EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 03/06/2020

3:12

El Tiempo:  Santiago Máx. 12°C | Mín. 2°C | Actual 11°C

Tiempo
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 2°C   |   Máx. 12°C   |   Actual 11°C

“Cuando todo vuelva a la normalidad, va a haber un atochamiento importante en los tribunales”

Gloria Ana Chevesich, en su primera entrevista como vocera de la Corte Suprema, habla de los desafíos que le ha planteado ser la coordinadora de todos los tribunales del país en medio de la pandemia. Respecto del teletrabajo, la magistrada afirma que “la modernización es el camino que hay que seguir, para allá vamos”.

Domingo, 17 de mayo de 2020 a las 12:16
Crédito: Cristián Soto Q.
Frases destacadas
"Ha sido complejo no solo para el Poder Judicial, sino que para todos (…). Las videoconferencias han permitido poder desarrollar la labor, con algunas limitaciones obviamente”.

"Si se adoptan las medidas sanitarias para que presten su declaración testimonial por videoconferencia, velando por la salud de todos los intervinientes, y si se respetan las garantías judiciales, aparentemente no habría problema”.

"No podemos pretender que no nos critiquen las decisiones, pero eso hay que hacerlo con un ánimo constructivo y no de amedrentar”.
Enviar Delicious Rss
Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
Cinthya Carvajal A.

* Lea la entrevista completa en el especial sobre el impacto del covid-19 en el mundo jurídico de la revista El Mercurio Legal, que circula a partir de este martes. 

Gloria Ana Chevesich Ruiz se hizo conocida como la jueza de una de las investigaciones de corrupción más importantes del país: el caso MOP-Gate. Durante siete años y medio investigó las irregularidades del Ministerio de Obras Públicas y tras condenar al extitular de esa cartera Carlos Cruz, en julio de 2010, ese capítulo de su vida comenzó a cerrarse.

Tres años después se convirtió en la cuarta mujer integrante de la Corte Suprema, justo cuando se desempeñaba como presidenta de la Corte de Apelaciones de Santiago.

“La jueza de hierro”, como solían llamarla en los pasillos de tribunales por la forma en que conducía sus pesquisas, concede esta entrevista de manera virtual y en su rol de vocera de la Suprema —la primera mujer en serlo—, además de coordinadora a nivel nacional de todos los tribunales por la contingencia sanitaria del covid-19.

Aunque la magistrada ha sido pionera en hacer conferencias de prensa virtuales, no tiene Twitter ni Instagram, solo WhatsApp, algo que le ha servido en estos días para solucionar los problemas de la contingencia, ya que conversa diariamente en diversos chats con los funcionarios del Poder Judicial.

De lo que viene en su carrera judicial, prefiere no hablar. Si bien sabe que podría convertirse en la primera presidenta de la Corte Suprema, por ahora quiere “ocuparse” de su actual trabajo y no “preocuparse” de lo que le depara su futuro laboral.

”Estamos en un constante proceso de modernización”

—¿Cómo han sido estos meses como vocera?

—He debido, además, asumir otras funciones, como coordinar la labor que desarrollan las 17 cortes de apelaciones del país y los 479 tribunales de primera instancia, en la contingencia sanitaria. Este trabajo lo he podido desarrollar con la colaboración de los presidentes y presidentas de las cortes de apelaciones, los ministros y ministras encargados de los asuntos de género, de las materias de familia y de lo penal. Además de la jefatura de la administración zonal, o los directivos de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, los profesionales del Departamento de Desarrollo Institucional e Informática y del presidente de la Corte Suprema.

—Le tocó un año complejo por la crisis social y ahora por la pandemia. ¿Cómo lo ha enfrentado?

—Ha sido complejo no solo para el Poder Judicial, sino que para todos. Se está trabajando para poder desarrollar la labor en los edificios, donde se encuentran los tribunales. También con el teletrabajo, las videoconferencias, que han permitido poder desarrollar la labor, con algunas limitaciones obviamente.

—Ha sido la primera vocera en dar conferencias virtuales, ¿cómo ha sido esta experiencia?

—Positiva. Lo fundamental es que me ha permitido constatar que el Poder Judicial cuenta con recursos tecnológicos para poder hacer puntos de prensa por videoconferencia y para llevar acabo el trabajo jurisdiccional y administrativo en las actuales circunstancias. La Corte Suprema ya en 2014 empezó un importante proceso de modernización asumiendo los ministros Sergio Muñoz, quien en esa época era presidente del máximo tribunal, y Milton Juica, una labor fundamental para lograr que en el Congreso se dictara una ley para establecer la tramitación digital de los procedimientos judiciales. Esto se logró en diciembre de 2015. En paralelo se dictó el Acta 54-2014, que reguló la tramitación electrónica de los tribunales con competencia civil y facilitó la aplicación de la ley.

Estamos en un constante proceso de modernización para mejorar la gestión de los tribunales y también para dar un mejor servicio judicial.

—¿Qué ha implicado esta modernización?

—Permitió pasar sin problemas de la forma de trabajo presencial al remoto. Actualmente, el 84% lo está haciendo con esta modalidad, con las herramientas existentes, todo para mantener el servicio judicial, proteger a los funcionarios y operadores del sistema de justicia, que son los objetivos que están detrás de todas las acciones que ha llevado a cabo la Corte Suprema.

—Las audiencias por videoconferencia no son nuevas, desde antes de la pandemia se realizaban en la Tercera Sala. ¿Es una herramienta que ayuda?

—Sí. También la Cuarta Sala (Laboral y de Familia) antes de esta contingencia sanitaria llevó procesos de conciliación por videoconferencia, precisamente para evitar que los intervinientes, los litigantes, tengan que venir de zonas más apartadas y para abaratar los costos. También se han hecho por este sistema las audiencias de extradiciones pasivas. La modernización es el camino que hay que seguir, para allá vamos.

Del expediente de papel a lo digital

—¿Fue muy difícil para usted el paso de jueza de expediente de papel a lo digital?

—Todo lo que significa cambiar tus hábitos o la forma de actuar durante 40 años es complicado. Para todos los que son de mi época ha resultado complicado y difícil, pero nos hemos ido subiendo y hay que utilizar todas las herramientas tecnológicas que se nos proporcionan para hacer una buena labor.

—Como jueza del caso MOP-Gate, ¿cree que esta tecnología le hubiese servido en esas investigaciones?

—Sí, porque ayuda a sistematizar los trámites, las diligencias, las resoluciones, las declaraciones prestadas, cuando son causas que involucran a un gran número de imputados y testigos. También las videoconferencias, porque en la medida que se utilicen todos los resguardos necesarios, no veo inconveniente en recibir una audiencia así. Por lo menos, yo he realizado audiencias de juicio en las extradiciones pasivas con un imputado que estaba en otra región. Hubo un caso que se hizo así con unos testigos rusos en Moscú y declararon por videoconferencia. Y esto resultó sin grandes dificultades.

—En las causas del sistema antiguo, como el fraude al Ejército y casos de DD.HH., ¿cree que es válido el uso de declaraciones por videoconferencia?

—No veo el inconveniente en la medida que se resguarden las garantías judiciales. Puede estar el testigo en una parte, el actuario en otra, el juez en su casa y el ministro de fe en el tribunal.

“El Poder Judicial chileno es el único que tramita todas las causas electrónicamente”

—¿Se acostumbra la Corte Suprema a esta modalidad de revisar causas por videoconferencias?

—Sí, a la larga todos entendimos que es para evitar el contagio. Al comienzo uno está un poco reticente, pero después ya no. Las cuatro salas están funcionando por videoconferencias, también el Pleno y también se están recibiendo así los juramentos de los postulantes para ser investidos con el título de abogados. El Poder Judicial chileno es el único que tramita todas las causas electrónicamente en todas las materias y a nivel nacional, siendo recocido internacionalmente por aquello. Los otros que lo tienen, en todos los estados, son Singapur y Estonia. Hay que ver que España, México y Argentina no lo tienen.

—¿Cuál es la evaluación que hace a dos meses del trabajo remoto?

—Es positiva. La dotación del Poder Judicial es de 12.893 funcionarios y el 84% se desempeña en la modalidad del teletrabajo. Ha habido problemas y dificultades propios de todo sistema tecnológico, pero estamos en un constante proceso para mejorar la tecnología y superar las dificultades que se han generado. A todos los funcionarios se les han proporcionado las herramientas tecnológicas para que puedan llevar a cabo el trabajo remoto. Incluso, se han adoptado medidas para subsanar la falta de conectividad de los usuarios y partes. A los abogados se les han habilitado salas en los tribunales de primera instancia y en las cortes de apelaciones para efectuar sus alegaciones orales.

—¿Qué está pasando con los juicios?

—El problema es que en materia laboral, familia y penal normalmente tiene que haber una audiencia preparatoria y un juicio propiamente tal. En las preparatorias no se vislumbra una dificultad para realizarlas, si se hace por teletrabajo y conexión remota.

—¿Y qué pasará con los juicios orales?

—Va a depender de los intervinientes, si deben haber muchas personas congregadas. Igual se han hecho juicios orales y preparaciones, todo depende del juez, fiscal y defensores públicos o privados. Tratándose de estas audiencias, hay muchos testigos, peritos, tal vez podría generarse un problema porque no se velaría por el distanciamiento social necesario para evitar el contagio. Si se adoptan las medidas sanitarias para que presten su declaración testimonial por videoconferencia, velando por la salud de todos los intervinientes, y si se respetan las garantías judiciales, aparentemente no habría problema. En muchas jurisdicciones se están realizando.

Tercera corte en Santiago: “Es un tema importante”

—Hay un tema de atraso permanente por el gran número de causas que ingresan a la Corte de Apelaciones de Santiago, y usted lo conoce bien, porque fue presidenta de este tribunal. ¿Es partidaria de crear una tercera corte en la Región Metropolitana?

—Es un proyecto en el que está interesada la Corte Suprema, hay una mesa de trabajo con funcionarios del Ministerio de Justicia. Es un tema importante, a lo mejor se debieran establecer en la Región Metropolitana cortes especializadas en materias y repartir la carga de trabajo entre Santiago y San Miguel, e instaurar otra corte más. Eso es un asunto que está en estudio.

—¿Se van a adoptar medidas por el atraso en vista de causas producto de la pandemia?

—Es obvio que cuando todo vuelva a la normalidad va a haber un atochamiento importante en los tribunales de justicia, porque se van a reanudar todas las causas.

—¿Este atochamiento de cuánto sería?

—No estoy en condiciones en estos momentos de dar una cifra, se verá cuando tengamos todos los informes y ahí se adoptarán las medidas.

—Existe un debate por las causas de derechos humanos en el TC. ¿Cómo aborda esta materia la Corte Suprema?

—En materia de tramitación de causas en las que se investigan violaciones a los derechos humanos cometidos por agentes del Estado, la Corte Suprema designó al ministro Ricardo Blanco, que está encargado de ello como coordinador. Tiene un catastro de todas las causas que se están tramitando. El magistrado permanentemente está monitoreando las causas y pidiendo cuenta cuando se percibe que alguna de ellas no avanza. Se pide informe periódico y el ministro (investigador) debe dar cuenta en los casos que no hay un avance sustantivo. El informe no solo se pide a los magistrados que investigan estas causas, sino que también se recaba la información del sistema de tramitación de las cortes para ver cómo están avanzando la vista de los recursos de estas causas.

“Las amenazas no son el camino”

—¿Qué le parece este fenómeno de funas y amenazas virtuales a los jueces y hasta una ministra de la Corte Suprema (Rosa María Egnem) por sus resoluciones? —La manera de impugnar una resolución judicial es a través de los recursos que establece la ley y así se puede obtener su modificación por el tribunal superior. Las amenazas no son el camino. ¿Qué persiguen? ¿Quieren amedrentar a los jueces? Es algo que la Corte Suprema rechaza de manera categórica, no es la manera de conducirse.

—Las amenazas en algunos casos han sido a través de sus redes sociales. ¿Están más expuestos ahora los jueces que cuando usted investigaba?

—Las redes sociales permiten que los usuarios conozcan más rápido los fallos de los jueces y les permite emitir sus opiniones por esta vía. Pero amenazar no corresponde, sin perjuicio de que no podemos pretender que no nos critiquen las decisiones, pero eso hay que hacerlo con un ánimo constructivo y no de amedrentar.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...La distinción entre las medidas administrativas de orden sanitario de aquellas que se pueden adoptar en un estado de excepción constitucional son determinante para conocer los límites del control judicial. La confusión de ambas categorías puede extender indebidamente las zonas de inmunidad. Y en ese desconcierto creo que ha incurrido la Corte este mes en distintas decisiones..."

El Mercurio

"...Más allá de las clásicas disputas dicotómicas latentes en nuestra desgastada política, resulta necesario abrir nuevos y razonables debates que nos permitan enfrentar la postpandemia con altura de miras. Se trata de una labor que no puede dejarse al azar, sino que debe ser conducida responsablemente por nuestros líderes..."

El Mercurio

"...La Tercera Sala de la Corte Suprema concluye que los actos administrativos pueden y deben fundamentarse en derecho y que el derecho no sólo incluye leyes, sino también principios…”

El Mercurio

"...¿Cómo la Administración del Estado ha llegado a aplicar a los privados una regulación, diríase a primera vista, tan invasiva y perentoria? La misma resolución se encarga —de un modo impecable— de brindar la justificación jurídica a nivel constitucional, legal y administrativo..."

El Mercurio

"... Aún asumido el covid-19 como un caso fortuito, de ello no se sigue que el incumplimiento de los deberes parentales esté justificado, pues en la mayoría de los casos el cumplimiento producto de este evento externo e inevitable, no se vuelve imposible sino más gravoso, en el sentido de tener que implementar medidas transitorias de modificación o adecuación del régimen..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores