EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Sáb 13/08/2022

6:32
El Mercurio - Campo

Parada y Ábrigo, los nuevos campeones de Fenaro

Bajo la lluvia se corrió en Marchigüe la final 2021-2022 de la Federación de Rodeos y Clubes de Huasos de Chile.

Jueves, 05 de mayo de 2022 a las 8:30
- Pedro Parada y Bayron Ábrigo en El Sobrino y Risueño.
Crédito: Gentileza Karen Robles Quiroz
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



En la pelea

El segundo lugar de la final de la temporada 2021-2022 de Fenaro lo obtuvieron Felipe Álvarez y Cristóbal Guzmán, en Cotillón y Carraspera, con 28 puntos. Terceros fueron Bastián Román Serrano y Wilson Espinoza Silva, en Seda y Corrihuela, con 26.

Arnaldo Guerra

Por segundo año consecutivo, dos veinteañeros ganaron la final del Campeonato Nacional de Rodeo de la Fenaro, la Federación de Rodeos y Clubes de Huasos de Chile.

Pedro Parada, 21 años, y Bayron Ábrigo, de 20, sumaron 29 puntos y se transformaron en campeones de la temporada 2021-2022, montando a El Sobrino y Risueño, en la lluviosa tarde del domingo 24 de abril, en la medialuna de Marchigüe.

Parada y Ábrigo, ambos estudiantes universitarios, se conocen desde niños, pero nunca habían tenido la oportunidad de correr juntos. Pedro Parada habitualmente compite junto a su abuelo Pedro y ya estaban completos para ir a los clasificatorios, pero un castigo impidió participar al abuelo. Ante la emergencia, llamaron de urgencia a Ábrigo, quien no dudó en aceptar la invitación. De hecho, hace tiempo que ambos jóvenes venían pensando en la posibilidad de intentar formar una dupla.

Pero solo quedaban tres fechas para completar los puntos y requisitos para ir a los clasificatorios, pero en una de ellas se topaban, así que eran solo dos las opciones. Al final, en cuatro rodeos lograron la hazaña. Sumaron en dos rodeos, premiaron en el clasificatorio disputado en la medialuna Santa Filomena, de Colina, y después ganaron la final de Marchigüe.

La fuerte lluvia que cayó sobre Marchigüe, y sobre toda la zona central, fue factor para el desarrollo de la competencia, que finalmente favoreció a Parada y Ábrigo, porque supieron mantener en actividad a sus caballos y no dejaron que se enfriaran, lo que consideran fue una de las claves del triunfo.

"Santiago Valenzuela, un amigo que también fue campeón nacional, y que nos trabajó los caballos, nos dijo que no paráramos los caballos, para que no se enfriaran", cuenta Pedro Parada, quien considera que eso los acercó al triunfo.

Igual opina su compañero al señalar que fue un acierto el nunca dejar de caminar los caballos. "Siempre nos mantuvimos en movimiento, mientras que otras colleras quizás cometieron el error de parar a descansar y el frío los fue afectando, mientras que los nuestros siempre estuvieron activos", dice Bayron Ábrigo.

Pero también hubo otros factores, a juicio de Ábrigo.

"El agua la tiraban con balde esa tarde, y creo que nos ayudó mucho también el apoyo que recibimos desde fuera. Incluso unos amigos que habían clasificado a la final, pero quedaron por desgracia fuera por una lesión de un caballo, se quedaron apoyándonos hasta el último, sin tener ninguna obligación", dice.

Lo mismo destaca el respaldo recibido de sus familias y amigos, tanto en la medialuna como en forma de mensajes. "Eso nos subió el ánimo", agrega. Agrega como factor, además, que "los caballos se portaron un siete", lo que agradece a Santiago Valenzuela que los tuvo a punto para el clasificatorio y el nacional.

Pedro Parada añade que los caballos El Sobrino y Risueño ya tienen bastante edad, por lo que se ganaron un merecido descanso hasta que en diciembre vuelvan a la actividad para prepararse para defender el título.

Para el abuelo Pedro

Pedro Parada, de 21 años, estudiante de cuarto año de Ingeniería en Control de Gestión en la Universidad de Chile tiene claro que los estudios están primero, pero su idea es seguir compitiendo.

"Somos fanáticos del rodeo, entonces siempre vamos a estar ahí, saliendo a correr, viviendo y disfrutando esto que tiene un ambiente muy bonito, donde se disfruta mucho, con la familia y con los amigos", agrega.

Parada entró al mundo del rodeo a los 10 años, cuando su abuelo Pedro lo llevó a las pistas en algunas pichangas, hasta que a los 13 años debutó en un rodeo oficial en Colbún. Un año después pudo llegar con él a un clasificatorio. En la siguiente temporada dieron un paso más y llegaron al nacional, pero la suerte no les volvió a sonreír hasta 2019 en que volvieron a clasificar, lo que se repitió en 2022 después del receso por la pandemia.

En medio de la felicidad por el logro alcanzado, Pedro Parada dedica el triunfo a su abuelo. "Él me sacó a las pistas, siempre ha estado apoyándome, nunca me faltó nada, el hombre se ha preocupado de tener caballitos encachados para que andemos en la competencia", y también a su compañero Bayron, a sus padres y hermana, a sus familiares y amigos, "porque tuvimos harta barra, y Santiago Valenzuela, "que fue un factor muy importante", destaca.

Desde niño

Bayron Ábrigo Tapia le viene la afición por el rodeo de su familia materna. Cero por el lado paterno, ya que su papá Miguel fue futbolista e incluso integró una selección nacional sub-20, pero también sucumbió con el tiempo al rodeo y ahora es otro fanático.

Ábrigo cuenta que desde que recuerda ha estado ligado al mundo de los caballos.

"Mi abuelo Manuel Tapia, mi papá Miguel Ábrigo y mi tío Manuel todos corrían y yo de a poquito me fui metiendo. De primera no veía ni una, andaba súper mal, pero me gustaba y en 2014 fue el primer año en que corrí más firme con mi abuelo. En 2015 llegamos a un clasificatorio y al campeonato nacional. Y desde ese entonces, gracias a Dios, hemos tenido la suerte de completar siempre. He corrido la final de Chile con mi papá y con mi tío", cuenta.

Claro que en las otras ocasiones nunca estuvo cerca del título como esta vez. Las otras veces corría un toro en la serie Campeones y nada más. "Lograr el título es algo soñado. Nunca me imaginé algo así", dice.

Miguel Ábrigo tiene 20 años de edad y estudia tercer año de Medicina Veterinaria en la Universidad Andrés Bello, se dedica también a trabajar los caballos de la casa, los de algún amigo que necesite ayuda y los que van ya a correr.

"Esto va dedicado a tanta gente, tantos amigos que faltaría espacio para nombrarlos: Al dueño de los caballos, don Pedro Parada, por darnos la posibilidad de correrlos, a Santiago Valenzuela por trabajar los caballos, a mi compañero por confiar en mí, a nuestras familias, a mi abuelo que fue el que nos inició a todos, a mi abuela, a mi papá, a mi tío, a mi pareja que me acompaña", destaca.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Esta patología, que puede mermar el potencial productivo de un huerto en más allá de un 50%, está presente en todo el país, pero suele verse con mayor frecuencia desde La Araucanía al sur, en predios emboscados y con plantas sometidas a distintos tipos de estrés.
El Mercurio
Es clave tomar medidas para evitar que las fuertes heladas de las últimas semanas -y las que se anuncian-, la aparición y ataque de hongos, bacterias y plagas, puedan transformarse en un golpe fatal, especialmente en un entorno donde los altos costos y la logística global tienen muy complicados a los productores y exportadores.
El Mercurio
Conocer la calidad del agua con la que se va a regar y su nivel de concentración de sales, además de manejar adecuadamente los tiempos de ejecución de los riegos y utilizar herramientas tecnológicas para apoyar la gestión, entre otras cosas, son algunos de los requerimientos para realizar un buen lavado y así enfrentar los nocivos efectos de la salinidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores