EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Vie 02/12/2022

14:22
El Mercurio - Campo

Con el sector frutícola:

Industria del packaging enfrenta una temporada desafiante

Tras la pandemia y dificultades en la cadena logística, las empresas no tienen claro si crecerá la demanda por parte de las exportadoras para la temporada 2022-2023 y observan una fuerte tendencia a la automatización, donde está pendiente estandarizar los formatos.

Jueves, 28 de julio de 2022 a las 8:30
- Las cerezas son uno de los rubros más atractivos para las empresas de packaging, por las proyecciones de aumento en la producción, aunque la demanda para esta temporada aún no está clara.
Crédito: Gentileza San Jorge Packaging
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



Paloma Díaz

”Antiguamente era muy difícil lograr cierres relevantes con los fruticultores antes de septiembre, cuando la próxima temporada ya estaba a la vista y contaban con las primeras estimaciones y negociaciones de programas comerciales”, recuerda Nicolás Vidal, gerente de Poscosecha de Empack, sobre la venta de materiales de embalajes para la industria frutícola antes del covid-19.

Sin embargo, cuenta que, desde el año pasado, los exportadores están tomando decisiones anticipadas en sus pedidos con la idea de minimizar el riesgo de quedarse sin stock, lo que ha significado un cambio importante.

“Esta temporada, antes de las vacaciones de invierno ya hemos cerrado un volumen importante”, resalta.

Y es que la escasez de insumos debido a la pandemia, los problemas de la logística marítima y el conflicto entre Rusia y Ucrania no solo han complicado a la fruta chilena en los mercados de destino, sino que también a sus proveedores, ya que varias empresas de packaging importan sus materiales, y también han tenido que cambiar de estrategia y adelantarse.

“Ha sido una temporada compleja en el ámbito logístico. Para responder a nuestros clientes hemos tenido que mover cargas a puertos más distantes o traer parte de los pedidos por vía aérea, aumentando los costos, pero sin duda lo más complejo es la incertidumbre en los tiempos de tránsito”, añade Nicolás Vidal, aunque resalta que han logrado planificar el año con resguardos y no tener quiebres de stock.

De cara a la temporada frutícola 2022-2023, pese al adelanto de algunos pedidos, en el sector afirman que no está claro si será un buen año en relación a la demanda de embalajes por parte de los fruticultores, todavía golpeados por la logística, y que tendría desempeños variables para cada especie.

“Hasta ahora es muy difícil proyectar la demanda para la próxima temporada porque el año pasado hubo un volumen importante de fruta que se envió a granel a destino, por los problemas de disponibilidad de fletes. Entonces, como todavía no se sabe cómo va a ser la oferta de fletes, es difícil saber si se van a volver a usar más envases para enviar productos terminados desde acá o si se va a enviar la fruta a granel”, explica Gabriel Fonzo, presidente de IntegrityPackaging.

Si bien las empresas aseguran que no han enfrentado quiebres de stock, desde el Centro de Envases y Embalajes de Chile (Cenem) –corporación que reúne a las principales compañías de packaging del país– reconocen que durante el año pasado hubo escasez de materiales y que, si bien esta temporada no habría riesgos de desabastecimiento, la situación todavía no está normalizada.

“Hoy en día la situación está mucho más controlada, se han tomado las precauciones buscando nuevos proveedores de materias primas y la industria está bien preparada para enfrentar esta nueva temporada”, afirma Mariana Toro, gerente general de Cenem.

Costos más altos

Uno de los materiales más usados en la fruticultura son las cajas de cartón, que tienen como principal insumo el papel, que a su vez ha experimentado una fuerte alza de precios en medio de una demanda disparada.

“El año pasado fue muy atípico para el papel, con una demanda muy estimulada y una oferta con dificultades. Como referencia, entre septiembre de 2020 y diciembre de 2021, el precio del papel aumentó más de 65%”, afirma Alfredo Gili, gerente general de CMPC Biopackaging Corrugados, y añade que ningún indicador reflejó caídas de costos.

Con ese contexto, dice que faltan variables por despejar para saber si la próxima temporada será similar o distinta, como validar si mejora la oferta y costos del papel y de los fletes marítimos, y de otros insumos relevantes para el sector, como los productos plásticos flexibles, que en el último año han subido del orden de 20%.

“Este año hemos visto precios de papeles más estables. En caso de mantenerse esta situación no deberíamos ver los ajustes que vivimos el año pasado, pero dado que Chile produce poco más del 50% del papel que consume, debemos estar atentos a la realidad de otros países”, advierte.

En cuanto a la demanda de embalajes para la próxima temporada por parte de la industria frutícola, dice que se proyecta muy variada de acuerdo a la realidad de cada especie, donde las cerezas siguen siendo las más promisorias, junto con el creciente interés por usar embalajes más sustentables.

A nivel de industria, Mariana Toro destaca que durante los años de pandemia la industria de envases y embalajes no ha dejado de crecer y destaca que el principal sector son los alimentos, y dentro de ellos, las frutas.

“Para nuestra industria, el sector exportador es muy relevante. Hemos estimado a grandes cifras que al menos el 50% de la producción nacional de envases y embalajes es para las exportaciones silvoagropecuarias, de alimentos, vinos y salmones, entre otros”, resalta.

Automatización

Las medidas para controlar el covid-19 y el alza de costos de la mano de obra en el sector frutícola también han tenido impacto en la industria del packaging. Los exportadores han acelerado la búsqueda por automatizar los procesos de embalaje, incorporando nuevas líneas de procesos, lo que ha significado adaptar y desarrollar materiales y formatos.

“Para mí, el mayor desafío hoy está en la automatización de la industria frutícola, porque están adaptando tecnologías de otros lugares, pero todas son líneas de proceso distintas y no hay una sola solución, lo que nos obliga a generar soluciones técnicas a la medida de cada cliente y nos demanda nuevos materiales y equipamiento técnico”, explica Patricio Ortega, jefe de innovación y desarrollo de San Jorge Packaging, y critica que los exportadores no estén abiertos a compartir cuáles tecnologías que funcionan mejor.

Otro punto pendiente, asociado a la automatización, es llegar a estandarizar los tipos y formatos de envases, algo que se está trabajando a nivel gremial entre los exportadores de frutas y el Cenem.

“Queremos disminuir la cantidad de formatos distintos de empaques en los clamshells y cajas de cartón, por ejemplo, ya que durante la temporada los proveedores tienen 17 formatos distintos de cajas, por ejemplo, por lo que se les hace mucho más difícil entregar un servicio más rápido”, dice Gabriel Fonzo, quien también preside el Comité de Packaging de la Produce Marketing Association (PMA).

El objetivo es llegar a un tercio de las opciones actuales, en el caso de las cajas, mientras que para los clamshells están definiendo cómo unificar los diseños de cada empresa, que si bien tienen una misma capacidad en gramos, son diferentes.

“La idea es que los clientes puedan cambiarse de un proveedor a otro sin tener que adaptar la línea de embalaje”, dice.

En ese sentido, Alfredo Gili resalta que la estandarización y búsqueda de eficiencias son la forma que tiene la industria para evitar traspasar los aumentos de costos a los clientes.

“La estandarización de los embalajes es una materia pendiente en la industria agrícola, a raíz de las diferentes experiencias que las exportadoras han vivido y la complejidad que han exigido los mercados de destino”, advierte.

Por otra parte, entre las tendencias más relevantes para el sector también está la mayor demanda por formatos pequeños para las frutas, enfocados en llegar directo al consumidor final, que venía creciendo hasta la última temporada.

“Cada día se observa más que nuestros productos de exportación llegan directo al consumidor final, evitando la manipulación, el reenvasado en destino y los sobrecostos innecesarios que eso implica, y que está sustentado por la buena calidad de nuestros productos y sus envases”, señala Mariana Toro.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Utilizar instrumentos que ayuden a bajar los efectos del estrés térmico y otras consecuencias de las altas temperaturas en las plantas, como los bloqueadores solares, el mulch, las coberturas vegetales y herramientas microbiológicas, es fundamental para asegurar producciones altas y fruta de buena calidad.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores