EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 27/05/2020

18:44

El Tiempo:  Santiago Máx. 16°C | Mín. 5°C | Actual 16°C

Tiempo
¿Está usted suscrito?
SUSCRÍBETE AQUÍ

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 16°C   |   Actual 16°C

Conocimiento y capacidad para ejercitar acciones contra un “matrimonio internacional simulado migratorio” o nulo por vínculo matrimonial no disuelto

"...Dejando de lado por un momento el posible fraude a la ley que afecta a estos actos u otras infracciones a las leyes de extranjería, cuestión que la autoridad migratoria debería prevenir y perseguir, el problema es qué ocurre en el plano civil si alguno de los presuntos cónyuges fallece antes de haber sido declarado inexistente o nulo este matrimonio..."

Lunes, 09 de marzo de 2020 a las 12:37
Enviar Delicious Rss
Opine
imprimir agrandar letra achicar letra
María Sara Rodríguez

Entre autores se propone llamar “matrimonio internacional simulado migratorio”1 al celebrado entre un extranjero y un nacional del país receptor, en el territorio de este último, con la sola finalidad de que el contrayente extranjero pueda acogerse a beneficios de extranjería o migración. Se trata de matrimonios en los que la voluntad declarada por los contrayentes no corresponde en absoluto a una voluntad matrimonial real; por eso se consideran simulados (simulación total y absoluta). Los contrayentes, en realidad, no intentan obligarse ni como marido y mujer, ni de ninguna otra forma. A veces, la parte interesada en el beneficio migratorio paga una suma de dinero a la otra parte por el servicio. En todo caso, no hay intención de establecer una vida en común como marido y mujer, requisito necesario del consentimiento matrimonial. El objetivo es el de usar el matrimonio contraído para que el contrayente extranjero obtenga beneficios migratorios. Estos matrimonios se disuelven posteriormente por divorcio o quedan vigentes por largo tiempo, si ninguno de los contrayentes presta particular atención al estado civil contraído. Dejando de lado por un momento el posible fraude a la ley que afecta a estos actos u otras infracciones a las leyes de extranjería, cuestión que la autoridad migratoria debería prevenir y perseguir, el problema es qué ocurre en el plano civil si alguno de los presuntos cónyuges fallece antes de haber sido declarado inexistente o nulo este matrimonio.

El Tribunal Constitucional se ha pronunciado recientemente sobre una pretensión que tiene por causa, al parecer, un “matrimonio internacional simulado migratorio” contraído por una mujer peruana, casada en el Perú con el recurrente, y un chileno, que es el demandado en la gestión judicial pendiente (sentencia de 10 de diciembre de 2019, INA Rol 5962-19) (recurso de inaplicabilidad rechazado). El recurrente es cónyuge sobreviviente de la mujer que en 1995 contrajo (segundo) matrimonio en Chile con el demandado con la finalidad de regularizar su situación de extranjería en el país. Después del fallecimiento de la mujer en Perú, en marzo de 2017, el recurrente alega haber tomado conocimiento de la existencia de este vínculo al requerir la posesión efectiva de la herencia en el Registro Civil de Chile, donde vivieron desde 1992. Afirma que ignoró la existencia de este vínculo (bígamo), pues hacía vida en común con la mujer y los hijos comunes y viajaba frecuentemente dentro y fuera del país. El recurrente y la causante se habían casado en 1981, en Pisac, Perú, tuvieron tres hijos, y este matrimonio duró hasta la defunción de la mujer en 2017.

El recurrente había pedido la declaración de inexistencia de este matrimonio por falta de consentimiento (simulación absoluta) y, en subsidio, la declaración de nulidad del matrimonio por vínculo matrimonial no disuelto. La inexistencia parece haber sido desestimada. La acción de nulidad por bigamia fue rechazada por el Juzgado de Letras y Garantía de Purén por haber expirado el plazo de un año “siguiente al fallecimiento de uno de los cónyuges” que tenía el demandante para intentarla (art. 48, literal d) ley N° 19.947, de 2004). Esta sentencia se encuentra apelada ante la Corte de Apelaciones de Temuco (Rol 388-2018), gestión pendiente respecto de la que se levanta la cuestión de inaplicabilidad por inconstitucionalidad rechazada.

El recurrente alega que la computación del plazo de un año para pedir la nulidad por bigamia desde la fecha de fallecimiento de la causante, no desde que el demandante conoció de la existencia del matrimonio bígamo de la mujer, tiene un resultado contrario a la garantía constitucional de la tutela judicial efectiva (art. 19, 3º CPR). Rechazar la acción de nulidad por haber sido intentada después de transcurrido el plazo de un año desde la defunción de la causante produce el resultado de que el demandante queda vinculado con el demandado en una comunidad hereditaria indivisa de bienes, en que ambos tienen derechos como cónyuge sobreviviente, sin que cuente con otro mecanismo para excluir a este tercero de la herencia de la causante. También resultaría ofendida la garantía constitucional del derecho de propiedad (art. 19, 24º CPR). El demandante y sus hijos deberán compartir los bienes quedados al fallecimiento de la causante con un tercero, que adquiere parte o cuota en la herencia como cónyuge sobreviviente. Cualquiera sea la cuantía del acervo transmisible, la presencia del demandado en la herencia está motivada por un acto simulado, que no es oponible al demandante y sus hijos porque los perjudica en su parte o cuota en el acervo transmisible al que tienen derecho.

El Tribunal Constitucional desestima el recurso por no considerar ofendidas las garantías constitucionales invocadas. En lo que se refiere a la tutela judicial efectiva, parece interesante observar que, recientemente, la Corte Suprema (Cuarta Sala) (sentencia de 11 de diciembre de 2018, Rol 4275-2018, recurso de casación en el fondo rechazado) consideró que no era contrario a derecho computar el plazo de un año que el demandante tenía para pedir la nulidad de un acto de reconocimiento de hijo no matrimonial por error desde que salió de la “falsa representación de la realidad” que lo movió a actuar. Negarle este derecho debido a que intenta la nulidad desde que conoció que no era el verdadero padre de la que pasaba por hija suya y pudo hacer valer el derecho, y no desde la fecha del acto de reconocimiento, podría ofender su derecho a una tutela judicial efectiva. El presente caso es análogo. El demandante alega haber salido de la ignorancia después de haber transcurrido un año desde el fallecimiento de la causante, solo cuando se inició el trámite para pedir la posesión efectiva de la herencia intestada en el Registro Civil, en Chile. Y haber obrado inmediatamente para obtener la invalidación del acto.

La cuestión es bien compleja y se ha discutido antes para casos de matrimonios nulos por vínculo matrimonial no disuelto. Por sentencia de 27 de noviembre de 1965 (Revista de Derecho y Jurisprudencia, Segunda Parte, Sección 1, t. 62, p. 435) la Corte Suprema acogió un recurso de casación en el fondo para declarar nulo el matrimonio del marido de la demandante, celebrado por poder en México, en 1951, por vínculo matrimonial no disuelto. El fallo tiene el mayor interés, pues la Corte de Apelaciones de Santiago había revocado lo resuelto en primera instancia por haber actuado la demandante después del plazo de un año desde la defunción del marido. Los hechos pueden resumirse de la siguiente manera: la demandante había contraído matrimonio con el difunto el 25 de enero de 1919; en 1950, mediante poder otorgado a un licenciado mexicano, el marido obtuvo en México una sentencia de divorcio por separación de hecho con la demandante y, a continuación, contrajo matrimonio por poder en ese mismo país con la demandada, representada en el acto por otro licenciado, sin que ninguno de los contrayentes, que eran chilenos y estaban domiciliados en Chile, saliera del país. El marido de la demandante falleció en Santiago el 22 de agosto de 1961. El matrimonio celebrado en el extranjero fue inscrito en la 1° Circunscripción del Registro Civil el 24 de agosto de 1962 (el divorcio de un chileno pronunciado por un tribunal extranjero no tenía a esa fecha ningún valor en Chile, puesto que según el artículo 15 CCch los chilenos permanecen sujetos a las leyes patrias “relativas al estado de las personas”, no obstante su domicilio o residencia sea en el extranjero).

A diferencia del tribunal de apelación, la Corte Suprema estima que el plazo de un año desde el fallecimiento de uno de los cónyuges no puede contarse sino desde la inscripción de dicho matrimonio en Chile. La razón es que solo desde ese momento se puede conocer en Chile, o se podría presumir un conocimiento, para hacer valer derechos contra dicho acto. El tribunal de casación considera que “el plazo de un año establecido en dicho artículo 34 de la Ley de Matrimonio Civil [actual art. 48, letra d) de la Ley N° 19.947, de 2004] se refirió a la acción de nulidad de matrimonios celebrados en Chile, cuya celebración está rodeada de requisitos que tienden a darle publicidad” (cons. undécimo del fallo de casación). El matrimonio de chilenos celebrado en el extranjero por poder otorgado a licenciados mexicanos no puede tenerse por conocido en Chile. En consecuencia, en su sentencia de reemplazo la Corte Suprema rechaza la excepción de prescripción de la acción y se declara nulo el matrimonio de la demandada y el marido de la demandante, celebrado por poder en México en 1950.

El asunto del cómputo del breve plazo para pedir la nulidad de matrimonio por vínculo matrimonial no disuelto, después del fallecimiento de uno de los cónyuges, fue discutido en otro caso algunos años atrás. Se trataba del caso de una mujer que intenta la nulidad del matrimonio que su marido había celebrado en Asunción, Paraguay, en el año 1990, después de transcurrido el plazo de un año desde el deceso del hombre el 29 de enero de 2003. El matrimonio fue inscrito en la 1° Circunscripción del Registro Civil en el año 2004, después del plazo de tres días del fallecimiento del cónyuge, en contravención al artículo 26 de la Ley sobre Registro Civil. La mujer pide la nulidad de dicha inscripción y, en subsidio, la nulidad del matrimonio por bigamia. El Tercer Juzgado de Familia de Santiago declaró nulo la inscripción del matrimonio en Chile y nulo también el contrato de matrimonio celebrado en el extranjero, según el artículo 1683 CCch, por haberse celebrado con omisión de un requisito de validez como es el vínculo matrimonial no disuelto. La Corte de Apelaciones de Santiago había confirmado, pero la Corte Suprema acogió el recurso de casación en el fondo interpuesto contra esta última sentencia para rechazar la demanda en todas sus partes. Si la acción de nulidad se encontraba prescrita, según se constató en la audiencia preparatoria del juicio, el tribunal no tiene atribuciones para acoger la acción según el artículo 1683 CCch, de oficio, por aparecer de manifiesto en el acto o contrato. Como consigna la sentencia de reemplazo, si la acción no se ejercitó dentro de un año desde el fallecimiento de uno de los cónyuges, “no corresponde declarar la nulidad de oficio por el tribunal, amparado en normas del derecho patrimonial que resultan ajenas a dicho instituto, debiendo estarse a lo que ya se ha resuelto en autos respecto de la acción principal” (Corte Suprema, Cuarta Sala, 19 de marzo de 2012, Rol 6539-11).

Volviendo al caso del matrimonio internacional simulado migratorio, para efectos de la resolución definitiva de la gestión pendiente conviene considerar que si el matrimonio bígamo de la causante fue, efectivamente, un matrimonio internacional simulado migratorio, como parece, la sanción de este acto es la inexistencia. Así lo piensan autores chilenos que han vuelto a estudiar el tema después de la Ley N° 19.947, de 2004, como Alexis Mondaca (ver vínculo del principio) y Javier Barrientos2. La inexistencia es petición principal del demandante. Una sentencia de reemplazo podría acoger esta petición y dar una señal clara respecto de la sanción que merece, no ya un matrimonio bígamo, sino uno “internacional simulado migratorio”. El fraude para obtener beneficios migratorios no puede quedan impune frente a las leyes civiles.

1 MONDACA MIRANDA, 2018.
2 BARRIENTOS GRANDON, Javier, 2006.

imprimir agrandar letra achicar letra


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"... Aún asumido el covid-19 como un caso fortuito, de ello no se sigue que el incumplimiento de los deberes parentales esté justificado, pues en la mayoría de los casos el cumplimiento producto de este evento externo e inevitable, no se vuelve imposible sino más gravoso, en el sentido de tener que implementar medidas transitorias de modificación o adecuación del régimen..."

El Mercurio

"...Dejando de lado por un momento el posible fraude a la ley que afecta a estos actos u otras infracciones a las leyes de extranjería, cuestión que la autoridad migratoria debería prevenir y perseguir, el problema es qué ocurre en el plano civil si alguno de los presuntos cónyuges fallece antes de haber sido declarado inexistente o nulo este matrimonio..."

El Mercurio

"..No es una determinación arbitraria, pues debe sujetarse al mérito de los antecedentes que arroja el proceso y deben observarse las normas sustantivas que regulan dicha determinación y también las propiamente procesales, debiendo quedar expresado en la sentencia el juicio lógico que condujo a fijar tal o cual monto, lo que representa una exigencia del ejercicio de la función jurisdiccional..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores