EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Sáb 28/03/2020

7:53

El Tiempo:  Santiago Máx. 26°C | Mín. 10°C | Actual 17°C

Tiempo
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 10°C   |   Máx. 26°C   |   Actual 17°C

Sanciones penales ante el incumplimiento de las medidas contra el coronavirus

"...Si bien ya existen algunas denuncias e investigaciones en curso por el delito del artículo 318 del Código Penal, es de esperar que la ciudadanía se tome con seriedad los posibles efectos de esta delicada situación y siga cumpliendo las medidas decretadas por nuestras autoridades de salud, para lograr —en conjunto— 'aplanar la curva' de esta trágica pandemia..."

Jueves, 26 de marzo de 2020 a las 9:45
Enviar Delicious Rss
Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Eugenio Merino

Durante las últimas semanas nos hemos visto expuestos a una crisis sanitaria como nunca había conocido nuestra generación. Esta pandemia global amenaza con colapsar nuestro sistema de salud público y privado y generar una recesión económica de proporciones, y al mismo tiempo nos recuerda la importancia de respetar las reglas, poniendo a prueba la voluntad de la ciudadanía.

En un escenario en que el contacto humano es una fuente relevante de peligro, la superación de esta crisis depende de la colaboración de todos. Las medidas decretadas recientemente por el gobierno y las autoridades de salud que forman parte de las recomendaciones entregadas por la OMS tienen como objeto posibilitar precisamente eso: que todos los ciudadanos colaboremos en evitar o disminuir la propagación de contagios.

Como en toda situación que exige la colaboración general, la falta de seguimiento de las reglas ponen en riesgo a todos, riesgo que se incrementa a medida que esa falta de seguimiento es mayor (si una sola persona sin síntomas no cumple las reglas, probablemente no pone en riesgo a nadie, pero si lo hacen muchas, puede generar el fracaso total de la estrategia). De este modo, cada persona que no cumple las reglas se aprovecha del seguimiento del resto y genera un potencial riesgo si hay incumplimientos generalizados.

Resulta evidente, entonces, que en una situación como la actual, el éxito de la estrategia definida por las autoridades de salud depende de la capacidad para hacer cumplir las medidas decretadas. Pero, ¿qué mecanismos sancionatorios contempla nuestra legislación para forzar esta cooperación?

Desde luego nuestro ordenamiento jurídico al igual que la gran mayoría de las legislaciones contempla la antigua figura del desacato a la autoridad, falta que sanciona con pena de multa a la persona que “faltare a la obediencia debida a la autoridad dejando de cumplir las órdenes particulares que esta le diere” (artículo 496 N°1 del Código Penal).

Sin embargo, en el contexto de un estado de catástrofe nacional, nuestra legislación contempla en el artículo 318 del Código Penal el siguiente delito: “El que pusiere en peligro la salud pública por infracción de las reglas higiénicas o de salubridad, debidamente publicadas por la autoridad, en tiempo de catástrofe, epidemia o contagio, será penado con presidio menor en su grado mínimo o multa de seis a veinte unidades tributarias mensuales”.

Este delito castiga con penas de cárcel el mero incumplimiento de las reglas higiénicas y de salubridad, es decir, aun cuando no ponga en peligro a nadie. Toda persona que incumple las medidas comunicadas por la autoridad puede ser perseguida y sancionada penalmente por el delito del artículo 318 del Código Penal.

Pero los efectos pueden ser todavía más graves, por ejemplo, en el caso que personas con síntomas claros o con diagnosticados confirmados dejen de cumplir las reglas sanitarias. Una persona diagnosticada positivo para el covid-19, y que no cumple la cuarentena a la que está sujeto, podría ser además responsable por la muerte o enfermedad de las personas que contagie, pudiendo ser sancionado como autor del delito de homicidio o lesiones dolosas o culposas, según sea el caso.

Si bien ya existen algunas denuncias e investigaciones en curso por el delito del artículo 318 del Código Penal, es de esperar que la ciudadanía se tome con seriedad los posibles efectos de esta delicada situación y siga cumpliendo las medidas decretadas por nuestras autoridades de salud, para lograr en conjunto “aplanar la curva” de esta trágica pandemia.

* Eugenio Merino Palacios es abogado de la Universidad Diego Portales, máster en Derecho Penal y Ciencias Penales por la U. Pompeu Fabra y U. de Barcelona (España), y diplomado en Derecho Penal Económico y Responsabilidad Penal de la Empresa (CEDEP). Actualmente se desempeña como socio de Merino y Cía.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

“…Habiéndose decretado estado de catástrofe, las autoridades pueden “disponer requisiciones de bienes, establecer limitaciones al ejercicio del derecho de propiedad, y adoptar todas las medidas extraordinarias de carácter administrativo que sean necesarias para el pronto restablecimiento de la normalidad“ (...) Entre ellas puede incluirse la fijación de precios a productos de primera necesidad...“

El Mercurio

"...La amplitud de la causal de disolución obliga al juez o al árbitro a efectuar un examen del comportamiento de los órganos de administración de la sociedad anónima cerrada (directorio, directores, gerente), especialmente en lo que dice relación con la infracción de sus deberes normativos..."

El Mercurio

"...La Corte se decanta por la autonomía, y para ello ofrece cuatro argumentos. A nuestro juicio el más fuerte es el que se refiere a la libertad del acreedor para hacer valer sus derechos y acciones del modo que mejor se protejan sus intereses insatisfechos por el incumplimiento..."

El Mercurio

“… Cabe reportar un caso de aplicación de la figura del silencio positivo, en que la solicitud del interesado se entiende aceptada como resultado de la demora de un órgano administrativo, al quebrantar éste un plazo fatal…”

El Mercurio

"...Resulta sensato que la regulación de la abogacía se centre en reprimir aquellas apariencias que engañan o persiguen engañar, distorsionando las comunicaciones respecto a contrapartes, terceros y autoridades. Al contrario, la sanción respecto al uso de símbolos y vestimentas en forma abierta y transparente rara vez debiese ser motivo de esta clase de intervención normativa..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores