EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 29/01/2023

2:24
El Mercurio - Campo

Desde Rancagua, al mar

Claudia Piña, quien se entiende directamente con los pescadores artesanales de distintas caletas del país, para elaborar productos gourmet, enfatiza que ellos equivalen a los pequeños agricultores, con prácticas ancestrales y generando alimentos, por lo que cuando se agrega valor a sus productos, se les ayuda a proteger su entorno.

Miércoles, 30 de noviembre de 2022 a las 8:30
- Si bien llegaron a la SIAl en Francia, todavía no pueden exportar sus productos.
Crédito: Edgardo Riedmann
Patricia Vildósola Errázuriz

Tres o cuatro personas saborean con curiosidad los productos, en el stand de StefyMar, en el pabellón de Chile, en la Sial de París. Los productos de salmón no llaman tanto la atención. Preguntan qué es el piure o el loco y, sorprendidos, abren los ojos al sentir el sabor intenso y suave al mismo tiempo cuando prueban alguno de los mouses que llegaron hasta Francia en pequeñas latas de etiquetas azules y doradas.

Detrás del stand está la “Señorita Stefy”, como le dicen a Claudia Piña, junto a su pareja, Edgardo Riedemann, untando las galletas y explicando en inglés de qué se tratan esos productos del mar chileno que, para los europeos, árabes y asiáticos, son completamente desconocidos.

“Estamos agregando valor a productos chilenos y, al mismo tiempo, dando una mejor salida a los pescadores de pequeñas caletas de zonas de protección en Chile”, comenta la creadora de la empresa. Y explica que los pescadores artesanales de las caletas equivalen a los pequeños agricultores.

“Es cultura propia. Los pescadores artesanales equivalen a los pequeños agricultores. Tienen prácticas ancestrales, producen alimentos y necesitan que sus productos sean preservados y tengan mayor valor agregado para que así ellos también puedan continuar su labor de protección y tengan una mejor calidad de vida”, comenta Claudia Piña.

Si bien nació y creció en Rancagua, a los 18 años, en una de sus vacaciones de verano, conoció al que sería su marido, un buzo de Quinteros. Partió con él a la costa y ahí aprendió del mar y de sus productos y comenzó a acercarse a los pescadores, un rubro esencialmente masculino y en el que recién en los últimos años comenzaron a aparecer mujeres.

Partió luego comercializando los productos del mar, en Quintero, pero comenzó a diferenciarse con el envasado, colocándolo en bandejas que tenían una mejor presentación y que vendía luego en su primera tienda. Luego sumó congelados, para lo que construyó su propia planta de proceso, y utilizó IQF, porque con ello se mantiene mejor la calidad del pescado y los mariscos, cuenta. Alcanzó a tener tres tiendas, pero llegó la pandemia y las ventas, que usualmente iban a hoteles y restaurantes, cayeron en más de un 80%.

Con su hijo, que es ingeniero comercial, dio un nuevo giro: comenzó a desarrollar platos y entregarlos a domicilio. Aparecieron así un ceviche tempurizado de salmón; chupe de mariscos, entre otros.

Pero en el último año dio un nuevo salto: desarrolló mouses a partir de mariscos como el loco y el piure. Son los que más exclamaciones de asombro sacan en el stand de París, hasta donde llegó con el apoyo de ProChile.

“La recepción ha sido muy buena, hay mucha curiosidad y los sabores realmente han gustado”, comenta Riedemann, su actual pareja y encargado de marketing y comercialización.

Las materias primas, los mariscos y pescados, cuenta, los obtiene negociando ella directamente de los pescadores artesanales de distintas caletas del país, quienes la reconocen como uno más, cuenta y la llaman señorita Stefy, por eso el nombre de la empresa. Y, para asegurar la inocuidad, a todo se le hace análisis microbiológico.

Hoy trabaja con productos que adquiere directo a seis caletas: Tubul, en la VIII Región; la de San Pedro, en Tongoy; la del Sindicato de Pescadores de Quintero; Anahuat, en Puerto Montt, además de la de San Pedro de Los Vilos y una de Iquique, desde donde trae erizos.

Hoy cuentan con una línea de alta gama, con mouse de erizos frescos, de piures y otro de locos, los que procesan en la misma planta donde procesaba el pescado, la que adecúo. A todos los productos además les hacen análisis microbiológico.

Las recetas y los procesos para fabricarlas son creaciones propias. “No utilizamos ni aditivos ni preservantes artificiales”, comenta Claudia Piña.

A los nuevos productos sumó envases y etiquetas que llevan a que las pequeñas latas luzcan elegantes.

Proteger los recursos

A pesar de los contactos que hicieron en la Sial, y en otros recorridos en Europa, todavía no pueden exportar, por temas normativos que exigen volúmenes muy grandes para los pequeños pescadores o las pymes, pero sus productos ya están saliendo de Chile en maletas de turistas que los compran en los duty free del aeropuerto.

Cuenta que uno de los problemas es que la legislación en Chile incentiva la extracción y no la innovación. “La normativa chilena es extractiva y busca exportar volumen”, comentan. Se refieren a que la norma exige del orden de las 15 toneladas para acceder a las autorizaciones, lo que deja fuera la producción artesanal y a las pymes.

“Prácticamente castigan por no sobreexplotar. Aunque estemos trabajando de manera sustentable, protegiendo un recurso y sumando valor”, comenta Claudia Piña. “Lo que tenemos que hacer es sumar valor agregado, para que el producto del mar chileno sea conocido, pero al mismo tiempo protegerlo para evitar la sobreexplotación”.

Y quiere que eso se extienda a todo el trabajo con quienes trabajan en ese rubro.

“Estamos buscando en cómo hacer un gremio de la pesca sustentable”, dice. Y agrega que “hay que aprender a trabajar el mar para proteger sus recursos y aumentar sus servicios como una fuente de alimento para el futuro”.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Este tipo de herramientas brindan información detallada sobre las propiedades físicas o químicas de los cultivos, en diferentes etapas de su crecimiento, entre otras ventajas.
El Mercurio
Los distintos problemas climáticos, como la sequía en Chile y las fuertes lluvias en Colombia, y el impacto del añerismo en muchos huertos del mundo, entre otros factores, hacen pensar que la producción mundial de paltas para 2023 podría ser insuficiente para satisfacer la sostenida demanda que viene experimentado esta fruta en los últimos años.
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores