EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 24/02/2021

15:31
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 14°C   |   Máx. 30°C   |   Actual 18°C

Ministro Carlos Künsemüller deja la Corte Suprema: “Probablemente, voy a echar mucho de menos esa labor”

El presidente del máximo tribunal, Guillermo Silva, destacó su trayectoria y conocimientos, así como su humildad y sentido del humor, que conocían quienes le eran más cercanos. Dijo, además, que lo extrañarían. Por 13 años integró principalmente la Sala Penal y abandonó el Poder Judicial por cumplir 75 años, el límite legal de edad para permanecer en el cargo.

Viernes, 12 de febrero de 2021 a las 22:43
- El ministro Carlos Künsemüller cumple este sábado el límite legal de edad, 75 años, para permanecer en el cargo.
Crédito: Héctor Aravena.
Momentos de su discurso
“Toda esta etapa, que ahora finaliza, ha sido para mí de plena realización personal y gratificación profesional; en fin, de felicidad, que la infame acusación constitucional no logró empañar y que solo sirvió para desprestigiar a quienes la alentaron”.

“Para quien ha dedicado prácticamente toda su vida, incluso antes de la titulación, al estudio, investigación y difusión de la disciplina penal, constituyó el mejor escenario imaginable el tribunal máximo del país, en el cual día a día podía aplicar a casos reales mis convicciones”.

”Conté invariablemente con el apoyo y consideración de todas las compañeras y compañeros de sala, quienes mostraron comprensión y respeto frente a algunas doctrinas probablemente un poco audaces o quizás poco conservadoras, que yo pude haber planteado en más de algún caso”.

Carlos Künsemüller
Ministro de la Corte Suprema, en su despedida ante el Pleno.
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Andrea Chaparro S.
“De los 13 años que he enterado en el cargo, el 95% del tiempo he trabajado en la Sala Penal, destinación que me permitió colmar la aspiración que me llevó a postular a esta corte”, dijo el ministro Carlos Künsemüller, quien dejó la Corte Suprema, pues este sábado cumple el límite legal de edad, 75 años, para permanecer en el cargo. Quiso despedirse de sus pares durante la habitual sesión del Pleno de los viernes.

El magistrado recordó que cuando asumió en 2007 fue asignado por un par de meses a la Sala Civil; sin embargo, muy pronto llegó a la Segunda Sala. “Contando con el aprecio y visto bueno de todo el tribunal, gesto solidario que nunca he dejado de apreciar”, le reconoció a sus compañeros.

Künsemüller ejerció de manera libre la profesión desde 1970. Entre 1989 y 2005 fue abogado integrante de la Corte de Apelaciones de San Miguel y, al año siguiente, inició como abogado integrante de la Corte Suprema. Poco después, se convirtió en supremo en el cupo de abogado extraño a la judicatura que liberaba el entonces ministro Jorge Rodríguez.

Un tiempo feliz en la corte

“Toda esta etapa, que ahora finaliza, ha sido para mí de plena realización personal y gratificación profesional; en fin, de felicidad, que la infame acusación constitucional no logró empañar y que solo sirvió para desprestigiar a quienes la alentaron y la promovieron”, continuó diciendo el ministro en su discurso de despedida ante el Pleno.

Insistiendo en ello, agregó que “para quien ha dedicado prácticamente toda su vida, incluso antes de la titulación, al estudio, investigación y difusión de la disciplina penal, constituyó el mejor escenario imaginable el tribunal máximo del país, en el cual día a día podía aplicar a casos reales mis convicciones, (…) convivencia que, para mí, al menos constituye la máxima realización de quien es candidato a ser un jurista cabal”.

Doctrinas quizás un poco audaces

“Para ello —puntualizó, el magistrado— conté invariablemente con el apoyo y consideración de todas las compañeras y compañeros de sala, quienes mostraron comprensión y respeto frente a algunas doctrinas probablemente un poco audaces o quizás poco conservadoras, que yo pude haber planteado en más de algún caso, lo que motivó siempre mi gratitud más profunda”.

Junto con agradecer a sus pares y funcionarios del Poder Judicial, en especial a su secretaria, Paola Barraza, expresó que esperaba “se mantenga la independencia y la autonomía del Poder Judicial (…) en los tiempos —a mi juicio, turbulentos— que se avecinan en el país”.

Hay una fecha de término

Cuando contestó algunas preguntas al canal de televisión del Poder Judicial, el ministro volvió sobre algunos temas al abordar su salida de la Corte Suprema: “Probablemente, voy a echar mucho de menos esa labor, aunque pueda seguir desarrollando labor académica, dictando algunos cursos en algunas universidades y realizando actividades de esa índole (…), de todas maneras me va a faltar esto del análisis del caso concreto”. Pero, agregó, “el trabajo de uno acá tiene una fecha de término, eso lo sabemos todos, y (…) hay que emprender la retirada”.

El portal institucional reseñaba el viernes —mismo día en que se difundió la entrevista— que, en el ámbito académico, Künsemüller ha dictado cátedra como profesor titular de Derecho Penal en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y en las clínicas jurídicas del plantel, y que ha impartido clases también en las facultades de Derecho de las universidades Gabriela Mistral, Central y Finis Terrae. Hoy preside el Instituto de Ciencias Penales.

Y reiteró en esa conversación: “Ha sido una época de mucha felicidad, de sentirme estupendamente bien, haciendo el trabajo que he estado haciendo”.

Un excelente juez y compañero

En la misma sesión en que el ministro Künsemüller se despidió de sus pares, el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, tuvo unas palabras para él: “Has sido un gran y destacado abogado en todas las tareas que has llevado a cabo, pero una de tus características más notorias es la humildad. Nunca, los que hemos tenido la suerte de conocerte y trabajar contigo, te hemos visto hacer ostentación de tus conocimientos, sabiduría y logros, independientemente ello de tu fuerte vozarrón para expresar tus ideas”.

Destacó su extensa carrera profesional, pero también otros de sus atributos. Apuntó a su “gran sentido del humor”, el que, aunque “disimula bastante”, según Silva, “disfrutamos y apreciamos mucho, sobre todo, los que somos más cercanos a ti”. También que fuera “un gran aporte para esta Corte Suprema y, de manera especial, para tu sala. En estos momentos en que te alejas, queremos expresarte nuestra gratitud, porque fuiste un excelente juez y compañero, siempre preocupado de todo y de todos y, desde ya, sentimos también que nos harás muchísima falta”, concluyó Silva.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Una reciente y sorprendente sentencia de la Corte Suprema ha venido a renovar el espíritu activista que, cada cierto tiempo, renace en la Tercera Sala de ese Alto Tribunal. Para ello ha elegido el tema del derecho humano al agua, sobre el cual realiza una leve revisión del Derecho Internacional, para concluir que es deber del Estado (=Administración) garantizar ese derecho..."

El Mercurio

"...En vez de persistir en regular únicamente estándares de conducta por la vía de sancionar represivamente formas de deshonestidad, deslealtad o aprovechamiento profesional, cabría expandir la mirada hacia la prevención de riesgos (...) Atender lo que sucede en entornos organizacionales, estimulando la creación de 'infraestructuras éticas', similares a los programas y oficiales de cumplimiento..."

El Mercurio

"...Hay todavía una tercera lectura que está adquiriendo mayor notoriedad: un nuevo Estado como sinónimo de un nuevo Estado administrador y regulador. Ello se asocia a una nueva manera de pensar el gobierno y la administración, los principios rectores del Estado Administrador, el empleo público, la relación entre la administración y los administrados, el estatuto de los servicios públicos, de las agencias administrativas independientes, entre otros..."

El Mercurio

"...La Convención Constitucional tendrá la tarea de recoger la historia republicana y dar una nueva configuración a esta categoría basal a partir de la cual se estructura el régimen jurídico de las cosas, plasmando algunas de las cuestiones que se han suscitado en las últimas décadas y también otras que reclaman algún reconocimiento. Ya existen algunos insumos para la discusión, tanto desde la dimensión económica como jurídica que envuelve la propiedad..."

El Mercurio

"...La Ley 20.169 se presenta como una muy buena alternativa cuando, aunque no existan marcas comerciales fonéticamente similares ni envases protegidos mediante un diseño industrial, las formas de presentación al público de los productos sean muy similares (...) Una herramienta de apoyo clave cuando el sistema registral de propiedad industrial no abarque situaciones que a todas luces son contrarias a la buena fe..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores