EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 14/04/2021

22:43
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 16°C

Intercambio jurídico entre Chile y Alemania

"... Lamentablemente, entre ambos países no existen tratados especiales de cumplimiento internacional de sentencias judiciales, pero sí existe la norma o principio de reciprocidad, por lo que contamos con una larga historia de respeto mutuo y recíproco en cuanto al cumplimiento de sentencias..."

Lunes, 15 de febrero de 2016 a las 9:28
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Mónica Moreno
Por efectos de la globalización, y el aumento del tráfico de comercio internacional, cada día nos toca ver con más frecuencia asuntos judiciales con implicancia internacional. Así, por ejemplo, se ventilan en los tribunales de todo Chile juicios cuyo demandado, o cuyo testigo clave, se encuentra viviendo en el extranjero. Juicios de familia o procedimientos de herencia donde ya sean los bienes o integrantes de la familia no se encuentran en Chile. O, simplemente, sentencias ejecutivas ya ejecutoriadas por el tribunal chileno donde los bienes a embargar están en su mayoría en el extranjero.

Conceptos como el de exhorto internacional o el de exequátur, que antiguamente solo nos ocupaba un par de capítulos de estudio en Derecho Procesal en la universidad, son cada vez más frecuentes y es necesario familiarizarse con su tramitación.

Aprovecho de aclarar que en lo sucesivo me referiré únicamente a sentencias de intercambio jurídico internacional en materia civil en un sentido amplio (comercial, laboral, familia, sucesorio, entre otros) y no a las normas de extradición en materia penal, de las cuales podríamos hablar en otra oportunidad.

Como abogada chilena con oficina en Berlín, gran parte de mi trabajo consiste en este intercambio jurídico internacional entre Chile y Alemania. Desde Chile se suele ver a Alemania como el paraíso de la burocracia e imaginamos que cada trámite judicial o administrativo debe ser horriblemente complejo, lento o aberrantemente caro. Después de ocho años trabajando y viviendo en este país he comprobado reiteradamente que los tribunales alemanes son mucho más eficientes y expeditos en la tramitación de estos despachos de lo que uno imaginaría.

Me ha tocado atender a clientes chilenos que han tenido créditos por cobrar contra empresas alemanas; deudas que en muchos casos ni siquiera constaban en un título ejecutivo, sino simplemente en instrumentos de comercio internacional y comunicaciones privadas vía email. En estos casos el tribunal alemán ha demorado en total menos de cinco semanas en realizar la gestión preparatoria de la vía ejecutiva, quedando el cliente en este breve plazo provisto de un título ejecutivo con vigencia europea y listo para iniciar el embargo de bienes. En Chile, en tanto, uno puede demorarse esas mismas cinco semanas solo intentando notificar la demanda a la contraparte.

En cuanto al cumplimiento internacional o transnacional de sentencias judiciales se aplica el procedimiento de exequátur. Como sabemos, la palabra exequátur viene del latín y significa “cúmplase” o “ejecútese” y es el mecanismo formal mediante el cual un tribunal de justicia de un país manda a hacer ejecutar una sentencia suya en el territorio jurisdiccional de otro país.

La ley procesal, tanto en Alemania como en Chile, contiene normas sobre procedimiento de exequátur para cumplir las sentencias de un país en el territorio jurisdiccional del otro.

En este sentido, la legislación alemana en sus artículos 722 y siguientes del ZPO —abreviatura de Zivilprozessordnung, el equivalente a nuestro Código de Procedimiento Civil chileno (CPC)— exige prácticamente los mismos requisitos que se establecen en los artículos 242 y siguientes del CPC para el cumplimiento de sentencias extranjeras en Chile. Es decir, primero toca analizar y descartar la existencia de un tratado internacional suscrito y aplicable entre los dos países. Subsidiariamente a ello se debe confirmar la existencia de la denominada “norma o principio de reciprocidad”, es decir, que el país extranjero efectivamente respete y haga cumplir en su territorio las sentencias chilenas, de no ser así, no procede el exequátur. Vale la pena aclarar que, lamentablemente, entre Chile y Alemania no existen tratados especiales de cumplimiento internacional de sentencias judiciales, pero sí existe la norma o principio de reciprocidad, por lo que contamos con una larga historia de respeto mutuo y recíproco en cuanto al cumplimiento de sentencias entre ambos países.

En base a lo anterior, para que proceda el exequátur según la legislación procesal alemana deben darse las siguientes exigencias:

- Que la sentencia chilena o su ejecución no vaya contra ley fundamental alemana.
- Que la sentencia chilena no atente contra norma de jurisdicción alemana.
- Que la parte demandada haya sido debidamente emplazada.
- Que sea una sentencia ejecutable en el país de origen (en este caso Chile).
- Y, finalmente, la ley alemana agrega una exigencia extra, que no se encuentra contemplada en el CPC, cual es la prohibición del denominado doble exequátur, es decir, que la sentencia no contenga resoluciones dictadas, a su vez, por tribunales de terceros países.

La prohibición del denominado doble exequátur es una interesante norma de protección, ya que en teoría un país que no cumple con ninguno de los requisitos básicos que exige la ley podría introducir sus sentencias e intentar hacerlas cumplir en un tercer país, sin siquiera respetar las normas mínimas de reciprocidad; una especie de caballo de Troya jurídico.

Así pues, cumpliendo con estos requisitos, un demandante chileno que ha obtenido una sentencia judicial a su favor puede hacerla cumplir en Alemania (y mediante un título alemán, en toda Europa) sin mayores dificultades ni limitaciones y, tal como hemos señalado, con un alto grado de eficiencia.

Una exitosa inserción en los mercados mundiales siempre descansa sobre la confianza en los sistemas jurídicos y en los profesionales del derecho que faciliten las relaciones jurídicas entre socios comerciales. Como puede apreciar el lector, la globalización ya esta aquí y es nuestro deber adaptarnos a esta nueva realidad.

* Mónica Moreno Rojas es abogada de la Universidad de Chile y máster en Derecho Alemán (LL.M.) por la U. de Postdam.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...A pocos meses de la sesión inaugural (de instalación) de la Convención Constitucional debemos comenzar a transitar en materia de propuestas (...) Bajo este contexto quisiera ofrecer dos ejemplos en este ámbito: régimen político y derechos sociales. Creo que permitirán ilustrar la transición a la que me refiero. Ello importa, además, incorporar de manera creciente la dimensión técnica del debate..."

El Mercurio

"...El trasfondo del asunto será si puede considerarse al hijo como un daño indemnizable. Al efecto, los tribunales deberán decidir si la autodeterminación reproductiva implica de suyo la tutela resarcitoria del interés a no tener hijos o bien no y, en este último caso, señalar cuál sería el contenido y la protección que en el ordenamiento jurídico nacional se asigna a ese derecho..."

El Mercurio

“...La ocasión que abre la reforma de la Ley 20.659 debe servir para preguntarse por la urgente necesidad de reformular las bases del sistema chileno. Si este debe brindar seguridad jurídica, ella queda en entredicho cuando existe una división en dos registros que responden a principios y técnicas diversas y carecen de valor añadido por la ausencia de calificación registral..."

El Mercurio

"...Los casos 'Librerías' y 'misa dominical' son un avance en lo había sido un exceso de deferencia en el control judicial de la pandemia, pero el último de ellos lo hace a costa de una confusión conceptual sobre las medidas de un estado de excepción y nos retrotrae de golpe al debate sobre la reserva de ley de la década de los 90..."

El Mercurio

“…Si bien en Chile este tema aún no ha escalado como en los citados países, sí es interesante tener presente que la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual (en adelante LPI) protege los periódicos, revistas y publicaciones de esa naturaleza, junto con las fotografías, por lo que los creadores detentan los derechos patrimoniales y morales de autor respecto de esas obras…”

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores