EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Lun 30/11/2020

17:30
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 13°C   |   Máx. 32°C   |   Actual 29°C

Comentario al libro "Manual de Derecho de Familia”, de María Sara Rodríguez

"...El libro, escrito en un estilo llano y directo, se estructura en cuatro partes y 31 capítulos, destinados al tratamiento sistemático —en ocasiones descriptivo, en otras más analítico— de las diversas instituciones de Derecho de Familia. La propuesta es simple y no presuntuosa..."

Viernes, 13 de julio de 2018 a las 10:07
Ficha técnica
Título: Manual de Derecho de Familia
Autor: María Sara Rodríguez Pinto
Editorial: Jurídica de Chile
Edición: 2017
Precio: $39.000
570 páginas
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Por Marcela Acuña San Martín
La publicación de esta obra por la Editorial Jurídica de Chile —a fines de 2017— pone a disposición de los lectores un texto que aborda una temática que si bien no es novedosa, es recurrente y siempre evolutiva; de ahí la importancia de la finalidad esencialmente didáctica del libro, en cuanto se ofrece, principalmente, para la enseñanza del Derecho de Familia, en programas de pre y posgrado.

En sus más de 500 páginas excede favorablemente lo que podría exigirse a un manual de Derecho. El libro, escrito en un estilo llano y directo, se estructura en cuatro partes y 31 capítulos, destinados al tratamiento sistemático —en ocasiones descriptivo, en otras más analítico— de las diversas instituciones de Derecho de Familia. La propuesta es simple y no presuntuosa. En palabras de su autora: "Explicar el Derecho de Familia enfatizando su pertenencia al Derecho Civil". Ello se hace siguiendo, en general, una sistemática clásica, la cual permite encontrar fácilmente cada pieza del conjunto. 

La primera parte se destina a las cuestiones generales que permiten entender, desde la perspectivas jurídica, el fenómeno altamente complejo al que denominamos Familia; fenómeno que, al igual que la vida humana y sus relaciones, se apoya en hechos que la autora califica de imborrables, inderogables e inmodificables, y que no son, por tanto, jurídicos, sino evidencias antropológicas, biológicas y sociales. La forma como estas evidencias son presentadas explican transversalmente la forma en que la profesora Rodríguez observa y, al mismo tiempo, valora las normas e instituciones que conforman el Derecho de Familia. Se ofrece, por tanto, una particular perspectiva de análisis (que puede o no compartirse), en cuyo centro está la visión del interés de la familia como comunidad de personas y del matrimonio como un fin, a diferencia de otras formas de familia merecedoras de reconocimiento o protección como un medio, principalmente, para obtener beneficios patrimoniales. En esta primera parte se examinan también figuras generales clásicas: el parentesco y estado civil, los alimentos (como obligación y como derecho) y las guardas. Desde la perspectiva didáctica son interesantes los comentarios que se hacen al Registro Civil y sus funciones.

Las partes segunda y tercera se abocan al estudio de las dos grandes instituciones familiares: el matrimonio y la filiación. La forma de tratar estas cuestiones es la tradicional de un manual, centrado más en la explicación de la reglamentación legal de sus diversos aspectos, que en problematizar sus nudos críticos, lo que, en todo caso, no está completamente ausente, como se evidencia respecto de las técnicas de reproducción humana asistida (capítulo decimosexto) en cuanto pueden distorsionar la verdad del hecho biológico en la generación humana, y muy particularmente, por los reparos éticos que se plantean a la maternidad subrogada, no solo por las alteraciones que introduce en la unidad de la identidad personal del hijo y la dignidad de la madre gestante, sino también por el comercio ilícito a que puede dar lugar.

A diferencia de los efectos personales del matrimonio, que son examinados en el capítulo séptimo (dentro de la segunda parte del libro), los efectos patrimoniales del matrimonio son el objeto principal de la cuarta parte, pero no el único, porque se comparte ubicación con la revisión de las normas que regulan el Acuerdo de Unión Civil (capítulo trigésimo) y con los efectos civiles de la uniones no matrimoniales (capítulo trigésimo primero), lo que deja ver que esta última sección del libro no sigue un hilo conductor unitario, sino que recoge temáticas diversas, apartándose así, en lo formal, de la sistemática tradicional. El capítulo 30 denota que la autora ha tenido el cuidado de incorporar en su examen los cambios a la legislación familiar contenida en la Ley Nº 20.830, de 2015. Sobre el particular destaca el esfuerzo por develar las diferencias entre el Acuerdo de Unión Civil y el matrimonio (carencia de comunidad de vida, de la acreditación de vida afectiva, del carácter estable y permanente, de deberes personales más allá de solventar los gastos generados por la vida en común, entre otros) y las ambigüedades o inconsistencias teóricas y prácticas de hacer aplicables, sin más, algunas normas del estatuto matrimonial a la situación de los convivientes o de estos con sus hijos, como es el caso de la presunción de paternidad del marido del art. 184 del CC.

Consciente del carácter de manual del libro y de la extensión de los diversos temas se ofrece al final de cada capítulo una muy útil referencia a la bibliografía complementaria. La revisión conjunta de ella permite paliar, en parte, los principales vacíos del texto, consistentes en la ausencia de análisis de los principios jurídicos del Derecho de Familia y del examen o presentación de la jurisprudencia relevante.

Finalmente, de la autora, María Sara Rodríguez, doctora en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y profesora de Derecho Civil de la U. de los Andes, cabe decir, en pocas palabras, que no es una figura emergente de nuestra doctrina jurídica, por el contrario, se trata de una académica e investigadora consagrada, quien nos ofrece una exposición sistemática, actualizada e informada de las diversas instituciones del Derecho de Familia en base al examen de la legislación nacional que las regula, cumpliendo con ello el propósito expreso de su obra.

* Marcela Acuña San Martín es doctora en Derecho por la Universidad de Zaragoza y profesora de Derecho Civil de la U. de Talca.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Este relevante fallo demuestra la importancia de hacer efectiva la protección con que cuentan las marcas comerciales, como manifestación del derecho de exclusividad que ellas otorgan, a través de las acciones judiciales que franquea la ley, para evitar la posibilidad de dilución de las marcas, la confusión con terceros y otras prácticas de competencia desleal..."

El Mercurio

"...Si bien el sancionado es un concesionario de servicio público (la empresa sanitaria), la otra compañía (generación eléctrica), que no es sujeto del procedimiento sancionador, normativamente carece de esa condición, pero la Corte entiende que atendida su función debe calificarse de servicio público para imponer un deber de coordinación cuyo resultado no es jurídicamente simétrico..."

El Mercurio

"...Existe una interesante tendencia en aumento por parte del público usuario, consistente en recurrir al Servicio Nacional del Consumidor por sus diversas insatisfacciones. En otras palabras, en busca de mayor rendición de cuentas, el público consumidor estaría concibiendo al otrora profesional exótico y de saberes esotéricos en calidad de un proveedor de servicios expertos más..."

El Mercurio

"...El Sernac ha investigado particularmente el ámbito de los servicios de telecomunicaciones. La situación es pasmosa. Por un lado, no existen cláusulas abusivas ni de amarre que dificulten la salida de los contratos (...) El problema es otro: que las acciones necesarias para el término del contrato por el suscriptor son mucho más gravosas que las requeridas para la contratación del servicio..."

El Mercurio

"...La decisión del caso parece correcta, pero el tratamiento lógico y jurídico de la materia es tan confuso que el propio juez Urrutia se sintió autorizado para comentar la sentencia con la libertad de un parlamentario (...) La tarea de los tribunales —nacionales e internacionales— es dar precisión y claridad a las normas, no abrir interrogantes ni poner en entredicho la consistencia de los sistemas jurídicos..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores