EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mar 28/06/2022

11:53
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Causales por las que un socio abandona un estudio ¿Qué sucede con la affectio societatis?

"... No es suficiente una relación de afecto y confianza para dar estabilidad a una sociedad, se requiere, también, de un proyecto común que posibilite que cada profesional pueda desarrollar razonablemente su actividad a satisfacción...".

Jueves, 02 de febrero de 2012 a las 11:11
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Gustavo Rodríguez Lazcano
Es razonable concebir que toda sociedad tiene cambios en su composición a través del tiempo. En las empresas en general, frecuentemente, se producen cambios. Por ejemplo si observamos las empresas familiares, por ejemplo, se incorporan las nuevas generaciones, se profesionaliza la gestión incorporando nuevos socios, se dividen los negocios, se compran nuevas empresas, se fusionan unas con otras, se separan sociedades según integrantes de familias que prefieren seguir caminos separados. La globalización, en estos casos también juega un rol que produce un dinamismo en la composición de las sociedades y ha ido complejizando en desarrollo de éstas en el tiempo.

En el ámbito de los servicios profesionales también se producen fenómenos similares, en los que el crecimiento, la profesionalización de la gestión, la globalización han afectado al desarrollo de las sociedades de profesionales, incorporando variables que impactan al affectio societatis de éstas, generando un cambio significativo en los estudios de abogados, en particular.

Simplificando el análisis se puede decir que en el pasado los abogados se asociaban por razones familiares o por afinidad profesional; decidían formar una oficina que les permitiera ofrecer servicios a sus clientes cautivos, distribuir gastos y abordar algunos casos en conjunto. Se podía escuchar frases como: “Armemos una oficina más grande e invitemos a otros abogados para llenar los despachos y compartir nuestros gastos; así podemos acceder a clientes más importantes”. En esos tiempos primaba el affectio societatis en plenitud.

En la actual sociedad globalizada, más regulada, comercialmente más desarrollada, con un derecho público más intenso en su accionar, con requerimientos de los clientes cada vez más exigentes en especialidad, calidad y rapidez las relaciones entre socios se hacen cada vez más vulnerables.

Es frecuente escuchar el término animus societatis a cambio de affectio societatis “voluntad de formar sociedad en virtud de la confianza reciproca entre los socios que la integran” (Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales). Es una diferencia sutil pero a la vez muy significativa. Veamos definiciones que nos permitan recoger la diferencia:

Ánimo: Fuerza moral y energía que impulsan a la actividad
Afecto: Inclinación a una persona o cosa

Podemos apreciar que ánimo se asocia con la actividad y el afecto con las personas.

Esta diferencia es determinante en las relaciones societarias actualmente. Podríamos decir: “la affectio societatis se sustenta en la confianza mutua y en la posibilidad de desarrollar mi actividad profesional como cada uno la concibe (animus societatis)”

Por lo que podemos concluir que no es suficiente una relación de afecto y confianza para dar estabilidad a una sociedad, se requiere, también, de un proyecto común que posibilite que cada profesional pueda desarrollar razonablemente su actividad a satisfacción.

Considerando lo dicho, puedo decir, a partir de mi experiencia, que el desarrollo de una actividad a satisfacción considera varios factores que lo determinan:

1. Concordar un modelo de estudio o visión compartida por sus socios: Esta definición determina aspectos fundamentales de la actividad entre los cuales se encuentran (forma de entregar el servicio: personalizado o institucional; especialidades a ofrecer; tamaño de estudio, características de los clientes atender, distribución del trabajo, etc.)

2. Definir un modelo político del estudio: La orgánica de toma de decisiones influye en animus societatis de los socios

3. La definición del modelo de reparto de excedentes. El animus societatis considera la necesidad de que cada socios perciba que es compensado de acuerdo a su aporte al desarrollo del estudio, comprendiendo que los aportes son profesionales, económicos y cualitativos.

4. La concordancia en la estructura valórica del estudio, respecto del trabajo ético-profesional, de las relaciones interpersonales y de los liderazgos internos.

También es posible encontrar, en algunos casos, que los conflictos de interés pueden limitar el accionar de un socio en particular, lo cual impide el desarrollo de su actividad a satisfacción, especialmente en estudios de gran tamaño, trayendo consigo el retiro de un socio de la sociedad, con el fin de liberar su accionar.

Finalmente, el affectio-animus societatis está sometido a muchas variables que la afectan, y por tanto es vulnerable a los cambios permanentes del entorno. Se requiere de un trabajo permanente y de una voluntad de acuerdos sistemática para sostener un equipo societario cohesionado.

En síntesis, los estudios deben buscar formas creativas que le permitan, en la medida de lo posible, crear los espacios de desarrollo profesional de su equipo, considerando como factor determinante la adhesión a los principios fundamentales del estudio de cada uno de sus socios.

* Consultor de estudios abogados, empresas de servicio y empresas familiares

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Se solventó gradualmente en la medida en que el Estado fue estructurando directamente o con el concurso de los privados unos servicios públicos de calidad y accesibles universalmente. Solo una vez construida esta dimensión estructural de los servicios es que se pudo hablarse de derechos sociales (...), prestaciones que generalmente, y hasta el día de hoy, tienen cobertura legal, no constitucional..."

El Mercurio

"...Lo que se presentaba como una buena y esperada noticia, en los hechos ha pasado a ser rápidamente y sin escalas, letra muerta. Sin duda ha faltado coordinación entre las municipalidades, también entra estas y las policías, e inteligencia en la investigación de las bandas criminales o mafias que operan detrás de estas fachadas. También han faltado recursos y personal..."

El Mercurio

"...Mientras se espera la dictación del nuevo acto por parte del Seremi Minvu respecto de la solicitud de demolición, la Corte de Apelaciones de Valparaíso (...) se encuentra conociendo del reclamo de ilegalidad reducido por la inmobiliaria en contra de la DOM que denegó la solicitud de reanudar la tramitación de la solicitud de permiso de edificación ingresada en 2010 al municipio, de modo que esta historia continuará…"

El Mercurio

"...Lo valioso, más allá de las dudas o posibles dificultades de interpretación planteadas, es que la Constitución previó varios caminos para dejar sin efecto el Derecho viejo y, especialmente, que concentró expresamente en el órgano de justicia constitucional la facultad de invalidar las normas previas o posteriores que la infrinjan o contradigan..."

El Mercurio

“...La Corte Suprema agrega una sentencia más en la correcta línea jurisprudencial que acepta la suma de posesiones en la regularización de derechos consuetudinarios de aguas, totalizando así en los últimos tres años 16 sentencias en ese sentido, frente a solo tres de la línea contraria..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores