EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Dom 24/01/2021

14:37
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 15°C   |   Máx. 31°C   |   Actual 29°C

Comentario al libro “Teoría general del negocio jurídico”, de Ramón Domínguez

"...Estamos ante una obra que se ha ido enriqueciendo de manera inteligente y profunda, pero manteniendo el carácter pedagógico, sintético y analítico del tratamiento dogmático de las normas fundamentales del Código Civil que han servido para dar una recepción a la teoría del negocio o del acto jurídico como categoría conceptual unificadora..."

Lunes, 14 de diciembre de 2020 a las 14:30
Ficha técnica
Título: Teoría general del negocio jurídico (3ª edición)
Autor: Ramón Domínguez Águila
Editorial: Prolibros Ediciones (Valparaíso)
Edición: 2020
Precio: $30.000
454 páginas
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Por Hernán Corral
Me permitirá el lector que comience este comentario a la nueva edición de esta obra del profesor Ramón Domínguez Águila (hijo y padre de civilistas) con un relato de la relación personal que he tenido con este libro a través del tiempo.

Al año siguiente de la primera edición (1977), ingresé a estudiar Derecho y José Joaquín Ugarte, mi profesor de Derecho Civil, nos recomendó esta obra que la Editorial Jurídica de Chile editó en su serie de manuales de tamaño pequeño y con tapas que mezclaban el azul con el blanco. El libro me sorprendió desde un primer momento porque se salía del marco de las exposiciones manualísticas y ya desde el título mostraba el intento de innovar y poner al día nuestra doctrina civil, que en general no hablaba de negocio jurídico, sino de acto jurídico; lo cual se mantiene hasta hoy, aunque la categoría de origen germano (Rechtsgeschaft) de “negocio jurídico” es mucho más frecuente que en aquellos tiempos. Sin desarrollos excesivamente extensos, el autor no solo daba cuenta de las normas del Código Civil, sino de las diversas controversias y polémicas que se habían producido en Chile informando de las tendencias de otros sistemas jurídicos, incluidos el Common Law y los principales derechos europeos. Igualmente, las sentencias de los tribunales de justicia ilustraban las aplicaciones de las normas. Estoy seguro que, sin conocer al autor, ese libro contribuyó de manera fundamental a mi interés por el Derecho Civil y a advertir que era posible renovar muchos de sus planteamientos tradicionales.

Cuando comencé a hacer clases en una incipiente Universidad de los Andes las preparé con especial atención usando este libro, complementándolo con la obra de quien fuera mi maestro en la Università degli Studi La Sapienza, el profesor Giovanni Battista Ferri: Il negozio giuridico: tra libertà e norma, que sería citado en la segunda edición.

Cuando el 2012 apareció dicha edición, totalmente actualizada, también por la Editorial Jurídica de Chile, ahora en el formato alargado, tuve el honor de que don Ramón me invitara a presentarla en la ciudad de Concepción. Y así lo hice, comentando las novedades que presentaba, que eran bastantes dado el tiempo transcurrido desde la primera edición, entre ellas la regulación de los contratos de adhesión y de consumo por la Ley Nº 19.496 y las modificaciones al Código Civil en materia de incapaces de ejercicio. Esta segunda edición me sirvió de guía para redactar el primer tomo de mi Curso de Derecho Civil dedicado a la Parte General, y en muchos puntos seguí su parecer. Ahora que se publica la tercera edición, esta vez por una editorial de región que está haciendo sus primeros pasos: Prolibros Ediciones, y no puedo resistirme a reseñar su contenido.

En la contraportada el autor nos señala que “el propósito de la obra sigue siendo el mismo: servir en especial de manual de estudio para los alumnos de Derecho, sin perjuicio de servir también a los prácticos del Derecho”. Esta declaración es acertada, pero me parece que se queda corta, porque estamos ante un libro que se ha ido enriqueciendo de manera inteligente y profunda, pero manteniendo el carácter pedagógico, sintético y analítico del tratamiento dogmático de las normas fundamentales del Código Civil que han servido para dar una recepción a la teoría del negocio o del acto jurídico como categoría conceptual unificadora en la que cabe desde una compraventa, una sociedad, un mandato, un pacto matrimonial o un testamento.

La crítica que se suele hacer a esta teoría es su abstracción y su alejamiento del sentido práctico. Ramón Domínguez, por el contrario, muestra en cada punto del libro cómo estas normas y criterios sirven para orientar y resolver conflictos en las relaciones personales, familiares o patrimoniales de los ciudadanos. La selección de sentencias de las cortes de Apelaciones y de la Corte Suprema muestran cómo estas normas son aplicables a las realidades de la práctica jurídica. Esta tercera edición se destaca por apuntar fallos dictados entre 2012 y 2020, ahora mencionando solo la fecha y el número de rol de la causa, ya que se puede acceder a ellos desde la web del Poder Judicial (cfr. p. 96 nt. 140; p. 317, nt. 606; p. 215, nt. 393; p. 287, nt. 541; p. 339 nt. 650; p. 343 nt. 660;p. 345 nt. 667; p. 348 nt. 676 y 680; p. 351, nt. 687; p. 366 nt. 743; p. 377 nt. 771).

También las menciones a los derechos extranjeros han sido actualizadas, como sucede con el Código Civil brasileño de 2002 (p. 178, p. 191); la reforma al derecho de los contratos del Código Civil francés de 2016 (p. 91; p. 93 nt. 137; p. 95, p. 190, pp. 220-221, p. 273, p. 370); el nuevo Código Civil y Comercial argentino de 2015 (p. 357) y la reforma al derecho de obligaciones del B.G.B. del 2002 (pp. 230-232).

A ello se unen las actualizaciones legales (por ejemplo, la incorporación de la Ley Nº 20.270 y las modificaciones a la Ley Nº 19.496) y la mención de escritos de civilistas de nuevas generaciones como Íñigo de la Maza (en materia de error y deberes de información), Álvaro Vidal (en materia de contratos), Marcelo Barrientos e Isabel Zuloaga (sobre responsabilidad precontractual), Ricardo Concha (a propósito de la nulidad de oficio), Lilian San Martín (en su crítica a la teoría de la inexistencia), los que se unen a autores ya citados en la segunda edición como Fabián Elorriaga, Rodrigo Barcia, Carmen Domínguez y Ruperto Pinochet.

El aparato bibliográfico es contundente porque se citan los principales autores de la doctrina española (De Castro y Bravo, Albaladejo, Díez-Picazo, Doral, García Rubio, Lacruz, De los Mozos, Díaz de Alabart, Morales Moreno); italiana (Betti, Coviello, G. B. Ferri, Alpa,Galgano, Messineo, Mosco, Stolfi, Gabrielli) y argentina (Borda, Llambías, Bueres, Moisset de Espanés, Santos Cifuentes, Cariota Ferrara, Lorenzetti), con también referencias a autores alemanes (Larenz, Kipp, Liebe) y del Common Law (Spencer Bower, J. P. Ledgrand, Corbin). Predominan, y aquí parece reflejarse su formación doctoral en la Universidad de Toulouse, los autores franceses tanto clásicos (Pothier, Domat), de la escuela exegética (Aubry y Rau), del siglo XX (Saleilles, Demogue, Ripert, Josserand, Mazeaud y Chabas) y a los más modernos (Carbonier,Maulaurie, Grimaldi, Ghestin, Larroumet, Le Tourneau, Bénavent), incluidos algunos comentaristas de la reforma francesa del 2016 (Deshayes y Genicon; Dissaux y Jamin).

Por cierto, están citados todos los autores chilenos que han tratado el tema del acto jurídico, contratos u obligaciones (Alessandri Rodríguez, Claro Solar, Víctor Vial, Rodrigo Barcia, Jorge López Santa María, Abeliuk, Vodanovic, Carlos Ducci) o de algunos elementos particulares (Avelino León, Eugenio Velasco, Stichtkin, Saavedra Galleguillos, Gesche, Peñailillo, Somarriva, José Joaquín Ugarte, Alessandri Besa, Rodríguez Grez, Baltra Cortés, Figueroa Yáñez), más los libros, artículos y comentarios de jurisprudencia del mismo autor, en solitario o en conjunto con su padre, Ramón Domínguez Benavente.

El libro conserva el tratamiento de ciertas cuestiones que son de especial interés. Domínguez incursiona con lúcida concisión en temas como si el negocio jurídico produce efectos vinculantes por el principio de autonomía privada o como supuesto de hecho de la ley, el rol de la voluntad en el negocio jurídico y la distinción entre voluntad interna y declarada, decantándose por un subjetivismo limitado por necesidades de utilidad, justicia y solidaridad (pp. 58-61), la formación del consentimiento en los contratos licitados (p. 78), el contrato de consumo y el rol de la publicidad (pp. 79 y ss.), los deberes precontractuales y la responsabilidad por su incumplimiento donde el autor parece decantarse por la solución de la reforma francesa de indemnizar solo el interés negativo (pp. 86 y ss.), la exigencia de que el error vicio sea excusable (pp. 134 y ss.), el que el dolo requiere intención de causar perjuicio (p. 149), que es posible ampliar la fuerza para los casos en que haya presiones externas derivadas de situaciones económicas (pp. 175 y ss.), la consideración del doble rol de la causa como mecanismo de protección de la voluntad y de control de la licitud del negocio (pp. 282 y ss.), los requisitos del interés que se exige para demandar la nulidad absoluta y si los herederos de quien celebró el acto sabiendo o debiendo conocer el vicio pueden o no demandar la nulidad (pp. 335 y ss.) y la nulidad como fuente de responsabilidad civil (pp. 407 y ss.).

No abundan pero existen propuestas de revisión del Código, como la de dar eficacia al error de derecho como vicio del consentimiento (p. 106), reconocer el temor reverencial como vicio de fuerza (p. 172) o proteger a los terceros adquirentes de buena fe cuando se declare la nulidad de un contrato (p. 406).

Sin perjuicio de las discrepancias puntuales que pueda tener con algunas de estas posiciones, se echa en falta un mayor tratamiento del acto jurídico de consumo sobre todo en lo referido a la nulidad de cláusulas abusivas, los daños al consumidor y las acciones en protección de intereses colectivos. Del mismo modo, y aunque en el texto se citan con frecuencia algunos de los instrumentos de armonización del Derecho de los Contratos, no se da cuenta ni para favorecerla ni para criticarla de la concepción del contrato y de su incumplimiento que de la mano de Díez-Picazo y Morales Moreno han ido recepcionando algunos civilistas chilenos como E. Barros, Í. de la Maza, A. Vidal, C. Bahamondes, P. Prado, P. López, etc. En esta nueva concepción, llamada “Moderno Derecho de Contratos” o “Derecho Uniforme de los Contratos”, la imposibilidad del objeto no da lugar a la nulidad, sino que es una forma de incumplimiento frente a la que procede la resolución del contrato. Igualmente, no se da cuenta del cambio de perspectiva de análisis del error que deja de ser solo una forma de proteger la libre voluntad y asume la función de un mecanismo de distribución de los riesgos del contrato. Tampoco se encuentra un tratamiento sobre la desaparición del requisito de la causa del contrato, más allá de la mención de la reforma francesa de 2016. Es probable que la intención original del autor de mantener el libro como dirigido a los estudiantes le haya llevado a desistir de incluir estos desarrollos que desbordarían ese objetivo.

Con todo, no dudo en recomendar esta nueva edición de la Teoría General del Negocio Jurídico, del incansable y siempre juvenil jurista que es Ramón Domínguez Águila. Alumnos, abogados, jueces y también profesores, como el suscrito, seremos beneficiados y, más aún, estimulados, por su lectura y las reflexiones que se generarán a partir de ella.

* Hernán Corral Talciani es profesor de Derecho Civil de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"... La diferencia entre una familia matrimonial y una familia no matrimonial es justamente la estabilidad de este fundamento. Por eso los que se casan tienen derecho a que su matrimonio sea reconocido por la sociedad y el Estado. El matrimonio entre un hombre y una mujer, libres y hábiles para casarse entre sí, existe antes y fuera de toda ley..."

El Mercurio

"...Para que la demanda prospere no es suficiente con que se detallen hechos dañinos ya acaecidos, sino que deberá cumplirse con dos requisitos adicionales, que son de cargo del demandante: aportar razones para justificar el temor de que tales hechos se repitan e identificar las medidas idóneas para evitar la ocurrencia del daño..."

El Mercurio

"...Quizás lo primero que debamos advertir es que, consideradas las cosas en abstracto, el hecho voluntario puede ser ambas cosas, una condición o una obligación. El punto es que no puede ser ambas cosas a la vez porque, ya ha quedado dicho, las consecuencias jurídicas son diversas..."

El Mercurio

"...Con esta idea se quiere recordar que las empresas no solo buscan la maximización de utilidades, sino que son ante todo una organización inserta en el tejido social para mejorar la vida de las personas y su entorno. Ellas tienen una motivación que las anima y sirve para iluminar sus decisiones, que se conecta con la pregunta de por qué son importantes los productos o servicios que proporcionan..."

El Mercurio

"...No solo ayuda a la protección de la industria local, sino que permite que marcas extranjeras, cuya protección en su país de origen se funda en signos 'no tradicionales', puedan tener el debido resguardo. De acuerdo con la actual legislación, lo que entendemos por marca comercial se basa en que esta sea una 'representación gráfica', pero a la luz de lo recién indicado dicho elemento queda obsoleto..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores