EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 14/04/2021

21:22
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 9°C   |   Máx. 27°C   |   Actual 18°C

Comentario al libro “Los pactos prenupciales en previsión de la crisis matrimonial. Una relectura de las capitulaciones matrimoniales en Chile”, de Veronika Wegner

"...La idea fundamental de la obra es que si se regulan los efectos sobre todo económicos de una eventual ruptura del matrimonio las esposos están menos afectados por las pasiones y tienen la serenidad para ser objetivos y equilibrados en esas previsiones, por lo que dejar constancia de esas regulaciones en las capitulaciones matrimoniales ayudaría a evitar la judicialización de las crisis conyugal donde ya el conflicto produce agudización de las posturas...."

Jueves, 01 de abril de 2021 a las 12:20
Ficha técnica
Título: Los pactos prenupciales en previsión de la crisis matrimonial. Una relectura de las capitulaciones matrimoniales en Chile
Autores: Veronika Wegner
Editorial: Thomson Reuters
Edición: 2020
Precio: $53.788
392 páginas
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Por Hernán Corral
El libro que comentamos tiene su origen en la tesis doctoral que la autora defendió brillantemente en el programa de doctorado de la Facultad de Derecho de la P. Universidad Católica de Valparaíso y que fue dirigida por Alejandro Guzmán Brito. Nos correspondió ser uno de los profesores doctores que estuvimos en el Tribunal por lo que es posible que nuestro comentario no sea del todo imparcial, pero nos parece que aún así puede ser útil, sobre todo para quienes se dedican al Derecho de Familia.

Se trata de una obra que reúne importantes cualidades por lo original de su tema, y además porque su tratamiento combina aspectos dogmáticos, de derecho comparado y sobre todo materias prácticas que ayudarán a renovar el interés por la tradicional institución de las capitulaciones matrimoniales anteriores al matrimonio. Tenemos que señalar que en más de 30 años de desempeño como abogado solo en una oportunidad pudimos ver una capitulación prematrimonial. Y conforme a lo que la autora señala en nota 600, después de varios requerimientos hechos por transparencia logró que se le informara el número de capitulaciones inscritas en el Registro Civil en los años 1998 a 2017, y en general no superan un dígito (solo el 2014 aparecen inscritas 12). Esto revela que se trata de un instrumento que está siendo subutilizado ya por décadas. La propuesta de Wegner podría darles una nueva funcionalidad y vigencia práctica.

La idea fundamental de la obra es que si se regulan los efectos sobre todo económicos de una eventual ruptura del matrimonio las esposos están menos afectados por las pasiones y tienen la serenidad para ser objetivos y equilibrados en esas previsiones, por lo que dejar constancia de esas regulaciones en las capitulaciones matrimoniales ayudaría a evitar la judicialización de las crisis conyugal donde ya el conflicto produce agudización de las posturas. Señala la autora que “la negociación previa a la crisis que pudieran adoptar los mismos esposos aparece como una alternativa eficiente en cuanto a la maximización de los recursos disponibles, considerando que son las partes quienes estarán en mejores condiciones de conocer todas las circunstancias particulares que deben ponderarse en la delimitación y asignación de sus derechos y obligaciones” (p. 80). Además, se sostiene que al estar ya reguladas las consecuencias no sería necesario que los recursos estatales para los tribunales de familia se dedicaran a estas cuestiones y que estos órganos podrían dedicarse a otras materias como la violencia intrafamiliar o la protección de niñas, niños y adolescentes.

Con ello también se da una mayor cabida a la autonomía privada en materia de familia, confirmando esta tendencia que ya tiene sus años al contemplar acuerdos sobre el cuidado personal y relación directa y regular con los hijos, la patria potestad o el convenio regulador para la separación judicial de los cónyuges y el divorcio.

Dado que estos acuerdos prenupciales con extensión a la previsión de las relaciones posruptura son propios del Common Law, se realiza un exhaustivo estudio de la legislación y jurisprudencia de Inglaterra y Estados Unidos, además de Australia, Nueva Zelanda y Canadá. La autora utiliza correctamente la metodología del derecho comparado porque no sólo describe la normativa legal sino que da cuenta de la interpretación de los jueces y de la doctrina. Son especialmente interesantes los casos (leading cases) que la autora describe con muchos detalles. En el último tiempo, se ha seguido esta tendencia expansiva al menos desde el ámbito legislativo de los acuerdos prenunpciales en países que son de tradición latina, como España (en que se analiza la legislación de las autonomías forales) y Alemania. Como una novedad debe destacarse que para citar jurisprudencia española se ponen cuadros QR a través de los cuales puede accederse al texto de las sentencias.

Tomando pie de estos análisis, Veronika Wegner realiza una relectura de la normativa vigente para intentar adaptar las capitulaciones matrimoniales y expandir el contenido restringido que hasta hoy la doctrina les reconoce. Distingue entre pactos en previsión de la crisis matrimonial de naturaleza patrimonial y pactos en previsión de la crisis relativos a aspectos personales de los cónyuges. Se menciona aunque brevemente la posibilidad de realizar pactos en previsión de una ruptura conyugal sobre los hijos.

En los pactos patrimoniales señala que sería válido un pacto que excluya la presunción de ganancialidad de bienes que se adquieran a título oneroso si se produce una separación o se da otra circunstancia o que se incluyan ciertos bienes en la sociedad conyugal, la posibilidad de que el marido renuncie anticipadamente a sus gananciales, aunque sin eludir la responsabilidad por las deudas, una distribución diferente a la legal de las cargas del matrimonio siempre que sea equitativa o equilibrada, el pacto de alimentos voluntarios para después del divorcio, o una promesa de pacto de no mejorar. Se niega que se puedan cambiar las reglas de titularidad de la administración de la sociedad conyugal, pero sí incrementar las medidas para enajenar bienes propios e incluso hacer autorizaciones anticipadas siempre que se cumpla con la exigencia de especificidad del acto. Se mencionan posibles pactos para los regímenes de separación total de bienes o de participación en los gananciales, entre los cuales estaría la presunción de comunidad de ciertos bienes o de atribución a uno de los cónyuges o poderes de administración generales o especiales.

En cuanto a los aspectos personales, la autora defiende la idea de que las capitulaciones matrimoniales no pueden restringirse sólo a la regulación de los regímenes matrimoniales, por lo que puede haber regulaciones de carácter patrimonial que modulen los derechos y deberes personales que la ley le impone a los cónyuges, sin que se llegue a suprimirlos o desnaturalizarlos. En este tema resulta interesante el análisis que se hace sobre la posibilidad de pactar indemnizaciones por infracción de los deberes personales, mediante una cláusula penal que sirva para avaluar los perjuicios de un incumplimiento anticipado, aunque en esta materia discrepa de nuestro criterio de que no siendo las capitulaciones fuente de obligaciones en principio se hace difícil concebir una cláusula penal en capitulaciones prematrimoniales. Plantea que es posible estipular cláusulas penales respecto de obligaciones futuras si se determinan con precisión y que aunque los deberes conyugales no sean propiamente obligaciones admiten la pena convencional dado que se reconoce que las obligaciones naturales sean objetos de caución. Pero a esto podía objetarse que la admisibilidad de la caución exige que sea otorgada por un tercero (art. 1472 CC), y aquí la otorgaría la otra parte contratante. Se plantea igualmente la procedencia de cláusulas de exoneración de responsabilidad por incumplimiento de deberes conyugales o cláusulas penales por la interposición de demandas de separación, nulidad de matrimonio o divorcio. Se pronuncia negativamente sobre la posibilidad de restringir las causales de separación o divorcio o derechamente de pactar que el matrimonio no podrá terminar por divorcio, ya que esto iría contra la prohibición de renuncia de las acciones de separación y divorcio previstas por la Ley de Matrimonio Civil en sus arts. 28 y 57.

En cambio, la autora, después de reseñar el debate que se ha producido en Chile sobre la renunciabilidad anticipada de la compensación económica en materia de divorcio o nulidad matrimonial, concluye que sí es posible esa renuncia, porque es posible renunciar a expectativas o derechos futuros, como lo prueba la renuncia a los gananciales que se permite hacer a la mujer en capitulaciones matrimoniales y dado que no hay ninguna norma expresa que prohiba esa renuncia. Nos parece que esta es una tesis discutible, aunque cuenta con el apoyo de importantes civilistas chilenos, como Joel González y Carlos Pizarro. Veronika Wegner, partiendo de la base de que la compensación económica no tiene naturaleza alimenticia o asistencial, sino de un “pacto de naturaleza exclusivamente patrimonial” (p. 256) que queda sujeto a la autonomía de personas capaces, hace ver que no se observa que puedan ser perjudicados terceros ni tampoco el orden público. Además, argumenta que parece inconsecuente sostener que no procede la renuncia en capitulaciones y admitir esa renuncia durante la tramitación del juicio de divorcio o nulidad, ya que esta renuncia también debe ser considerada anticipada dado que el derecho sólo nacería con la sentencia del juez. Pero en contra se puede sostener que el derecho nace cuando se reúnen los requisitos de modo que la sentencia del juez es meramente declarativa y no constitutiva, por lo que no puede considerarse esa renuncia como anticipada. En una situación análoga puede considerarse la renuncia de la prescripción que se prohíbe si es anticipada, pero se admite si ya se ha completado el tiempo y por ejemplo no se alega en el pleito.

El que se admita anticipadamente la renuncia a los gananciales por parte de la mujer, no puede considerarse similar a la renuncia de la compensación, ya que la primera tiene beneficios para la mujer: eximirse de las deudas sociales, mientras que la segunda no vemos qué beneficios podría tener y más bien podría servir para que durante el matrimonio el marido abuse de su posición y deje en manos de la mujer el cuidado de la casa y de los hijos impidiéndole trabajar, sabiendo que la compensación económica ha sido renunciada por anticipado. Por lo demás, aunque el pacto de renuncia sea recíproco es claro que, al menos en la cultura familiar chilena, esa renuncia perjudica principalmente a la mujer.

En cualquier caso, nos parece dudoso que en una sociedad como la chilena se adopte esta forma de regulación, porque en general los que se casan no se ponen en la situación de que su matrimonio vaya a fracasar y el hecho de que uno de ellos plantee la posibilidad de regular un posible divorcio o indemnizaciones para casos de incumplimiento de deberes producirá desconfianza y temor en la otra parte. La autora señala que esto es un mito y que al revés esta regulación podría fortalecer la confianza entre los esposos (p. 44) pero esto habría que contrastarlo con la experiencia práctica de quienes se casan, los que muchas veces ni siquiera han pensado en el régimen económico que se aplicará a su matrimonio. Por otro lado, aún si prosperaran estas formas de pactos prenupciales no se ve que ellos descongestionarían a los tribunales de familia, porque una vez producida la ruptura, con las pasiones y los disgustos acumulados, es claro que los cónyuges impugnarán esos acuerdos por diversas razones: falta de asesoramiento, ausencia de información suficiente, engaño por parte del otro esposo o esposa, o sencillamente que son contrarias a los derechos de los cónyuges o a las buenas costumbres, para lo que invocarán el art. 1717 del Código Civil.

Estas discrepancias no disminuyen en nada el mérito de la obra y, por el contrario, lo resaltan.

Hemos de destacar igualmente que la autora no se ha contentado con un análisis teórico, sino que ha añadido al libro un anexo con modelos de escrituras públicas de capitulaciones matrimoniales anteriores al matrimonio en las que se ensayan algunas de las cláusulas en previsión de la crisis matrimonial, ya sea sobre el régimen de bienes, sobre los derechos personales de los cónyuges y también sobre los hijos. Seguramente estos modelos serán de mucha utilidad para los abogados de ejercicio libre que podrían ocuparlos para asesorar a parejas que pretenden contraer matrimonio estableciendo algunas reglas claras el curso y eventual término de su relación. 

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...A pocos meses de la sesión inaugural (de instalación) de la Convención Constitucional debemos comenzar a transitar en materia de propuestas (...) Bajo este contexto quisiera ofrecer dos ejemplos en este ámbito: régimen político y derechos sociales. Creo que permitirán ilustrar la transición a la que me refiero. Ello importa, además, incorporar de manera creciente la dimensión técnica del debate..."

El Mercurio

"...El trasfondo del asunto será si puede considerarse al hijo como un daño indemnizable. Al efecto, los tribunales deberán decidir si la autodeterminación reproductiva implica de suyo la tutela resarcitoria del interés a no tener hijos o bien no y, en este último caso, señalar cuál sería el contenido y la protección que en el ordenamiento jurídico nacional se asigna a ese derecho..."

El Mercurio

“...La ocasión que abre la reforma de la Ley 20.659 debe servir para preguntarse por la urgente necesidad de reformular las bases del sistema chileno. Si este debe brindar seguridad jurídica, ella queda en entredicho cuando existe una división en dos registros que responden a principios y técnicas diversas y carecen de valor añadido por la ausencia de calificación registral..."

El Mercurio

"...Los casos 'Librerías' y 'misa dominical' son un avance en lo había sido un exceso de deferencia en el control judicial de la pandemia, pero el último de ellos lo hace a costa de una confusión conceptual sobre las medidas de un estado de excepción y nos retrotrae de golpe al debate sobre la reserva de ley de la década de los 90..."

El Mercurio

“…Si bien en Chile este tema aún no ha escalado como en los citados países, sí es interesante tener presente que la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual (en adelante LPI) protege los periódicos, revistas y publicaciones de esa naturaleza, junto con las fotografías, por lo que los creadores detentan los derechos patrimoniales y morales de autor respecto de esas obras…”

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores