EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Sáb 26/11/2022

13:48
El Mercurio - Campo

Emiliano Ruiz y su trabajo por la cultura huasa

El Ex Campeón Nacional y médico veterinario ya ha formado a 150 jinetes de todo el país en su escuela de Rodeo.

Jueves, 29 de septiembre de 2022 a las 8:30
- Alumnos de todo el país, y de distintas edades, llegan hasta la escuela de Rodeo.
Crédito: Emiliano Ruiz
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.

Arnaldo Guerra M.

A mediados de 2010, Emiliano Ruiz Lobos dejaba el criadero Santa Anita de Curimao, de Felipe Lamarca, tras un ciclo de 9 años que tuvo su punto más alto con la obtención del Campeonato Nacional de Rodeo junto a José Tomás Meza. Agradecido, anunciaba en este semanario que quería dedicarse a desarrollar tres proyectos personales: dedicarse a su profesión de médico veterinario, enseñar los secretos del deporte huaso y correr con amigos.

Doce años después, Ruiz hace un recuento positivo de esas decisiones. Instalado en Huelquén, Paine, mantiene su hospital clínico veterinario y la escuela de Rodeo por la que ya han pasado 150 alumnos, más una rama de equinoterapia, que lleva su esposa Belén Montilla.

Además, ha cumplido con la idea de disfrutar el rodeo con amigos y espera llegar lo más arriba posible en la temporada 2022-2023 con Nicolás Barros, con quien ha unido fuerzas y ya tienen tres colleras, con las que buscan el paso a los clasificatorios.

El doctor Ruiz, ya próximo a cumplir 46 años, ha podido concretar sus planes: mantener un estilo de vida apegado al campo y sus tradiciones con su familia y, a la vez, aporta a la difusión y fomento de la cultura huasa.

Con vocación

Para corralero, ya son 20 años dedicados a la enseñanza de los secretos de un buen jinete de rodeo.

“Tuve la oportunidad de trabajar por cerca de 9 años con don Felipe Lamarca, un gran ejecutivo y una gran persona. Ahí tuve la necesidad de idear un método para poder traspasar la información que tenía para enseñarles a correr a sus hijos. Tuve que tratar de implantar un formato y un sistema para traspasar los conocimientos de ese oficio. Hubo que buscar el vocabulario y los términos adecuados, objetivar y sistematizar todo para poder enseñar. Eso me gustó mucho”, señala Ruiz.

Y Santa Anita de Curimao, se transformó en animador de las finales del rodeo.

“Me sentí bien traspasando la experiencia que había adquirido a lo largo de los años en el deporte. Eso me hizo el clic y por eso después instalé la escuela en la parcela de mi familia en La Pintana”, dice.

Años después partió con todo a Huelquén.

“Eso ha servido también para ayudar a mantener la cultura huasa. Ha sido enseñar lo que necesita un jinete para desenvolverse y, además y muy importante, enseñar a ser huaso. Los alumnos siempre me agradecen que también les hable de lo que significa ser huaso; la caballerosidad, el respeto por los animales, por el compañero, por la sociedad. El huaso es un amante de las tradiciones, amante de su bandera, amante de los caballos y de los vacunos y amante del deporte. Ha sido muy bonito”, dice.

Ya instalado en Huelquén hace año y medio con la escuela de rodeo, que tiene cinco niveles, con ocho clases cada uno.

“Contamos con un reglamento interno, que se cumple a cabalidad, en términos de seguridad, de una malla curricular y también una graduación en el primer nivel”, agrega.

Emiliano Ruiz cuenta que en el nivel básico se trabaja en una tríada que se debe cumplir siempre: primero, la seguridad del jinete; segundo, adquirir la confianza para manejar el caballo y el novillo y, tercero, marcar puntos. “Eso es fundamental. Después empezamos a formar colleras y a trabajar las vueltas en el apiñadero, y después las tres atajadas, los arreos y el deporte propiamente tal”, aclara.

Ruiz comenta que también han pasado por su escuela muchos jinetes amigos que se convirtieron en campeones, partiendo por los compañeros que ha tenido, el mismo José Tomás Meza, la familia Abarca, Juan y Diego Meza cuando eran niños, Gonzalo Vial Lira, entre muchos otros.

Trabaja también con Valentina Campos González, ganadora de rodeos promocionales femeninos, hija de Lorena González y sobrina de Alicia González, destacada corredora y directora de la escuadra ecuestre Amazonas de la Tradición.

Entre participantes llegados de Osorno, La Serena, Parral y Santo Domingo, entre otros, Ruiz ha podido ver otros impactos que tiene su escuela, más allá de las atajadas y carreras.

“He visto a padres que nunca pudieron montar a caballo, pero que han permitido que sus hijos puedan seguir con la tradición”, añade.

Impacto sanador

Paralela a la escuela de rodeo funciona el área de equinoterapia a cargo de su señora Belén Montilla, psicopedagoga y equinoterapeuta, donde se trabaja con niños que tienen distintas necesidades.

Emiliano Ruiz felicita el reciente convenio firmado por la Federación del Rodeo y la Asociación de Municipios Rurales, que pretende, entre otras iniciativas, llevar la equinoterapia a todo el país.

“Ese es el camino. La integración del rodeo, los criadores, el caballo chileno, todo el mundo huaso con la sociedad, pero en plenitud. El huaso y el amante del caballo es una persona generosa y qué mejor que dar a la sociedad lo que más podamos en términos de conocimientos, de apoyo y que, además, conozcan el mundo huaso y sus actividades”, agrega. El hospital clínico veterinario de Emiliano Ruiz está orientado al manejo de lesiones deportivas.

“Consideramos importante tratar a los caballos que presenten alguna lesión en la dualidad de jinete y médico veterinario; es decir, por un lado el manejo veterinario y, por otro, el manejo del jinete para optimizar de mejor manera y deportivamente a ese caballo”, señala.

Emiliano Ruiz se muestra esperanzado de hacer un buen papel en la actual temporada corralera. Está contento de correr con su amigo Nicolás Barros.

“Primero vamos a pasarlo bien y después, ojalá, llegar a participar en el Campeonato Nacional y poder competir con las grandes colleras y grandes criaderos que hoy están en la élite del rodeo”, dice.

Denomina esta etapa como un proyecto de largo plazo y en ir afinando su preparación para quedar en condiciones de competir a mediano plazo.

Para esta temporada tienen tres colleras en competencia. Una mixta bastante adelantada que integran el potro “Orgullo” y la yegua “Maliciosa”, que ya tiene 10 puntos y requisitos; otra mixta compuesta por el potro “Patrañas” y la yegua “Osita”, que suman dos puntos, y los potros “Rescate” y “Federer”, también con dos.

“Para nosotros, como familia, esta es nuestra forma de vida. Vivimos en torno a los caballos y gracias a los caballos, al rodeo y a la tradición chilena”.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores