EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Sáb 26/11/2022

14:14
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Calidad de vida y trabajo: las 40 horas

"...Un reto no menor lo representan las nuevas modalidades de trabajo del teletrabajo y de plataformas digitales, cuyas peculiaridades y límites son muchas veces difíciles de deslindar, especialmente en lo que hace relación con el derecho a la desconexión; su adecuada implementación y control resultan cruciales para evitar que la rebaja de la jornada no sea ilusoria en relación a ellas..."

Jueves, 29 de septiembre de 2022 a las 9:12
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Héctor Humeres
Recientemente se ha ingresado al Senado el Mensaje del Poder Ejecutivo N° 118-370, mediante el cual se han formulado diversas indicaciones al proyecto de ley en curso que modifica el Código del Trabajo con el objeto de reducir la jornada laboral (40 horas).

Debe recordarse al efecto que la reducción del tiempo de trabajo ha sido una constante histórica; sin ir más lejos, el Día del Trabajo rememora justamente el luctuoso movimiento que tuvo lugar en Estados Unidos a fines del siglo XIX, basado en la lucha por obtener el establecimiento de una jornada de trabajo.

Dicha inquietud fue recogida el año 1919 por el Primer Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que estableció 48 horas por semana y ocho por día —suscrito tempranamente por nuestro país—, normativa que ha sido objeto de convenios posteriores tendientes a su reducción.

Esta iniciativa gubernamental se enmarca en una tendencia global de disminución la jornada de trabajo, con incidencia en la búsqueda de una mejor calidad de vida de las personas, y se hace relación con la moción parlamentaria del año 2017 (Boletín N° 11.179-13). El Ministerio del Trabajo y Previsión Social instaló este año una “Mesa Técnica 40 Horas”, con audiencias públicas a lo largo del país, en la que participaron mas de 200 organizaciones, lo que le permitió recoger múltiples opiniones, necesidades y propuestas de los distintos sectores productivos del país.

El proyecto contempla la reducción de jornadas reguladas en el Código del Trabajo en diversos ámbitos, como son los de jornada parcial, excepcional, transporte, trabajadores de casa particular, de restaurantes, agrícolas, y contratos especiales.

También se contemplan modificaciones el Estatuto de Capacitación y Empleo y se incorporan nuevas funciones y atribuciones a la Dirección del Trabajo para desarrollar programas de cumplimiento asistido a esta nueva normativa laboral.

En las normas transitorias se prescribe una gradualidad entre uno a cinco años para la implementación de la reforma, especificándose que ella, en ningún caso, podrá representar una disminución de las remuneraciones, entendiéndose que las modificaciones se entenderán incorporadas a los contratos individuales e instrumentos colectivos del trabajo por el solo ministerio de la ley; se faculta a las partes del contrato de trabajo para establecer de común acuerdo la adecuación, pudiendo también intervenir a dicho efecto las organizaciones sindicales respectivas.

El proyecto de ley y sus indicaciones recientes se inscriben en la difícil línea de conciliar una adecuada jornada de trabajo y el derecho al descanso, tendiente a proporcionar una mejor calidad de vida tanto en lo personal como en el ámbito familiar.

Este desafío no es nuevo. Desde hace décadas se han hecho intentos en esta área, cuyas primeras manifestaciones se conocieron bajo la modalidad del flex time (horarios escalonados de entrada y salida), procurando una adaptabilidad laboral que reconociese lo opción de mitigar el necesario esfuerzo cotidiano del trabajo con las nuevas visiones del entorno familiar.

Dicho esfuerzo siempre ha reconocido la dificultad que dicha premisa no afecte la necesaria productividad de la empresa y la necesidad de evitar o limitar la pérdida de empleo, cuyo mayor impacto en nuestro país se da en el área de los jóvenes.

Esta ordenación del tiempo de trabajo en forma equilibrada ha conocido diversas manifestaciones, pudiendo citarse al efecto las semanas de trabajo comprimidas (4x3); el sistema de promedio de horas diarias, semanales o anualizadas; el trabajo compartido (utilizado en tiempos de crisis); cuentas de ahorro del tiempo o banco de horas; los trueques de turnos; el trabajo a tiempo parcial y, más recientemente, el teletrabajo y el trabajo a distancia.

La organización del trabajo utilizando sistemas como los citados revisten particular interés para las empresas cuya estructura no permiten predecibles variaciones y la eficacia de su implementación exige que se planifiquen y apliquen en forma cuidadosa, sin afectar necesariamente el nivel salarial de los trabajadores.

En efecto, la necesidad de ajustar la mejor concepción de vida-trabajo con la adecuada utilización de las horas de trabajo para la empresa plantean la cuestión acerca de cuál de estos objetivos debe predominar y en que forma, para ello es necesaria la gradualidad —factor del que se hacen cargo las indicaciones del proyecto en debate—, a fin de cuidar que la premisa central no afecte en forma indebida la relación laboral.

En dicho sentido, parece acertada la idea de modificar el Estatuto de Capacitación y Empleo existente en Chile, procurando nuevas herramientas que faciliten la adaptabilidad en el empleo que ayuden a mitigar el necesario impacto que traerá consigo una reducción de la jornada; debe construirse a tal efecto una batería de medidas tendientes a lograr dicho objetivo.

El rol que puedan jugar en tal sentido las organizaciones sindicales puede ser no menor, sobre todo en consideración a la creciente presión existente en ciertos sectores en cuanto a modificar la modalidad de la negociación colectiva; de igual manera, es de considerar la dificultad que puede involucrar la iniciativa en comentario en relación a la pequeña empresa, cuya dimensión y estructura puede plantear dificultades extremas en cuanto a su debida concreción.

Un reto no menor lo representan las nuevas modalidades de trabajo del teletrabajo y de plataformas digitales, cuyas peculiaridades y límites son muchas veces difíciles de deslindar, especialmente en lo que hace relación con el derecho a la desconexión; su adecuada implementación y control resultan cruciales para evitar que la rebaja de la jornada no sea ilusoria en relación a ellas.

Se trata de una reforma cuyos alcances en lo laboral y social son de suma importancia, pero cuya implementación debe realizarse cuidando los efectos que ella pueda tener en el plano económico, con especial énfasis en la protección del empleo y de las remuneraciones.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...La ley N°21.431 no solo constituye una regla única a nivel mundial sobre normativa aplicable a los trabajadores de la economía de los pequeños encargos cuando los servicios deben ser prestados off line porque asegura a todos los trabajadores —dependientes o independientes— protección social y derechos laborales, sino que también porque incorpora normas sobre prohibición de discriminación algorítmica que no hay motivo para que no sean aplicables a cualquier otro trabajador...."

El Mercurio

La prohibición de discriminación algorítmica no solo alcanza a la selección y reclutamiento de los riders o socios conductores, sino que también a las demás etapas del vínculo laboral, por ejemplo: la asignación de trabajo, la oferta de bonos e incentivos y el cálculo de las remuneracione...

El Mercurio

"...No se desprende ningún atentado al resguardo de los derechos fundamentales de carácter laboral vigentes en nuestro país, como asimismo tampoco a los derechos laborales y previsionales consagrados en nuestro ordenamiento jurídico. No se entienden pues las críticas formuladas en el orden laboral a la ratificación de este tratado, cuyo contenido guarda plena armonía con los principios de la OIT..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores