EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Vie 26/02/2021

12:03
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 14°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 18°C

Covid-19, contrato de ejecución de obra material y caso fortuito: repensar las cosas

"...Existen obligaciones que no es posible cumplir por caso fortuito, ellas se incumplirán, sin embargo, no darán lugar a indemnización de perjuicios. ¿Qué sucede ahora con las que sí se pueden cumplir? La respuesta es que, en atención a la interdependencia de las obligaciones, tampoco deben cumplirse. El dispositivo más evidente (...) será la excepción de contrato no cumplido..."

Miércoles, 22 de abril de 2020 a las 9:48
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Álvaro Vidal
En tiempos de covid-19 la cuestión del caso fortuito y el cumplimiento de las obligaciones contractuales ha acaparado la atención de abogadas, abogados, profesores y profesoras de Derecho Civil. La razón es muy sencilla de comprender: la pandemia, fuera de sus lamentables efectos sanitarios, ha incidido en contratos en ejecución, comprendiendo desde aquellos de mero intercambio de bienes fungibles —géneros— hasta contratos para la ejecución de una obra, pasando por los de arrendamiento e incluso, aunque más lejano del ámbito de lo privado —por sus peculiaridades proteccionistas— los contratos de trabajo (Ley 21.227).

Hasta ahora, los esfuerzos han estado orientados a fijar el alcance de las condiciones de procedencia del caso fortuito del artículo 45 del Código Civil —un suceso, imprevisible e irresistible—, y desentrañar la función de la diligencia exigible que afecta a cada deudor en el caso concreto (art. 1547, i. 3, CC), junto con dilucidar el efecto que le es propio: exonerar al deudor de responsabilidad (art. 1547, i.1 y 2, CC), abandonando el efecto extintivo que aún algunos defienden. Por su parte, con excepción de algún fallo aislado (CS Rol Nº 2448/2010, de 12 de junio de 2013), la jurisprudencia rechaza la defensa del caso fortuito.

En mi opinión, el covid-19 plantea una cuestión diversa, hasta ahora no abordada y que está suscitando una serie de perplejidades. En efecto, si se asume que la pandemia constituye caso fortuito, queda por dilucidar su impacto sobre el contrato. Existe claridad acerca de que exonera del deber de indemnizar; sin embargo, no existe igual claridad acerca de la suerte de las restantes obligaciones no afectadas por el caso fortuito, por ejemplo, típicamente, la obligación de pagar el precio.

La situación puede ilustrarse a través del ejemplo que me interesa compartir en esta columna: el contrato para la ejecución de una obra material, entendido en su sentido más amplio.

En este contrato, y así está ocurriendo en la práctica, tanto el mandante, como el contratista han visto afectada la ejecución de sus obligaciones.

Si se consideran aisladamente las obligaciones de las partes de este contrato, la obligación del mandante de pagar el precio de la obra no se ve afectada por el caso fortuito; en cambio, la obligación del contratista, al estar impedido de ejecutar la obra, por lo mismo queda exonerado de indemnizar, por el retardo en la ejecución.

Sin embargo, la obligación de pagar el precio no es la única que contrae el mandante. También se obliga a brindar al contratista y a sus trabajadores condiciones adecuadas y seguras para la realización del encargo. Sobre el mandante pesa, indirectamente, un deber de seguridad respecto de los trabajadores del contratista, al punto que por ley puede llegar a ser responsable por los daños derivados de su infracción.

Entonces, ambas partes podrían verse impedidas de ejecutar sus obligaciones por la pandemia, incurriendo en incumplimiento, aunque no imputable, por el caso fortuito. Y por esta razón el contratista se exoneraría de las multas por el atraso y, el mandante, de la indemnización de los gastos de movilización de los trabajadores del contratista. El caso fortuito exonera al deudor.

En resumen, entonces, existe incumplimiento, pero no existe obligación de indemnizar por el incumplimiento de las prestaciones del contratista y del mandante a que me he referido.

Sin embargo, queda por dilucidar la manera en que el caso fortuito impacta en las otras obligaciones contractuales distintas a las que he aludido, señaladamente, la de pagar el precio.

Respecto de ella habrá que recordar que el caso fortuito no priva al acreedor de los otros remedios diversos de la indemnización, como la excepción de contrato no cumplido y la resolución o terminación anticipada del contrato.

Desde esta mirada, si el contratista pretende el pago del precio, el mandante le opondrá la excepción de contrato no cumplido, cuyo supuesto se satisface constatando los incumplimientos recíprocos y, si el incumplimiento de una de las partes es grave, la otra podrá solicitar la resolución del contrato.

Entonces, sucede lo siguiente: existen obligaciones que no es posible cumplir por caso fortuito, ellas se incumplirán, sin embargo, no darán lugar a indemnización de perjuicios. ¿Qué sucede ahora con las que sí se pueden cumplir? La respuesta es que, en atención a la interdependencia de las obligaciones, tampoco deben cumplirse. El dispositivo más evidente para evitar su cumplimiento forzoso será la excepción de contrato no cumplido. En otros casos, derechamente, la resolución del contrato por incumplimiento grave, pues, como se sabe, la gravedad del incumplimiento resolutorio no tiene que ver con el reproche que pueda formulársele al deudor, sino con la forma en que impacta la consecución del propósito práctico del contrato.

* Álvaro Vidal Olivares es profesor de Derecho Civil y director del Departamento de Derecho Privado de la UC de Valparaíso. 

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Los casos de participación ciudadana ambiental durante este mes en la Corte Suprema nos vuelven a recordar cómo esta ha ido modelado los alcances procedimentales del SEIA (...) Para la jurisprudencia de la Corte la participación ciudadana es un principio estructural, junto con el de prevención y precaución, en la construcción de la narrativa tutelar que cumple la legislación ambiental..."

El Mercurio

"...Una reciente y sorprendente sentencia de la Corte Suprema ha venido a renovar el espíritu activista que, cada cierto tiempo, renace en la Tercera Sala de ese Alto Tribunal. Para ello ha elegido el tema del derecho humano al agua, sobre el cual realiza una leve revisión del Derecho Internacional, para concluir que es deber del Estado (=Administración) garantizar ese derecho..."

El Mercurio

"...En vez de persistir en regular únicamente estándares de conducta por la vía de sancionar represivamente formas de deshonestidad, deslealtad o aprovechamiento profesional, cabría expandir la mirada hacia la prevención de riesgos (...) Atender lo que sucede en entornos organizacionales, estimulando la creación de 'infraestructuras éticas', similares a los programas y oficiales de cumplimiento..."

El Mercurio

"...Hay todavía una tercera lectura que está adquiriendo mayor notoriedad: un nuevo Estado como sinónimo de un nuevo Estado administrador y regulador. Ello se asocia a una nueva manera de pensar el gobierno y la administración, los principios rectores del Estado Administrador, el empleo público, la relación entre la administración y los administrados, el estatuto de los servicios públicos, de las agencias administrativas independientes, entre otros..."

El Mercurio

"...La Convención Constitucional tendrá la tarea de recoger la historia republicana y dar una nueva configuración a esta categoría basal a partir de la cual se estructura el régimen jurídico de las cosas, plasmando algunas de las cuestiones que se han suscitado en las últimas décadas y también otras que reclaman algún reconocimiento. Ya existen algunos insumos para la discusión, tanto desde la dimensión económica como jurídica que envuelve la propiedad..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores