EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Jue 06/10/2022

5:26
El Mercurio - Campo

Las variedades que empujan el posicionamiento de la alfalfa

Cada año se comercializan entre 10 y 12 variedades, dependiendo de la disponibilidad internacional, que alcanzan para satisfacer las necesidades del mercado. Entre ellos hay cultivares no dormantes, semidormantes y dormantes.

Jueves, 18 de agosto de 2022 a las 8:30
- Muchas de las variedades de alfalfa que se manejan en Chile apuntan a la venta de forraje conservado.
Crédito: El Mercurio
La apuesta del INIA
A pesar de que en la década del 80 el INIA desarrolló dos variedades de alfalfa, las cuales se encuentran obsoletas, los esfuerzos de la institución en la actualidad están puestos en liberar al mercado dentro de los próximos años “la primera variedad de alfalfa chilena tolerante a la sequía”, tal como dice Luis Inostroza.

La variedad que emerja de este trabajo, que cuenta con financiamiento del FIA, tendrá la capacidad de aguantar entre 5 y 6 meses de sequía, lo que en la práctica significa un gran aporte para un sector que en los últimos años ha sido relegado por la fruticultura a lugares sin riego.

Para alcanzar este objetivo el INIA cuenta con cuatro selecciones que están siendo probadas bajo distintas condiciones, las cuales cuentan con algunas características comunes.

Así, por ejemplo, estas selecciones son aptas para el pastoreo directo, ya que sus coronas se encuentran escondidas bajo el suelo, lo que evita que sean pisoteadas por los animales.

"Sin embargo, también pueden ser cortadas, sobre todo cuando se tiene una condición de riego", dice Luis Inostroza.

El especialista del INIA comenta además que estas selecciones cuentan con sistemas radicales que les permiten absorber más nutrientes y ser más tolerantes a la sequía.

"Estas selecciones tienen también la capacidad de crecer durante todo el año, en el caso de que sean establecidas bajo condiciones de riego. Si se ponen en condiciones de sequía entran en una cierta condición de dormancia durante el verano. Sin embargo, llegando las primeras lluvias de otoño rebrotan rápidamente", explica Luis Inostroza.

Según el especialista, esto es una tremenda ventaja para la ganadería que se realiza en condiciones de secano, donde se suelen usar especies anuales.

"Al usar este tipo de alfalfa, en cambio, tendrás plantas que rebrotan, que no serán necesario resembrarlas todos los años como las forrajeras anuales. De hecho, el ciclo completo del alfalfar durará alrededor de 4 o 5 años", sostiene.

Esta variedad, que debería ser liberada a fines de 2024, podría ser una alternativa viable para la zona que se extiende entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos, sobre todo en lugares donde la fruticultura no está presente.

Desde Baldrich, empresa que ha colaborado con este trabajo -a través de la entrega de material genético para la realización de ensayos-, valoran la iniciativa del INIA, pero advierten que está lejos de ser novedosa, ya que gran parte de las alfalfas en el mundo se cultivan en secano.

"Las alfalfas con las que contamos permiten establecer exitosamente cultivos de secano, y esto se viene haciendo desde hace mucho tiempo. Por lo mismo, no es que exista un vacío en ese segmento. Lo que está haciendo el INIA es tratar de mejorar esos comportamientos incorporando otra genética. Puede que lo logren o no, eso está por verse. Además, habrá que evaluar su calidad forrajera y resistencia a plagas. En todo caso, cuentan con nuestra total colaboración en lo que requieran”, indica Francisco Villalón.

Luis Muñoz G.

La buena capacidad para adaptarse a escenarios de sequía, gracias a que cuenta con un sistema radical más profundo; y sus excelentes cualidades nutritivas, entre otras cosas, han llevado a que en los últimos 10 años la alfalfa esté siendo cada vez más utilizada en explotaciones ganaderas en desmedro de otras especies forrajeras tradicionales como las ballicas o los tréboles.

"Hoy muchos veterinarios, técnicos en nutrición y productores pecuarios como engorderos, crianceros o lecheros que consideran la alfalfa como un cultivo estratégico dentro del pool nutritivo que se maneja en el negocio", asegura Francisco Villalón, gerente general de A.C Baldrich, empresa que produce y peletiza semillas de alfalfa, abasteciendo alrededor del 60% del mercado nacional y exportando a países como Perú, Argentina, Bolivia y Ecuador.

Clave en el posicionamiento de esta leguminosa ha sido la existencia en el mercado de un pool genético compuesto por 10 o 12 variedades -dependiendo del año- que, en términos generales, se adapta bien a distintas zonas de producción y es capaz de satisfacer los dos objetivos del mercado: la venta de forraje conservado (fardos), que se centra mayoritariamente en la zona centro y centro-sur; y el consumo directo en praderas, que ha aumentado en los últimos años mayoritariamente desde la Región del Biobío al sur.

Estas variedades, que provienen de países como Estados Unidos, Australia y Argentina, se diferencian entre sí por varios aspectos, como su nivel de consumo de agua y de resistencia a plagas y enfermedades, pero sobre todo por su grado de latencia o dormancia, es decir, su nivel de crecimiento invernal.

“A las variedades se les asigna un valor. Mientras más alta sea esta cifra, menor será la dormancia invernal, lo que quiere decir que esa variedad nunca duerme y permanece metabólicamente activa durante todo el año”, explica Luis Inostroza, investigador del INIA Quilamapu.

No dormantes

Así, por ejemplo, en el grupo de las no dormantes, es decir, aquellas variedades que crecerán durante todo el año, sin importar los factores climáticos, destacan Magnifica HG y 59N59, que son de origen norteamericano.

"Estas variedades, que son de latencia 9, tienen la gracias de que pueden extender su vida productiva hasta por cinco años, lo que es tremendamente bueno", afirma Alberto Milstein, zonal de ventas de CIS Chile, empresa que comercializa ambas variedades.

Magnífica HG, que fue desarrollada por AlforexSeeds, es una variedad que se recomienda para la zona que se extiende entre las regiones de Coquimbo y del Biobío, siempre y cuando esta se encuentre libre de heladas.

Esta variedad, que tiene un alto rendimiento y una amplia ventana de cosecha, destaca principalmente por ser baja en lignina, lo que permite que el tallo no se ponga duro tan rápido.

"Está destinada a la producción de leche o carne, ya que al ser baja en lignina es más palatable para las vacas, lo que se traduce en mejor producción", indica Alberto Milstein.

La variedad 59N59, por su parte, es ideal para zonas donde se busca una buena producción de forraje de invierno, ya que cuenta con una alta calidad y excelente rendimiento. De hecho, se caracteriza por tener entrenudos cortos, con un mayor número de hojas por plantas.

"Es ideal para los productores que quieren vender fardos o bolos de alfalfa para distintos mercados como engorda, lechería o caballos de equitación o de rodeo", dice Alberto Milstein.

Además, tiene buen comportamiento en suelos con problemas de nemátodos y excelente resistencia a Phytophthora, alargando su duración en suelos con mal drenaje.

Dentro de este grupo también se encuentra la 650 acb, una variedad norteamericana de latencia 9 que requiere riego y que crece todo el año.

“Se adapta bien a la zona norte y centro, y requiere clima templado para desarrollarse bien”, aseguran desde Baldrich, empresa que la comercializa.

Esta variedad es capaz de brindar 9 a 11 cortes al año, cada 30 días, según la zona de establecimiento. Por su parte, en pastoreo rotativo puede dar 8 a 11 pastoreos con floración.

En este segmento, Baldrich también comercializa Súper Lechera, una variedad de latencia 8,5 que apunta específicamente a la producción lechera.

"Da más leche por vaca", dicen en la empresa.

Esta variedad, comentan, tiene un potencial productivo de 22% a 24% de proteína cruda y un crecimiento axilar en sus tallos que llena los espacios entre las plantas una vez que se ralean. Además, es capaz de entregar 9 cortes por año, cada 28-30 días, según la zona de establecimiento.

Otro de los materiales perteneciente a este grupo que está empezando a ser comercializado en Chile es ML99, una variedad australiana de latencia 10 que puede ser usada sin problemas entre las regiones de Coquimbo y del Biobío.

“Esta variedad, al igual que otras de origen australiano, tiene raíces muy profundas y robustas que son capaces de tolerar cierto grado de sequía”, dice Daniel Troncoso, encargado de ventas nacionales de SG 2000.

La ML99 se caracteriza por ser una alfalfa multifoliar, que cuenta con un alto componente de hoja -mayor al de otras variedades- y crecer de forma muy activa en invierno. De hecho, puede ser cortada frecuentemente.

Semidormantes

En el segmento de las semidormantes, o sea aquellas que solo que tenderán a desarrollarse un poco durante la época invernal, figura la L70, una variedad australiana de latencia 7, que puede ser sembrada en distintos lugares de la zona centro sur, como Curicó, Talca, Linares, Los Ángeles, llegando hasta sitios cercanos a Osorno.

“Esta variedad cuenta con excelentes características forrajeras y se adapta muy bien a condiciones de secano. Al tener su corona enterrada se adapta bien al corte directo y al pastoreo”, indica Daniel Troncoso.

El ejecutivo de SG 2000 menciona que L70 es capaz de alcanzar rendimientos que van entre las 10 y 15 toneladas por hectárea, y que aparece como una buena alternativa para el ganado de engorde, debido a que cuenta con un alto nivel nutritivo, especialmente de proteína. Asimismo, asegura, tiene muy buena palatabilidad.

De igual forma, se encuentran las variedades 550 acb y 560 acb, ambas de latencia 8. Mientras la primera se adapta mejor a toda la zona central, en condiciones de riego y distintos tipos de suelos (francos arcillosos, limosos); la segunda puede ser usada sin problemas desde Arica a Los Ángeles, incluidas las zonas costeras.

La variedad 550 acb, que puede durar 4 a 5 años, destaca también por tener una extraordinaria aptitud para la producción de heno, ya que retiene muchas más hojas en los tallos.

Según la empresa Baldrich, la variedad 560 acb, que tiene un crecimiento erecto y hojas grandes de color verde intenso, es ideal para pastoreo rotativo y explotaciones ganaderas que requieren forraje durante todo el año. Además, dicen, posee gran resistencia genética a enfermedades de hojas.

Otra alternativa semidormante es 55Q27, una variedad de S&W Seed Company, que es de latencia 5.

"Esta variedad está pensada para climas fríos. De hecho, puede ser cultivada en la zona austral de Chile", afirma Alberto Milstein.

Esta variedad se caracteriza por tener una gran adaptación a suelos pesados, muy buena resistencia al frío y resistencia a plagas y enfermedades. Además, se trata de una semilla peletizada inoculada.

Dormantes

En el grupo de las dormantes, es decir, aquellas que llegado el invierno entrarán en un estado de sueño y, por ende, no se desarrollarán, se destacan varias alternativas.

Una de ellas es 450 acb, una variedad que tiene un nivel de latencia 6, que no crece en los meses de junio y julio.

Según Francisco Villalón, esta variedad es capaz de entregar 4-6 cortes por año, cada 30-32 días, dependiendo de la zona de establecimiento, y una producción superior a 140-180 fardos por corte al realizar un manejo adecuado.

"Esta variedad se adapta bien a distintos lugares precodilleranos y de secano de la zona centro y centro sur”, indica Villalón.

Por su parte, la variedad 350 acb, que tiene un nivel de latencia 4, destaca por no crecer en invierno y ser ideal para heno-ensilaje y pastoreo. Además, puede entregar 4 a 5 cortes o pastoreos por año, cada 35 días, según la zona de establecimiento, y producciones sobre 150 fardos por corte.

“La variedad 350 acb se acomoda de mejor forma a una mayor pluviometría y al frío de la zona sur, incluso Tierra del Fuego", indica Francisco Villalón.

En este grupo también se encuentra Q31, una variedad de latencia 3 que soporta de excelente forma las bajas temperaturas de las zonas más australes del país.

“Ha rendido muy bien en el frío extremo de la Cordillera de Chillán, donde hay constantes temperaturas bajo cero. Las demás zonas de plantación donde han tenido buenos resultados son la precordillera de Los Ángeles, Antuco y Lonquimay e incluso en San José de la Mariquina, Osorno y Coyhaique”, comenta Daniel Troncoso.

El encargado de ventas nacionales de SG 2000 asegura que Q31 entrega una gran cantidad de proteínas y que rinde entre 3 y 4 cortes por temporada. De igual forma, se adapta bien tanto a condiciones de pastoreo como a cortes para fardos o soiling.

Su dormancia, dicen en SG 2000, asegura una larga persistencia, a diferencia de variedades que tienen actividad en invierno. Además, es una variedad que no se ve afectada por enfermedades foliares en invierno, asegurando una planta sana y productiva para inicios de primavera.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores