EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 14/04/2021

12:22
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 25°C   |   Actual 19°C

Las (des)ventajas de ser un US Person (residiendo fuera de Estados Unidos)

"... Se entendía que esta situación era muy favorable y que proveía de más “opciones”, tales como la posibilidad de poder estudiar y trabajar en EE.UU,, o de utilizar un pasaporte para viajar, sin la necesidad de una visa. Sin embargo, al ponderar estas 'opciones', no se realizaba el análisis de las consecuencias fiscales que esto implica..."

Viernes, 04 de septiembre de 2015 a las 9:27
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
David C. Camerini / Tomás M. Casalins
Desde hace muchos años existe la convicción de que contar con lo que se denomina una “segunda nacionalidad” es un activo muy valioso. Muchas personas cuentan con la “segunda nacionalidad” de un país europeo y otras con la de Estados Unidos.

Por lo general, estas personas nacieron en el país de su “primer nacionalidad” y luego obtuvieron su “segunda nacionalidad”. Existe el caso de aquellos que nacieron donde sus padres se encontraban estudiando o trabajando temporalmente y ahí obtuvieron su “primera” nacionalidad. Estas personas vivieron por poco tiempo en este lugar y luego, cuando sus padres terminaron de estudiar o trabajar, se radicaron en el país del que los padres eran nacionales y adoptaron esa “segunda” nacionalidad.

Existen muchos matrimonios jóvenes que viajan a Estados Unidos para estudiar y trabajar y que, luego de algunos años, deciden volver a su lugar de origen. Muchos de estos matrimonios tienen hijos que, por haber nacido en Estados Unidos, en general, son considerados nacionales o ciudadanos de ese país. Estos hijos son conocidos como los ciudadanos de Estados Unidos “por accidente” (o “accidental gringos”).

Se entendía que esta situación era muy favorable y que proveía de más “opciones”, tales como la posibilidad de poder estudiar y trabajar en Estados Unidos, o de utilizar un pasaporte para viajar, sin la necesidad de una visa. Sin embargo, al ponderar estas “opciones”, no se realizaba el análisis de las consecuencias fiscales que esto implica.

Los ciudadanos y residentes fiscales de Estados Unidos (“US Persons”) que se encuentren residiendo fuera de dicho país tienen las mismas obligaciones fiscales que los que se encuentren residiendo dentro del mismo. Este país grava a sus ciudadanos (y residentes fiscales) sin importar donde residan.

Las obligaciones fiscales de los US Persons son numerosas y prácticamente imposible de listar. Las sanciones por la falta de su cumplimiento son muy severas, incluyendo las de orden criminal. A modo de síntesis destacamos que los US Persons tienen la obligación de presentar declaraciones juradas anuales de impuestos en Estados Unidos por sus ingresos globales (recibidos dentro o fuera de dicho país).

Además, los US Persons tienen la obligación de presentar “formularios de reporte”, que son exigidos para informar acerca de ciertas situaciones de hecho tales como, por ejemplo, si el contribuyente es titular de cierta cantidad de participaciones o es director de una sociedad extranjera. Por lo general, estos formularios no conllevan en sí mismo la obligación de tener que pagar impuestos. No obstante, es posible que los mismos indiquen que el contribuyente es titular o controlante de activos cuyos ingresos podrían ser gravables.

Uno de los formularios de reporte más renombrados es el requerido para reportar las cuentas bancarias y financieras situadas fuera de Estados Unidos (“FBAR”). En síntesis, el FBAR debe ser presentado anualmente por todos los US Persons que tuvieran (i) un interés financiero (directo o indirecto), (ii) firma o (iii) cualquier tipo de autoridad, en una o más cuentas bancarias o financieras en el extranjero, siempre y cuando estas cuentas, en total, hubieran tenido un saldo de al menos US$10.000 en el cualquier momento del año (sin perjuicio de que las mismas hubiesen sido cerradas durante ese año).

Ya no son novedad los cambios que sufrió el mundo en los últimos años, sobre todo después de la crisis financiera mundial del año 2008. Producto de esta crisis, Estados Unidos avanzó con distintas iniciativas tendientes a evitar la evasión fiscal y el lavado de dinero, entre otros objetivos. Como resultado de una de estas iniciativas, algunos US Persons fueron contactados por bancos extranjeros para comunicarles que para cumplir con cierta legislación de ese país, en particular con la Ley sobre Cumplimiento del Impuesto sobre Cuentas Extranjeras (FATCA), el banco debía reportar a las autoridades el nombre de sus clientes que fueran US Persons. Por otra parte, algunos US Persons encontraron dificultades al momento de renovar sus pasaportes en los consulados de sus países de residencia, donde les informaron que no podían hacerlo por no estar al día con sus obligaciones fiscales en Estados Unidos.

A raíz de estas y otras circunstancias, recientemente muchos US Persons comenzaron a indagar sobre sus obligaciones fiscales. Muchos se sorprendieron al tomar conocimiento de la cantidad de obligaciones fiscales y de reporte, respecto de las cuales no se encuentran en cumplimiento.

No todas son malas noticias. En su conjunto, la legislación de Estados Unidos refleja una clara conciencia sobre la situación que acá se describe sobre los “dobles nacionales” y los US Persons que residen en forma permanente en el exterior, y ofrece ciertas alternativas que permiten evitar consecuencias desproporcionadas.

Por ejemplo, existe lo que se denomina el “Foreign Earned Income Exclusion Standard Deduction”. Si bien los US Persons deben presentar declaraciones juradas anuales de impuestos en Estados Unidos por sus ingresos globales, quienes se encuentren radicados en forma permanente en el extranjero podrían calificar para excluir de sus ingresos gravables cierta suma de los mismos. Estos ingresos que podrían ser excluidos corresponden a salarios e ingresos que hubieran recibido en el exterior, relacionados a la calidad de empleado (earned income), y no incluyen rubros tales como dividendos, intereses o ganancias de capital. La suma que puede ser excluida de sus ingresos gravables varía anualmente (para el año 2015 asciende a US$100.800). Para reclamar esta deducción es necesario presentar todos los años la declaración jurada de impuestos federales.

En relación a los ingresos tales como dividendos, intereses o ganancias de capital, los US Persons podrían tomar un “crédito fiscal” sobre el impuesto a las ganancias que se hubiera pagado en el exterior respecto a los señalados ingresos, a cuenta de cierto porcentaje del impuesto a las ganancias que eventualmente fuera debido en Estados Unidos. Sin embargo, este “crédito fiscal” no se aplica en forma automática.

Además, existen ciertos programas a fin de “regularizar” la situación fiscal de los US Persons que lo necesitaran. Respecto del FBAR, hoy existen dos programas disponibles, el “Streamlined Procedure” y el “Offshore Voluntary Disclosure Program” (“OVDP”).

El Streamlined Procedure está disponible para aquellos que están dispuestos a certificar, bajo el carácter de declaración jurada, que la falta de cumplimiento de sus obligaciones fiscales (incluyendo las de reporte) no fue voluntaria, o sea, que el incumplimiento está basado en el desconocimiento de las mismas. El OVDP es para quienes no se encuentran en condiciones de realizar tal certificación. Las disposiciones de estos programas son variadas y extensas. El Streamlined Procedure es un programa menos gravoso y con penas menores que las del OVDP, aunque ambos ofrecen considerables ventajas a fin de realizar una “regularización”.

Además, fuera de ellos, las autoridades fiscales podrían a llegar a considerar ciertos casos a fin de reducir multas y penalidades por la falta o demora en el cumplimiento de las obligaciones fiscales. A estos efectos, se debe estar en condiciones de demostrar una “causa razonable”.

En ciertas circunstancias, algunas de estas personas con “doble nacionalidad” consideran renunciar a su ciudadanía estadounidense. Sin embargo, al iniciar los trámites a tal efecto, muchos no pueden cumplir con uno de los requisitos más importantes, que exige que el contribuyente pueda manifestar bajo el carácter de declaración jurada que está en cumplimiento con todas sus obligaciones fiscales (incluyendo las de reporte) en Estados Unidos.

Quienes antes creían que contar con una “segunda nacionalidad” era sin dudas una gran ventaja, posiblemente hoy estén cambiando de parecer. Para evitar una situación gravosa es necesario asesorarse en forma adecuada y empezar a cumplir con las obligaciones fiscales de todas las jurisdicciones de las que se es nacional desde una edad temprana. Con el planeamiento adecuado, las consecuencias fiscales negativas podrían minimizarse y podría continuarse disfrutando de las opciones que otorga una “segunda nacionalidad”.

* David C. Camerini y Tomás M. Casalins son socio y abogado extranjero, respectivamente, de la firma Fox Horan & Camerini LLP de Nueva York, Estados Unidos.

** DECLARACIÓN CIRCULAR 230 IRS: CUALQUIER DECLARACIÓN CON RELACIÓN A LA LEY IMPOSITIVA FEDERAL CONTENIDA AQUÍ NO FUE ESCRITA PARA SER UTILIZADA, Y NO PODRÁ SER UTILIZADA NI SE PRETENDE QUE LO SEA, PARA EVITAR PENALIDADES QUE PODRÍAN SER IMPUESTAS BAJO LA LEY IMPOSITIVA FEDERAL NI PARA PROMOCIONAR, COMERCIALIZAR O RECOMENDAR A OTRA PARTE UNA TRANSACCIÓN O ASUNTO LEGAL CONTENIDO EN ESTE DOCUMENTO. 

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...A pocos meses de la sesión inaugural (de instalación) de la Convención Constitucional debemos comenzar a transitar en materia de propuestas (...) Bajo este contexto quisiera ofrecer dos ejemplos en este ámbito: régimen político y derechos sociales. Creo que permitirán ilustrar la transición a la que me refiero. Ello importa, además, incorporar de manera creciente la dimensión técnica del debate..."

El Mercurio

"...El trasfondo del asunto será si puede considerarse al hijo como un daño indemnizable. Al efecto, los tribunales deberán decidir si la autodeterminación reproductiva implica de suyo la tutela resarcitoria del interés a no tener hijos o bien no y, en este último caso, señalar cuál sería el contenido y la protección que en el ordenamiento jurídico nacional se asigna a ese derecho..."

El Mercurio

“...La ocasión que abre la reforma de la Ley 20.659 debe servir para preguntarse por la urgente necesidad de reformular las bases del sistema chileno. Si este debe brindar seguridad jurídica, ella queda en entredicho cuando existe una división en dos registros que responden a principios y técnicas diversas y carecen de valor añadido por la ausencia de calificación registral..."

El Mercurio

"...Los casos 'Librerías' y 'misa dominical' son un avance en lo había sido un exceso de deferencia en el control judicial de la pandemia, pero el último de ellos lo hace a costa de una confusión conceptual sobre las medidas de un estado de excepción y nos retrotrae de golpe al debate sobre la reserva de ley de la década de los 90..."

El Mercurio

“…Si bien en Chile este tema aún no ha escalado como en los citados países, sí es interesante tener presente que la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual (en adelante LPI) protege los periódicos, revistas y publicaciones de esa naturaleza, junto con las fotografías, por lo que los creadores detentan los derechos patrimoniales y morales de autor respecto de esas obras…”

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores