EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 08/02/2023

20:59
El Mercurio - Campo

Un récord de calidad

Dos jóvenes corredores, Sebastián Caro y Roberto Pavez, ganaron un rodeo marcando 45 puntos con los caballos Parrandero y Afanoso, una marca histórica para la zona curicana.

Jueves, 10 de noviembre de 2022 a las 8:30
- Sebastián Caro y Roberto Pavez, en Parrandero y Afanoso, marcaron 45 puntos en el rodeo del Club Rodrigo Medina.
Crédito: Luis Oyarzún / Quinchas.cl
Revista del Campo Digital

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.

Arnaldo Guerra

Sebastián Caro y Roberto Pavez son dos amigos de la comuna de Sagrada Familia que, silenciosamente, vienen haciéndose notar en el ambiente huaso. Con sacrificio y trabajo están recibiendo los frutos de haberse decidido por los caballos y el rodeo. Y el fin de semana largo se convirtieron en figuras de la temporada, en el segundo rodeo del club Rodrigo Medina Ramírez de Licantén.

Caro y Pavez, que habían ganado la primera competencia con 40 de los buenos, llegaron a la medialuna de La Huerta con la necesidad de ganar el rodeo para completar los caballos Parrandero y Afanoso, que hasta ese momento sumaban 11puntos. Con un triunfo lograban llegar a los 15 puntos y el requisito para quedar completos y listos para los clasificatorios, tal como el año pasado, en que en los mismos caballos solo les faltó una atajada para pasar a la final de Rancagua. Y lo lograron.

Todo se alineó

“Estoy muy contento. La verdad fue puro disfrute. Se juntó todo: se dieron los toros, los caballos, que se portaron muy bien, nosotros que nos conocemos de chicos. Fue algo soñado, porque salieron todos los factores bien, se fueron dando solos”, dice Sebastián Caro, de 25 años de edad.

Concuerda con ese resumen su compañero Roberto Pavez, arreglador de caballos de 29 años.

“Se nos dio todo. Como en todo deporte, uno tiene que tener el factor suerte de su lado y veníamos con poca fortuna y ese día volvió. El Champion estuvo extraordinario, los novillos muy buenos y los caballos se portaron muy bien”, dice Pavez.

Sebastián Caro destaca lo bueno que son los rodeos que organiza el club Rodrigo Medina Ramírez, que les han sido tan favorables.

“Hacen rodeos extraordinarios, con lo difícil que es hacerlos hoy. Siempre son muy lindos, con muy buen ganado que uno puede disfrutar y jugar a marcar. Los caballos se portaron muy bien, ellos algo saben, creo que más que uno de rodeo”, agrega Caro.

Aunque como corraleros han marcado muy parejos en dupla, Caro destaca la actuación de su compañero. “Estuvo a dos puntos de tener un rendimiento perfecto. De seis atajadas de cuatro puntos posibles, hizo cinco de cuatro y una de tres. En realidad, no erramos ninguna atajada. Roberto siempre tiene los caballos muy bien y eso hace más fáciles las cosas. Siempre me guío por él y trato de seguir lo que diga, aunque antes que nada somos amigos”, agrega Caro.

Para Pavez, los caballos Parrandero y Afanoso son los regalones, ya que son los que los llevaron a Rancagua.

“Estuvimos a una atajada de correr la final de Chile y ahora, gracias a Dios, ya están completos nuevamente. El año pasado por primera vez completamos juntos con mi compañero. Yo había podido completar antes, pero mi compañero nunca hasta la temporada pasada”, agrega.

El que sigue…

La nueva collera sensación del rodeo ya casi completa cuatro años junta, aunque los resultados los empezaron a ver recién en el último tiempo.

Cuentan que en la primera temporada hicieron muchos puntos, cerca de 30, pero en diferentes colleras, por lo que nunca se les dio la posibilidad de poder afirmar una. Eso fue algo frustrante.

“No pudimos concretar el primer año, pero nos dimos cuenta que tenemos capacidad, y que Roberto tiene la capacidad de trabajar caballos para competir. El año pasado nos pasó casi lo mismo, se nos desordenaban los planes, hasta que al final de la temporada llegamos con Parrandero y Afanoso con siete puntos a un rodeo. Llegamos al cuarto toro y juntamos ocho. Yo insistí para ir a Valdivia a correr a buscar el requisito que nos faltaba. Allá se dieron las cosas y ganamos el Champion y con eso llegamos a los clasificatorios y luego premiamos y fuimos a Rancagua. Es algo muy bonito lo que nos ha pasado, pero lo tomamos con humildad", dice Caro.

Cuenta que de niños se juntaban a hablar de caballos —sin saber mucho— y hacían planes de lo que harían cuando crecieran. Esas ilusiones empiezan a concretarse.

“Lo que soñábamos se está haciendo realidad. Eso es muy bonito”, agrega Caro.

Primero, la preparación

Roberto Pavez debe su amor por los caballos a su padre, quien corrió muchos años por Fenaro. Tanto, que dejó los estudios para dedicarse a correr y arreglar caballos.

Primero partió ayudando a un tío de Caro, Sergio, quien trabajaba caballos en su casa. Después se fue a Chimbarongo como ayudante de Omar Sánchez, y después con otros arregladores hasta que decidió independizarse.

Lo hizo en la casa de Caro, donde había instalaciones para recibir caballos de terceros y de la misma familia Caro. Eso permitió que la collera tomara cuerpo.

“Dejé los estudios para dedicarme a los caballos más o menos a los 20 años. Un día volví a casa y le dije a mi mamá que no gastara más plata. Estoy en clases y estoy pensando en los caballos, le dije. Me ha ido bien. Es difícil cuando uno parte de abajo, pero los pequeños logros se disfrutan más porque son a punta de sacrificio y constancia”, dice Roberto Pavez.

Entre muchos otros que le ayudaron, nombra a Felipe Quiraleo, que fue su compañero en algunas temporadas; a Luis López, que lo apadrinó, y a Omar Sánchez, el famoso “Matador” Sánchez, con quien pudo conocer, dice, el mundo del rodeo competitivo.

Sebastián Caro también dejó los estudios para dedicarse a los caballos y al rodeo y para ayudarle a su compañero que trabaja en su casa.

“También para perfeccionarme más, para estar más al nivel de él, porque mi compañero ya había estado en Rancagua, había llegado dos veces a los clasificatorios y optó por correr conmigo. Entonces tengo que estar a su altura para poder competir y ponerme a tono para poder acollerarse. No es la idea que él si corre conmigo no pueda competir y no pueda optar a los logros que quiere. Todos sabemos lo que cuesta esto. Con esfuerzo fui aprendiendo... Hay que machucarse un poquito para aprender, ya que este es un deporte muy difícil y hay que jugársela”, dice Caro, quien destaca el apoyo de la familia, en especial de su papá Andrés y su tío Sergio.

Lo que viene

Parrandero y Afanoso, los caballos del récord que ya quedaron completos, son de propiedad de Héctor Jayo, con quien, dicen Caro y Pavez, tienen una relación casi familiar.

Pero les quedan otras dos colleras que esperan dejarlas listas para los clasificatorios.

Se trata de una collera mixta del criadero Laspuña, de Jesús Cerezuela, compuesta por Picador y Chilca, que está con 11 puntos y requisito.

La otra collera pendiente es de Carlos Ángeles, con Arrepentío y Rempuja, que está con ocho puntos y requisito.

Ahora lo que se ha propuesto la collera sensación de la temporada es llegar lo más arriba posible. “Quien diga que no busca eso, no es cierto. Uno siempre quiere estar lo más alto posible, pero mejor mantenerse, hacer unos clasificatorios bonitos y ojalá llegar hasta donde se de no más. Sería lo máximo volver a estar en Rancagua”, dice Caro.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Este tipo de herramientas brindan información detallada sobre las propiedades físicas o químicas de los cultivos, en diferentes etapas de su crecimiento, entre otras ventajas.
El Mercurio
Los distintos problemas climáticos, como la sequía en Chile y las fuertes lluvias en Colombia, y el impacto del añerismo en muchos huertos del mundo, entre otros factores, hacen pensar que la producción mundial de paltas para 2023 podría ser insuficiente para satisfacer la sostenida demanda que viene experimentado esta fruta en los últimos años.
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores