EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Sáb 24/09/2022

15:44
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

La familia, ¿sigue siendo familia en la propuesta de nueva Constitución?

"...Como sociedad natural, la familia es inderogable, anterior al Estado. No fue creada por leyes para perpetuar privilegios de clase ni tendencia cultural alguna. De hecho, podría estar fuera de la Constitución, como ocurrió en Chile hasta 1980. En cada época de la historia la sociedad tendrá que combatir prejuicios, privilegios injustos, abusos de toda especie que encuentran en la familia y en otras agrupaciones sociales un ámbito de cultivo..."

Lunes, 11 de julio de 2022 a las 9:45
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
María Sara Rodríguez
Disponemos del texto definitivo que se propone como Constitución Política de la República de Chile para ser sometido a plebiscito el 4 de septiembre de 2022. Esto nos permite una reflexión sobre la forma en que esta propuesta reconoce y ampara a la familia.

Buscar la palabra “familia” es sencillo por los avances de la tecnología. El trazado arroja resultados interesantes. Lo más notorio es que la palabra familia, así tal cual, en singular, está ausente del texto constitucional. El borrador que se nos propone declara: “El Estado reconoce y protege a las familias en sus diversas formas, expresiones y modos de vida, sin restringirlas a vínculos exclusivamente filiativos o consanguíneos, y les garantiza una vida digna. (artículo 10). ¿Una sociedad comercial, un club deportivo podrían ser familia? Hablamos de la familia de la Universidad de Chile, aludiendo a los miles que siguen y lloran las glorias y desgracias de los chunchos. ¿Deberían ser reconocidos y protegidos por el Estado como familia?

Según el artículo 10, cualquier forma, expresión o modo de vida puede ser familia. Se reconocerían y protegerían por el Estado “las familias” como formas de vida, aunque no sean comunidad de vida, aunque no exista entre sus miembros vínculos conyugales ni de sangre. Es decir, lo que de hecho observamos en el fracaso, en la disociación social, en el abandono, en la búsqueda afanosa de reproducción artificial como recurso de satisfacción individual quedaría protegido como “las familias”. Las externalidades negativas del fracaso de la familia, llaga lacerante de Chile, quedarían constituidas en modelo de familia. Solo para cerrar, también se observa que la palabra hombre aparece en un solo lugar del texto, en plural (artículo 6), y el termino mujer aparece en plural y asociado a “personas gestantes”, “diversidades y disidencias sexuales” (por ejemplo, artículos 6, 27, 30, 61).

La ambigüedad del artículo 10 se reitera en otros lugares de la propuesta, donde los redactores evitan referirse a la familia y utilizan expresiones extensivas, plurales y, en todo caso, hasta cierto punto ambiguas. Hay referencias a “vida familiar”, “condiciones familiares”, “familias” y “acogimiento familiar” en el artículo 26, cuando la propuesta se refiere a los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes. Aparecen “las familias” y la conciliación de la vida “familiar” de “los trabajadores y las trabajadoras”, por redundante y reiterativo que parezca, en el artículo 46. La vida “familiar” también es mencionada en el artículo 51. La privacidad “familiar” en el artículo 71. La reunificación “familiar” en el artículo 118. La violencia “intrafamiliar” en el artículo 172. Algunos académicos ya hablan del derecho “familiar” porque parece más adecuado a estos conceptos que el Derecho de Familia.

El único lugar de todo el texto donde se menciona la palabra familia en singular es cuando el proyecto se refiere a los tribunales de instancia “de familia”, en el artículo 331. Los tribunales de familia podrían tener ahora el desafío de responder a las pretensiones de formas, expresiones y modos de vida, en vez de dar respuesta a las necesidades de la familia. En vez de “perspectiva”, “enfoque”, “paridad”, “igualdad”, “estereotipo de género” o expresiones semejantes que abundan en el texto (artículos 6, 14, 25, 27, 35, 40, 44, 49, 50, 51, 61, 64, 89, 161, 163, 165, 193, 296, 297, 299, 312, 343, 344), ojalá encontráramos propuestas como la de utilizar una “perspectiva de familia”. Por ejemplo, en la adecuada distribución de cargas tributarias y financieras.

Como sociedad natural, la familia es inderogable, anterior al Estado. No fue creada por leyes para perpetuar privilegios de clase ni tendencia cultural alguna. De hecho, podría estar fuera de la Constitución Política, como ocurrió en Chile hasta 1980. En cada época de la historia la sociedad tendrá que combatir prejuicios, privilegios injustos, abusos de toda especie que encuentran en la familia y en otras agrupaciones sociales un ámbito de cultivo. Estos son lacras sociales, consecuencia de las heridas de hombres y mujeres, de sus frustraciones, no de la familia.

Algunos de estos problemas pueden exigir las determinaciones y concreciones de normas de derecho positivo. Por ejemplo, las leyes ya reconocen expresamente que los niños son persona, sujeto de derechos, y que no son objeto de contrato ni derecho alguno. Que los padres no tienen propiedad sobre los hijos. Que los hijos no se pueden comprar ni vender. Que los padres tienen el deber de cuidar a sus hijos y el derecho a educarlos y contribuir a su desarrollo integral durante su minoría de edad y en todas las etapas de la vida. Estas dimensiones actualmente parecen estar mejor aseguradas en la ley sobre garantías de la niñez (Ley N° 21.430, de 2022) que en el texto que se nos propone como nueva Constitución.

Por contraste con todo lo anterior, la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) mantiene la expresión: “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” (art. 16.3). Locución adecuada, reiterada en numerosas convenciones internacionales sobre derechos humanos, que el texto que se nos propone no parece reflejar por ningún lugar. Afortunadamente, la fuerza de la conciencia universal, compartida por hombres y mujeres de todos los tiempos, se ha resistido y continuará resistiéndose a visiones desesperanzadas y fracasadas de familia. La familia real continuará existiendo, expuesta a la discriminación y al abandono de la sociedad que le debe ayuda, pero asegurada por los esfuerzos y sacrificios de personas singulares, hombres y mujeres, cuyos desvelos más profundos van para su familia.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...A pesar de las dificultades que pueden aparecer en el ejercicio de este derecho, resulta evidente que la ley reconoce un lugar central al origen biológico en la identidad personal de los niños. Y que esto puede ser el fin del anonimato de proveedores de material genético para procreación asistida..."

El Mercurio

"...Como sociedad natural, la familia es inderogable, anterior al Estado. No fue creada por leyes para perpetuar privilegios de clase ni tendencia cultural alguna. De hecho, podría estar fuera de la Constitución, como ocurrió en Chile hasta 1980. En cada época de la historia la sociedad tendrá que combatir prejuicios, privilegios injustos, abusos de toda especie que encuentran en la familia y en otras agrupaciones sociales un ámbito de cultivo..."

El Mercurio

"...Sin sentencia judicial (como en la adopción) ni conexión biológica con el hijo (como en los juicios de filiación o en el tradicional reconocimiento voluntario de paternidad), ¿cómo se puede determinar una filiación no biológica? La nueva ley lo resuelve otorgándole valor atributivo de filiación a tres actos..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores