EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Jue 27/01/2022

2:56
El Mercurio - Campo

Ciruelas D´Agen frescas: Claves para lograr fruta de alta calidad

Conseguir un buen calibre, dulzor y firmeza dependerá de que los productores pongan especial énfasis en algunos manejos específicos como la poda, el raleo, la fertilización y la cosecha.

Lunes, 06 de diciembre de 2021 a las 8:30
- Huerto de ciruelos D´Agen en Peralillo, Región de O´Higgins.
Crédito: El Mercurio
¿Proyectos mixtos?
Tomás Labbé dice que la clave para lograr buenos resultados en el negocio de la ciruela es apostar por la producción mixta.

"Esto, en la práctica, implica tener huertos en los que se produzca fruta de gran calidad, con el fin de que el productor puede decidir, dependiendo de la actualidad del mercado, si cosechará para seco o para fresco", indica Tomás Labbé.

El asesor dice que la ventaja de este sistema es que el 90% de los manejos que se le deben dar a las plantas son iguales, independiente de su destino, lo que permite aprovechar el 100% del potencial del huerto.

"Lo que no te sirve para un mercado, sí te sirve para el otro. Al contrario, si se toma la otra opción de solo producir para fresco o seco, se limita el potencial productivo del huerto", asegura Labbé.

El asesor dice que, en el mejor de los casos, el productor debería aspirar a producir 70% de la fruta para seco y 30% para fresco.

Sin embargo, Gamalier Lemus cree que esto es difícil de lograr, debido a que hay un problema de costos.

"Si dejo el 30% de la fruta para seco y tengo que meter remecedora al huerto, no sé si me den los números", afirma.

Por lo mismo, recomienda "apostar por la especialización de los huertos".

Cuidado con la zona
Ante el aumento del interés de los productores por plantar ciruelos D´Agen, los expertos son claros en señalar que antes de establecer un proyecto es importante tener absoluta claridad de los requerimientos climáticos y logísticos de esta especie.

En materia climática, por ejemplo, los ciruelos D´Agen se caracterizan por requerir un frío invernal de alrededor de 550-600 horas de frío, es decir, menos que los cerezos, pero más que los durazneros.

"Además requiere que en el periodo de floración no existan altas temperaturas, ya que afecta la polinización, pero tampoco puede haber heladas que afecten la cuaja", agrega Tomás Labbé.

De hecho, en Chile existen huertos de ciruelos D´Agen entre las regiones Metropolitana y del Maule, aunque se estima que cerca del 65% la producción se encuentra en la Región de O´Higgins, que cumple con estos parámetros.

En materia logística, en tanto, es importante saber que la fruta que se produce especialmente en la parte sur de la Región del Maule tendrá ciertas limitaciones, sobre todo si el proyecto también contempla la producción de ciruelas secas.

"Toda la fruta que no califique para fresco y, por ende, deba ir para seco, tendrá que ser movida para que se seque hacia el norte, pues no hay que olvidar que las temperaturas a mediados de febrero y marzo no serán suficientes para lograr un secado como el que se requiere", explica Tomás Labbé.

Luis Muñoz G.

Las buenas rentabilidades que se pueden lograr con la exportación de ciruelas D´Agen, o europeas, frescas, gracias al sostenido aumento de la demanda china, están empujando el interés de los productores por esta especie.

“No creo que vaya a ocurrir algo similar a lo que pasó con otras especies como las cerezas. Sin embargo, es claro que hay un aumento en el interés de los productores por plantarla”, asegura Tomás Labbé, asesor agronómico.

A pesar de las buenas perspectivas, los expertos son enfáticos en señalar que este negocio solo será rentable en la medida que se produzca fruta de buena calidad, especialmente en lo que se refiere a calibre, dulzor y firmeza, para lo cual será fundamental poner énfasis en algunos manejos específicos como la poda, el raleo y la fertilización, entre otros.

Lo más importante

Existe consenso entre los expertos que para conseguir ciruelas frescas de alta calidad es fundamental hacer una buena poda.

Esta labor, que debe realizarse en invierno, apunta a buscar madera de buena calidad, pero sobre todo ajustar la carga de fruta que se pretende producir en los meses siguientes.

"En ese caso, es importante tener claro que la cantidad de fruta que se busca en la planta, cuando estamos pensando en el mercado fresco, es menor a la que usualmente se tiene para el negocio en seco", indica Andrés Ureta, asesor experto en frutales.

Según Tomás Labbé, esta poda, a diferencia de la que se realiza en los huertos de ciruelos que se enfocan en el mercado para deshidratado, implica realizar un trabajo fino, por lo que "el papel que cumpla la mano de obra será relevante".

En ese contexto, se debería partir por ajustar la intensidad de la poda a un determinado número de flores por hectárea, cifra que estará ligada al porcentaje de cuaja histórico que obtiene el huerto en los distintos escenarios (producción para seco y fresco).

"Así, por ejemplo, para producir fruta para fresco, se debe aspirar a cosechar 20 a 25 toneladas por hectárea, lo que se obtiene dejando alrededor de 4 a 5 millones de flores por hectárea", explica Andrés Ureta.

De igual forma, es importante que se ordene la estructura del árbol, de modo que la luz entre bien a la planta y los trabajadores puedan acceder y trabajar en él sin mayores complejidades.

"Los árboles no deben tener estructura compleja de ramas madres, sino que todas las ramas deben tener vocación productiva desde muy temprano, y así conseguir un equilibrio entre vegetación y producción. En este caso, tenemos que tener una planta que se parezca más a un manzano con patrón enanizante que a un nogal o almendro", afirma Gamalier Lemus, investigador del INIA Rayentué y especialista en fruticultura.

Otra de las claves para la obtención de ciruelas de calidad es realizar un adecuado y oportuno raleo, sobre todo en los años que hay un exceso de cuaja, con el fin de generar un equilibrio entre la planta y el número de frutos.

"Esta labor, que se debería realizar entre octubre y principios de noviembre, no es común en el manejo que se les da a los huertos donde se produce para seco. Sin embargo, es vital para conseguir la mejor expresión de tamaño y calidad en la fruta", sostiene Gamalier Lemus.

El complemento

Otro elemento al que hay que poner especial atención es al riego, especialmente en la época de floración y crecimiento y maduración de la fruta.

"Esto no implica regar mucho, sino que entregarle a la planta la cantidad de agua necesaria para responder bien en cada una de esas fases", asegura Tomás Labbé.

Para ello es importante contar con un sistema de riego tecnificado -en los huertos chilenos el más usado es el riego por goteo- y tecnologías complementarias como sensores y otras que permitan mejorar la gestión de las entregas de agua.

"Más allá de lo que se use, lo importante es regar bien. No sacas nada con tener la mejor tecnología del mundo si lo haces mal", indica Tomás Labbé.

Respecto a los manejos de fertilización, Andrés Ureta comenta que para conseguir fruta con buenos niveles de azúcar se requiere lograr un equilibrio nutricional, para lo cual se deben realizar análisis de suelo, foliares y de frutos.

“A nivel general, es importante aumentar los niveles de entrega de potasio y calcio, que son los responsables del azúcar y la firmeza de la fruta. De igual forma, no hay que abusar del nitrógeno", afirma.

Tomás Labbé, por su parte, destaca la importancia de realizar aplicaciones foliares de auxinas, que ayuden a mejorar el diámetro de la fruta, y giberelinas, que permiten adelantar o retrasar la coloración de la fruta.

"Las aplicaciones de auxinas, por ejemplo, se hacen después de la cuaja", indica.

Cuidados al final

Los expertos también recomiendan ponerle mucha atención a la cosecha, la que -a diferencia de la que se realiza en el negocio de las ciruelas en seco- debe ser ejecutada de manera cuidadosa.

"De hecho, esta labor se realiza en cajas de 8 kilos, igual que en las cerezas", dice Andrés Ureta.

En ese contexto, es importante que antes de cosechar el productor se cerciore que la fruta cumple con determinados parámetros, de modo de evitar posteriores problemas.

Uno de los más importantes es que la fruta cuente con un nivel de calibre adecuado, que se adapte a los requerimientos del mercado.

"En ese sentido, buscamos que la fruta tenga de 33 mm para arriba", asegura Tomás Labbé.

Otro parámetro de importancia para la cosecha es que la fruta cumpla con los requerimientos de sólidos solubles (dulzor) y coloración.

En el caso de la coloración, por ejemplo, los productores deberían cosechar solo si la fruta tiene alrededor de 50% de color.

“Si esto no se cumple se corre el riesgo de que la fruta después del viaje no logre cubrirse de color. Al contrario, si esto se cumple, la fruta durante el viaje no tendrá problemas hacerlo", sostiene Tomás Labbé.

"Lo más importante es que se procese fruta de buena maduración. Solo así esta llegará bien a destino. Si se cosecha fruta verde, en cambio, es muy probable que esta llegue con pardeamiento", complementa Andrés Ureta.

En ese sentido, los expertos recomiendan realizar una cosecha dirigida, de al menos dos pasadas.

Atención con el patrón

En la actualidad la mayoría de los huertos de ciruelos D´Agen que hay en el país se usan para la producción de fruta fresca y seca. De ellos, alrededor de 98% se encuentra sobre portainjerto Mariana 2624.

Sin embargo, los expertos creen que al utilizar un patrón distinto como Nemaguard, sobre todo en los huertos nuevos plantados para la producción de fruta fresca, se podrían obtener varias ventajas en la calidad de la fruta, especialmente a nivel de calibre.

"Esto se debe a que Nemaguard tolera bien a los nemátodos y a que la energía de la planta no se va al crecimiento, sino que a mejorar la producción", indica Gamalier Lemus.

No obstante, Tomás Labbé hace un llamado a tener cuidado, ya que Mariana 2624, a diferencia de Nemaguard, tiene más capacidades para adaptarse bien a suelos de mala calidad.

"Además, Nemaguard no es tan bueno en lo que se refiere a la acumulación de sólidos solubles", agrega.

El asesor advierte también que en el caso de la fruta seca los resultados con Nemaguarda a la fecha no han sido los mejores.

Gamalier Lemus, por su parte, comenta que en los próximos años uno de los desafíos que tendrá el sector será probar algunos de los nuevos portainjertos disponibles para los ciruelos como Adara o Rootpac.

"Habrá que ver la posibilidad de que una planta se enanice, es decir, tenga menos talla, pero a la vez mantenga una buena producción", agrega.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
En momentos de altas temperaturas es vital que los productores aumenten su atención sobre medidas como regar de manera adecuada, entregar una nutrición balanceada, proteger a las plantas del golpe de sol y evitar la presencia de plagas y enfermedades, entre otras cosas. Solo así se podrán alcanzar los objetivos productivos planteados.
El Mercurio
Los residuos agrícolas, forestales y ganaderos se pueden convertir, a través de la transformación y descomposición termoquímica, en abonos que ayudan a mejorar el suelo, agregando valor y dando una segunda vida a estos residuos.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores