EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Vie 19/08/2022

5:09
El Mercurio - Campo

Osvaldo Erbetta, gerente general de Hortifrut Chile:

“Seguimos apostando por la ventana de Chile”

Tras una difícil temporada para las exportaciones de arándanos chilenos, el ejecutivo asegura que sigue existiendo un mercado atractivo para la producción de arándanos nacionales de calidad. Para eso es clave el recambio varietal, que la compañía impulsará con fuerza este año, con un plan para renovar 700 hectáreas.

Lunes, 13 de junio de 2022 a las 8:30
- Osvaldo Erbetta lleva 15 años en Hortifrut Chile y en abril de este año asumió como gerente general.
Crédito: Gentileza Hortifrut
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



Paloma Díaz

Luego de la temporada más difícil que ha enfrentado la industria chilena de los arándanos, en abril de este año Osvaldo Erbetta Mattig asumió como gerente general de Hortifrut en Chile. Erbetta lleva 15 años en la empresa, primero como ingeniero agrónomo zonal en Chillán, y luego como subgerente de producción y gerente de productores, y ha sido testigo de cómo se ha transformado el mercado con la entrada de nuevos productores y mayores exigencias de los consumidores, fijando nuevos desafíos a los fruticultores.

La compañía es la mayor exportadora de arándanos del mundo y los produce en ocho países, donde también resaltan Perú, México y China, y los planes para plantar en Ecuador y Colombia, donde Chile sigue teniendo un lugar importante pese a la difícil temporada 2021-2022.

“Nosotros seguimos apostando por la ventana de Chile, que es entre diciembre y enero, cuando se produce el mayor volumen. Creemos que es una ventana que se puede proteger si logramos ofrecer fruta de calidad y consistente”, asegura Osvaldo Erbetta.

Dentro de las herramientas para lograrlo, dice que es fundamental el recambio de variedades, ya que los países competidores, como Perú, México, Marruecos y España, entre otros, han entrado más tarde a los arándanos y lo han hecho con variedades de mejor desempeño, además de estar más cerca de los consumidores finales.

Sin embargo, resalta que el crecimiento del mercado para los arándanos nunca ha sido a tasas menores de dos dígitos durante los 15 años que lleva en Hortifrut, por lo que la demanda para la fruta de buena calidad sigue en pie y es una oportunidad para los productores chilenos.

“Cuando los arándanos llegan bien a destino, se pagan los mismos precios que para los que van desde Perú o México… El problema de los precios es que nuestra fruta en la última temporada llegó con muchos días de viaje y algunos problemas climáticos que hicieron que la calidad fuera deficiente. Pero no es un problema de mercados. La ventana está abierta y sigue disponible para la fruta de calidad”, afirma.

Difícil temporada

Al analizar qué factores fueron los más complejos de la última campaña, Osvaldo Erbetta comenta que la pandemia marcó un antes y un después para los arándanos chilenos, debido al aumento de costos y al comportamiento de las variedades, donde algunas que antes se sostenían, hoy no tienen espacio.

“Los huertos que necesitamos no solo tienen que ser muy productivos en cuanto a toneladas por hectárea, sino que también tienen que ofrecer fruta de primerísima calidad. La ecuación tiene que hacerla cada productor, pero el estándar que hoy se le pide a un huerto es mucho más alto del que estábamos acostumbrados a tener”, advierte.

–Tras dos temporadas con resultados ajustados, es difícil cambiar las variedades… ¿Cómo confían los productores en que sigue existiendo un espacio para los arándanos chilenos?

“Yo creo que cada productor tiene que hacer su análisis de rentabilidad y potenciar lo que tiene futuro. Creemos que la ventana chilena sigue estando y que depende de la unión que podamos tener los productores, exportadores y toda la cadena para lograr una mayor eficiencia en los costos, la productividad y el buen uso de los recursos”.

–¿Cómo se recupera la confianza en los arándanos chilenos por parte de los recibidores internacionales?

“Efectivamente, la imagen internacional de la fruta chilena hoy está mermada y como industria tenemos que hacer grandes esfuerzos. Lamentablemente se vio acentuado por los problemas logísticos esta temporada, pero no solo se debe a eso, sino que también por algo que parte por nuestra oferta varietal.

No me cabe duda de que todos los productores y exportadores están tomando las medidas para ser más eficientes y solo embalar la fruta que tiene opciones de llegar bien, y tenemos que abordar todos los desafíos con responsabilidad como industria, porque en la medida que hagamos las cosas bien, como lo hemos hecho en una parte importante de nuestra historia, podemos recuperar la confianza. Si no lo hacemos, vamos a estar en un problema mayor.

El problema esta temporada no fue de mercado. Los consumidores no dejaron de comer arándanos, sino que fue un problema de calidad”.

Recambio varietal

Hortifrut mantiene en Chile y otros países un programa de desarrollo y ensayo de variedades de arándanos y otros berries, como moras y frambuesas, a través del cual generó una nueva variedad chilena, Apolo, que se plantará este año como parte de la apuesta por el recambio de la compañía. El plan contempla plantar unas 700 hectáreas a nivel nacional, que representan alrededor del 20% de la superficie con la que trabaja en el país, tanto de huertos propios como de terceros.

“Queremos propiciar un recambio varietal masivo para Chile, que no solo involucra al área agrícola de Hortifrut, sino que también a los productores que confían en nosotros, y a octubre de este año vamos a renovar 700 hectáreas de arándanos con dos variedades nuestras, Apolo y Keepsake, lo que significa que vamos a poner las plantas a disposición de los productores sin costo, para apoyarlos”, explica Osvaldo Erbetta.

También resalta que se trata de variedades que están probadas en diferentes zonas de Chile, que tienen un plan de manejo y que han sido evaluadas por los consumidores en diferentes mercados, por lo que están validadas.

“Eso es una demostración de que creemos en la ventana chilena para la fruta de calidad y que estamos apostando por ella porque vemos que existen oportunidades en relación con otros países productores”, recalca.

–Como industria, ¿le hace falta a Chile contar con un programa de evaluación de nuevas variedades para que los productores no asuman todos los riesgos?

“El Comité de Arándanos está haciendo validación de variedades, donde analizan el manejo, la poscosecha y la calidad final de la fruta, donde también estamos aportando al entregar toda la información disponible.

Lo que hoy está claro es que no hay espacio para errores y que el productor que quiere plantar una nueva variedad tiene que asegurarse de que esté probada y validada por los consumidores”.

Dentro del plan de recambio, este año plantarán 140 hectáreas de las dos variedades de Hortifrut en sus campos, a las que se sumarían 130 hectáreas de socios y 300 hectáreas de productores externos, en un programa que se extendería el próximo año y que refuerza una mirada optimista a mediano plazo.

“Sin duda que la temporada que pasó fue muy difícil, pero tenemos una mirada del futuro muy optimista y en Chile tenemos las herramientas para competir”, proyecta.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores