EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Santiago de Chile. Dom 26/09/2021

10:17
El Mercurio - Campo

Los cambios para controlar la Lobesia botrana

Para la temporada 2021-2022, el SAG proyecta cubrir unas 50 mil hectáreas con la entrega de emisores de confusión sexual, la herramienta que hasta ahora ha resultado más efectiva contra la plaga. También esperan avanzar con Estados Unidos para sellar un System Approach para uva de mesa.

Martes, 27 de julio de 2021 a las 8:30
- Los dispositivos deben estar instalados en los huertos en la primera quincena de septiembre.
Crédito: Juan Carlos Romo - El Mercurio
Revista del Campo

También puede leer esta nota en la versión digital de la Revista del Campo. Para ello, solo necesita pinchar la imagen de la portada.



Paloma Díaz

Desde su primera detección en Chile hace 13 años, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y los productores de uva de mesa y vinífera han multiplicado sus esfuerzos para controlar la Lobesia botrana, conocida también como polilla de la vid, que en 2014 se propagó a los arándanos y ha generado numerosas pérdidas para esos rubros.

De hecho, este año el SAG destinará $10.064 millones de su presupuesto –una cifra similar a la temporada anterior, de $10.021 millones– para la nueva temporada de control de esta plaga, que se extiende entre septiembre y marzo, entre las regiones de Valparaíso y Biobío.

Buena parte de los recursos se destinará a la instalación de emisores de confusión sexual, una de las herramientas que los especialistas consideran que ha sido la más efectiva y que consiste en saturar el ambiente de un huerto con feromonas femeninas sintéticas de la polilla, para atraer a los machos e impedir su apareamiento.

“La evaluación del control es positiva hasta ahora, ya que el número de superficie y predios con controles de confusión sexual ha ido en aumento y las detecciones del insecto han disminuido en las últimas temporadas, con una caída de 61% entre la temporada 2019-2020 y la de 2020-2021 en las especies reglamentadas, que son las vides, arándanos y ciruelos”, señala el director nacional del SAG, Horacio Bórquez.

Pese a los complejos momentos que vivieron los productores en la campaña 2013-2014, cuando la polilla se propagó a los arándanos –lo que se tradujo en que Estados Unidos restringiera el acceso de estos berries y exigiera la fumigación con bromuro de metilo–, los productores consideran que la estrategia ha avanzado de manera adecuada.

“La estrategia es correcta, porque el SAG tiene una buena cobertura en los predios productivos. Es necesario mejorarla a nivel de pequeños productores y parrones caseros, y para eso sería bueno ponerle más recursos al programa”, plantea el recientemente reelecto presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela.

Más confusores

Uno de los principales cambios que trae la estrategia de control de la Lobesia para la temporada 2021- 2022, respecto de la campaña anterior, es el aumento en el número de emisores de confusión sexual que aportará el SAG para los productores de vides viníferas y arándanos.

Si el año pasado se entregó el total de los dispositivos a los predios de cuatro hectáreas o menos, este año se ampliará a los de hasta 15 hectáreas que están dentro de las áreas de control de la plaga, mientras que en el caso de los arándanos, la cobertura total por parte del SAG será para huertos de hasta cinco hectáreas.

“La recomendación técnica implica dejar una nube de feromonas en los predios de cuatro o cinco hectáreas hacia arriba, pero nos dimos cuenta de que en los más pequeños teníamos un reservorio del insecto y al ampliar el uso de los confusores a esas unidades notamos un impacto positivo en la última temporada”, explica Rodrigo Astete, jefe de la división de protección agrícola-forestal y semillas del SAG.

Así, asegura que una parte de la caída de 61% en las capturas de la temporada pasada se puede atribuir a este cambio de estrategia.

“Nuestra idea es priorizar esta técnica nuevamente y entregar confusores sexuales para cubrir alrededor de 45 mil hectáreas, las que sumadas al aporte de los productores llegarán a cubrir unas 120 mil hectáreas, de las 130 mil que están afectadas por la plaga en Chile”, detalla.

Lo anterior se explica porque en los predios más grandes, el aporte del SAG es menor y los productores compran e instalan los confusores, lo que tiene un costo de al menos $130 mil por hectárea, considerando solo el valor de los dispositivos.

“También debemos destacar que hoy existen en el mercado más alternativas y distribuidores de los confusores, y todos están validados y aprobados por el SAG”, destaca Rodrigo Astete, y dice que los dispositivos deben estar instalados durante la primera quincena de septiembre, para que su eficiencia sea la óptima.

Astete explica que el aumento de la disponibilidad de dispositivos que van a repartir gratuitamente este año se debe a que hubo una mejor oferta en la licitación de la compra de estos aparatos, con precios más bajos, por lo que pudieron comprar una cantidad mayor.

System approach para arándanos y uvas

A partir de la temporada pasada, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) autorizó el ingreso de los arándanos chilenos de algunos huertos de las regiones de Ñuble y Biobío bajo System Approach, evitando que se tenga que fumigar la fruta, tras lo cual también muchos envíos pudieron recuperar la condición de orgánicos.

El proceso de negociación para acceder a ese sistema –que abre la alternativa de inspección de los arándanos para las regiones y huertos que cumplan con los requisitos acordados por las autoridades sanitarias– ha sido bien evaluado y se espera que se sumen más productores.

“Se mantendrán las mismas regiones. Sin embargo, con respecto a la temporada anterior, aumentó el número de predios que pueden optar al System Approach para arándanos, ya que zonas que hasta la temporada pasada no estaban participando”, dice Horacio Bórquez.

Los productores de uva de mesa de Atacama, Coquimbo y Valparaíso también esperan que las autoridades acuerden un System Approach para entrar a Estados Unidos sin tener que fumigarla, lo que hoy no se permite debido a la Lobesia botrana y la falsa arañita roja de la vid (Brevipalpus chilensis).

“Es urgente implementarlo para esas regiones, porque los productores están preparados y están dadas las condiciones para hacerlo y ya se vio que en los arándanos funcionó muy bien”, afirma Jorge Valenzuela.

En el SAG dicen que las negociaciones con sus pares ya finalizaron y que está pendiente una etapa de consulta pública, por lo que la aprobación podría anunciarse este año.

“Dependiendo de lo temprano que salga a consulta pública, podríamos tener la posibilidad de exportar uva de mesa bajo System Approach esta temporada, pero no podemos dar garantías de que sea así”, dice Rodrigo Astete.


EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
Análisis
El Mercurio
“Realizar un adecuado manejo a nivel sanitario, de nutrición y de riego, entre otras cosas, resulta fundamental para avanzar hacia el objetivo principal de la temporada, que no es otro que obtener más y mejor fruta”.
El Mercurio
Considerando que este rubro tiene márgenes muy apretados, es fundamental identificar el punto crítico, es decir, la instancia donde el animal deja de producir músculo y comienza a acumular grasa, lo que aumenta costos y reduce la utilidad.
El Mercurio
Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas pueden terminar afectando la acumulación de frío de las plantas y poner en riesgo los objetivos productivos del proyecto, por lo que es vital que los productores se mantengan atentos a lo que pueda pasar en materia climática en los próximos meses.

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores