EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mar 09/08/2022

16:39
El Mercurio - Campo

Vendimia 2022: Alta calidad, pero menor producción

La alta demanda por uvas blancas permitió precios históricos para los agricultores. Sin embargo, la sequía y los problemas de cuaja habrían provocado una baja de entre 5% y 10% en la producción chilena.

Martes, 02 de agosto de 2022 a las 8:30
- La falta de agua y las bajas temperaturas golpearon la producción y, a la espera de cifras oficiales, se apunta a una baja en los volúmenes respecto del año pasado.
Crédito: Francisco Olea - El Mercurio
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



Eduardo Moraga

“La vendimia 2022 fue espectacular desde el punto de vista cualitativo, sobre todo en los tintos.”, sentencia Adolfo Hurtado, gerente general de la Viña MontGras. Incluso Hurtado la coloca un escalón más arriba que la reverenciada cosecha 2018.

“La sanidad fue muy buena, no tuvimos oídio ni botritis en las uvas. La diferencia entre el día y la noche en marzo y abril jugó en favor de tener un buen color, además de concentración y acidez. Me gusta más que la 2018”, agrega.

Sven Bruchfeld, socio de Viña Polkura, agrega que “estamos frente a una excelente vendimia. Los años más frescos, con otoños que comienzan antes, son más interesantes desde el punto de vista enológico”.

Sin embargo, aunque la alegría de los enólogos es evidente, el balance de la vendimia de 2022 es más complejo.

La falta de agua y las bajas temperaturas golpearon la producción y, a la espera de cifras oficiales, se apunta a una baja en los volúmenes respecto del año pasado.

Aunque la demanda por sauvignon blanc llevó los precios de esas uvas viníferas a niveles récord, en el caso de las tintas los valores no fueron muy distintos que en vendimias pasadas.

“Esta vendimia fue de costos más altos. Desde los fertilizantes hasta el petróleo. Además, no fue fácil encontrar trabajadores”, reconoce Andrés Caballero, gerente agrícola y enológico de Viña Santa Carolina.

Menor producción

“Fue una vendimia mezquina en cuanto a producción. Las parras salieron de un invierno seco; llovieron menos de 200 mm en Maipo y en Limarí solo 16 mm”, explica Héctor Rojas, viticultor de la Viña Tabalí.

En valles como el Limarí se jugó al límite en los riegos. Con los embalses al mínimo y varios años de escasas lluvias se establecieron turnos para el uso del agua. En muchos casos hubo que regar cuando se podía, no necesariamente en los momentos ni en la cantidad que requería la planta.

Los encargados de hacer producir los viñedos debieron “sacrificar” algunos cuarteles dándoles solo un riego de mantención para concentrar el agua en sectores que comercialmente tienen más éxito.

Adicionalmente, varios años de escasas lluvias implicaron que las sales provenientes del agua riego, un factor importante en el Maipo y en el norte, se fueron acumulando en el suelo, afectando a las raíces y, por ende, la producción de la parra en la vendimia 2022.

Como si eso no fuera suficiente, durante la floración el clima tuvo temperaturas más bajas, que impidieron una buena polinización de las flores. El resultado es que los racimos este año estuvieron más livianos que lo habitual.

“El sauvignon blanc tuvo una importante caída en Casablanca por los problemas de cuaja. Incluso el chardonnay consiguió mejores kilos”, afirma Gerardo Leal, gerente de viticultura de la Viña Santa Rita.

En las cepas tintas, los principales afectados en cuanto a volumen fueron el cabernet sauvignon, con una importante presencia en el Maipo, y el merlot, cepa muy sensible a la deshidratación.

Aunque todavía el Servicio Agrícola y Ganadero no publica las cifras oficiales, en el negocio viñatero se proyecta una baja de entre 5% y 10% en la producción de vino para este año respecto de la vendimia 2021, en que la producción, con y sin denominación de origen, sumó 1.276 millones de litros.

La suma final de 2022, eso sí, deberá contabilizar también la producción de uva de mesa que se destina a vino de mesa, que el año pasado sumó casi 67 millones de litros declarados oficialmente.

Pamela Avilés, enóloga de Viña Sutil, destaca que la cosecha fue muy sana en términos de microbiología. “No tuvimos lluvias que nos dificultaran la vendimia”.

Mejores precios para uvas blancas

La baja productiva del sauvignon blanc acrecentó el interés y los precios de las firmas elaboradoras de vino por cerrar contratos por uvas de esa cepa y otras blancas. El mundo sigue bajo el efecto de dos vendimias con problemas productivos en Nueva Zelandia, el principal oferente de sauvignon blanc, y de una mayor demanda por vinos blancos y espumantes.

“En el norte hubo una caída fuerte en la producción de la variedad Pedro Jiménez. En esta vendimia la demanda estuvo tirada por las variedades blancas; de hecho, los precios del sauvignon blanc, el chardonnay y el semillón fueron más altos que el año pasado”, explica Luis Eduardo Solar, corredor de uva vinífera y de vino.

En el mercado se señala que las variedades blancas se transaron entre $370 y $400 el kilo, un avance respecto del año pasado, en que se movió entre los $280 y $300. Lo interesante es que 2021ya había representado un alza de valores respecto de la vendimia que la antecedió.

A los productores que podían ofrecer variedades blancas se les facilitó la posibilidad de cerrar tratos por sus uvas tintas, que tuvieron un interés menor por parte de las empresas elaboradoras de vinos.

“Se notó un poco más de interés por los merlot y por el carmenere. Tras la masiva pérdida de producción de 2016 por la lluvia que cayó poco antes de la cosecha, el carmenere resucitó”, sostiene Gonzalo Macaya, corredor de uva vinífera y vino.

En todo caso, la demanda se notó lenta en las uvas tintas de nivel varietal. El kilo de carmenere se movió en torno a los $270 a $280, mientras que el merlot estuvo cerca de los $240 y el cabernet sauvignon entre los $215 a $220.

Para pesar de los agricultores, esos precios fueron similares a los del año pasado, lo que estrechó los márgenes, pues la vendimia 2022 tuvo mayores costos.

Un año de alta calidad

Aunque la menor producción no es una buena noticia para los agricultores, pues reciben su pago por kilo, sí es positivo para quienes trabajan en las bodegas.

Una menor producción permite que las parras trabajen tranquilas y generen una madurez más pareja de los racimos.

Sin embargo, el clima relativamente más fresco durante el fin del verano y el comienzo del otoño fue el principal impulsor de la calidad de la vendimia 2022. Pues las uvas pudieron madurar sin apuro y que la madurez fenólica y de azúcar anduvieran de la mano.

Por ejemplo, la suma de grados día, los períodos sobre 10 ºC, en Buin, entre septiembre y abril de la temporada 2021-2022, fue de 1.573, el registro más bajo desde 2013-2014. En marzo y en esa zona, la suma térmica llegó a solo 232 días grado y en abril a 105 días grado, frente a promedios históricos de 265 y 139, respectivamente.

“La cosecha es súper buena. Muy distinta a la de 2021, fue una mayor producción. Esa fue una cosecha más húmeda, pues llovió en el verano y los vinos no tienen súper concentración, pero son súper elegantes. La vendimia 2022 comparte con la pasada que fueron frescas. En la actual hay balance, precisión en la expresión de la fruta y tiene taninos que son corredores”, afirma Marcelo Papa, director enológico de la Viña Concha y Toro.

Emily Faulconer, enóloga de Viña Carmen, advierte que los viñateros que pudieron regar de manera adecuada anduvieron muy bien en los resultados cualitativos de la vendimia 2022.

“Tenemos tintos de muy buenos colores y acidez. Es un año en que los vinos destacan por su balance natural. Fue fresco, pero se pudo cosechar sin problemas. Me tiene muy contenta”, sostiene Faulconer.

Precios estables

Aunque algunos tintos todavía no han terminado la fermentación maloláctica, ya se comienza a especular cómo vendrá la comercialización de los vinos pasado el invierno. Aunque la mayoría de los agricultores prefiere vender su uva, otros la procesan y se preparan a vender el resultado pasado el invierno.

Hasta ahora el mercado está en un letargo, sin transacciones importantes en tintos. En el caso de los vinos blancos, que a la altura de agosto del año pasado estaban prácticamente todos vendidos, 2022 ha caminado con ventas más lentas.

“Los procesadores compraron uva blanca cara porque veníamos de una demanda alta desde el exterior por la caída de la producción de Nueva Zelandia. Sin embargo, varios países tienen hoy su economía complicada y el consumo está frenado por la alta inflación. Además, los exportadores de vino han visto cómo la logística naviera les está comiendo sus márgenes”, sostiene Marco Adam, gerente para Chile de Ciatti, una corredora internacional de vinos.

El ejecutivo explica que el flete marítimo pasó de costar los usuales 13 centavos por litro, a moverse entre 50 y 80 centavos por litro.

Adam no ve mucho espacio para alzas en la transacción de tintos en los próximos meses. Afirma que Australia, que no puede ingresar con sus vinos a China, ha lanzado sus tintos con fuertes descuentos, llegando a ofrecer el litro hasta a US$ 0,45. Esa competencia ha dañado el ingreso de granel chileno a Estados Unidos y Canadá, pues en esos países el vino chileno tradicionalmente se fracciona en los populares bag-in-box. Solo Estados Unidos importó 130 millones de litros de vino nacional el año pasado.

“Lo que resta de 2022 y 2023 va a ser complicado en cuanto a comercialización por la logística y el freno del mercado. Sin embargo, soy optimista en el largo plazo, pues luego va a venir una recuperación. Hay que pensar que con esos precios los viñateros australianos están achicando su producción”, sentencia Marco Adam.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores