EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 22/05/2022

21:54
El Mercurio - Campo

Uva de mesa: con diagnóstico reservado

Con precios hasta 50% mejores que el año pasado, una alta demanda en el mercado de EE.UU. y buena calidad, la uva de mesa pareciera enfrentar una buena temporada, pero, el gran aumento de costos y las complicaciones de la logística golpean a toda la cadena.

Lunes, 24 de enero de 2022 a las 8:30
- Hasta el 16 de enero, de acuerdo a IQonsulting las exportaciones llegaban a las 25.357 toneladas en la temporada, equivalente a 3 millones de cajas exportadas de 8,2K, lo que representaría un 8% menos que el año pasado.
Crédito: El Mercurio
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



Patricia Vildósola

Es histórico: esta temporada cerca de 5 mil cajas de uva de mesa fueron en avión a Estados Unidos. Lo que puede ser algo usual para las primeras cerezas o arándanos, para la uva de mesa, para la uv de mesa es todo un hito. Y si bien fue una cantidad ínfima para el rubro, habla de lo que está ocurriendo esta temporada: precios muy buenos en Estados Unidos (cerca de un 50% mayores que a la misma fecha del año pasado), demanda alta y una muy buena calidad, en general. Pero, al mismo tiempo complejidades logísticas -la tónica a nivel global-, que complican llegar a tiempo y cumplir con los programas, además de alzas de costo en todos los insumos incluido el transporte.

Hasta el 16 de enero, de acuerdo a IQonsulting las exportaciones llegaban a las 25.357 toneladas en la temporada, equivalente a 3 millones de cajas exportadas de 8,2K, lo que representaría un 8% menos que el año pasado.

Los analistas insisten que eso no significa que haya menos fruta en Chile. “La fruta está atrasada, pero con muy buena calidad. La tendencia de los precios, que están muy buenos, debiera ser a la baja. Lo que complica hoy es el alza de costos en todos los ámbitos” enfatiza Manuel José Alcaíno, presidente de Decofrut.

“Si no se dan eventos catastróficos entre la IV a la VI -como las lluvias del año pasado-, creo que vamos a tener una buena temporada... porque los mercados van a estar más despejados... El problema es que el precio a pesar de que hoy está más atractivo que el del año pasado.... hay un tema de incremento de los costos de transporte, de mano de obra, de los insumos, por lo tanto el aumento del precio se come ese incremento. Entonces no está fácil...”, dice Isabel Quiroz, directora ejecutiva de IQonsulting: “Si bien todo pareciera estar bien desde lo productivo, la gran traba es la logística. Los retrasos están impactando a todo nivel e incluso las compañías de seguro no están asegurando los atrasos marítimos” recalca Rodrigo Manasevich, director ejecutivo de Utilitas.

Alta demanda

De hecho, para la presente temporada, en IQonsulting estiman, a partir de la información del SAG/Asoex, una exportación de 660.000 toneladas, lo que representaría un 22% más que en la temporada pasada.

La buena producción se encuentra, además, con una alta demanda de uva en EE.UU., el principal mercado para la uva chilena.

“En octubre hubo una lluvia muy intensa en Fresno, California, y le pasó lo mismo que a Chile el año pasado: saturación de los suelos, lo que, implicó más hongos y una fruta más débil. Así, el stock de fruta local era como un 20% o 30% menos que en 2020, al 30 de diciembre”, dice Isabel Quiroz.

Igual opina Alcaíno: “Estados Unidos, a donde Chile manda del orden de un 40% o 45% de su uva, está con niveles de precio que no se habían visto hace años, en gran parte incentivado por la baja disponibilidad de inventario californiano y también por la mala calidad de esa uva”.

Por estos días, el que ingresa al juego es Perú, que, hasta la semana uno “había enviado cerca de un más de 20% de cajas que en el mismo período del año anterior, pero se espera baje en un 15% o un 20% en las próximas semanas, por las lluvias que afectaron a la producción tardía” dice Isabel Quiroz.

Pero, el que la uva haya salido de Perú no significa que haya llegado a los mercados.

“Perú está con un porcentaje importante de adelanto de su cosecha, pero no tienen barcos refeers y en consecuencia están afectados por la situación logística que afecta a todo el mundo”, recalca Alcaíno.

Un precio alto, pero…

Las condiciones de demanda, escasez y buena calidad han empujado a que hoy, el precio de la uva en EE.UU. esté “40% o 50% más que a la misma fecha del año pasado”, recalca Alcaíno.

Y si a ello se suma un dólar, que si bien durante enero ha tenido una caída de cerca de $35, hasta la semana pasada seguía sobre los $800, todo pareciera ser positivo.

Pero serlo y parecerlo es distinto. Esto porque los costos de esta temporada están, en todos los ámbitos, muchísimo más altos.

Sólo en fletes los valores se han duplicado.

“Un flete a Estados Unidos, que antes se pagaba a alrededor de US$ 5 mil hoy está entre los once y doce mil dólares. Si se piensa que un contenedor lleva del orden de dos mil cajas, estamos diciendo que el puro flete está llevando entre dos y dos dólares y medios por caja, que es la utilidad y parte del costo en la uva”, comenta Alcaíno.

Y esto también ocurre con los costos de todos los insumos, incluidos los de packaging y los de mano de obra.

“Hay un aumento de dos o tres dólares por caja en uva de mesa, solo por insumos. Pero es difícil traspasar estos aumentos al consumidor final, los recibidores no son receptivos a hacerlo. Dicen: “te entiendo, pero también tengo mis problemas”. Entonces, los precios hoy están buenos en el caso de la uva de mesa, no porque haya una conciencia de que vamos a apoyar a los productores, sino porque hay menos fruta en el mercado", enfatiza Manasevich.

A ello se suman los problemas logísticos que sigue provocando la pandemia, tanto por la disponibilidad de contenedores, como por la menor capacidad para desembarcar y movilizar las cargas.

Isabel Quiroz explica que en Estados Unidos la congestión mayor, hasta la semana pasada, estaba en la Costa Oeste. “En la Costa Este ha habido algún flujo y está mejorando la velocidad en que se están descargando los barcos”, dice.

Nuevas variedades cambian el juego

Un elemento que esta temporada entra con más fuerza al juego es la creciente participación de las nuevas variedades.

“En Chile este año se va a notar el mayor porcentaje de las nuevas variedades, pues ya hay más superficie que tiene entre 3 y cinco años de plantación y es cuando aumenta su producción”, dice Isabel Quiroz.

De acuerdo a las proyecciones de IQonsulting, para esta temporada las exportaciones de variedades tradicionales roja y verde sin semillas aumentarían en 9,6%, en volumen, respecto de la temporada pasada. En tanto, las nuevas, lo harían en cerca del 61%.

Con esto Chile comenzaría a recuperar terreno que ya tienen avanzado los competidores, como Sudáfrica y Perú.

Los analistas coinciden en que un factor a destacar es que este año la calidad general de la fruta sería muy buena, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando las intensas lluvias de fines de enero impactaron en la condición no solo de variedades como Thompson seedles o crimsson, sino también en las nuevas.

“El volumen y la intensidad de las lluvias fueron tan grande que provocó la saturación del suelo y la partidura y pudrición en mucha fruta, afectando incluso a variedades como las Arra que son más resistentes, pero en esas condiciones extremas también tuvieron un impacto”, dice Isabel Quiroz.

Esta temporada, si bien llovió en la primera mitad del mes en Copiapó, el impacto en las exportaciones a nivel país sería acotado.

Algo similar es lo que ocurriría con la sequía en la región de Coquimbo, donde “la situación es crítica, especialmente en la zona regada por el embalse Cogotí, el que igual que el Paloma están prácticamente secos.

“Los productores están haciendo esfuerzos maravillosos por salir adelante. Se hablaba de 6.500 metros cúbicos por ha era el mínimo para obtener una producción. Hoy se está regando con 5.500. Todo a través de tecnología. Los productores están haciendo esfuerzos tremendos para llegar a puerto con una fruta razonable. Y está toda la cadena advertida para que esta fruta llegue y venda rápido. Esto ha traído un aprendizaje tecnológico impresionante”, dice Alcaíno, poniendo énfasis en la importancia de no descuidar la condición de la fruta que se envía.

La clave: condición y calidad

Manasevich llama a la cautela. “Las temporadas que parten con muy altos precios terminan más mal, porque la fruta rota menos, menos promociones, y no hay tiempo para reaccionar. La fruta se empieza a estoqueare y se produce una secuencia de situaciones que termina afectando al resultado”, dice.

Por lo mismo, el llamado general es a no descuidar la condición.

“Es esencial trabajar desde el origen con una fruta con una condición óptima. Esto es clave porque el incremento de fruta es demasiado alto, entonces, no tener la condición adecuada atenta contra todo el negocio y contra la imagen de Chile” dice Isabel Quiroz.

Y, en situaciones como esta, señala Manasevich, “las relaciones con los proveedores se vuelven más cruciales. Con la gente que se lleva años trabajando... Hoy pensar en cambiar de proveedor es un suicidio o de entidades que puedan entregar el servicio o el producto... aquí están pesando las relaciones construidas por año”.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.
El Mercurio
Reducirla es clave, no solo porque se genera un menor impacto en el planeta, sino porque los consumidores tenderán a escoger los productos con menores huellas. Para hacerlo es fundamental ser más eficientes en materia energética, hacer un uso racional del agua y apostar por el hidrógeno verde.
El Mercurio
Dejar de fertilizar y aplicar bioestimulantes, reducir las entregas de riego y utilizar sustancias que ayuden a las plantas a botar sus hojas propiciará que el huerto pueda tener un adecuado receso invernal.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores