EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mar 29/11/2022

22:14
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Ministro de la Corte de Temuco Álvaro Mesa comenta libro sobre el principio de subsidiariedad, del abogado Eduardo Lara

"...Destaco, entre muchos logros que tiene la obra, tres aspectos que me parecen relevantes. En primer lugar, un muy buen marco histórico (...) y, en segundo lugar, una toma de conciencia actual que implica una y otra vez volver a reevaluar y discutir cuál es el sentido y fin del principio de subsidiariedad, en especial, enmarcado en una nueva Constitución..."

Lunes, 21 de noviembre de 2022 a las 21:20
Ficha técnica
Título: El principio de subsidiariedad: equilibrio entre lo público y lo privado
Autor: Eduardo Andrés Lara Aguayo
Editorial: Editorial de Derecho
Edición:2022
Precio:$16.600
102 páginas
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Por Álvaro Mesa
Como un aporte valioso al debate constitucional, Eduardo Lara Aguayo, luego de terminar exitosamente su Magíster en Derecho Público en la Universidad Mayor, sede Temuco, nos presenta el libro “El principio de subsidiariedad: equilibrio entre lo público y lo privado”.

La obra está dividida en ocho capítulos: antecedentes preliminares; la subsidiariedad y sus implicancias: antecedentes históricos; relación individuo y sociedad; fases y elementos de la subsidiariedad; principios relevantes que comulgan con la subsidiariedad; interpretación de la subsidiariedad en la dogmática chilena; algunos aspectos de la subsidiariedad en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional chileno, y el último, que son las conclusiones.

Destaco, entre muchos logros que tiene la obra, tres aspectos que me parecen relevantes. En primer lugar, un muy buen marco histórico que nos permite comprender con claridad cómo debemos entender el principio de subsidiariedad.

El significado de este principio —subsidium— no es otro que auxilio, ayuda, refuerzo y socorro. Auxilio, como expresa Eduardo Soto Kloss, que corresponde a la asociación mayor respecto de la menor, con el objeto de sostenerla y permitir que realice su actividad propia y específica cuando esta se encuentra en dificultades o en peligro de no cumplir sus fines o desaparecer. En palabras del autor: “La iglesia abogó por un modelo político, social y económico intermedio llamado subsidiariedad, el que como se ve fue, una respuesta a los modelos extremos —principalmente al socialismo y al liberalismo económico— de la época”.

En segundo lugar, una toma de conciencia actual que implica una y otra vez volver a reevaluar y discutir cuál es el sentido y fin del principio de subsidiariedad, en especial, enmarcado en una nueva Constitución. En esa línea, el publicista —sin evadir los problemas actuales que presenta tal principio— analiza con lucidez las relaciones entre la subsidiariedad y el principio de proporcionalidad y solidaridad. En esa reflexión, la solución que propone es que ambos principios complementan y ayudan a determinar el sentido y alcance, así como el fundamento del accionar de la subsidiariedad. En efecto, la proporcionalidad debe estar presente en la actividad subsidiaria y ella actuará como mecanismo de control y dosificación de la intensidad y el alcance del actuar subsidiario del Estado u otra sociedad mayor. Por su parte, será la solidaridad el fundamento habilitante de la subsidiariedad. El ser humano debe tomar conciencia que está inmerso en un mundo con los otros y todos son responsables del bien común de la sociedad.

Para el autor existe la obligatoriedad de la primacía de la solidaridad en la política estatal y en su actuar, habilitando de esta forma al Estado para satisfacer necesidades públicas, definidas por el soberano.

En tercer lugar, la obra deja abierta al debate varias interrogantes, así, parafraseando a Elizabeth Anderson, ¿cuál es el punto de la subsidiariedad en una sociedad con anhelos de igualdad? O bien, ¿es una forma ideológica variable? Según lo expone Pablo Ruiz- Tagle, entre la subsidiariedad, la proporcionalidad y la solidaridad, ¿cuál debe ser el principio basal en la Constitución? ¿Cuál de los tres debe iluminar y reconducir a los otros? El autor se inclina de manera decisiva por el protagonismo de la solidaridad.

Siguiendo esa línea, Karl-Otto Apel manifiesta que si la solidaridad es la búsqueda conjunta de lo que ha de ser considerado bueno y justo para todos, requiere de la cooperación y de la formación de convicciones comunes sobre la base del respeto mutuo, del diálogo y de la participación sin exclusiones. El libro, de manera cuidadosa y reflexiva, va en esa dirección.

En definitiva, se trata de un muy buen libro para una amplia gama de disciplinas, como el derecho, la economía y la sociología, entre otras, que nos permite evaluar la actuación pública y privada en el enriquecimiento del tejido social.

* Álvaro Mesa Latorre es ministro de Corte de Apelaciones de Temuco y profesor de Teoría Política y Derecho Constitucional.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Van más allá de eslóganes de tenor político, como es de derogar o anular el sistema actualmente vigente, sino que involucran un elemento transformador: la introducción del Estado como un agente decisivo en la seguridad social (...). Constituye un factor riesgoso la excesiva centralización de funciones en la mano estatal, tanto mas cuanto que muchas de ellas son desarrolladas de forma razonablemente eficiente por el mundo privado..."

El Mercurio

"...Se examinan algunos problemas presentes en nuestra realidad con el arbitraje multiparte o multipartito, entendiendo que este surge cuando se instalan procesos arbitrales paralelos que involucran a más de dos partes, las que están vinculadas por más de un contrato o una relación jurídica y es necesario encontrar soluciones procesales para que no se dicten sentencias contradictorias..."

El Mercurio

"...Los propietarios afectados por tomas ilegales vienen, desde hace tiempo, siendo víctimas de la violación de su derecho de propiedad, sin que las vías penales (usurpación) o civiles (reivindicatoria, querella posesoria de amparo o restablecimiento; precario, etc.) resulten efectivas. La propia Corte Suprema, vía recurso de protección, tuvo que reconocer (...) que la ocupación es 'ilegal' (...) ; pero advirtió que también se trata de un tema 'social'..."

El Mercurio

"...La percepción parece ser que se trata solo de un interés profesional de los abogados que litigan en los tribunales civiles y de algunos académicos. Parece necesario explicar que se trata, en cambio, de un componente necesario para el funcionamiento de una economía de mercado, en la cual los ciudadanos comunes suelen sentirse impotentes frente a los abusos..."

El Mercurio

"...Los tribunales superiores de justicia han dictado fallos en los que se plantea la siguiente cuestión: ¿la excepción de cosa juzgada puede excusar al Estado del deber de reparar íntegramente los daños causados por delitos de lesa humanidad cometidos por sus agentes? Lo interesante es que rechazan la excepción de cosa juzgada fundados en el control de convencionalidad..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores