que no solo seguirá siendo efectivo, sino que disminuirá la eventual contaminación del suelo.

De hecho, según diversos ensayos, es posible asperjar bajos volúmenes de agua (29 lt/ha) y aun así lograr una cobertura de pulverización suficiente para diversos insecticidas y funguicidas (ver tratamientos 3 y 7 en color azul).

Cobertura lograda (gotas/cm2) en hoja bandera y en el suelo en un cultivo de trigo, pulverizando con equipo terrestre:
Tratamiento Velocidad
(Km/h)
Pastilla Presión
(Bar)
Lt/ha Objetivo* Gotas/cm2 Gotas HB
(%)
Gotas suelo
(%)

1

16

AP80015

3,0

62

HB

Suelo

55

17

76

24

3

16

AP80015

1,8

29

HB

Suelo

39

13

75

25

5

16

AP8002

3,0

83

HB

Suelo

81

27

75

25

7

16

AP8002

1,0

29

HB

Suelo

46

21

68

32

10

16

CHTX8

3,5

62

HB

Suelo

131

44

75

25

*HB se refiere a que el objetivo fue la Hoja Bandera, es decir, la última hoja que emerge del tallo.
Fuente: Ruben Massaro

Por otra parte, los tratamientos 1 y 10 (en rojo), con un volumen de pulverizado de 62 lt/ha —considerado un bajo volumen de agua— y con diferente tipo de pastillas, también se obtuvo una buena cobertura en el blanco y penetración. Por su parte, el tratamiento 5 (verde), si bien trabajó con la misma pastilla que el tratamiento 7 e inyectó un mayor volumen de agua, no logró aumentar la penetración en el cultivo, solo logró abarcar un mayor territorio.

En definidas cuentas, para todos los casos, la mayor parte del total de las gotas logradas fue retenida en la hoja bandera (HB) al obtener entre un 68% y hasta 75% de retención, mientras que un tercio de lo colectado en la HB llegó al suelo.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
No llevar a cabo un correcto manejo puede provocar la aparición de enfermedades como mancha amarilla, septoriosis y roya de la hoja.
El Mercurio
Estos elementos nutritivos participan en distintas etapas del ciclo del cultivo, ayudando a propiciar la producción de puntos de crecimiento a nivel de raíces y follaje, la fotosíntesis y la producción de proteínas.
El Mercurio
Los primeros resultados de investigaciones realizadas recientemente muestran los efectos que tiene sobre el cultivo de maíz el aumento de las temperaturas medias en el planeta y las recomendaciones de manejo para mantener elevados los rendimientos.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores