EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Lun 26/07/2021

21:47
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Matrimonio homosexual y última cuenta pública del presidente

"...Si el matrimonio deja de ser una institución reservada a hombres y mujeres libres y capaces de casarse entre sí, entonces, ¿qué sentido tiene el darle una normativa civil? Propongo que, de partida, se derogue el artículo 102 del Código Civil, que pierde todo su sentido cuando se reemplazan las palabras 'hombre' y 'mujer' por 'personas'..."

Viernes, 11 de junio de 2021 a las 10:40
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
María Sara Rodríguez
El miércoles 2 de junio de 2021 el presidente Piñera nos sorprendió considerando que “la libertad de amar y formar una familia con el ser amado” y “el valor de la dignidad de todas las relaciones de amor y afecto entre dos personas” justifican el despacho urgente del proyecto de matrimonio homosexual actualmente en trámite (Boletín N° 11.422-07). Antes de ser elegido presidente, la prensa registra que nos había asegurado su convicción de que “no hay que confundir dos cosas que son distintas por su naturaleza. No debe haber discriminación, pero al mismo tiempo respetar la esencia de una institución como el matrimonio que, desde siempre, ha tenido una esencia de conservación de la especie humana” (Emol.com, 28 de agosto de 2017). ¿Por qué ahora se confunden estas cosas? ¿Qué es lo que ha cambiado para que ahora el Presidente considere que el matrimonio homosexual debería ser matrimonio?

Una posibilidad es la mera consideración de oportunismo político. Cualquiera sea el diagnóstico político coyuntural, el matrimonio no es una cuestión política, modificable, intercambiable o variable. Es una institución primaria, exigida por la identidad sexuada de la persona humana, cuerpo y alma, aunque sea un estado de vida elegido por los que pueden y libremente quieren casarse. Una forma de vida abierta a los de derecha e izquierda, a creyentes y no creyentes. Algo que trasciende las religiones. Los no creyentes ni religiosos también se casan. Indigna que se use el matrimonio como arma coyuntural para detener la debacle política de un sector. Molesta incluso que se use a las personas homosexuales como herramientas de oportunismo político.

Si el matrimonio deja de ser una institución reservada a hombres y mujeres libres y capaces de casarse entre sí, entonces, ¿qué sentido tiene el darle una normativa civil? Propongo que, de partida, se derogue el artículo 102 del Código Civil, que pierde todo su sentido cuando se reemplazan las palabras “hombre” y “mujer” por “personas”. En la vida real, las personas son sexuadas, hombres y mujeres. Este cambio es la muerte definitiva del matrimonio legal; aunque el matrimonio real sea inderogable en verdad.

Por respeto a los miles de hombres y mujeres casados que actualmente hay y continuará habiendo en Chile, propongo que se respete la identidad masculina y femenina en todas las leyes que atribuyen consecuencias al matrimonio real. Sí, el marido y la mujer son cónyuges entre sí. Su rol en la familia es igual en dignidad; pero sus funciones son distintas, especialmente cuando llegan a ser padre y madre de unos mismos hijos. ¿Por qué neutralizar la presencia de la mujer en el matrimonio y la familia, llamándola anodinamente “cónyuge”? Como se consideraba hace unos días en la prensa, ¿por qué esta regresión cuando se busca la presencia de hombres y mujeres en todas las instituciones sociales? ¿Qué institución social más básica que la familia?

Lo mismo cabe decir en la filiación. Los progenitores son padre y madre. El hombre y la mujer no son intercambiables en la filiación. La paternidad y la maternidad son relaciones personalísimas, aunque la forma concreta de organizar la vida varíe de familia en familia y a través del tiempo, nadie puede sustituir al padre, nadie puede sustituir a la madre. La reforma que se propone debería respetar la identidad del padre y la identidad de la madre en las relaciones de filiación. El padre y la madre no son simples progenitores, no son simples proveedores de material genético, ofende su dignidad el que la ley los llame meros progenitores. Deberían eliminarse todos los lugares en que el proyecto propone que se reemplacen las palabras “padre” y/o “madre” por “progenitor” o “progenitores”.

Planteo que se prohíba expresamente la maternidad subrogada y la crioconservación de embriones. La primera es ofensiva para la dignidad de la mujer, un verdadero abuso, una nueva esclavitud, aunque exista consentimiento. Ningún consentimiento puede validar la obligación de entregar a un hijo a terceros comitentes, paguen o no paguen por él. Se trata de un consentimiento que tiene objeto ilícito: entregar un hijo como si fuera un producto de fabricación. Se trata de un consentimiento que no obliga. La filiación homosexual solo es posible a través de maternidad subrogada porque ni uno ni dos o más varones pueden hacer la gestación de una nueva vida humana. Por eso, el proyecto de ley en trámite solo autoriza la doble maternidad cuando una de las mujeres ha sido la gestante de un niño concebido in vitro o por inseminación artificial. ¿Cómo justificar esta discriminación? Además, ¿cómo podemos justificar que algunos niños sean concebidos sin el derecho a tener un padre conocido? El tremendo progreso que han supuesto las pruebas biológicas para garantizar el derecho de los niños a tener un padre conocido queda anulado de un plumazo con esta ley.

La crioconservación también debe ser prohibida porque consiste en engendrar niños in vitro para ser guardados en tanques de nitrógeno líquido por tiempo indefinido, expuestos al abandono y la muerte. ¿Estos niños son acaso un producto de sus padres? ¿Son acaso propiedad suya? Su situación es incompatible con la dignidad de la vida humana, con el respeto más absoluto a la vida. El aborto en tres causales no incluye la destrucción de niños crioconservados ni justifica su producción en laboratorio para este fin.

Por otro lado, los que intentan concebir in vitro con gametos proporcionados por terceras personas, con o sin vientre de alquiler, deberían someterse al mismo escrutinio de habilidades parentales que se exige a los que intentan adoptar. La sociedad está obligada a asegurar que los que presenten ser padres no biológicos sean idóneos para ello. Esto es lo que se exige a los que intentan adoptar. Esto también se exige a los padres biológicos, que están expuestos a ser privados del cuidado de sus hijos por inhabilidad física o moral. Muchos niños del Sename están ahí por la inhabilidad física o moral de sus padres. ¿Cómo garantizamos que esto no ocurra con padres no biológicos, homosexuales o no, sin escrutinio de idoneidad?

Por último, propongo una nueva ley sobre matrimonio de disidentes, que permita casarse según sus convicciones religiosas a todos los que las tienen. Esta nueva ley podría inspirarse en nuestra antigua ley, de 6 de septiembre de 1844, y en leyes vigentes en otros países que garantizan que todos se pueden casar en la forma que elijan. Con esta ley se debería derogar el actual artículo 20 de la ley de matrimonio civil, solucionando de paso todas las dificultades que han hecho de él letra muerta. Un caso reciente lo vemos en el matrimonio de Boris Johnson, primer ministro de Inglaterra, quien contrajo matrimonio religioso en la catedral católica de Westminster ante un ministro católico. Lo interesante es observar que esto ocurre en el año 2021, en un país que admite el matrimonio homosexual; pero que, a la vez, reconoce el matrimonio religioso no solo a los que profesan la religión anglicana oficial, sino a todos (Hernán Corral, “El matrimonio de Boris, el First Minister”, publicado el 6 de junio de 2021).

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Tenemos a jóvenes adultos que continúan residiendo en el hogar paterno o materno, infantilizados por unas leyes que les permiten seguir exigiendo alimentos a su padre, madre o abuelos; para colmo, representados 'por el solo ministerio de la ley' por el padre o madre con quien residen. Este es el escenario del proyecto de ley de reforma a la Ley N° 14.908..."

El Mercurio

"...Esperamos que en el debate parlamentario se corrijan los errores y vacíos del proyecto, perfeccionándolo en el sentido señalado. Sería muy lamentable que, tal como en la Ley de Acuerdo de Unión Civil, no se efectúen de forma meditada y rigurosa todas las modificaciones legales pertinentes, afectando la seguridad jurídica y la estabilidad de las relaciones que se formen a su amparo..."

El Mercurio

"...Si el matrimonio deja de ser una institución reservada a hombres y mujeres libres y capaces de casarse entre sí, entonces, ¿qué sentido tiene el darle una normativa civil? Propongo que, de partida, se derogue el artículo 102 del Código Civil, que pierde todo su sentido cuando se reemplazan las palabras 'hombre' y 'mujer' por 'personas'..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores