EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 05/12/2021

15:01
El Mercurio - Campo

Riego y fertilizantes disparan los costos

De manera inédita, la mayoría de los insumos subieron esta temporada. Los envases de cartón, los fletes navieros y la mano de obra también apuntan a que 2021-2022 sea uno de los años productivos más caros que se recuerde.

Martes, 19 de octubre de 2021 a las 8:30
- En 84% subió el PVC, el principal costo en un proyecto de riego en un año.
Crédito: Pablo Mardones - El Mercurio
Revista del Campo

También puede leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.



Eduardo Moraga

Julio Oberg contesta el teléfono a la salida de Perquenco, en la Región de La Araucanía. Su trabajo como asesor agronómico lo tiene buena parte del año en la carretera visitando agricultores. En la zona, el rey es el trigo, pero el raps, el lupino y la avena también tienen una importante superficie. La Araucanía es el corazón de la producción de cultivos anuales de Chile. “Hasta ahora el clima se ha comportado bien y los precios están buenos”, admite.

Sin embargo, Oberg es cauto. Advierte que todavía quedan tres meses para la cosecha, los precios de los commodities agrícolas pueden moverse y los insumos están en máximos no vistos en años.

Explica que fertilizantes como la urea o el súper fosfato triple han subido cerca de 70% respecto de la temporada pasada. El impacto en el bolsillo de los agricultores sureños es directo. Según Oberg, el costo de producir una hectárea de raps pasó de $1.200.000 la temporada pasada a $1.400.000 en la actualidad, mientras que el trigo pasó de $1.200.000 a $1.350.000. La avena, en tanto, que requería de una inversión de $850.000, pasó a demandar $950.000 por hectárea.

Cientos de kilómetros al norte, en Malloa, Región de O’Higgins, Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta, advierte que los fruticultores de la zona central también enfrentan un alza en los costos. Aunque los fertilizantes tienen una importancia menor en las cuentas, en ítems clave como los embalajes y la logística están bastante más altos que la temporada pasada.

“Vengo recién llegando de una gira por el norte chico. Producir una hectárea de uva de mesa requiere invertir US$ 70.000 por temporada. La mitad del costo se suma una vez que la fruta sale del campo, en la selección, embalaje, refrigeración y transporte al mercado de destino. No solo las cajas de cartón y los fletes navieros están más caros, sino que además hay demoras. No hay desabastecimiento, pero se trabaja al límite. Es carísimo hacer uva de mesa; si no suben los precios, hay players que van a salir del negocio. Un elemento que me da optimismo es que hay demanda por la fruta en el mundo”, afirma Valenzuela.

Aunque hay ejemplos de alza fuertes de los insumos agrícolas, como en la cúspide del súper ciclo de los commodities en 2008-2009, en la temporada 2021-2022 se vive una situación inédita, pues esta vez no se trata solo de que los fertilizantes están por las nubes, los fletes navieros están en máximos históricos, los cartones que se utilizan en los embalajes de fruta subieron 60% en un año. Mientras tanto, la mano de obra se ha hecho más escasa y cara que el año pasado. Aunque en los cultivos anuales hay un espacio importante para amortizar los costos, gracias al alza de los cereales y los granos, en rubros como la fruta los costos se acercan peligrosamente a los retornos que obtienen los agricultores.

Virus y huracanes

Germán Wielandt, gerente general de Agroriego Tattersall, saca cuentas: en el último año los costos de los sistemas de riego por goteo y microaspersión subieron 32%, mientras que los pivotes se incrementaron 24% y los de aspersión móvil aumentaron 32%.

El principal culpable es el encarecimiento de los tubos de PVC, vitales para los proyectos de riego. Según Wielandt, son 84% más caros que la temporada pasada. La última temporada de huracanes golpeó el sur de Estados Unidos, una de las principales zonas productoras de resinas que se usan para fabricar ese tipo de cañerías. Justo cuando las fábricas volvieron a funcionar y los precios comenzaron a normalizarse, en Chile el dólar comenzó a remontar, lo que amortiguó la baja.

En todo caso, el alza de materiales no ha sido el único elemento que encarece el riego.

“La situación se ha agravado por la dificultad de obtener trabajadores para ejecutar las instalaciones, la disponibilidad de materiales y los mayores costos en la ejecución de obras civiles, tales como apertura y tapado de zanjas, construcciones de centros de control y uso de maquinaria”, sostiene el ejecutivo de Agroriego Tattersall.

La pandemia del coronavirus, en tanto, ha puesto de cabeza a la logística naviera global. Los buques y contenedores que salen de China son muchos más de los que llegan, lo que implica que los contenedores se acumulan donde son menos útiles para el comercio mundial. La falta de trabajadores portuarios debido a las restricciones sanitarias vuelve más lenta la ruta de los barcos.

El alza del costo de los combustibles también ha impactado. Fertilizantes como la urea son altamente demandantes de energía en su fabricación, elevando su precio respecto del año pasado.

“La urea subió muy fuerte en el mundo hasta julio, a partir de ahí se ha estabilizado. Sin embargo, mientras tanto el dólar ha subido 15%. El panorama futuro es incierto. No se ha observado un quiebre de tendencia a la baja”, sostiene Sebastián Garín, gerente general de Coagra.

Eso sí, Garín destaca que no todo son malas noticias para el bolsillo. Explica que los agroquímicos han tenido, en promedio, precios similares a los de temporadas pasadas, pues ha ingresado al mercado una gran cantidad de productos genéricos y que están liberados de patentes, pues su tiempo de protección de la propiedad intelectual ya expiró.

Andreas Köbrich, secretario general de la SOFO, advierte que el alza de costos, especialmente de los fertilizantes, golpea especialmente a los pequeños productores. “Con precios como estos, los agricultores de menor tamaño tienden a ahorrar en insumos. Se corre un riesgo de que las plantas no expresen todo su potencial. Vamos a ver los resultados en unos meses más, cuando se coseche”, sostiene.

Max Donoso, socio del marketplace AgroCompra, advierte que todavía los fertilizantes están por las nubes. “La pregunta es cuándo bajarán. Si siembro con fertilizantes caros y se caen los precios de los granos antes de la cosecha, pierdo mucha plata, parecido a lo que sucedió en 2008-2009”, dice.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
Los residuos agrícolas, forestales y ganaderos se pueden convertir, a través de la transformación y descomposición termoquímica, en abonos que ayudan a mejorar el suelo, agregando valor y dando una segunda vida a estos residuos.
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores