EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 22/05/2022

21:45
El Mercurio - Campo

Cómo ejecutar una adecuada búsqueda y testeo de virus en frutales

Realizar el muestreo del huerto en las épocas de mayor actividad metabólica del cultivo, evitar la deshidratación del material objetivo y elegir la técnica de análisis que mejor se adapte a las necesidades son algunas de las recomendaciones de los especialistas.

Jueves, 10 de marzo de 2022 a las 11:00
- El test ELISA es una de las alternativas para detectar virus en frutales.
Crédito: Gentileza Vitalab
Principales virus en frutales

Recuerda revisar el reportaje sobre los principales virus en frutales. Pincha la imagen para acceder a ese artículo.



Rolando Araos Millar

Contar con plantas de calidad y libres de los virus de mayor relevancia ha sido un anhelo largamente perseguido por viveristas y productores frutales, considerando la inversión y el tiempo que implica un proyecto frutícola. A ello se suma que una vez que ingresan al huerto, estos patógenos ya no se pueden eliminar, por lo que arrancar la planta infectada, lo antes posible para evitar que el virus se propague, pasa a ser la única solución.

“Si un virus infecta a un cultivo, afectará su producción de fruta e impactará en su futura calidad comercial. Además, una planta infectada diseminará al patógeno a otras plantas y huertos cercanos. Por eso, la recomendación es arrancarla”, explica Mónica Madariaga, especialista en virología vegetal del INIA La Platina.

Por lo mismo, será fundamental que el vivero trabaje con plantas madre sanas, disminuyendo al máximo la probabilidad de propagación de patógenos virales.

Para ello, existen con tres herramientas: las pruebas ELISA, qPCR o PCR en tiempo real y el RT-PCR o PCR convencional (ver recuadro), que pueden ser solicitadas y aplicadas tanto en un vivero como por un productor.

“Estas técnicas se diferencian por su sensibilidad y su especificidad, es decir, la capacidad para detectar al menos una partícula de un virus y de identificar a un virus en específico, respectivamente”, explica Gabriela Medina, jefa del laboratorio Vitalab-Diagnóstico vegetal.

Cómo realizar un testeo adecuado

Para realizar un testeo de manera adecuada, el primer paso es determinar si se van a tomar muestras en plantas sintomáticas o bien en plantas asintomáticas para revisar el estado fitosanitario de la producción.

En ambos casos lo ideal es poder contactar a un especialista o al laboratorio para que le recomiende los virus a analizar según sintomatología y especie, época de la toma de muestra, tipo de muestra, técnica e intensidad de muestreo según el objetivo de este.

Es importante considerar que la toma de muestra debe ser representativa, tanto a nivel de huerto como de planta. A modo de ejemplo, si se considera una planta como una muestra, es útil dividirla en cuadrantes que apunten hacia el norte, sur, este y oeste.

Desde cada uno de estos cuadrantes se deberá cortar y extraer tejido vegetal, el cual compondrá la muestra a analizar. Este puede consistir en ramas, ramillas u hojas, entre otros.

“Los virus no se distribuyen homogéneamente en la planta, pueden estar en una rama, pero no en otra. Por ello, es importante que la muestra cubra todas las áreas de la planta”, dice Gabriela Medina.

Además, enfatiza Medina, tras cada corte que se realice, será fundamental desinfectar las tijeras de poda con alcohol u otro tipo de desinfectante, con la finalidad de evitar la propagación de enfermedades.

Y, a medida que se va realizando la toma de muestras, se deberán marcar e identificar las plantas analizadas para que, en caso de que salgan positivas, se puedan tomar las medidas necesarias con el cultivo infectado.

Una vez que se han realizado los cortes, y con el objetivo de evitar que el material obtenido se deshidrate, se deberán envolver las hojas o ramillas en papel absorbente seco y guardadas dentro de una bolsa plástica.

“La bolsa plástica debe ser almacenada dentro de un cooler o un sistema de caja aislante con refrigerante —como icepack o gelpack— o incluso con una botella de agua congelada. Así se debe entregar en el laboratorio”, dice Medina.

La especialista añade que no deben pasar más de 48-72 horas entre que la muestra es obtenida en el predio hasta que es entregada en el laboratorio. Además, es ideal que dicho material venga con la identificación adecuada para tener trazabilidad sobre esta.

En relación con la fecha ideal para realizar este tipo de testeos, la especialista explica que, en general para los frutales, este procedimiento debería realizarse en primavera, en momentos donde la planta presenta una mayor actividad floemática, es decir, una mayor actividad metabólica de los cultivos. Esto facilitará la identificación de los virus.

“Por el contrario, en invierno o en épocas frías o cuando la planta entra en receso, el metabolismo de la planta disminuye, como así también la replicación del virus. Si se hacen muestreos en tales condiciones, se recomienda utilizar técnicas de alta sensibilidad. De forma similar, muestreos realizados con altas temperaturas o en pleno verano, implican posible inhibición de los virus”, dice Medina.

La importancia de contar con plantas libres de virus

Considerando la importancia que tiene el contar con plantas libres de virus, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) en conjunto con la Asociación de Viveros de Chile esperan implementar, en el corto plazo, un sello de calidad y sustentabilidad que brinde seguridad a viveristas y productores en esta materia.

“Para los viveros y productores lo más importante es la prevención de virosis en huertos, enfocado a la compra de materiales en viveros establecidos y fiscalizados siempre por nuestra autoridad sanitaria”, dice Maritrini Lapuente, gerente general de la Asociación de Viveros de Chile.

Esta iniciativa está ligada al Programa de Certificación de Plantas Frutales del SAG que tiene por objetivo obtener plantas libres de plagas de importancia económica y estratégicas del país, donde destacan los virus.

“Este programa es de carácter voluntario para los viveristas y está constituido por diversas etapas productivas, las cuales son supervisadas por el Servicio y están sujetas a normas técnicas oficiales en donde se indican, por ejemplo, cuáles son las plagas que se van a controlar”, explica Marco Muñoz, jefe de Sanidad Vegetal, División de Protección Agrícola-Forestal y Semillas del Servicio Agrícola y Ganadero.

Muñoz añade que este tipo de prácticas fortalecerá a la industria de la fruta en nuestro país, ya que se podrá acceder a un producto de calidad comprobada y a sistemas productivos de plantas de vivero que respondan a los requerimientos de seguridad fitosanitaria.

Por ello y para cerciorarse de que tales cultivos están libres de virus, se les realizan exámenes en laboratorios autorizados y validados por el SAG, buscando trazas o pistas de determinados virus vegetales.

“El análisis de los materiales de certificación se realiza en un laboratorio autorizado por el Servicio, el cual puede ejecutar uno o más análisis/ensayos determinados en apoyo a los programas oficiales del SAG”, complementa Muñoz.

En este sentido, el listado de virus que el SAG busca identificar y evitar que lleguen a los viveros y a los predios, son los siguientes:

Listado de virus:
Especie / Género Virus
Especies del género Ribes spp. (zarzaparrilla, uvilla, etc) - Arabis mosaic virus (ArMV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
- Strawberry latent ringspot virus (SLRSV)
Especies del género Rubus spp. (Zarzamoras, frambuesas, etc) - Arabis mosaic virus (ArMV)
- Raspberry bushy dwarf virus (RBDV)
- Strawberry latent ringspot virus (SLRSV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
Especies del género Vaccinium spp. (fundamentalmente arándanos) - Tomato ringspot virus (ToRSV)
- Tobacco ringspot virus (TRSV)
- Blueberry mosaic associated virus (BLMaV)
- Blueberry shoestring virus (BSSV)
- Tobacco streak virus (TSV)
Manzano - Apple chlorotic leafspot virus (ACLSV)
- Apple mosaic virus (ApMV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
Membrillo y peral - Apple chlorotic leafspot virus (ACLSV)
Almendro - Prune dwarf virus (PDV)
- Prunus necrotic ringspot virus (PNRSV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
Cerezo y guindo - Prune dwarf virus (PDV)
- Prunus necrotic ringspot virus (PNRSV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
Ciruelo, damasco, duraznero y nectarino - Plum pox virus (PPV)
- Apple chlorotic leafspot virus (ACLSV)
- Prune dwarf virus (PDV)
- Prunus necrotic ringspot virus (PNRSV)
- Tomato ringspot virus (ToRSV)
Vides - Grapevine leafroll virus 1, 2 y 3 (GLRaV-1, GLRaV-2 y GLRaV-3)
- Grapevine fan leaf virus (GFLV)
- Grapevine virus A y B (GVA y GVB)
Olivo - Cherry leaf roll virus (CLRV)
- Strawberry latent ringspot virus (SLRSV)
Cítricos - Citrus tristeza virus (CTV)
- Citrus psorosis virus (CPsV)
Fuente: SAG

ELISA, PCR, qPCR ¿qué son?

1- Test ELISA

ELISA proviene de una sigla en inglés que significa "Inmunoabsorción ligado a enzimas".

Esta técnica funciona bajo la reacción de un anticuerpo que, a base de proteínas provenientes del virus, será capaz de reaccionar y determinar si el patógeno está presente o ausente del cultivo de interés.

Esta prueba permite a los productores y viveristas tomar decisiones de forma rápida, ya que entrega resultados en tiempos y costos muy reducidos.

Basado en la información brindada por Gabriela Medina y Mónica Madariaga | Video: Rolando Araos

2- Test PCR

PCR viene de una sigla en inglés que significa “Reacción en cadena de la polimerasa” y detecta el virus a nivel de ADN.

Como la mayoría de los virus que afectan a las plantas no están compuestos de ADN, sino que de ARN, es necesario realizar una retrotranscripción (RT), es decir, transformar el ARN viral en ADN complementario para generar la detección mediante PCR.

El PCR amplifica muchas veces el ADNc viral (también llamado ADN complementario) para determinar si la muestra contiene partículas virales. Este proceso de amplificación es lo que permite que esta técnica tenga una mayor sensibilidad.

Basado en la información brindada por Gabriela Medina y Mónica Madariaga | Video: Rolando Araos

3- Test qPCR o PCR en tiempo real

El PCR en tiempo real o qPCR es muy similar al PCR convencional, con la diferencia de que este, a medida que amplifica el ADNc viral, produce una fluorescencia o brillo lo que es medido y cuantificado en tiempo real y se expresa a través de un gráfico permitiendo diferenciar una muestra positiva de otra negativa, según el comportamiento de la curva.

“Este cuantifica la presencia del virus a medida que lo va detectando”, explica la jefa de laboratorio de Vitalab-Diagnóstico vegetal.

Si bien es un poco más costosa que el PCR y ELISA, es más sensible.

Basado en la información brindada por Gabriela Medina y Mónica Madariaga | Video: Rolando Araos


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Alcanzar una relación hoja/fruto equilibrada en otoño y un nivel de luminosidad adecuado en todo el dosel, a través de distintos manejos técnicos como podas, fertilizaciones y aplicaciones de diferentes productos, será clave para alcanzar este propósito en la siguiente temporada.
El Mercurio
Reducirla es clave, no solo porque se genera un menor impacto en el planeta, sino porque los consumidores tenderán a escoger los productos con menores huellas. Para hacerlo es fundamental ser más eficientes en materia energética, hacer un uso racional del agua y apostar por el hidrógeno verde.
El Mercurio
Dejar de fertilizar y aplicar bioestimulantes, reducir las entregas de riego y utilizar sustancias que ayuden a las plantas a botar sus hojas propiciará que el huerto pueda tener un adecuado receso invernal.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores