EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mar 01/12/2020

21:40
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 12°C   |   Máx. 29°C   |   Actual 18°C

Algoritmos del odio

"...Rápidamente, la posibilidad de manipulación política emergió. Así, Cambridge Analytica fue solo el más sonado caso de intervención electoral mediante la radicalización de votantes de centro a través de la exhibición de contenido sesgado con el propósito de conseguir votos clave que asegurasen la victoria republicana. Dicha táctica es hoy lugar común en las campañas electorales y ha impulsado la desaparición del centro político..."

Jueves, 19 de noviembre de 2020 a las 9:42
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Carlos Amunátegui
Una explosión de rabia sacude el mundo. El centro de Santiago es solo una de las tantas zonas calientes urbanas donde números crecientes de ciudadanos manifiestan su furia. Portland, Barcelona, Seattle, París y Londres han sido blancos de esta emergencia súbita de desasosiego, que amenaza con echar abajo un orden político y económico que poco tiempo antes parecía inamovible. Cada lugar tiene su propio catálogo de injusticias que exhibe como justificante, pero el elemento común es la rabia.

Si bien es cierto que hay discriminaciones e injusticias en el corazón de diversas sociedades, incluida la nuestra, lo más llamativo es que no hay evidencias de que estas se hubiesen agudizado en los últimos años, sino, incluso, pareciese que varias de ellas estaban perdiendo fuelle y presencia. No obstante, la furia está ahí, y en todos estos lugares emergen sociedades más divididas, donde la radicalización de los discursos políticos es un lugar común. Hace solo una década los problemas que sirven de justificante para estas explosiones de rabia eran más acusados que hoy. La concentración de la riqueza era más pronunciada, la gratuidad universitaria un anhelo imposible, los impuestos más bajos, la equidad de género más distante, y así muchos otros factores de división social eran mucho más profundos. No obstante, como nunca antes en nuestra historia, el odio ha estallado en violencia.

Buscando factores que puedan haber contribuido a esta situación, el uso de algoritmos de inteligencia artificial en las redes sociales es una nota común a todos estos lugares y puede que explique parte de la rabia acumulada. La inteligencia artificial era un área de investigación secundaria dentro de la informática hasta 2012. En efecto, luego de las grandes promesas efectuadas en los sesenta y nuevamente en los ochenta parecía que la meta de obtener sistemas capaces de emular algorítmicamente las capacidades humanas se habían estancado. En 2012, cuando Alexnet venció en la competencia de Imagenet, hubo un cambio sustancial en la industria. Una nueva clase de algoritmos, guiados por la vieja y desusada técnica de las redes neuronales, había sido capaz de derrotar a todos sus rivales y dejar fuera de combate a las técnicas tradicionales. Los gigantes de internet rápidamente entraron en competencia para implementar esta tecnología en las redes sociales y al año siguiente se habían transformado en compañías de inteligencia artificial, buscando maximizar las interacciones de los usuarios en sus redes mediante el uso de estos nuevos algoritmos. El objetivo es simplemente prolongar el tiempo que gastan de los internautas en las redes, aumentando, aunque sea de manera marginal, la atención prestada a las mismas.

Los algoritmos descubrieron que la radicalización es un instrumento útil para estos fines. Mostrar contenido más extremo a un sujeto ayuda a maximizar su participación en las redes. Mostrar una crisis inminente, un apocalipsis probable, un indignante abuso, asegura que el siguiente click de atención del usuario. Rápidamente, la posibilidad de manipulación política emergió. Así, Cambridge Analytica fue solo el más sonado caso de intervención electoral mediante la radicalización de votantes de centro a través de la exhibición de contenido sesgado con el propósito de conseguir votos clave que asegurasen la victoria republicana. Dicha táctica es hoy lugar común en las campañas electorales y ha impulsado la desaparición del centro político.

Los usuarios de redes sociales se agrupan en tribus cohesionadas donde su percepción no se cuestiona, sino que se refuerza y amplifica. Mientras los elementos que tradicionalmente articulaban la sociedad civil se desmoronan durante la década de los noventa, como sindicatos, juntas de vecinos, clubes y demás, emergen comunidades virtuales donde el sujeto encuentra vías de participación en un sentimiento común, en la percepción de problemas similares y expresiones igualmente homogéneas de desasosiego. Dichas volátiles seudo-comunidades llenan con efervescencia las carencias y vacíos que la desestructuración de los modelos anteriores de sociedad civil ha dejado. Hoy ya no vivimos en una sociedad, sino en un archipiélago de comunidades desunidas por visiones incompatibles de una realidad presentada por las redes sociales, que se han transformado en un mecanismo predominante de obtención de información, sobre todo entre los más jóvenes, los mismos que protestan con rabia en los centros urbanos. Nuestros algoritmos siguen sin regulación y su silente trabajo para maximizar la atención que prestamos a las redes sociales agudizando el sentimiento de odio, permanece.

* Carlos Amunátegui Perelló es profesor titular de Derecho de la Universidad Católica.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Este relevante fallo demuestra la importancia de hacer efectiva la protección con que cuentan las marcas comerciales, como manifestación del derecho de exclusividad que ellas otorgan, a través de las acciones judiciales que franquea la ley para evitar la posibilidad de dilución de las marcas, la confusión con terceros y otras prácticas de competencia desleal..."

El Mercurio

"...Si bien el sancionado es un concesionario de servicio público (la empresa sanitaria), la otra compañía (generación eléctrica), que no es sujeto del procedimiento sancionador, normativamente carece de esa condición, pero la Corte entiende que atendida su función debe calificarse de servicio público para imponer un deber de coordinación cuyo resultado no es jurídicamente simétrico..."

El Mercurio

"...Existe una interesante tendencia en aumento por parte del público usuario, consistente en recurrir al Servicio Nacional del Consumidor por sus diversas insatisfacciones. En otras palabras, en busca de mayor rendición de cuentas, el público consumidor estaría concibiendo al otrora profesional exótico y de saberes esotéricos en calidad de un proveedor de servicios expertos más..."

El Mercurio

"...El Sernac ha investigado particularmente el ámbito de los servicios de telecomunicaciones. La situación es pasmosa. Por un lado, no existen cláusulas abusivas ni de amarre que dificulten la salida de los contratos (...) El problema es otro: que las acciones necesarias para el término del contrato por el suscriptor son mucho más gravosas que las requeridas para la contratación del servicio..."

El Mercurio

"...La decisión del caso parece correcta, pero el tratamiento lógico y jurídico de la materia es tan confuso que el propio juez Urrutia se sintió autorizado para comentar la sentencia con la libertad de un parlamentario (...) La tarea de los tribunales —nacionales e internacionales— es dar precisión y claridad a las normas, no abrir interrogantes ni poner en entredicho la consistencia de los sistemas jurídicos..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores