EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Sáb 22/01/2022

23:38
El Mercurio - Campo

Huertos más eficientes y fruta de calidad:

Los desafíos que abordan los asesores top de cerezos

Para enfrentar la escasez de mano de obra se han enfocado en extender la cosecha y potenciar los huertos peatonales, además de ajustar la carga de las variedades más productivas, como la Lapins. También afinan una serie de labores previas a la cosecha, que en conjunto apuntan a obtener fruta grande, dulce y firme.

Jueves, 18 de noviembre de 2021 a las 8:30
- Entre los consejos está hacer manejos y utilizar variedades que permitan extender la temporada.
Crédito: Patricio Espinoza
Revista del Campo

Pinche la imagen inferior para leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo.



Predicción de la cosecha

Convirtiendo la información que generan los productores cada temporada en una herramienta para pronosticar resultados en las cosechas, mediante el uso de un algoritmo, Andrés Ureta ha trabajado en el desarrollo de CER Analytics, donde apuntan a mejorar cada año la precisión del modelo matemático para predecir el porcentaje de cuaja de flores por hectárea.

"Como funciona en base a un algoritmo, es algo que cada año va mejorando y al tener más datos, puede predecir en forma mucho más certera. Agregamos todos los datos climáticos que influyen en la cuaja, como las horas frío, los grados posteriores al invierno y los niveles de reserva de las plantas", explica, ya que se consideran más de 300 variables.

El trabajo apunta a mejorar la toma de decisiones en todo el proceso productivo de las cerezas y cuenta con datos de más de 2.500 hectáreas de este frutal, principalmente de las regiones de O'Higgins y Maule.

Paloma Díaz

Nada es simple a la hora de producir cerezas. A pesar de que lo más conocido es que se requiere a muchas personas para cosecharlas en pocos días, cada uno de los pasos previos para llegar a obtener la fruta forma parte de una estrategia de precisión que se afina año a año.

Por eso, en la cosecha que hoy está en curso, buena parte de las cartas ya están jugadas y los asesores más reconocidos de esta industria aseguran que no solo se está apostando a obtener la máxima calidad -es decir, cerezas grandes, dulces y firmes, que lleguen en buenas condiciones a Asia-, sino que también a ser más eficientes a través de diferentes manejos agronómicos, el diseño de los huertos y la regulación de la carga de fruta.

"El mayor desafío que enfrenta el cerezo es la escasez de mano de obra, por lo que estamos enfocados en tener una oferta de variedades que permitan alargar la temporada, huertos que sean fáciles de cosechar y hacer ajustes de las cargas temprano, más que centrarnos en productos o tecnologías", explica Andrés Ureta, asesor de diferentes productores entre las regiones Metropolitana y del Maule, y director del Centro de Investigación y Desarrollo Agrícola (CER).

Luego de los problemas que se presentaron en la última temporada, también se han enfocado en afinar el manejo de la variedad Lapins -que es la más plantada en Chile y representa en torno al 40% de las exportaciones nacionales de cerezas- que, al ser muy productiva, generó atochamientos en los packings y un deterioro en la condición de esas frutas, por lo que los especialistas están trabajando en determinar su potencial productivo óptimo.

Por otra parte, los asesores miran con atención el desempeño que están teniendo los ensayos de nuevas variedades que han ingresado al país durante los últimos años, las que aún no tienen resultados a nivel comercial -algunas de ellas serán exportadas por primera vez esta temporada- y que apuntan a extender la cosecha, con alternativas más tempranas y otras más tardías en relación con las que ya existen.

En ese aspecto, consideran que es clave llegar a desarrollar como país un modelo de investigación que involucre a los investigadores, los productores y el Estado, con una estrategia similar a la que se ha seguido en Estados Unidos para el desarrollo de algunas especies.

"Falta crear una estructura que permita generar nuevas variedades y medir las que ingresan de acuerdo a nuestras zonas climáticas, donde los actores involucrados definan los problemas y aporten con financiamiento para las soluciones, así los investigadores no tienen que estar haciendo proyectos para sobrevivir y pueden trabajar tranquilos", plantea el asesor Patricio Espinosa, líder de la consultora PEC Chile, quien trajo al país los nuevos sistemas de conducción de cerezos.

Regular la Lapins

La variedad Lapins es una de las más productivas y además tiene la característica de ser autofértil, por lo que no se necesita incluir polinizantes dentro del huerto. Se ha adaptado con facilidad a diferentes zonas productivas, ya que está desde Coquimbo hasta Aysén, y ha mostrado una buena tolerancia a las heladas, por lo que se convirtió en la favorita de los productores y sumaría más de 50 mil hectáreas en el país.

Sin embargo, en la temporada pasada, el alto volumen de producción jugó una mala pasada, ya que el precio tuvo una fuerte caída, lo que se sumó a los problemas de recepción que se generaron en el mercado chino por la difusión de rumores sobre la presencia de covid en una partida de fruta chilena.

"El problema de la Lapins no es la variedad, sino que cuando produce mucho, se genera un peak de fruta que afecta la velocidad de las cosechas y de embalaje, por lo que el exceso de carga lleva a tener problemas de condición. Por eso estamos intentando trabajar esta variedad con volúmenes de producción más bajos", explica Andrés Ureta.

En ese sentido, asegura que los productores han sido más cautelosos este año y han realizado podas más fuertes en los huertos de esta variedad, con lo que se espera que marquen un volumen de producción de 70% en relación con su potencial productivo, lo que ayudaría a tener una temporada más fluida en términos de volúmenes.

El asesor Carlos Tapia, fundador y director técnico de la empresa de asesorías Avium, detalla que el potencial productivo es la gran interrogante que enfrentan cada temporada, ya que no es una cifra estándar y está determinado por diferentes variables, como el tipo de suelo, la calidad de las plantas, los manejos realizados en la formación de los huertos y los sistemas de riego y nutrición, entre otros puntos.

"Todos esos factores pueden determinar el potencial, que en algunos casos puede superar los 20 mil kilos por hectárea, pero en otros, con suerte, debiera superar los 8 mil a 10 mil kilos por hectárea... Personalmente, creo que ahí estamos al debe en la lectura de los diferentes proyectos en cuanto a ese indicador, que luego puede influir en toda la cadena productiva, industrial y comercial", destaca.

Optimizar la mano de obra

Al igual que en otras frutas, la tendencia en los cerezos es desarrollar huertos peatonales, algo que los asesores definen como poder cosechar a lo menos el 80% de la fruta sin utilizar escaleras.

Entre sus ventajas no solo está ese aspecto, sino también el que se trata de huertos plantados en alta densidad, lo que a su vez hace que sean más iluminados y fáciles de podar y cosechar, lo que ayuda a obtener una mejor calidad.

"También es importante seguir trabajando bien los huertos después de la cosecha, para que estén sanos y sigan con sus hojas verdes, para que no se estresen y puedan tener el máximo de reservas en sus raíces", advierte Andrés Ureta.

En términos de manejos, el asesor Patricio Espinosa asegura que lo más efectivo y rentable es realizar bien las podas para hacer ajustes de carga, para lo cual los productores tienen 90 días, ya que los raleos posteriores se pueden hacer en períodos más acotados.

"Luego viene la opción del raleo de yemas, para lo cual tienen 20 días, y posteriormente el raleo de flores y de frutos, aunque cada uno de ellos se puede hacer solo durante siete días", dice, y resalta que es muy importante que los productores aprendan a hacer una poda correcta, algo que no siempre ocurre.

La nutrición es otro punto clave, especialmente cuando se hace a través del riego, porque ayuda a potenciar el calibre de las cerezas, una característica que es muy valorada por los consumidores chinos, que pagan mejores precios por la fruta grande.

"La aplicación de calcio temprano en la temporada, una semana antes de plena flor, por ejemplo, significa tener después mejor calibre, mejor firmeza y mejor nutrición. También es importante comenzar a regar cuando el huerto haya consumido naturalmente el 50% del agua disponible, algo que normalmente se cumple en la segunda semana de octubre... No se debe partir regando muy temprano, porque enfrías el suelo y bajas el crecimiento radicular", dice Patricio Espinosa.

El asesor Carlos Tapia coincide en que el riego y la nutrición son fundamentales para que las cerezas tengan una buena calidad y vida de poscosecha, y resalta que cada uno se debe diseñar en función de las necesidades particulares de cada huerto, en base a un análisis objetivo y racional del uso de agua y de fertilizantes.

Extender la temporada

Los especialistas coinciden en que la mayoría de la oferta de nuevas variedades que han ingresado a Chile apunta a adelantar la temporada, teniendo como referencia que se cosechen antes de la Santina, aunque todavía no se atreven a hacer recomendaciones.

"Todavía estamos en una etapa de pruebas, con opciones interesantes, pero donde no tenemos todavía la experiencia en los huertos comerciales. Se está buscando fruta temprana para poder partir antes las cosechas, aunque también algunas tardías, para prolongarla", señala Andrés Ureta.

Pese a esas novedades, advierte que los productores deberían sentirse tranquilos con las variedades que ya están plantadas y considera que las nuevas llegarían más bien a complementar la oferta actual, sin apuntar a un recambio varietal agresivo.

Otra alternativa para aplanar los peaks de cosecha para quienes ya tienen sus huertos en producción es enfocarse en manejos que permiten adelantarla algunos días, aunque se debe tener en cuenta que eso implica un mayor riesgo de heladas en algunos casos.

"Se puede aplicar cianamida al 2% o 3% y con eso se llega a adelantar la floración en diez días, mientras que si se aplica al 1%, permite homogeneizar la producción, lo que ayuda a la polinización de los cerezos", comenta Patricio Espinosa.

Sin embargo, al igual que otros asesores, insiste en que para tener éxito en el equilibrio de calidad y volumen de producción, no basta con realizar bien solo una labor o enfocarse en una parte del proceso, sino que se deben integrar todos los manejos, ya que se complementan.

"La idea es poder decirle al productor cómo obtener la misma cantidad de fruta y de mejor calidad, y al mismo tiempo con menores costos, haciendo más eficiente el trabajo de cada persona. Ese es el gran desafío", plantea.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Los residuos agrícolas, forestales y ganaderos se pueden convertir, a través de la transformación y descomposición termoquímica, en abonos que ayudan a mejorar el suelo, agregando valor y dando una segunda vida a estos residuos.
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores