EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Mié 01/12/2021

0:31
El Mercurio - Campo

Heladas: Alternativas tecnológicas para lograr un control efectivo

Herramientas como las máquinas de viento, los calefactores, el riego por aspersión e incluso productos fitosanitarios se han convertido en interesantes opciones para ayudar a paliar los efectos de estos fenómenos climáticos en los campos.

Miércoles, 20 de octubre de 2021 a las 8:30
- Máquina de viento de tres aspas.
Crédito: Tecnipak
Manejos complementarios
Para obtener buenos resultados es importante que, además de usar cualquier herramienta para el control de heladas, los agricultores realicen algunos manejos anexos en sus predios.

Uno de ellos, por ejemplo, se relaciona con el manejo del suelo. La idea, dicen los expertos, es que este sea un buen intercambiador de calor, es decir, reciba durante el día la radiación del sol, la guarde y entregue esa energía en la noche.

"Así, por ejemplo, es importante que el suelo se encuentre húmedo, sin compactación y libre de malezas. Esto le puede dar un par de grados de protección”, agrega Gabino Reginato.

Carolina Atenas, por su parte, comenta que otra opción que podría ayudar es establecer coberturas vegetales sobre el suelo.

“Eso lo he visto bastante en huertos de paltos”, comenta.

Otro de los manejos que se pueden llevar a cabo, en el caso de los frutales, es un retraso de las podas.

“En uva de mesa se usa esta técnica, con el fin de retrasar los procesos fenológicos de las plantas y que no se vean expuestos a las heladas”, dice Rodrigo Bravo.

Tipos de heladas
Existen dos tipos de heladas: las radiativas y las advectivas.

Las radiativas son aquellas heladas locales que se producen en las noches de cielo despejado y con baja humedad, y provocan una fuga del calor acumulado en la superficie del suelo.

“Este tipo de heladas, que duran unas pocas horas, se pueden producir durante todo el año, aunque habitualmente ocurren hasta la primavera”, indica Rodrigo Bravo.

Las heladas advectivas, por su parte, se producen por desplazamientos de masas de aire frío desde las regiones australes y pueden comprometer grandes extensiones de superficie. De hecho, son mucho más destructivas y peligrosas que las radiativas, debido a que el enfriamiento que provocan acapara mucho más terreno y se extiende por más tiempo (incluso días).

Luis Muñoz G.

Los efectos del cambio climático y el avance de la actividad agrícola —especialmente de la fruticultura— a zonas poco tradicionales han aumentado la exposición de los proyectos a las heladas y, con ello, a daños que pueden afectar fuertemente el bolsillo de los productores.

Por lo mismo, en los últimos años son cada vez más los agricultores interesados en adquirir algunas de las distintas herramientas de control para este tipo de fenómenos disponibles en el mercado.

“En la actualidad hay variadas opciones, que van desde las hélices, pasando por los calefactores y otras, hasta el riego por aspersión, las cuales varían en su precio y grado de efectividad según el tipo de helada que se enfrente”, afirma Gabino Reginato, profesor de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

Las más usadas

Una de las alternativas más usadas por los productores, sobre todo por los fruticultores, son las máquinas de viento, una tecnología que mezcla el aire frío que se encuentra al nivel del suelo con el aire más templado de la capa de inversión térmica, evitando así el efecto de la helada en las plantas.

“El efecto de las máquinas de viento es que la temperatura descienda más lentamente durante la noche”, indica Germán González, gerente de la división agrícola de Tecnipak, empresa que comercializa esta tecnología.

Según el ejecutivo, las máquinas de viento, que están compuestas por una hélice montada sobre una torre de más de 10 metros de altura, “son capaces de entregar coberturas de entre 5 y 7 hectáreas (dependiendo del modelo y las condiciones particulares del huerto), y controlar bien heladas de hasta -2ºC”.

Gabino Reginato, quien conoce bien el funcionamiento de esta tecnología, comenta que las máquinas de viento alcanzan una mayor efectividad en la medida que se esté enfrentando una helada radiativa y no una advectiva (ver recuadro: “Tipos de heladas”).

De todas maneras, dice, los resultados dependerán de la magnitud de la helada, ya que de acuerdo con su experiencia estas máquinas son capaces de corregir entre un tercio y el 50% de la inversión térmica.

"El objetivo es llevar la temperatura a 0°C, por lo que si la helada es de -2,5°C y la inversión térmica es 5°C, el productor tendrá que aspirar a subir 2,5°C para llegar a cero", explica.

La performance de esta tecnología también estará dada por aspectos como la cantidad de viento que exista en el lugar.

"Si estamos metidos en un valle donde tenemos un flujo de viento que va de mar a cordillera, las máquinas no necesariamente serán eficaces", asegura Gabino Reginato.

Otra herramienta que de a poco ha empezado a ganar terreno en los campos son los calefactores, que a través del principio de radiación permiten calentar el aire frío que rodea a las plantas y que a la larga provoca el enfriamiento de los vegetales.

“Si bien esta tecnología es capaz de generar cierto grado de protección a las plantas, tiene un alto costo de mantención y suele usar mucho combustible”, afirma Catalina Atenas, investigadora del Centro de Evaluación Rosario.

Germán González, por su parte, cometa que los calefactores que comercializa Tecnipak suelen ser utilizados como complemento para las máquinas de viento.

“Los calefactores aportan calor justo bajo esta, a través de quemadores de alta eficiencia. De esta forma el calor asciende y la máquina de viento aprovecha ese calor y lo reparte sobre el huerto, lo que resulta mucho más eficiente que con otros sistemas de calefacción. Con el calefactor central, una máquina de viento puede llegar a controlar hasta -4ºC”, sostiene Germán González.

Sin embargo, Gabino Reginato hace un llamado a tener cuidado con este tipo de estrategias, ya que van en dirección contraria a las recomendaciones internacionales.

“Los expertos dicen que hay que evitar fuentes de calor muy grandes y concentradas si se va a trabajar con las hélices, debido a que se puede perder el efecto. Lo ideal es poner los calefactores a 40-50 metros de las hélices”, indica.

El poder del agua

Según los expertos, el sistema de riego por aspersión es el más efectivo para enfrentar heladas advectivas, que son las más agresivas. De hecho, se estima que sirve para aplacar eventos de hasta -4°C o -5°C.

Este sistema, que suele ser utilizado principalmente en huertos frutícolas, busca aprovechar la liberación de calor que se produce durante el congelamiento del agua (80 cal/gr) y la energía almacenada en el agua (1 cal/gr/°C).

"En este caso se está entregando agua de forma permanente a la planta, con el fin de que el hielo se mantenga lo más cerca posible de los cero grados y se evite que los tejidos se expongan a temperaturas mucho más bajas", explica Gabino Reginato.

Una de las principales desventajas de este sistema es que su utilización se relaciona con entregas de aguas en cantidades muy importantes, por lo que su funcionamiento puede transformarse en un problema en zonas con escasez hídrica.

“De hecho, este año en que tenemos muy poca agua este tipo de control se está viendo súper complicado”, afirma Catalina Atenas.

"Además, los sistemas de riego se diseñan y se programan a partir de la superficie de riego y una precipitación determinada. Sin embargo, en un episodio de heladas hay que regar distintos cuarteles simultáneamente, lo que implica usar grandes volúmenes de agua y equipos más sobredimensionados", complementa Gabino Reginato.

Las otras opciones

En los últimos años también han aparecido otras alternativas que ayudan al combate de las heladas.

Una de ellas son las coberturas plásticas y techos, que a menudo se ven en frutales como cerezos, uva de mesa y paltos, entre otras especies. Si bien estas herramientas se utilizan tradicionalmente para proteger la fruta de potenciales lluvias en momentos complejos de la temporada, han demostrado ser una excelente alternativa para salvaguardar a las plantas de las heladas, debido a que son capaces de generar una menor disipación del calor del día, reteniéndolo por más tiempo.

"Lo que se sabe es que podrían ayudar a subir alrededor de 2°C, por lo que si hay una helada de -2°C, es muy probable que esas temperaturas puedan subir a cero", asegura Gabino Reginato.

Entre las alternativas más nuevas figuran algunos productos del tipo asperjables, como bioestimulantes y fungicidas, que prometen entregarle a las plantas cierto grado de protección ante heladas.

"Nosotros hemos evaluado varias de esas alternativas y lo cierto es que ninguna ha sido capaz de brindar protección", afirma Gabino Reginato.

Catalina Atenas, por su parte, comenta que ellos en el Centro de Evaluación Rosario también están realizando pruebas con este tipo de productos, aunque todavía no cuentan con resultados definitivos.

“Donde sí hay cierta validación es en el uso de bioestimulantes que se aplican después de las heladas, que apuntan a la recuperación de la planta. De hecho, nos hemos encontrado con que ayudan en cierto grado”, señala Catalina Atenas.

Monitorear las heladas

Según los expertos, más allá del sistema de control de heladas que se utilice, lo más importante es que los productores puedan acceder a información climática oportuna y objetiva, de modo que si existe algún riesgo de que se produzca un evento de este tipo puedan tomar medidas para enfrentarlo.

“Afortunadamente, hoy existen diversas opciones. Por una parte, están las herramientas públicas, como la Red de Estaciones Agrometeorológicas de INIA, donde cualquier persona puede obtener información; y otras iniciativas, donde participan empresas privadas que prestan distintos tipos de servicios”, indica Rodrigo Bravo, investigador del INIA Remehue.

Dentro del grupo de las iniciativas privadas, una de las que destaca es Instafrost, un servicio que predice la temperatura ambiente y ocurrencia de eventos de heladas a partir de los registros agroclimáticos capturados por distintos sensores de temperatura que se establecen en el campo.

"Usamos un modelo de machine learning, capaz de generar modelos o algoritmos, que permiten predecir las heladas hasta con 12 horas de anticipación y con más de un 90% de precisión", indica Mario Bustamante, CEO y cofundador de Instacrops.

Este servicio, que es de muy bajo costo, envía notificaciones automáticas vía SMS y correo electrónico de acuerdo con el rango de la temperatura prevista, estimando incluso la duración de la helada.

“Instafrost se complementa con Instacrops, que es una plataforma que recopila distintas fuentes de datos propios y externos, a partir de sensores y hasta satelitales, con el fin de ayudarle al agricultor en la toma de decisiones”, explica Bustamante.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.
El Mercurio
Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores