EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Lun 06/02/2023

9:28
El Mercurio - Campo

Cristian Muñoz, presidente de Hortach:

La optimista mirada del líder de las hortalizas

Como empresario, se ha enfocado en apostar por la diferenciación, a través de Hortofrutícola Sudamericana, compañía que formó a fines de los años 90 para exportar verduras de especialidad a Estados Unidos, Europa y Asia, donde asegura que existen oportunidades atractivas para los productores chilenos.
Como líder gremial, quiere fomentar la asociatividad en diferentes regiones para potenciar la producción de hortalizas, transferir tecnología y aprovechar los avances que ha desarrollado la fruticultura.

Miércoles, 25 de enero de 2023 a las 8:30
- Entre sus metas está impulsar la actividad gremial en regiones.
Crédito: Sergio Alfonso López
Dónde buscar nuevas especies

Cristian Muñoz asegura que existen muchas oportunidades en diferentes mercados para las exportaciones de hortalizas, lo que no es capaz de abordar a través de Hortofrutícola Sudamericana, por lo que es enfático al invitar a los agricultores a buscar nuevas opciones.

Por ejemplo, dice que hay interés por las alcachofas moradas de contraestación en Estados Unidos, las que se tendrían que enviar por barco para ser competitivas en términos de precios, y también por diferentes tipos de cebollas y brásicas.

Por eso, como punto de partida, sugiere ir a ferias como FruitAttraction, en España; FruitLogistica, en Alemania; Global Produce, en Estados Unidos, y SIAL, en Francia.

"Tenemos que ser más generosos para compartir la información e incentivar a los pares para tener más exportadores de hortalizas, porque el clima de Chile es como el de California, hay muy pocos climas así en el mundo, y aún así existe muy poca producción de gente que se arriesgue... Si no fuera por las frutas y salmones, que ocupan chárteres donde puedo comprar un espacio para enviar nuestros productos, no podría exportar", resalta.

Atreverse con los higos

El año 2000, mientras estaba en California, en un packing , recibiendo los radicchios enviados desde su empresa en Chile, Cristian Muñoz recuerda que, a lo lejos, divisó un huerto que parecía ser de pistachos, y se acercó a verlo, porque estaba interesado en plantar esa especie.

Para su sorpresa, eran unas 50 hectáreas de higos plantados en alta densidad, con árboles bajos, y le llamaron mucho la atención, por lo que luego fue a los mercados mayoristas a averiguar más y se encontró con higos importados desde Nueva Zelandia que se vendían a precios muy altos.

De vuelta en Chile, investigó y vio que existía una contraestación con la producción norteamericana, por lo que plantó 30 hectáreas de higos en Lampa, convirtiéndose en uno de los seis productores del país.

"El problema que tuvimos fue que el mercado estadounidense no estaba abierto para los higos chilenos y eso recién se concretó en 2011, por lo que antes tuvimos que buscar otros mercados, como Inglaterra y Francia, pero tras la apertura el negocio explotó y hasta hoy lo continuamos", dice.

Una de las dificultades que hoy enfrenta es que los higos chilenos se deben fumigar con bromuro de metilo para entrar a Estados Unidos, por lo que desde hace diez años están solicitando la aprobación de un Systems Approach para esta especie, lo que sigue pendiente.

Paloma Díaz

A fines de los años 80, recién titulado, tras vivir un año en Alemania y mientras viajaba a recibir las frutas que enviaba desde Chile a Estados Unidos la empresa Frupac, Cristian Muñoz recuerda que soñaba con tener su propia exportadora.

En ese momento pensaba en la uva de mesa, pero lo veía inalcanzable debido a la inversión que implicaría. Y, en los mismos mercados donde se vendían las frutas chilenas encontró la respuesta al observar la gran diversidad de hortalizas que se comercializaban y que ni siquiera se conocían en el mercado nacional. Era una oportunidad nueva.

Con esa idea en mente, algunos años después formó, junto a tres socios y apoyado por Corfo, la empresa Hortofrutícola Sudamericana, dedicada a producir radicchios para exportar a Estados Unidos en contraestación, y para la elaboración de ensaladas preparadas o de cuarta gama, algo que hace hasta ahora y que también envía a Europa y Asia.

"Partimos con diez hectáreas, pero había mucho interés y se vendían a altos precios, por lo que al poco tiempo establecimos un joint venture con una empresa americana que nos aportó recursos y llegamos a producir 150 hectáreas de radicchios dos años después, enviando unos 120 contenedores al año", dice con entusiasmo. Cuenta que luego los socios se retiraron y se convirtió en una empresa familiar que maneja junto a su señora, Verónica Nehgne.

Debido al éxito con los radicchios, comenzó a explorar otras hortalizas que podían producirse en Chile en contraestación para ampliar su oferta. Explica que hoy, tras diversos ensayos, ha incorporado higos, coles de Bruselas y castañas marrón para exportar a Estados Unidos, aunque la gama de alternativas disponibles -asegura- es muy amplia.

"Tenemos en cartera un par de productos más que tienen potencial, pero hemos probado con muchos, como otros tipos de radicchios, alcachofas, unas hojas verdes que se conocen como frizze, hierbas aromáticas, topinambur, arándanos y frambuesas, aunque vimos que estos se salían de la línea de especialidades que nos interesa", detalla, y resalta que descubrir nuevas variedades e investigar cómo se adaptan a las condiciones locales es una de las etapas que más disfruta.

Con el objetivo de ser una empresa boutique o de especialidades, Hortofrutícola Sudamericana pasó de exportar diez contenedores de radicchios, 15 mil cajas de espárragos y alcachofas en 1998, a enviar más de 100 contenedores con exportaciones en torno a los US$ 2 millones actualmente, lo que la convierte en una empresa única en Chile, ya que la mayoría de las 70 mil hectáreas que en el país se destinan a la producción de hortalizas está enfocada en productos convencionales para el mercado interno.

Especializarse

"Hemos decidido ser una empresa chica. Nos dedicamos a hacer puras cosas raras, porque nos dimos cuenta de que con las hortalizas comunes no ganas mucho", cuenta Cristian Muñoz sobre sus planes de crecimiento.

Aunque ha llegado a vender el triple que hoy, explica que no le ha gustado, porque tuvo que enfrentar crisis como la subprime , en 2008, estando endeudado, lo que fue una mala experiencia.

"Los bancos incentivan mucho a las empresas para crecer, pero es a punta de deudas, y cuando vino la crisis tuvimos una suerte de revelación, donde vimos que estar endeudados era nefasto y decidimos vender todo nuestro patrimonio para pagar las deudas... Nos redujimos y salimos de los bancos, tercerizamos casi todos los servicios y decidimos enfocarnos en ser especialistas en lo que hacemos y, sobre todo, disfrutarlo... Almorzar a la hora, dormir tranquilos y vivir, en definitiva. Y hasta ahora nos ha resultado", dice.

La decisión de ser una empresa boutique o de nicho también pasa por su interés en la investigación y el desarrollo de nuevos productos, los que toman como mínimo tres años antes de llegar a una etapa comercial y donde es clave viajar, visitar ferias y mercados para detectar las nuevas oportunidades.

"Les recomiendo a los agricultores tomar estas oportunidades en las hortalizas como algo adicional a lo que hacen, porque siempre quedan partes del campo donde pueden probar algo nuevo... Tienen que ir a las ferias (internacionales), ver qué hay, traer las semillas de unos cinco a diez productos y probarlos para ver cómo se comportan. Para eso, hay que tener la disposición de invertir, porque en esas primeras pruebas probablemente se van a comer las hortalizas y van a mandar muestras, pero no se venden. Tienen que estar dispuestos a gastar un par de millones de pesos para probar", advierte.

También resalta que es importante apoyarse con las universidades y aprovechar que los estudiantes puedan hacer tesis con el comportamiento de los nuevos productos, sobre todo para estudiar la vida de poscosecha de las verduras. Todas sus hortalizas de exportación viajan en avión.

"En Chile tenemos todas las herramientas para que las hortalizas se puedan internacionalizar, porque contamos con todo lo que ha armado la industria de la fruta. A nosotros se nos caen las posibilidades de los brazos, porque no somos capaces de abarcar todo... Sin embargo, falta que la academia genere carreras con menciones hortícolas y una mayor especialización en esta área", plantea como un desafío pendiente.

El lado bueno de la pandemia

En febrero de 2020, cuando recién se comenzaba a escuchar del covid en Europa, Cristian Muñoz fue a la feria FruitLogistica de Berlín y dice que volvió asustado a Chile, pero que no llegó a imaginar que un mes después se comenzarían a cerrar ciudades y aeropuertos, lo que fue un golpe duro para su negocio, ya que todas las exportaciones se hacen por vía aérea.

"Dejaron de volar los aviones a Estados Unidos y fue catastrófico. Ese año vendimos el 20% de lo que teníamos presupuestado", dice.

Pese a la incertidumbre, surgió una oportunidad inesperada a través de un potencial cliente de Corea del Sur que había contactado en la feria, quien lo llamó una noche, muy tarde, pidiendo coles de Bruselas.

"Habíamos hablado de pasada con él y teníamos una cantidad importante de coles de Bruselas en producción, pero ya no había vuelos a Estados Unidos... Él nos salvó", dice Cristian Muñoz con entusiasmo, y destaca el apoyo que recibió por parte del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) para incluir esas hortalizas en el listado de productos habilitados para enviar a Corea del Sur, para que tuvieran un código.

En el ámbito gremial también cree que la pandemia tuvo un lado positivo, ya que por primera vez permitió que los productores de hortalizas tuvieran la misma relevancia que otros rubros, debido a la preocupación de las autoridades por mantener el abastecimiento de alimentos.

"La pandemia fue una crisis terrible, pero también nos trajo beneficios, como conocer la potencia de los medios telemáticos para comunicarnos, algo que también nos expuso al quehacer público... Nos sentaron en la mesa con el resto de los gremios, lo que antes no ocurría, porque las hortalizas han sido el hermano pobre de la agricultura chilena", resalta, y cree que ese mayor protagonismo se ha mantenido hasta ahora y lo quiere aprovechar.

Fortalecer los gremios

Cristian Muñoz también ha llevado la mirada innovadora de su empresa a la actividad gremial, donde quiere entusiasmar a otros agricultores para buscar nuevos negocios fuera del país. Participa en la Asociación Gremial de Productores y Exportadores de Hortalizas de Chile (Hortach) desde su fundación, la preside desde 2020, en diciembre fue reelegido por dos años y desde allí quiere motivar a los productores para asociarse, incorporar tecnologías, viajar para conocer nuevas especies y llevar los temas hortícolas a la agenda pública.

El año pasado, a raíz de un proyecto de ley que busca prohibir la producción, importación y comercialización de turba en el país -un sustrato que se usa como insumo básico para la producción de plantas y hortalizas-, lideró la formación de la Coalición de Gremios Agroalimentarios, donde participa Hortach, Fedefruta, Chilealimentos, Viveros de Chile, Anpros, Bulbos de Chile y Adiac, y comenta que ampliarán su agenda a otros temas comunes.

"Nos dimos cuenta de que hay otras problemáticas del sector que requieren una mirada conjunta. Por eso, hace algunos días nos reunimos con los parlamentarios de la Bancada del Campo para ponernos a disposición de ellos para entregar información, los expertos y estudios que se elaboran en nuestros distintos gremios cuando se requiera", dice, y detalla que ha sido una instancia positiva para generar una visión integral de la cadena agroalimentaria.

A fines de noviembre, el paro de camioneros concentrado en el norte del país produjo pérdidas millonarias entre los productores de hortalizas de la Región de Arica y Parinacota, lo que activó el diálogo con los productores de la zona central y generó nuevos vínculos, y fue otra instancia que Cristian Muñoz percibe como una oportunidad.

"En las crisis te das cuenta de lo importante que es estar unidos... El paro de camioneros permitió que nos comunicáramos y como Hortach fuimos la voz de ellos en las mesas que se armaron en la zona central. Luego, fuimos a Arica y nos reunimos con seis gremios locales, con quienes estamos conversando para formar una confederación de productores hortícolas", destaca, ya que entre el 20% y 40% de las hortalizas de contraestación que se consumen en Chile provienen de la XIV Región.

Como su familia es de Osorno y creció en Collipulli, comenta que ha vivido la experiencia de sentirse lejos de los lugares donde se toman las decisiones, por lo que una de sus metas como presidente de la Hortach es impulsar la formación de nuevos gremios regionales, incluso separados para los pequeños, medianos y grandes productores, para que sea más fácil canalizar sus problemáticas e intereses.

De hecho, en la última reunión de la Hortach propuso cambiar los estatutos para permitir que las asambleas online sean válidas a la hora de votar, lo que fue aceptado y está siendo revisado por el Ministerio de Economía, con la idea de incorporar más socios de regiones.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Este tipo de herramientas brindan información detallada sobre las propiedades físicas o químicas de los cultivos, en diferentes etapas de su crecimiento, entre otras ventajas.
El Mercurio
Los distintos problemas climáticos, como la sequía en Chile y las fuertes lluvias en Colombia, y el impacto del añerismo en muchos huertos del mundo, entre otros factores, hacen pensar que la producción mundial de paltas para 2023 podría ser insuficiente para satisfacer la sostenida demanda que viene experimentado esta fruta en los últimos años.
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores