EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 17/08/2022

13:10
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

La Cámara de las Regiones, ¿órgano legislativo?

"...Se advierte un evidente debilitamiento de este órgano, en cuánto a su representación y soberanía, ya que es un órgano de representación meramente regional, entregándose, además, la oportunidad de su elección a la misma fecha en que se eligen las autoridades comunales y regionales y no las nacionales, como son las elecciones presidenciales y parlamentarias..."

Miércoles, 27 de julio de 2022 a las 9:47
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Ana María García
La propuesta de nueva Constitución Política, recientemente entregada al Presidente de la República, se aparta del sistema bicameral vigente en Chile desde la Constitución de 1822, en que el Senado ha cumplido una función moderadora, sirviendo de contrapeso de los poderes públicos y otorgando una nueva reflexión al proceso legislativo.

En la propuesta, la Cámara de las Regiones es un nuevo órgano que sustituye al Senado de la República y cuyas características, composición y atribuciones son muy diferentes.

Su regulación se ubica en el Capítulo VII titulado “Poder Legislativo”, el que establece que este se compone del Congreso de Diputadas y Diputados y de la Cámara de las Regiones (art. 251).

Al respecto, cabe preguntarse cuál es el alcance de la función legislativa que corresponderá a este nuevo órgano.

Representación meramente regional

La Cámara de las Regiones se caracteriza por ser un órgano deliberativo, paritario y plurinacional, igual que el Congreso de Diputadas y Diputados. Pero mientras este es un órgano que representa al pueblo, la Cámara “es un órgano de representación regional encargado de concurrir a la formación de las leyes de acuerdo regional…” (art. 254.1).

En cuanto a su composición y elección, los integrantes de la Cámara de las Regiones “se denominan representantes regionales y se eligen en votación popular, conjuntamente con las autoridades comunales y regionales, tres años después de la elección presidencial y del Congreso” (art. 254.2), es decir, en una elección distinta y separada de la del Presidente de la República y de los congresales.

Número de integrantes entregado a la ley

En cuanto al número de representantes regionales, a diferencia del Congreso, al que la Constitución dota de 155 integrantes electos en votación directa por distritos electorales, en este caso queda entregado a la ley cuántos representantes regionales se elegirán por región, número que deberá ser el mismo para cada región y en ningún caso inferior a tres, respetando la paridad. Asimismo, se entrega a la ley regular “la integración de los escaños reservados” (art. 254.3).

Los representantes regionales duran en sus cargos cuatro años y se renuevan en su totalidad, pudiendo ser reelegidos hasta por un período (art. 262). Con ello se mantiene el límite a la reelección indefinida.

Se advierte, en consecuencia, un evidente debilitamiento de este órgano, en cuánto a su representación y soberanía, ya que es un órgano de representación meramente regional, entregándose, además, la oportunidad de su elección a la misma fecha en que se eligen las autoridades comunales y regionales y no las nacionales, como son las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Asimismo, el número de sus integrantes y escaños reservados queda entregado a la ley y, por lo tanto, susceptible de quedar sujeto a variaciones según las mayorías ocasionales gobernantes.

Debe rendir cuenta a la Asamblea Regional que representa

Contribuye también a la precariedad de la Cámara de las Regiones la obligación constitucional “de rendir cuenta periódicamente ante la asamblea regional que representa” (art. 254.4), sin que se especifique la índole de las materias a rendir ni las modalidades que puede adoptar.

Como órgano colegislador solo interviene en determinadas materias

Cabe destacar que las facultades legislativas de la Cámara se extienden constitucionalmente solo a las denominadas “leyes de acuerdo regional”.

Existe indicación expresa de las materias que corresponden a leyes de acuerdo regional, que son las únicas respecto de las cuales la Cámara puede iniciar mociones o participar en la tramitación legislativa (art. 268). Sin perjuicio de ello, se le concede la posibilidad de requerir, con el voto favorable de la mayoría, “conocer” de un proyecto de ley que no sea de acuerdo regional, en la sesión siguiente a su despacho por el Congreso de Diputadas y Diputados (art. 273).

Frente a conflictos de competencia entre la Cámara de las Regiones y el Congreso, relacionadas con las materias de acuerdo regional, la Cámara “podrá recurrir a la Corte Constitucional por acuerdo de mayoría” (art. 268.2).

No interviene en la delegación de facultades legislativas (DFL)

La debilidad que enfrenta la Cámara también se observa en que se suprime su intervención en la autorización al Presidente o Presidenta de la República para dictar decretos con fuerza de ley, autorización que solo corresponde al Congreso (art. 265.1), pudiendo eventualmente intervenir cuando la ley delegatoria corresponde a leyes de acuerdo regional (art. 265.7).

No interviene en la regulación de la mayoría de los preceptos legales que regulan derechos fundamentales

Asimismo, cabe hacer presente que en materias de derechos fundamentales, que por su importancia hoy son propias de ley, la Cámara solo tiene participación legislativa en aquellas que implementen el derecho a la salud, el derecho a la vivienda y el derecho a la educación (art. 268 f), restándole injerencia en la regulación de otros relevantes derechos como, por ejemplo, aquellos vinculados con materia laboral, sindical, previsional, seguridad social y negociación colectiva.

No obstante lo señalado, y quizás en compensación a su debilitamiento como órgano legislativo, se otorga a la Cámara de las Regiones intervención en una serie de nombramientos o elección de autoridades, a la par que el Congreso, tales como el Consejo de la Justicia, la Corte Constitucional, el Banco Central, la Contraloría General de la República y el fiscal nacional.

Sin embargo, a la luz de lo descrito, su tradicional función como órgano colegislador, moderador y contrapeso del accionar político queda en tinieblas.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"... Más allá de ser una necesidad interna de la propuesta cara al cumplimiento de los desafíos que suponen el Estado Social y el Estado Regional (...), principios que seguramente deberán ser ajustados y complejizados hacia el futuro (como lo demuestra la experiencia comparada), dan cuenta de un avance positivo en la evolución de nuestra tradición constitucional..."

El Mercurio

"...Se advierte un evidente debilitamiento de este órgano, en cuánto a su representación y soberanía, ya que es un órgano de representación meramente regional, entregándose, además, la oportunidad de su elección a la misma fecha en que se eligen las autoridades comunales y regionales y no las nacionales, como son las elecciones presidenciales y parlamentarias..."

El Mercurio

"...El poder de reforma constitucional es expresión del poder constituyente derivado. Se trata de un poder autónomo, distinto al Poder Legislativo, y que a pesar de que (...) se utilizan en lo no previsto por las reglas de formación de la ley, no deben confundirse. Subyace a este debate la búsqueda de un equilibrio virtuoso entre las reglas de autodefensa de la Constitución y las de apertura al futuro, la innovación y adaptación a nuevas circunstancias y realidades sociales..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores