EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mar 29/11/2022

21:31
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Comentario al libro “El vuelco constitucional”, de Mario Fernández

"...Ciertamente viene a llenar un importante vacío, cual es el análisis crítico del proceso constituyente y los desafíos futuros institucionales, todo ello explicado en términos comprensibles, sin descuidar el rigor académico. Y qué mejor que una obra desarrollada por un jurista, quien a las condiciones de profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile agrega las de cientista político, embajador, exjuez constitucional y vicepresidente de la República..."

Miércoles, 2 de noviembre de 2022 a las 20:05
Ficha técnica
Título: El vuelco constituyente
Autor: Mario Fernández Baeza
Editorial: Thomson Reuters
Edición:2022
Precio:$38.080
192 páginas
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Por Enrique Navarro
Debe sin duda celebrarse el trabajo científico, realizado por el profesor de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile Mario Fernández Baeza para explicar las razones del resultado del plebiscito de 4 de septiembre pasado.

En tal sentido, el propósito del autor es analizar seriamente lo sucedido, desde una mirada conceptual y metodológica.

Su motivación es académica y ciudadana. Lo primero, dada la importancia del tema en el Derecho Público y la Ciencia Política, condiciones de especialidad que posee el autor como muy pocos en nuestro país.

Pero también existe un propósito ciudadano, para dar a conocer, en términos que puedan ser entendidos por todas las personas, las razones del vuelco y los desafíos que ello supone para nuestro devenir político en los próximos años.

Sabido es que los ciudadanos de manera categórica rechazaron el texto constitucional propuesto por la Convención Constitucional. Casi dos tercios de los votantes así lo manifestaron, lo que resulta elocuente si se tiene presente que en el plebiscito de entrada cerca de un 80% había expresado su voluntad de tener un nuevo texto constitucional.

Ha pasado más de un mes y se observa un escaso sentido de autocrítica por parte de quienes redactaron y elogiaron el texto. Muchos de ellos han atribuido razones tales como el surgimiento de noticias falsas, la campaña publicitaria o el desconocimiento de su verdadero contenido. Otros invocaron el comportamiento de algunos constituyentes, que incluso llegaron hasta a disfrazarse.

Disfraz es el artificio o vestimenta con que alguien cambia o modifica su aspecto o condición para no ser reconocido. Ciertamente algo de ello pudo lamentablemente observarse, con amplio despliegue en los medios. Hubo también algunos que se vistieron con atuendos que usualmente tampoco utilizan.

Lamentablemente, también varios constituyentes se disfrazaron de especialistas en temas en los que supuestamente tendrían experiencia y manifestaron bastante poco interés en escuchar precisamente a los verdaderos expertos en las distintas materias.

Por eso se agradece especialmente el estudio realizado por el profesor Fernández Baeza, cumpliendo así la finalidad de los grandes maestros universitarios que es enseñar e iluminar adecuadamente en el desarrollo de la ciencia jurídica. Su doble condición de jurista y cientista político, doctorado en la Universidad de Heidelberg, se aprecia notablemente en la obra.

El autor alude al término “vuelco constituyente”, habida consideración que “hace décadas el país venía por un curso constituyente cada vez más decidido y de pronto detiene su andar, mirando para lado y lado, sin saber bien hacia dónde seguir sus pasos”. Se trata, de este modo, de saber y entender el porqué de lo sucedido, lo que supone no solo un estudio descriptivo sino que analítico.

De esta manera, en la primera parte de la obra se realiza un estudio pormenorizado de lo sucedido en nuestro país en los últimos 40 años e incluso antes, cuando ya se planteaba por el ex Presidente Frei la necesidad de un nuevo texto. A ello se añade el trabajo del grupo de los 24 en la década de los '80.

La Carta de 1980, aprobada sin la existencia de registros electorales y garantías democráticas, fue objeto de permanentes críticas. Ello, por lo demás, motivó desde ya el acuerdo de 54 reformas en 1988 y que fueron plebiscitadas.

Pero a partir de 1990, restablecido el régimen democrático, persistieron las modificaciones, debiendo destacarse las de 2005, durante la presidencia de Ricardo Lagos, cuando se eliminan los enclaves autoritarios, que permitieron en sus palabras tener por primera vez un texto “verdaderamente democrático”.

Nuestra Constitución vigente ha sido modificada en más de 60 leyes, que se han referido a más de 250 de sus disposiciones; en términos tales que no existe capítulo alguno que no haya sufrido enmiendas. Es por lejos la Constitución chilena más modificada en nuestros 200 años de historia institucional.

El autor pasa revista a estas modificaciones y a los diversos procesos de enmiendas que no tuvieron éxito. Ciertamente se detiene en el proyecto de la segunda Presidencia de Michelle Bachelet, en la que le cupo especial participación como ministro del Interior, a cargo precisamente del proceso y en el que se escuchó especialmente la voz de los ciudadanos en los diversos cabildos y encuentros locales realizados. Luego del proceso constituyente fallido podría ser útil retomar el estudio y análisis de ese excelente texto propuesto, aún “en trámite”.

En la segunda parte de la obra se profundiza acerca del proceso constituyente, los acuerdos que dieron inicio al mismo, las modificaciones constitucionales originadas por la mesa técnica y la designación de los constituyentes, con un sistema electoral que facilitó la llegada de independientes y diversos movimientos.

Del mismo modo, se analiza el trabajo realizado por la Convención: primero, la dictación de Reglamentos; luego, el trabajo de las siete comisiones conformadas y, por último, la aprobación del texto en el Pleno.

El profesor Fernández Baeza, a diferencia de otros textos publicados hasta ahora, que son más bien “episódicos”, profundiza en las razones del rechazo, aludiendo a dos factores cruciales.

En primer lugar, la ausencia de consenso social y de calidad jurídica de la propuesta.

Respecto de la falta de acuerdo social, se alude a las palabras del gran jurista alemán Karl Loewenstein, para quien no basta con la validez jurídica de la norma, sino que debe ser observada lealmente e integrada en la sociedad, de modo que la Constitución sea un traje que sienta bien y no un disfraz.

En relación al lenguaje jurídico del texto, observa el autor un descuido en los conceptos jurídico políticos empleados, a la vez que un rol menor asignado a los partidos políticos; a lo que se agrega una errónea propuesta de régimen político (un verdadero “engendro”: presidencialismo atenuado y bicameralismo asimétrico) y el abuso de los conceptos jurídicos indeterminados (entre ellos, el empleo con diversos alcances del término “pueblo”). Claridad y brevedad son características que debería tener todo texto y que ciertamente no se observan en el proyecto.

La segunda razón del rechazo la atribuye a la distorsionada relación existente entre el poder constituyente —la Convención Constitucional— y el poder constituido, compuesto por el Gobierno y el Congreso Nacional.

De esta manera, se formula una hipótesis básica sobre todo el proceso: la decisión plebiscitaria del 4 de septiembre de 2022 no ha sido un rechazo a una nueva Constitución, sino un rechazo al texto propuesto y a la forma de elaborarlo.

Así, en palabras del autor, persiste la necesidad de un nuevo texto, pero con dos exigencias, que deben cumplirse copulativa e íntegramente: a) legitimidad soberana y consensuada y b) calidad jurídica formal y material. Y para esto último es necesario ciertamente convocar a juristas o “expertos”.

Nada más importante que un buen pedagogo y maestro. Por ello, resalta nuestra Gabriela Mistral, esencial es el estudio y perfeccionamiento, a la vez que el cuidado ejercicio de los oficios. Esta obra es una demostración de lo anterior, habiéndose consultado más de un centenar y medio de libros especializados, citados en la bibliografía. Y es que para ser un buen pedagogo además se debe estar muy atento a los nuevos acontecimientos, particularmente en un área tan evolutiva como es el Derecho Público. Puesto que enseñar es, ante todo y sobre todo aprender, como lo recuerda Miguel de Unamuno en su Última Lección.

Ya decía don Andrés Bello, en su discurso inaugural en 1843, que la cultura universitaria se sustenta en “los buenos maestros, los buenos libros y la buena dirección de la enseñanza”. Este libro ciertamente viene a llenar un importante vacío, cual es el análisis crítico del proceso constituyente y los desafíos futuros institucionales, todo ello explicado en términos comprensibles, sin descuidar el rigor académico. Y qué mejor que una obra desarrollada por un jurista, quien a las condiciones de profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile agrega las de cientista político, embajador, exjuez constitucional y vicepresidente de la República, siendo un actor relevante de nuestro último medio siglo.

* Enrique Navarro Beltrán es profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Chile y exministro del Tribunal Constitucional.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Van más allá de eslóganes de tenor político, como es de derogar o anular el sistema actualmente vigente, sino que involucran un elemento transformador: la introducción del Estado como un agente decisivo en la seguridad social (...). Constituye un factor riesgoso la excesiva centralización de funciones en la mano estatal, tanto mas cuanto que muchas de ellas son desarrolladas de forma razonablemente eficiente por el mundo privado..."

El Mercurio

"...Se examinan algunos problemas presentes en nuestra realidad con el arbitraje multiparte o multipartito, entendiendo que este surge cuando se instalan procesos arbitrales paralelos que involucran a más de dos partes, las que están vinculadas por más de un contrato o una relación jurídica y es necesario encontrar soluciones procesales para que no se dicten sentencias contradictorias..."

El Mercurio

"...Los propietarios afectados por tomas ilegales vienen, desde hace tiempo, siendo víctimas de la violación de su derecho de propiedad, sin que las vías penales (usurpación) o civiles (reivindicatoria, querella posesoria de amparo o restablecimiento; precario, etc.) resulten efectivas. La propia Corte Suprema, vía recurso de protección, tuvo que reconocer (...) que la ocupación es 'ilegal' (...) ; pero advirtió que también se trata de un tema 'social'..."

El Mercurio

"...La percepción parece ser que se trata solo de un interés profesional de los abogados que litigan en los tribunales civiles y de algunos académicos. Parece necesario explicar que se trata, en cambio, de un componente necesario para el funcionamiento de una economía de mercado, en la cual los ciudadanos comunes suelen sentirse impotentes frente a los abusos..."

El Mercurio

"...Los tribunales superiores de justicia han dictado fallos en los que se plantea la siguiente cuestión: ¿la excepción de cosa juzgada puede excusar al Estado del deber de reparar íntegramente los daños causados por delitos de lesa humanidad cometidos por sus agentes? Lo interesante es que rechazan la excepción de cosa juzgada fundados en el control de convencionalidad..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores